HO­RÓS­CO­PO

¿Qué te deparan los as­tros en sa­lud, di­ne­ro y amor?

Rumore - - Sumario -

ARIES (21 MAR­ZO AL 20 ABRIL)

Em­pie­za a no ser divertido te­ner que ha­cer­lo to­do tú mis­ma. Lo que te ape­te­ce es que al­guien te ha­ga las co­sas, que no ten­gas que es­tar pen­dien­te per­ma­nen­te­men­te de to­do y que pue­das des­can­sar.Y si en­ci­ma es­tás pa­gan­do pa­ra des­ha­cer­te de cu­rro y al fi­nal lo tie­nes que asu­mir tú, pues la ver­dad es que mal va­mos. Usa es­ta se­ma­na pa­ra re­pen­sar un po­co to­do es­to y cam­biar de es­tra­te­gia.

CÁN­CER (21 JU­NIO AL 20 JU­LIO)

Te cues­ta mu­cho, pe­ro de­bes acep­tar de una vez por to­das que tu vi­da va a se­guir te­nien­do es­te com­po­nen­te abu­rri­do y sin sen­ti­do. O, por lo me­nos, es­to va a con­ti­nuar así du­ran­te una bue­na tem­po­ra­da. Lo que no va a ocu­rrir es que má­gi­ca­men­te apa­rez­ca al­guien des­de el cie­lo pa­ra cam­biar­te la vi­da. Pre­pá­ra­te pa­ra te­ner una bue­na es­tra­te­gia, que es lo que te fal­ta de ver­dad.

LIBRA (23 SEP­TIEM­BRE AL 22 OC­TU­BRE)

Aca­bar cuan­to an­tes lo que es­tás ha­cien­do pa­ra po­der po­ner­te con lo si­guien­te: esa es tu vi­da, más o me­nos des­de que tie­nes uso de ra­zón. Un descanso me­re­ci­do no tie­ne por qué ser en pleno ve­rano, así que mira por in­ter­net un si­tio bo­ni­to y re­sér­va­te unos días a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble. En se­rio que, aun­que tú no te des cuen­ta, mu­chos de los acon­te­ci­mien­tos re­cien­tes te es­tán ha­cien­do me­lla.

CAPRICORNIO (21 DI­CIEM­BRE AL 19 ENERO)

No es po­si­ble que to­do con­ti­núe tal y co­mo es­ta­ba an­tes, te vas a des­qui­ciar si no ocu­rre al­go ra­di­cal de ma­ne­ra in­me­dia­ta... Es que es muy com­pli­ca­do man­te­ner es­ta si­tua­ción caó­ti­ca y des­qui­cian­te sin que te afec­te lo más mí­ni­mo. Crea un mo­men­to de cal­ma pa­ra pen­sar qué es lo que pue­des ha­cer hoy, la se­ma­na que vie­ne y den­tro de un mes pa­ra no vol­ver­te com­ple­ta­men­te lo­ca.

TAURO (21 ABRIL AL 20 MA­YO)

En cuan­to te po­nes ha­ces las co­sas fe­no­me­nal... Pe­ro es po­ner­se. Te has ca­rac­te­ri­za­do du­ran­te tan­to tiem­po por esa cier­ta va­gue­ría, por ese no ocu­par­te de tu fu­tu­ro ni de ti mis­ma, que, re­co­nó­ce­lo, aho­ra cual­quier pe­que­ño es­fuer­zo te da mu­chí­si­ma pe­re­za. Es­ta se­ma­na un obs­tácu­lo de gran en­ver­ga­du­ra pon­drá a prue­ba tu ca­pa­ci­dad de reac­ción, que, afor­tu­na­da­men­te, si­gue in­tac­ta.

LEO (21 JU­LIO AL 21 AGOS­TO)

Equi­vo­car­se es hu­mano. Te has equi­vo­ca­do, sí, pe­ro aho­ra vas a in­ten­tar arre­glar­lo y tie­nes aún tiem­po de ha­cer­lo. Cla­ro que no va a sa­lir exac­ta­men­te co­mo lo te­nías pen­sa­do, pe­ro, bueno, así es la vi­da. En es­te ca­so te fas­ti­dia más, por­que no eres tú la úni­ca que apues­ta por es­te te­ma: tie­nes al la­do a tu pa­re­ja, que te es­tá ayu­dan­do por amor, cie­ga­men­te, y no quie­res de­frau­dar­la. Cal­ma y re­to­ma las rien­das.

ESCORPIO (23 OC­TU­BRE AL 22 NO­VIEM­BRE)

Con­ti­núas con aque­llo de que lo de ser feliz es una ac­ti­tud... pe­ro, cla­ro, si a esa ac­ti­tud la acom­pa­ña una bue­na cuen­ta co­rrien­te, me­jor que me­jor. De he­cho, ya sa­bes tú que sin cier­ta tran­qui­li­dad eco­nó­mi­ca no hay dis­fru­te po­si­ble. Es­ta se­ma­na cier­tos im­pre­vis­tos la al­te­ra­rán, y tu ac­ti­tud, cla­ro, cam­bia­rá mu­cho... ha­cien­do reali­dad lo que tú ya sa­bías, que no hay cuen­tos chi­nos que val­gan.

ACUARIO (20 ENERO AL 18 FE­BRE­RO)

En cuan­to se­pas a qué vas a de­di­car tu tiem­po en fa­mi­lia, pon­te a or­ga­ni­zar­lo. Ob­via­men­te no lo de­bes ha­cer so­la, por­que eso se­ría con­ti­nuar con esa ma­la cos­tum­bre de que to­do el pe­so re­cai­ga en ti. Tie­nes que ha­cer en­ten­der a tu pa­re­ja que es­to es co­sa de dos, aun­que seas tú la que ha­ya pen­sa­do más (al prin­ci­pio). Co­mo es un ser ra­zo­na­ble, en­se­gui­da se da­rá cuen­ta de que tie­nes ra­zón.

GÉMINIS (21 MA­YO AL 20 JU­NIO)

¡Quién te iba a de­cir a ti que es­te iba a ser tu com­pa­ñe­ro de vi­da! Si­guen pa­san­do las se­ma­nas mien­tras tú con­ti­núas ató­ni­ta an­te el gi­ro que es­tán dan­do los acon­te­ci­mien­tos, o, más bien, an­te el que ya han da­do y del que aho­ra to­mas ple­na con­cien­cia. Un im­pre­vis­to en el que él to­ma­rá par­te te ha­rá re­afir­mar­te en tu de­ci­sión y tus emo­cio­nes. Has ele­gi­do bien la per­so­na.

VIRGO (22 AGOS­TO AL 22 SEP­TIEM­BRE)

Ra­ra vez tu fa­mi­lia te re­quie­re tan­ta aten­ción co­mo lo va a ha­cer du­ran­te es­ta se­ma­na, y es­tá cla­ro que es por cau­sas de fuer­za ma­yor. A pe­sar de eso, ha­brá al­go den­tro de ti pro­fun­da­men­te in­fan­til que se re­sis­ti­rá al prin­ci­pio, por­que eso im­pli­ca que te tie­nes que ocu­par de al­guien dis­tin­to a ti mis­ma y aho­ra no es el mo­men­to. Pos­pon­te un po­co, pien­sa que, en reali­dad, a ti te gus­ta­ría que hi­cie­ran lo mis­mo por ti.

SAGITARIO (23 NO­VIEM­BRE AL 20 DI­CIEM­BRE)

En cuan­to te pa­ras, te des­pis­tas y ya no pue­des con­ti­nuar al mis­mo rit­mo. Es el mal en­dé­mi­co de la vi­da mo­der­na, es­ta mul­ti­ta­rea que nos tie­ne a to­dos fri­tos, y a ti la pri­me­ra. Sin em­bar­go, pa­ra al­go que te van a ofre­cer es­ta se­ma­na ne­ce­si­tas ab­so­lu­ta con­cen­tra­ción y ais­la­mien­to ca­si mo­nás­ti­co del mun­do. Ve pre­pa­ran­do las ma­le­tas y des­co­nec­tan­do el te­lé­fono, que na­die se­pa dón­de es­tás.

PISCIS (19 FE­BRE­RO AL 20 MAR­ZO)

Des­com­pri­me un po­co. De­ja de pi­sar el ace­le­ra­dor y pon­te ma­nos a la obra con tu tiem­po de ocio. Ve­rás có­mo en po­cos días re­cu­pe­ras tu ser y te vuel­ves una per­so­na más sim­pá­ti­ca y atrac­ti­va. Es lo que ne­ce­si­tas: es­ta se­ma­na tu nue­va ac­ti­tud te pro­por­cio­na­rá gran­des ale­grías y ha­rá que flo­rez­ca una opor­tu­ni­dad que te­nías sem­bra­da des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Esos cam­bios siem­pre sien­tan bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.