ES OTRA HIS­TO­RIA

Aun­que de ma­ne­ra ofi­cial si­gue sien­do Bell, ca­da vez más vo­ces re­cla­man el re­co­no­ci­mien­to de An­to­nio Meuc­ci

Rumore - - Sumario -

La his­to­ria es­tá lle­na de gran­des ol­vi­da­dos a los que te­ne­mos que ha­cer jus­ti­cia, in­ven­to­res y crea­do­res que nos hi­cie­ron la vi­da más fá­cil y que no ob­tu­vie­ron en su mo­men­to el re­co­no­ci­mien­to que se me­re­cían, co­mo es el ca­so de An­to­nio Meuc­ci, el ver­da­de­ro in­ven­tor del te­lé­fono.

PA­RA HA­BLAR CON SU MU­JER

Meuc­ci era in­ge­nie­ro y tra­ba­jó du­ran­te mu­chos años co­mo téc­ni­co tea­tral, tan­to en Flo­ren­cia, de don­de era ori­gi­na­rio, co­mo en La Ha­ba­na, a don­de se fue si­guien­do a su mu­jer, Es­ter Mo­chi, diseñadora de ves­tua­rio. En Cu­ba ideó un sis­te­ma de pu­ri­fi­ca­ción de aguas y va­rios ar­ti­lu­gios

pa­ra tea­tro.

En 1850 la pa­re­ja emi­gra a Es­ta­dos Uni­dos y se ins­ta­la en Nue­va York. Pe­ro po­co tiem­po des­pués a Es­ter le diag­nos­ti­can ar­tri­tis reuma­toi­de y tie­ne di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad. Meuc­ci in­ven­ta, entonces, un apa­ra­to pa­ra co­mu­ni­car su dor­mi­to­rio con el es­tu­dio, en la plan­ta de aba­jo, al que lla­ma te­le­tró­fono.

El pro­ble­ma fue que no te­nía di­ne­ro pa­ra pa­ten­tar­lo co­rrec­ta­men­te. Tras va­rios años, y cons­cien­te de la mag­ni­tud de su in­ven­to, en­vió a la Wes­tern Union un pro­to­ti­po. Le di­je­ron que no lo ha­bían pro­ba­do y que lo ha­bían per­di­do. Qué ca­sua­li­dad que dos años des­pués, Ale­xan­der Graham Bell, un tra­ba­ja­dor de la WU, pa­ten­ta­se el te­lé­fono... Es­pe­ra­mos que la his­to­ria pon­ga a Meuc­ci en su lu­gar.

An­to­nio Meuc­ci Na­ció en Flo­ren­cia en 1808. In­tro­du­jo el uso de la pa­ra­fi­na en la fa­bri­ca­ción de ve­las y tam­bién desa­rro­lló el elec­tro­cho­que te­ra­péu­ti­co. En Ita­lia es­tá re­co­no­ci­do co­mo el in­ven­tor ofi­cial del te­lé­fono.4

1

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.