LA NUE­VA VI­DA DE ÁLEX

El hi­jo de Ana Obre­gón re­to­ma sus ac­ti­vi­da­des en Es­pa­ña.

Rumore - - Sumario -

Tras sie­te du­ros me­ses en Es­ta­dos Uni­dos, Álex Lec­quio in­ten­ta re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad en Es­pa­ña. Tras la rup­tu­ra con su no­via, Raquel, con quien te­nía pla­nes de bo­da, el jo­ven ha re­gre­sa­do a su ca­sa, la mis­ma que com­par­tía con ella, y em­pie­za su nue­va vi­da. A ni­vel la­bo­ral se ha re­in­cor­po­ra­do a la agen­cia Po­lar Mar­ke­ting y ade­más tra­ba­ja en un im­por­tan­te pro­yec­to: un even­to so­li­da­rio pa­ra la Fun­da­ción Caí­co, que ayu­da a ni­ños con cán­cer.

Ha si­do su ma­dre, Ana Obre­gón, quien ha he­cho las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes so­bre su en­fer­me­dad. El jo­ven, en cam­bio, ha pre­fe­ri­do dar las gra­cias por to­do el apo­yo re­ci­bi­do a tra­vés de

las re­des so­cia­les.“Sin pa­la­bras por to­dos los men­sa­jes que si­go re­ci­bien­do. Sé que os hu­bie­ra gus­ta­do que hi­cie­ra la en­tre­vis­ta con mi ma­dre, pe­ro no es po­si­ble. Es­toy apro­ve­chan­do es­te res­pi­ro del tra­ta­mien­to pa­ra con­ti­nuar con to­dos mis com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les y la or­ga­ni­za­ción de la ac­ción so­li­da­ria que ha­go to­dos los años”. A con­ti­nua­ción ex­pli­ca por qué no ha ha­bla­do él mis­mo de su en­fer­me­dad: “Mu­chí­si­mos me ha­béis pe­di­do por pri­va­do que com­par­ta con vo­so­tros la par­te de mi ex­pe­rien­cia con el cán­cer que no men­cio­na mi ma­dre.Tal y co­mo ha di­cho ella, es muy du­ro y to­da­vía no es­ta­mos pre­pa­ra­dos”.

UNA LEC­CIÓN DE VI­DA

El regreso de Álex a Ma­drid es tem­po­ral, pues ten­drá que vol­ver a EE. UU. pa­ra con­ti­nuar el tra­ta­mien­to. Ni él ni sus pa­dres han que­ri­do dar de­ma­sia­dos de­ta­lles so­bre el ti­po de tu­mor que tie­ne, Ana so­lo ha di­cho que es ra­ro y que en Es­pa­ña no hay nin­guno; por eso de­ci­die­ron ir­se a Nue­vaYork. La ac­triz es­tá im­pre­sio­na­da con la for­ta­le­za de su hi­jo: “Me ha da­do una lec­ción de vi­da y me ha en­se­ña­do que es un ho­nor ser su ma­dre, por­que con 26 años y to­da una vi­da por de­lan­te, no se ha que­ja­do ni un mo­men­to”. Ales­san­dro Lec­quio ha si­do más par­co en pa­la­bras so­bre es­te te­ma: “To­do si­gue a su rit­mo”. Por su par­te, Pa­lo­ma La­go, ex­cu­ña­da de Obre­gón, se emo­cio­na al ha­blar de él: “Es­toy feliz por­que es­té aquí y cer­qui­ta de la fa­mi­lia y de to­dos los que le que­re­mos tan­to.Álex es to­do op­ti­mis­mo, fuer­za y va­lor. Es un lu­cha­dor y una per­so­na muy muy fuer­te.Y Ana, tam­bién”.

“Álex es to­do op­ti­mis­mo, fuer­za y va­lor. Es una per­so­na muy fuer­te”, di­ce Pa­lo­ma La­go

VUEL­TA A CA­SA

@ales­san­dro­le­quiojr

AC­TOS BE­NÉ­FI­COS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.