HORÓSCOPO

¿Qué te deparan los as­tros en sa­lud, di­ne­ro y amor?

Rumore - - sumario -

ARIES

(21 MAR­ZO AL 20 ABRIL)

Es­tás a pun­to de co­lap­sar. Eso ya es un he­cho, na­die pue­de se­guir­te el rit­mo por­que es en­dia­bla­do, y a lo me­jor co­rres a to­da ve­lo­ci­dad sin des­tino al­guno, lo per­dis­te por el ca­mino, en al­guno de tus ace­le­ro­nes... Pa­ra, de ver­dad, que no ocu­rre ab­so­lu­ta­men­te na­da. Ten­drás el im­pul­so de ir más rá­pi­do, pe­ro fré­na­lo li­te­ral­men­te. Ne­ce­si­tas re­en­fo­car el des­tino y or­ga­ni­zar­lo me­jor pa­ra se­guir avan­zan­do.

CÁN­CER

(21 JU­NIO AL 20 JU­LIO)

La cu­rio­si­dad siem­pre ha si­do tu pun­to fuer­te, es lo que te ha sal­va­do del desas­tre mi­les de ve­ces y vol­ve­rá a ha­cer­lo aho­ra, cuan­do te en­cuen­tres en un ca­lle­jón sin sa­li­da y de­ci­das ex­plo­rar op­cio­nes in­sos­pe­cha­das, in­clu­so prohi­bi­das, pa­ra es­ca­par de ahí. Eso te re­for­za­rá más de lo que ima­gi­nas: eres ca­paz, y lo es­tás de­mos­tran­do, de re­sol­ver ab­so­lu­ta­men­te to­do tú so­la.

LI­BRA

(23 SEP­TIEM­BRE AL 22 OCTUBRE)

Cla­ro que no va a ser po­si­ble que vuel­vas a don­de es­ta­bas an­tes: tú to­mas­te un ca­mino dis­tin­to y, re­cuer­da, com­ple­ta­men­te cons­cien­te de que es­ta­bas re­nun­cian­do a co­sas por las que ha­bías lu­cha­do du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po. Aho­ra des­an­dar ese ca­mino es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Una se­ma­na de me­lan­co­lía por aque­lla de­ci­sión y lo que pu­do ha­ber si­do y no fue, y lis­to. A otra co­sa, por fa­vor.

CAPRICORNIO

(21 DI­CIEM­BRE AL 19 ENERO)

¡Cuán­tas ve­ces vas a des­cu­brir el Me­di­te­rrá­neo! Si siem­pre es­tás in­ven­tan­do lo que ya se ha in­ven­ta­do, eso quie­re de­cir que es­tás en el buen ca­mino. Al­gún día, no de­ma­sia­do le­jano, da­rás con una cla­ve con la que na­die ha da­do an­tes que tú, y ese día te sen­ti­rás muy fe­liz. Tu fa­mi­lia no en­tien­de esa ob­se­sión tu­ya, sim­ple­men­te por­que no com­par­te tu crea­ti­vi­dad. Dé­ja­les, tú con­ti­núa.

TAURO

(21 ABRIL AL 20 MA­YO)

¿Te das cuen­ta de que cuan­to más ha­bláis de lo vues­tro, más di­fe­ren­cias sa­len, pe­ro me­nos lo que­réis echar a per­der? Es un cu­rio­so fe­nó­meno, y más a es­tas al­tu­ras del par­ti­do, que el he­cho de que no seáis dos go­tas de agua no os im­pi­da con­ver­ti­ros en com­pa­ñe­ros de por vi­da. Es más, qui­zá aho­ra en­tien­das por qué tus re­la­cio­nes an­te­rio­res no han fun­cio­na­do: que­rías lo im­po­si­ble.

LEO

(21 JU­LIO AL 21 AGOS­TO)

Las du­das que te asal­tan to­dos los días aca­ba­rán co­mien­do tu es­pí­ri­tu. No pue­des se­guir así eter­na­men­te, co­mo si ocul­tan­do lo que te in­quie­ta fue­ses a re­sol­ver­lo. Al con­tra­rio, de­bes en­fren­tar­lo lo an­tes po­si­ble, pa­ra que no te si­ga co­mien­do por den­tro. Es­ta se­ma­na en­con­tra­rás, por fin, el mo­men­to de sen­tar­te con tus pro­pios pen­sa­mien­tos pa­ra dar­les una for­ma cohe­ren­te y fe­liz.

ESCORPIO

(23 OCTUBRE AL 22 NO­VIEM­BRE)

Es in­creí­ble a los lu­ga­res a los que pue­de lle­var tu ima­gi­na­ción ca­tas­tro­fis­ta. Te fi­gu­ras mi­llo­nes de des­gra­cias, unas se­gui­das de otras, que aca­ban con­ti­go en lu­ga­res te­rri­bles... Bas­ta ya, con esa ener­gía lo úni­co que es­tás ha­cien­do es lla­mar­las a tu vi­da. An­tes de que lle­gue el fin de se­ma­na de­bes ha­cer­te una cu­ra in­ter­na, pa­ra que es­to no te vuel­va a su­ce­der nun­ca más.

ACUARIO

(20 ENERO AL 18 FE­BRE­RO)

Vas a te­ner que ocu­par­te de ver­dad de tu fa­mi­lia, por­que no hay na­die aho­ra mis­mo que ten­ga ni la ca­pa­ci­dad ni la vo­lun­tad, ni po­si­ble­men­te el tiem­po, de ha­cer­lo. Es ob­vio que pa­ra ello tie­nes que re­nun­ciar a co­sas de ti mis­ma, y eso te do­le­rá du­ran­te cier­to tiem­po, pe­ro ya es­tá: en cuan­to te des cuen­ta de que haces mu­cha fal­ta, se­rás ca­paz de equi­li­brar to­dos los as­pec­tos de tu vi­da.

GÉMINIS

(21 MA­YO AL 20 JU­NIO)

Lo que me­nos so­por­tas en el mun­do son las men­ti­ras, y si en­ci­ma vie­nen acom­pa­ña­das de una sos­pe­cha de ma­ni­pu­la­ción tor­ti­ce­ra, en lu­gar de un mie­do qui­zá en­ten­di­ble, pues aún peor. Co­mo aho­ra tam­po­co tie­nes cla­ro quién ha fa­bri­ca­do el em­bus­te, no to­mes re­pre­sa­lias to­da­vía: pri­me­ro in­da­ga, ave­ri­gua, o in­clu­so to­ma de­ci­sio­nes so­bre cuán­to te im­por­ta la ver­dad. Al fi­nal to­do sal­drá a la luz.

VIRGO

(22 AGOS­TO AL 22 SEP­TIEM­BRE)

Esa pér­di­da te ha de­ja­do muy to­ca­da. Te sien­tes fa­tal por no ha­ber sa­bi­do es­tar pen­dien­te en los úl­ti­mos tiem­pos de esa per­so­na, y aho­ra quie­res que­dar con to­do el mun­do a to­das ho­ras pa­ra que no te vuel­va a su­ce­der. De­ja de sen­tir­te cul­pa­ble, por­que no eres res­pon­sa­ble de na­da: aho­ra lo im­por­tan­te es que te cen­tres en la gen­te que sí tie­nes cer­ca. Es im­po­si­ble es­tar pen­dien­te de to­do el mun­do.

SAGITARIO

(23 NO­VIEM­BRE AL 20 DI­CIEM­BRE)

Una aven­tu­ra tam­bién pue­de ser apren­der un idio­ma. Co­no­ce­rás gen­te in­tere­sa­da en lo mis­mo que tú, con ga­nas de se­guir in­ves­ti­gan­do en la vi­da y en sus po­si­bi­li­da­des per­so­na­les, y ten­dréis ta­reas que rea­li­zar en co­mún. En fin, que pue­des echar una ojea­da a los cur­sos dis­po­ni­bles y aho­ra, que aún no es­tá la co­sa muy avan­za­da, apun­tar­te a al­go. Es muy prác­ti­co, pe­ro a la vez te sa­ca­rá del lu­gar en don­de es­tás.

PISCIS

(19 FE­BRE­RO AL 20 MAR­ZO)

A úl­ti­ma ho­ra to­do se ve muy ne­gro, co­mo si nun­ca hu­bie­se ha­bi­do una so­lu­ción po­si­ble a los pro­ble­mas. Por el con­tra­rio, a ti, que siem­pre has si­do de ir a con­tra­co­rrien­te, el fi­nal del día es la pa­na­cea pa­ra to­dos los ma­les. Por eso no es­tás tan sin­cro­ni­za­da con tus com­pa­ñe­ros co­mo de­be­rías, por­que siem­pre ves las co­sas a des­tiem­po. O bien te ca­llas o bien les haces na­dar jun­to a ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.