EL CA­RRI­TO DE LA COM­PRA DE LA PAN­TO­JA

Mien­tras si­guen las po­lé­mi­cas a su al­re­de­dor, la can­tan­te ejer­ce de ama de ca­sa

Rumore - - Sumario -

Isa­bel se relaja yén­do­se al sú­per mien­tras se ave­ci­na tor­men­ta...

Úl­ti­ma­men­te, Isa­bel Pan­to­ja se de­ja ver más que nun­ca... aun­que no sea dan­do con­cier­tos, tras la can­ce­la­ción de su gi­ra ame­ri­ca­na y la fi­na­li­za­ción de su con­tra­to con Uni­ver­sal Mu­sic. Su re­ti­ro en Can­to­ra ya es más le­ve y sa­le a ha­cer sus re­ca­dos co­mo cual­quier mor­tal. Es­ta vez acu­dió a un co­no­ci­do su­per­mer­ca­do en Se­vi­lla pa­ra lle­nar la des­pen­sa. Hay que cui­dar la eco­no­mía, así que se en­tre­tu­vo mi­ran­do bien los pre­cios y lle­nó el ca­rro con la­tas, le­che, pan de molde... ¡Una com­pra en con­di­cio­nes pa­ra la fin­ca! Re­cor­de­mos que la can­tan­te vi­ve con su her­mano Agus­tín y su ma­dre y que tam­bién re­ci­be otras vi­si­tas de fa­mi­lia­res y ami­gos...

Pe­ro no so­lo ejer­ce de ama de ca­sa, tam­bién se ocu­pa de su nie­to Al­ber­to, al que va a re­co­ger al co­le de vez en

cuan­do. Aun­que su re­la­ción con Cha­be­li­ta vuel­ve a su­frir al­ti­ba­jos tras las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes de es­ta en Sá­ba­do De­lu­xe, se no­ta que es­tán mu­cho más uni­das. En es­to ha te­ni­do mu­cho que ver la au­sen­cia de Dul­ce, a quien Isa ha re­le­ga­do a un se­gun­do plano pa­ra dar­le pro­ta­go­nis­mo a su ma­dre. An­tes, era la ni­ñe­ra quien se ocu­pa­ba del ni­ño, aho­ra es la abue­la...

FE­LIZ POR KI­KO

A ni­vel fa­mi­liar, to­do pa­re­ce ir vien­to en po­pa pa­ra la Pan­to­ja, que ve con ale­gría có­mo su pri­mo­gé­ni­to, Ki­ko, triun­fa en su ca­rre­ra mu­si­cal.Re­cien­te­men­te es­tu­vo ac­tuan­do en Nue­va York, con lleno to­tal...Y pa­re­ce que ya tie­ne una ofer­ta pa­ra vol­ver. La úni­ca preo­cu­pa­ción de la viu­da de Pa­qui­rri es la sa­lud de su ma­dre.

La amis­tad que unió du­ran­te años a Isa­bel Pan­to­ja y Ma­ría del Mon­te vuel­ve a es­tar de má­xi­ma ac­tua­li­dad; es un te­ma re­cu­rren­te por el os­cu­ran­tis­mo que siem­pre ha ha­bi­do en torno a él, y de vez en cuan­do sa­le a la luz. Es­ta vez la cul­pa la tie­ne la úl­ti­ma en­tre­vis­ta de Cha­be­li­ta en Sá­ba­do De­lu­xe, por la que ha­bría co­bra­do unos 17.000 eu­ros y don­de ha­bló de có­mo se pro­du­jo la rup­tu­ra en­tre su ma­dre y su ma­dri­na y có­mo le afec­tó a ella. “Ma­ría hi­zo un co­men­ta­rio feo de mi her­mano, creo, al me­nos eso fue lo que mi ma­dre me con­tó. Le di­je que que­ría vol­ver a ver­la, pe­ro me di­jo que no, y ya es­tá”. Es­to ha mo­les­ta­do pro­fun­da­men­te a la rei­na de las se­vi­lla­nas. An­to­nio Te­ja­do, so­brino de Ma­ría, con­fe­só en Sál­va­me que su tía no se sen­tía en ab­so­lu­to iden­ti­fi­ca­da con la ver­sión de los he­chos da­da por la ex­con­cur­san­te de GH VIP. Se­gún él, tam­po­co le pa­re­cen jus­tos los re­pro­ches que hi­zo Isa por la fal­ta de con­tac­to que ha te­ni­do con Ma­ría. “No me gus­ta que sal­ga co­mo un pe­rri­llo aban­do­na­do di­cien­do que Ma­ría del Mon­te la te­nía que ha­ber bus­ca­do. La bus­có, lla­mó a Dul­ce mil ve­ces, ha­bló con Isa y ha di­cho que su ca­sa es­tá siem­pre abier­ta pa­ra ella”, de­cla­ró An­to­nio. Pe­ro, vol­vien­do a las ra­zo­nes que lle­vó a las dos can­tan­tes a de­jar­se de ha­blar, Die­go Arra­bal tie­ne una ver­sión di­fe­ren­te a la da­da por Cha­be­li­ta. “El día en que rom­pen su amis­tad, yo es­ta­ba pre­sen­te con otros com­pa­ñe­ros. Es­tu­vie­ron en­ce­rra­das en el sa­lón del Ho­tel Oc­ci­den­tal de Se­vi­lla, que es­tá jus­to en­fren­te del AVE, des­de las 7 de la tar­de has­ta las 5 de la ma­ña­na. Isa­bel sa­lió muy contenta, y Ma­ría no” , con­fe­só, aun­que no pre­ci­só cuál ha­bría si­do el con­te­ni­do de esa lar­ga con­ver­sa­ción.

LE­CHE FRES­CA IN­FU­SIÓN PA­RAADEL­GA­ZAR BA­RRAS DE PAN PA­QUE­TES DE PI­PAS IN­FU­SIÓN PA­RADOR­MIR BO­TE­LLAS DERE­FRES­CO

CO­MI­DA ORIEN­TAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.