AU­TEN­TI­CI­DAD

Runner's World (Spain) - - Palabra De Corredor - ÁLEX CALABUIG DI­REC­TOR @ALEX_CALABUIG

LON­DRES, CIN­CO DE AGOS­TO de 2012. Al­ber­to Her­nán­dez y yo es­ta­mos en el Hos­pi­ta­lity de Asics, si­guien­do la prue­ba de ma­ra­tón fe­me­nino de los Jue­gos Olím­pi­cos. An­te no­so­tros un es­pec­tácu­lo im­pre­sio­nan­te, con las mejores fon­dis­tas del mundo pe­lean­do por las me­da­llas y va­rias es­pa­ño­las lu­chan­do por un pues­to digno. El lu­gar es per­fec­to para ver pa­sar a las atle­tas en va­rias oca­sio­nes y per­ci­bir de pri­me­ra mano su si­tua­ción en ca­rre­ra y sus sen­sa­cio­nes, a la vez que las se­gui­mos per­ma­nen­te­men­te a tra­vés de unas pan­ta­llas.

Es­cu­cha­mos unos gri­tos de áni­mo, gi­ra­mos la ca­be­za y ve­mos el cuer­po me­nu­do, en­ju­to, de una mu­jer apo­ya­da en una va­lla des­ga­ñi­tán­do­se ca­da vez que una co­rre­do­ra pa­sa por su la­do. ¡Es Ro­sa Mo­ta! La úni­ca per­so­na en la his­to­ria que ha con­se­gui­do la me­da­lla de oro en Jue­gos Olím­pi­cos, Mun­dia­les y cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa de ma­ra­tón. En un pri­mer mo­men­to pen­sa­mos que es­ta­ba allí ani­man­do a sus com­pa­trio­tas, las atle­tas por­tu­gue­sas Jes­si­ca Au­gus­to, Ma­ri­sa Ba­rros y Ana Dul­ce Fe­lix y, a la vez, de­lei­tán­do­se con la ex­hi­bi­ción de la etío­pe Ti­ki Ge­la­na, en su bús­que­da fre­né­ti­ca del ré­cord olím­pi­co. Y sí, se­gu­ra­men­te es­ta­ba emo­cio­na­da con es­tas pro­ta­go­nis­tas, pe­ro muy pron­to per­ci­bi­mos que la in­ten­si­dad de sus áni­mos no de­pen­día de la na­cio­na­li­dad de la atle­ta ni de su ni­vel de­por­ti­vo. Alen­ta­ba por igual a las mejores del mundo que a chi­cas que pe­lea­ban por ba­jar de tres ho­ras en ma­ra­tón y, si per­ci­bía la fla­que­za de al­gu­na, re­do­bla­ba los es­fuer­zos por in­su­flar­le áni­mos.

Mien­tras la “gen­te VIP” co­mía ca­na­pés en el in­te­rior, una vez lle­ga­das a me­ta las mejores, Ro­sa se­guía fue­ra, en la ca­lle, aplau­dien­do a ra­biar a to­das, in­clui­da la úl­ti­ma cla­si­fi­ca­da, la ir­lan­de­sa Cai­trio­na Jen­nings, que fi­na­li­zó ca­si una ho­ra des­pués de la ven­ce­do­ra, en 3:22:11 y ab­so­lu­ta­men­te des­trui­da por la fas­ci­tis plan­tar y una frac­tu­ra por es­trés.

Se­vi­lla, 25 de fe­bre­ro de

2018. Ro­sa Mo­ta es la ma­dri­na del Zu­rich Ma­ra­tón de Se­vi­lla y du­ran­te los días pre­vios a la prue­ba ha par­ti­ci­pa­do en di­fe­ren­tes ac­tos, in­clui­do un ma­ra­vi­llo­so en­cuen­tro con ni­ños pri­vi­le­gia­dos que ab­sor­bie­ron su sa­bi­du­ría co­mo es­pon­jas. Ro­sa es­tá en la lí­nea de me­ta es­pe­ran­do la lle­ga­da del ga­na­dor y la ven­ce­do­ra. Se emo­cio­na mu­cho con am­bos y con ca­da co­rre­dor que cru­za ba­jo el ar­co. Aplau­de du­ran­te dos ho­ras sin pa­rar y, cuan­do es­tán en­tran­do en me­ta los atle­tas que aca­ban en torno a las 4 ho­ras y 15 mi­nu­tos le di­go: “Ro­sa, ¿va­mos un mo­men­to a to­mar un ca­fé?” y ella res­pon­de: “Quie­ro que­dar­me ani­man­do has­ta que lle­gue el úl­ti­mo cla­si­fi­ca­do. Hay que res­pe­tar a to­dos por igual”.

Y ahí si­guió Ro­sa, bus­can­do lu­ga­res ale­ja­dos de las cá­ma­ras para ani­mar en la in­ti­mi­dad, para re­ga­lar son­ri­sas, para so­co­rrer a los atle­tas caí­dos o para aca­ri­ciar las ma­nos y el ros­tro de los chi­cos dis­ca­pa­ci­ta­dos y con gra­ves pro­ble­mas de mo­vi­li­dad que en­tra­ban al Es­ta­dio de La Car­tu­ja en si­lla de rue­das.

Hay personas, co­mo Ro­sa Mo­ta, que des­ti­lan no­ble­za, sen­ci­llez, sa­bi­du­ría y au­ten­ti­ci­dad. Ro­deaos de ellas. So­lo se vi­ve una vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.