Más Chu­tes No

POR QUÉ UN CHU­TE DE CORTISONA PO­DRÍA NO SER EL FÁR­MA­CO MI­LA­GRO­SO QUE CREES

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AMAN­DA BROOKS

Cui­da­do con la cortisona; su uso re­cu­rren­te es ape­nas un par­che que ge­ne­ra­rá otros pro­ble­mas fí­si­cos.

CUAN­DO NOS LESIONAMOS, la ma­yo­ría co­rre­mos a ha­cer una co­sa an­tes que na­da.

“Los co­rre­do­res, co­mo to­dos los pa­cien­tes, sue­len acu­dir al Dr. Goo­gle an­tes de ve­nir a mi con­sul­ta”, di­ce Jor­dan D. Metzl, mé­di­co de­por­ti­vo en el Hos­pi­tal for Spe­cial Sur­gery de Nue­va York. Es­to pue­de sig­ni­fi­car pa­sar­se se­ma­nas en­te­ras bus­can­do en vano so­lu­cio­nes al azar. “Para cuan­do los pa­cien­tes acu­den a mí, quie­ren un apa­ño rá­pi­do para re­gre­sar al as­fal­to”, cuen­ta Metzl.

Ca­da vez más, la so­lu­ción rá­pi­da que so­li­ci­tan los co­rre­do­res son los chu­tes de cortisona.

Es pro­ba­ble que ha­yas oí­do ha­blar de ella, un es­te­roi­de sin­té­ti­co, si­mi­lar a la versión na­tu­ral que pro­du­ce el cuer­po, que re­du­ce la in­fla­ma­ción y ali­via el do­lor. Los re­sul­ta­dos pue­den per­du­rar en­tre seis se­ma­nas y seis me­ses, de­pen­dien­do de la con­cen­tra­ción de la do­sis y de có­mo la me­ta­bo­li­ce el cuer­po, ex­pli­ca Metzl.

Da­do que la ma­yo­ría de mu­tuas cu­bre las in­yec­cio­nes de cortisona y que los mé­to­dos para ali­viar le­sio­nes se ex­tien­den co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra en­tre los co­rre­do­res en el di­que se­co, es­tos pin­cha­zos es­tán en alza. Pe­ro aun­que la cortisona pue­da ser una in­ter­ven­ción efi­caz a cor­to pla­zo, “no apor­ta el cui­da­do ne­ce­sa­rio para co­rre­gir los des­equi­li­brios mus­cu­la­res o bio­me­cá­ni­cos, o cual­quier otra co­sa que pue­da ser el pro­ble­ma real”, se­ña­la Lo­ren­zo Gon­zá­lez, un especialista en or­to­pe­dia clí­ni­ca de Da­llas.

Y aquí es don­de em­pie­zan los pro­ble­mas. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en The Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion re­ve­la que po­ner in­yec­cio­nes de cortisona en la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla ca­da tres me­ses en el trans­cur­so de dos años pro­vo­có una pér­di­da sig­ni­fi­ca­ti­va del car­tí­la­go y una di­fe­ren­cia in­sig­ni­fi­can­te de do­lor en com­pa­ra­ción con in­yec­cio­nes de pla­ce­bo. “Las in­yec­cio­nes múl­ti­ples en la ar­ti­cu­la­ción afec­tan el te­ji­do blan­do, des­gas­tan el car­tí­la­go, des­com­po­nen los al­ma­ce­nes de co­lá­geno y de­bi­li­tan los ten­do­nes de mo­do que no pue­dan se­guir trans­mi­tien­do la car­ga del múscu­lo a la ar­ti­cu­la­ción”, ex­pli­ca Gon­zá­lez. Aun­que los chu­tes de cortisona tie­nen po­der an­ti­in­fla­ma­to­rio tan­to para múscu­los co­mo para ar­ti­cu­la­cio­nes, de­ben ser ad­mi­nis­tra­dos co­rrec­ta­men­te para que ac­túen de ma­ne­ra efi­caz. Por ejem­plo, si te es­tás tra­tan­do una fas­ci­tis plan­tar, las in­yec­cio­nes po­drían cau­sar­te pro­ble­mas a lar­go pla­zo co­mo la pér­di­da na­tu­ral de te­ji­do al­moha­di­lla­do en el ta­lón, pues los es­te­roi­des atro­fian la gra­sa. “Yo no re­co­mien­do más de una in­yec­ción de cortisona en la ar­ti­cu­la­ción al año y só­lo si se com­bi­na con un ré­gi­men de en­tre­na­mien­to de fuer­za en­ca­mi­na­do a lo­ca­li­zar la cau­sa sub­ya­cen­te del do­lor”, di­ce Metzl, quien ha ha­lla­do que la cortisona pue­de ser una he­rra­mien­ta efi­caz para cal­mar la in­fla­ma­ción lo bas­tan­te co­mo para em­pe­zar un pro­gra­ma que re­com­pon­ga la es­ta­bi­li­dad, la fuer­za y la mo­vi­li­dad de la ar­ti­cu­la­ción. En vez de re­gre­sar a los en­tre­na­mien­tos una vez es­tás li­bre de do­lor, Metzl acon­se­ja cen­trar­se en lo­ca­li­zar el pro­ble­ma y en re­la­jar la vuel­ta a los en­tre­na­mien­tos para evi­tar una re­caí­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.