¿Desfalleces?

ES­TÁS BIEN EN­TRE­NA­DO Y NO TIE­NES PRO­BLE­MAS DE SA­LUD, PE­RO DESFALLECES. ¿POR QUÉ?

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR MARK HENRICKS

Te ex­pli­ca­mos por qué no de­be­rías preo­cu­par­te. (O sí).

SE SU­PO­NE QUE EL EJER­CI­CIO NOS MAN­TIE­NE SA­NOS y, en gran par­te, es así. Sin em­bar­go, apar­te de las le­sio­nes, es pro­ba­ble que ex­pe­ri­men­tes al­gu­nas afec­cio­nes mé­di­cas cuan­do es­tás en for­ma. Una de ellas son los ma­reos y des­ma­yos cuan­do te le­van­tas de re­pen­te tras ha­ber es­ta­do sen­ta­do o tum­ba­do. El tér­mino mé­di­co que lo des­cri­be se lla­ma hi­po­ten­sión or­tos­tá­ti­ca (o pos­tu­ral) aso­cia­da al ejer­ci­cio o HO, y es co­mún. El ejem­plo clá­si­co ocu­rre de no­che, cuan­do un co­rre­dor com­pe­ti­ti­vo o una per­so­na muy en for­ma se le­van­ta para ir al ba­ño. Tras un par de pa­sos, le so­bre­vie­ne un vai­vén y pue­de tam­ba­lear­se, ex­pe­ri­men­tan­do vi­sión bo­rro­sa y zum­bi­do en los oí­dos. Pue­de que in­clu­so te des­ma­yes por unos mo­men­tos. En ge­ne­ral, el epi­so­dio aca­ba en unos ins­tan­tes y sus efec­tos no per­sis­ten, apar­te de, cla­ro es­tá, la preo­cu­pa­ción por si lo que aca­ba de pa­sar in­di­ca una do­len­cia mé­di­ca gra­ve sub­ya­cen­te.

Si al­gu­na vez te pa­sa, re­lá­ja­te; los epi­so­dios de ma­reos re­pen­ti­nos es­tan­do de pie son de he­cho un efec­to se­cun­da­rio co­mún de una bue­na for­ma car­dio­vas­cu­lar, es­pe­cial­men­te si tu pul­so car­día­co en re­po­so es ba­jo. Mu­chos co­rre­do­res com­pe­ti­ti­vos tie­nen en­tre 40 y 50 pul­sa­cio­nes o, mu­chas me­nos de las usua­les 60-100. Aun­que no es un pro­ble­ma, sí es la cau­sa de la HO.

Cuan­do es­tás tum­ba­do en la ca­ma y tu co­ra­zón la­te a 40 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, si te le­van­tas de sú­bi­to, la gra­ve­dad ha­ce que la san­gre si­ga en las pier­nas y al rit­mo car­día­co (lento) le cues­ta un po­co ha­cer re­tor­nar la san­gre a la ca­be­za. Si ade­más tie­nes la ten­sión más ba­ja de lo nor­mal (otra ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún en co­rre­do­res com­pe­ti­ti­vos y personas muy en for­ma), el pro­ble­ma pue­de agu­di­zar­se.

El ce­re­bro es ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble a la pri­va­ción de oxí­geno; in­clu­so una pér­di­da mo­men­ta­nea del flu­jo de san­gre oxi­ge­na­da ha­cia el ce­re­bro cau­sa des­ma­yo. “Hay una ho­ra en que ser un atle­ta no te ayu­da: en mi­tad de la no­che”, di­ce Le­wis Maha­ram, mé­di­co de­por­ti­vo y ex di­rec­tor mé­di­co del Ma­ra­tón de Nue­va York. “Si fue­ses me­nos atlé­ti­co y tu­vie­ras 80 pul­sa­cio­nes en re­po­so, nun­ca te ocu­rri­ría”.

No to­dos los co­rre­do­res en for­ma ex­pe­ri­men­tan la HO, pe­ro sí mu­chos. Un es­tu­dio con ul­tra­fon­dis­tas re­ve­ló que el 68% su­frían ba­ja­das im­por­tan­tes de ten­sión cuan­do, lue­go de es­tar tum­ba­dos, se le­van­ta­ban de re­pen­te. Si es tu ca­so, unas sen­ci­llas medidas mi­ni­mi­za­rán es­tos epi­so­dios de hi­po­ten­sión pos­tu­ral.

No te que­des “se­co”. “La des­hi­dra­ta­ción pue­de cau­sar el pro­ble­ma”, di­ce Ti­mothy Miller, ci­ru­jano or­to­pé­di­co y je­fe mé­di­co del En­du­ran­ce Me­di­ci­ne Team en el Wex­ner Me­di­cal Cen­ter de la uni­ver­si­dad de Ohio Sta­te. Cuan­do tu cuer­po es­tá ba­jo de agua, ex­pli­ca, el vo­lu­men san­guí­neo pue­de de­cre­cer, lo que pue­de pro­vo­car una pre­sión ar­te­rial más ba­ja y ha­cer­te más sus­cep­ti­ble de pa­de­cer la HO.

Y cui­da­do con le­van­tar­te de gol­pe, so­bre to­do al des­per­tar­te. En su lu­gar, sién­ta­te du­ran­te unos ins­tan­tes an­tes de ir a por un va­so de agua o al ba­ño. Si em­pe­za­ras a sen­tir­te mareado, in­ten­ta no caer­te. “Sim­ple­men­te sién­ta­te en el sue­lo para evi­tar des­ma­yar­te y gol­pear­te la ca­be­za o al­go así”, acon­se­ja Miller.

La HO sue­le pa­sar con ra­pi­dez y no pro­du­ce efec­tos no­ci­vos. Pe­ro hay una afec­ción si­mi­lar, el co­lap­so aso­cia­do al ejer­ci­cio, en prin­ci­pio más gra­ve. “Se da a me­nu­do en triatlo­nes o 10K”, di­ce Dia­na Hei­man, do­cen­te de Me­di­ci­na Fa­mi­liar en la East Ten­nes­see Sta­te Uni­ver­sity de los EE.UU.

El co­lap­so so­bre­vie­ne cuan­do un co­rre­dor cru­za la me­ta, se para e in­cli­na, apo­yan­do las ma­nos so­bre las ro­di­llas. La cla­ve aquí es que se ha pa­ra­do. Las pier­nas bom­bean san­gre al tron­co mien­tras co­rres. Cuan­do un co­rre­dor las de­ja de mo­ver de so­pe­tón, pue­de pro­du­cir­se una ba­ja­da de ten­sión y pro­vo­car ma­reos, a ve­ces acom­pa­ña­dos de un des­fa­lle­ci­mien­to. En al­gu­nos ca­sos, di­ce Maha­ram, es­to ocu­rre con co­rre­do­res que ami­no­ran el pa­so de ma­ne­ra im­por­tan­te. Es la cau­sa más co­mún del co­lap­so a mi­tad de ca­rre­ra o des­pués. Un es­tu­dio con ma­ra­to­nis­tas que su­frie­ron des­va­ne­ci­mien­tos, ha­lló que ca­si ⅔ de los ca­sos es­ta­ban cau­sa­dos por el co­lap­so aso­cia­do al ejer­ci­cio.

En ge­ne­ral, es­te ti­po de co­lap­so se re­me­dia con ra­pi­dez al­zan­do las pier­nas del co­rre­dor afec­ta­do. Y evi­tar­lo sue­le ser igual de sen­ci­llo: no te pa­res en la lí­nea de me­ta, si­gue ca­mi­nan­do du­ran­te unos mi­nu­tos. Así ase­gu­ra­rás que tus ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res si­gan bom­bean­do san­gre por to­do el cuer­po mien­tras tu or­ga­nis­mo se ter­mi­na de ajus­tar.

Con­clu­sión: si te des­va­ne­ces du­ran­te o jus­to des­pués de una ca­rre­ra, pue­de de­ber­se a una afec­ción gra­ve sub­ya­cen­te y de­be­rías de­jar de en­tre­nar has­ta pa­sar un re­co­no­ci­mien­to. Si só­lo te pa­sa ho­ras o días des­pués, es pro­ba­ble que no ten­gas na­da por lo que preo­cu­par­te.

EL 68% DE LOS UL­TRA­FON­DIS­TAS SU­FRÍAN BA­JA­DAS IM­POR­TAN­TES DE TEN­SIÓN CUAN­DO, TRAS HA­BER ES­TA­DO TUM­BA­DOS, SE LE­VAN­TA­BAN DE RE­PEN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.