Ojo Con lo que Co­mes

SI PIEN­SAS QUE EL HÁ­BI­TO DEL EJER­CI­CIO DIA­RIO TE DA CAR­TA BLAN­CA PARA CO­MER LO QUE TE DÉ LA GA­NA, TE EQUI­VO­CAS.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR DA­NIEL KUNITZ.

Que es­tés en for­ma no sig­ni­fi­ca que pue­das co­mer cual­quier co­sa, pue­de que es­tés hi­po­te­can­do tu sa­lud.

TO­MAS CO­MI­DA BA­SU­RA un par de ve­ces por se­ma­na y tu ca­rri­to de la com­pra sue­le es­tar lleno de ga­lle­ti­tas, bo­lle­ría in­dus­trial, he­la­dos, pa­ta­tas de bol­sa y sal­sas. Pe­ro es­tás del­ga­da. Co­rres (mu­cho) y no en­gor­das na­da. Así que to­do es­tá bien, ¿no? Pues no. De­ja esa mag­da­le­na de cho­co­la­te y es­cu­cha.

Aun­que los co­rre­do­res tien­den a es­tar mu­cho más sa­nos que la po­bla­ción en ge­ne­ral, con me­no­res ín­di­ces de dia­be­tes y afec­cio­nes car­día­cas, és­to se de­be en gran par­te a una die­ta sa­na an­tes que a co­rrer de for­ma ha­bi­tual, di­ce Sa­ra Maho­ney, vo­cal en el de­par­ta­men­to de Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca en la Be­llar­mi­ne Uni­ver­sity. Da­do que los co­rre­do­res co­rren, sue­len cui­dar sus cuer­pos co­mien­do y des­can­san­do bien.

Pe­ro no to­dos lo ha­cen. Hay quien (y to­dos co­no­ce­mos al­gún ca­so) sub­sis­te a ba­se de do­nuts y ham­bur­gue­sas. A cor­to pla­zo, co­rrer pue­de mi­ti­gar los efec­tos per­ni­cio­sos de ese es­ti­lo de vi­da, pe­ro con los años, el ejer­ci­cio pier­de sus pro­pie­da­des pro­tec­to­ras.

Da­ve McGi­lli­vray, de 63 años y du­ran­te mu­cho tiem­po di­rec­tor del ma­ra­tón de Bos­ton, lo apren­dió por las ma­las. Él, que co­rre la prue­ba ca­da año des­de 1973, quien en sus bue­nos tiem­pos se me­tía en­tre 145 y 190 km se­ma­na­les y quien en el día de su cumpleaños co­rre su edad en mi­llas. Pues ha­ce cua­tro años, McGi­lli­vray em­pe­zó a que­dar­se sin alien­to al ini­cio de los en­tre­na­mien­tos. Un an­gio­gra­ma de­tec­tó una afec­ción co­ro­na­ria agu­da. “Es­pe­ra un mo­men­to”, se di­jo. “He es­ta­do co­rrien­do to­da mi vi­da, he he­cho ocho Iro­nman y 140 ma­ra­to­nes. He atra­ve­sa­do los EE.UU. co­rrien­do. ¿Có­mo pue­do te­ner las ar­te­rias ta­po­na­das?”

McGi­lli­vray tie­ne an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res con en­fer­me­da­des car­día­cas cró­ni­cas y ha co­mi­do co­mo si fue­ra un ado­les­cen­te la mayor par­te de su vi­da. “Co­mo co­rre­dor, creía que si el horno es­ta­ba lo su­fi­cien­te­men­te ca­lien­te, que- ma­ría lo que le me­tie­ra”, cuen­ta. “Así que co­mía cual­quier co­sa, lo que me da­ba la ga­na”.

Se­me­jan­te ac­ti­tud no es in­fre­cuen­te en­tre los co­rre­do­res. La mi­tad de los se­gui­do­res de Run­ner’s World en Twit­ter que res­pon­die­ron a una en­cues­ta, di­je­ron co­mer lo que les da­ba la ga­na por­que co­rrían y no en­gor­da­ban. Es­tas ci­fras se co­rres­pon­den con un re­cien­te es­tu­dio con ul­tra­fon­dis­tas po­pu­la­res, que re­ve­ló que el 62% no se­guían las re­co­men­da­cio­nes nu­tri­cio­na­les del Ame­ri­can Co­lle­ge of Sports Me­di­ci­ne, pe­se a te­ner­las en cuen­ta.

Pe­ro só­lo por­que tus medidas pa­rez­can sa­nas, no sig­ni­fi­ca que tu die­ta no te es­té da­ñan­do por den­tro. “Una y otra vez veo a co­rre­do­res de 50 y 60 años que pien­san ha­ber he­cho to­do bien en su vi­da des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud y que aca­ban con una afec­ción co­ro­na­ria. Cuan­do ha­bla­mos de sus die­tas, a me­nu­do son in­quie­tan­tes”, di­ce el mé­di­co de

McGi­lli­vray, Aa­ron Ba­gish, di­rec­tor del Car­dio­vas­cu­lar Per­for­man­ce Pro­gram del Mas­sa­chus­sets Ge­ne­ral Hos­pi­tal Heart Cen­ter y pro­fe­sor en la Har­vard Me­di­cal School.

Aun­que la die­ta sea uno de los com­po­nen­tes más im­por­tan­tes de la sa­lud de los atle­tas, tam­bién es uno de los más in­com­pren­di­dos de­bi­do a la fal­ta de en­sa­yos clí­ni­cos, di­ce Bag­gish. Con to­do, él apun­ta al abu­so de los azú­ca­res sim­ples co­mo “la trans­gre­sión nu­tri­cio­nal más co­mún en­tre los atle­tas de fon­do, so­bre to­do co­rre­do­res”. Ha­bla­mos de pan blan­co, pas­ta blan­ca, arroz blan­co y azú­ca­res re­fi­na­dos. “Si los to­mas en gran­des can­ti­da­des, el or­ga­nis­mo los trans­for­ma en mo­lé­cu­las no­ci­vas, ti­pos de gra­sas no­ci­vos y en es­pe­cies no­ci­vas de azú­car oxi­da­ti­vo. En co­sas que ha­cen mu­cho da­ño a los va­sos san­guí­neos”, ex­pli­ca Bag­gish.

Con to­do, los co­rre­do­res a me­nu­do es­cu­chan men­sa­jes di­ver­sos so­bre có­mo el ejer­ci­cio (en par­ti­cu­lar, las se­sio­nes de al­ta in­ten­si­dad) pue­den eli­mi­nar los efec­tos ad­ver­sos del há­bi­to de to­mar co­mi­da ba­su­ra. Un re­cien­te es­tu­dio de Ch­ris­tian Du­val, in­ves­ti­ga­dor del de­par­ta­men­to de Cien­cias del Ejer­ci­cio Fí­si­co en la Uni­ver­si­té du Qué­bec en Mon­treal, se­ña­la un ejem­plo que vie­ne al ca­so: Du­val ali­men­tó a un pe­que­ño gru­po de hom­bres con eda­des com­pren­di­das en­tre los 18 y 30 años con sánd­wi­ches, ham­bur­gue­sas, pa­ta­tas fri­tas, pos­tre y re­fres­cos en ca­da co­mi­da del día du­ran­te dos se­ma­nas. Los su­je­tos del es­tu­dio no to­ma­ron na­da de verdura, con­su­mien­do en cam­bio “una enor­me can­ti­dad de gra­sas sa­tu­ra­das, una gran can­ti­dad de azú­car (que es in­clu­so peor que la gra­sa) y las subs­tan­cias quí­mi­cas pro­pias de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos”, di­ce Du­val. Pe­ro gra­cias al en­tre­na­mien­to interválico adi­cio­nal pres­cri­to, las personas ob­je­to de ese es­tu­dio no en­gor­da­ron. Es más, cuan­do ana­li­zó su san­gre para com- pro­bar la acu­mu­la­ción de gra­sas y los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios (los prin­ci­pa­les des­en­ca­de­nan­tes de las afec­cio­nes car­día­cas, el cán­cer y otras en­fer­me­da­des cró­ni­cas), no pa­re­cía que la die­ta tu­vie­ra im­pac­to al­guno.

Pe­ro es­te es­tu­dio, del que se in­for­mó am­plia­men­te, se desa­rro­lló du­ran­te unas se­ma­nas, no años. El da­ño que una die­ta po­bre oca­sio­na, pue­de exi­gir mu­cho más tiem­po para re­gis­trar­se. Por ejem­plo la ar­te­rioes­cle­ro­sis, una en­fer­me­dad que se in­cu­ba con los años. “Es un pro­ce­so, que co­mien­za cuan­do eres jo­ven y que se ace­le­ra gra­dual­men­te con el tiem­po. La gen­te no sien­te los sín­to­mas has­ta que la en­fer­me­dad ya se ha desa­rro­lla­do y es muy evi­den­te”.

En re­su­men, no pue­des so­bre­po­ner­te al há­bi­to de una die­ta po­bre. Co­mo di­ce Bag­gish, “Aun­que ha­gas ejer­ci­cio a sa­co, si ha­ces co­sas que no son sa­lu­da­bles, tus ma­los há­bi­tos nu­tri­cio­na­les ter­mi­na­rán por dar­te al­can­ce”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.