Te­rri­to­rio Bea­mon

EL MA­RA­TÓN DE LON­DRES MÁS LI­TE­RA­RIO

Runner's World (Spain) - - Sumario - Sí­gue­le en @Mi­gue­lCal­vo_A

El Ma­ra­tón de Lon­dres y la so­le­ra de­por­ti­va de la ciu­dad tie­nen re­fle­jo en al­gu­nas obras li­te­ra­rias de re­fe­ren­cia.

CO­MO CA­DA MES DE ABRIL, ce­rra­mos la ma­le­ta rum­bo a la ca­pi­tal lon­di­nen­se afe­rra­dos al jue­go en­tre li­te­ra­tu­ra y reali­dad mien­tras se­gui­mos los con­se­jos de Her­man Mel­vi­lle: “Hay dos lu­ga­res en el mundo en los que una per­so­na pue­de des­apa­re­cer por com­ple­to, la ciu­dad de Lon­dres y los ma­res del Sur”.

En bus­ca de aquel Lon­dres que ya no exis­te, co­mo si es­tu­vié­ra­mos en un re­la­to de Sherlock Hol­mes, to­da­vía po­de­mos pa­sear en nues­tra ima­gi­na­ción a bor­do de un co­che de ca­ba­llos, en­vuel­tos en la nie­bla y con las ca­lles ilu­mi­na­das por un te­nue alum­bra­do de gas.

Den­tro de aquel mar­co, la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca aco­gió por pri­me­ra vez unos Jue­gos Olím­pi­cos en 1908, ha­ce 110 años, y pro­ba­ble­men­te nun­ca ha­ya ha­bi­do un ma­ra­tón más dra­má­ti­co que el que se dis­pu­tó en­tre en el cas­ti­llo de Wind­sor y el White Sta­dium, con­fi­gu­rán­do­se la distancia con la que hoy lo co­no­ce­mos, y que aca­bó con Do­ran­do Pie­tri ex­haus­to ca­yen­do al sue­lo una y otra vez den­tro del mis­mo es­ta­dio cuan­do iba en pri­me­ra po­si­ción.

Car­ga­das de ro­man­ti­cis­mo, des­de en­ton­ces mu­chas le­yen­das han si­tua­do al es­cri­tor Co­nan Doy­le ayu­dan­do al co­rre­dor ita­liano a lle­gar a me­ta an­tes de ser des­ca­li­fi­ca­do por re­ci­bir ayu­da, pe­ro en reali­dad el crea­dor del fa­mo­so de­tec­ti­ve es­ta­ba en la tri­bu­na cu­brien­do la ca­rre­ra para el Daily Mail y des­de allí nos de­jó una de las cró­ni­cas olím­pi­cas más li­te­ra­rias de to­dos los tiem­pos:

“No creo que nin­gún hom­bre de en­tre la mul­ti­tud desea­ra que la vic­to­ria se le es­ca­pa­se a aquel va­lien­te ita­liano en el úl­ti­mo ins­tan­te (…) Es­ta­ba a po­cas yar­das de mi asien­to. Y en­tre fi­gu­ras que se in­cor­po­ra­ban y ma­nos que tan­tea­ban el ai­re, pu­de ver su ca­ra de­ma­cra­da y ama­ri­llen­ta, sus ojos vi­drio­sos e inex­pre­si­vos, el os­cu­ro y la­cio pe­lo pe­ga­do a la fren­te (…) Gra­cias a Dios, es­tá de nuevo en pie. Sus pe­que­ñas pier­nas ro­jas avan­zan in­cohe­ren­tes pe­ro sin ce­sar, im­pul­sa­das por una fuer­za de vo­lun­tad su­pre­ma (…) Ha lle­va­do la re­sis­ten­cia hu­ma­na has­ta sus lí­mi­tes”.

De vuel­ta al pre­sen­te, fren­te al pa­la­cio de Buc­king­ham, na­da más ter­mi­nar de co­rrer el ac­tual ma­ra­tón lon­di­nen­se, el jue­go con­ti­núa y el as­fal­to ro­ji­zo de The Mall co­mien­za a ha­cer­nos du­dar de dón­de nos en­con­tra­mos, co­mo si el pro­pio sue­lo que pi­sa­mos nos hi­cie­se pen­sar que es­ta­mos so­bre el tar­tán de un gran es­ta­dio, en­vuel­to para siem­pre en la llu­via de los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres 2012 que en es­te mis­mo lu­gar di­bu­jó la escena en la que la ga­na­do­ra Ti­ki Ge­la­na per­ma­ne­cía sen­ta­da en el sue­lo tras un du­ro sprint fi­nal, mien­tras que Pris­cah Jep­too, pla­ta, se arro­di­lla­ba so­bre el as­fal­to con los ojos ce­rra­dos sin­tien­do el agua caer.

Des­pués, ya re­cu­pe­ra­dos por el es­fuer­zo, po­de­mos ca­mi­nar has­ta el 221B de Ba­ker Street.

Tan fic­ti­cio co­mo el pro­pio per­so­na­je. Cuan­do Doy­le in­ven­tó las his­to­rias de su de­tec­ti­ve, la ca­lle en la que si­tuó su ca­sa ni si­quie­ra lle­ga­ba has­ta ese nú­me­ro. Pe­ro con los años, ya muer­to el es­cri­tor, la ca­lle se es­ti­ró has­ta Re­gents Park y una en­ti­dad ban­ca­ria se si­tuó en la fa­mo­sa di­rec­ción. En una pre­cio­sa his­to­ria, el ban­co tu­vo que ter­mi­nar des­ti­nan­do miem­bros de su pro­pio per­so­nal a con­tes­tar to­das las cartas que lle­ga­ban a nom­bre de Sherlock Hol­mes. Has­ta que la crea­ción del mu­seo y del ac­tual y fic­ti­cio 221B que hoy en día se pue­de vi­si­tar su­pu­so la de­fi­ni­ti­va unión en­tre reali­dad y li­te­ra­tu­ra.

Tal y co­mo es­cri­bió Ri­car­do Pi­glia, “Las ciu­da­des de la li­te­ra­tu­ra han exis­ti­do, pe­ro ya es­tán des­trui­das. To­das son co­mo la Íta­ca de Odi­seo, lu­ga­res reales que se han per­di­do”.

Y mien­tras, via­jar, igual que co­rrer ma­ra­to­nes al tiem­po que bus­ca­mos en el in­te­rior de no­so­tros mis­mos, nos sue­le re­ga­lar el pri­vi­le­gio de po­der se­guir en­con­tran­do esas ciu­da­des que de­ja­ron de exis­tir y que ya no sa­be­mos dis­tin­guir de la reali­dad.

Miguel Cal­vo es es­ta­dís­ti­co de la AEEA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.