El Rin­cón del Tro­ta­mun­dos

TRAS LA DES­CA­LI­FI­CA­CIÓN DE HU­SI­LLOS EN EL MUN­DIAL DE BIR­MING­HAM, ¿DE­BE LA IAAF MO­DI­FI­CAR EL RE­GLA­MEN­TO?

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AL­BERT CA­BA­LLE­RO

Una re­fle­xión so­bre la des­ca­li­fi­ca­ción de Ós­car Hu­si­llos en Bir­ming­ham.

CO­MO YA SE HA HA­BLA­DO -y mu­cho- de la du­rí­si­ma des­ca­li­fi­ca­ción de Ós­car Hu­si­llos en la fi­nal de los 400 me­tros del pa­sa­do Mun­dial de Bir­ming­ham, no voy a re­dun­dar mu­cho so­bre el te­ma, má­xi­me cuan­do ya na­da se pue­de ha­cer por re­ca­li­fi­car al pa­len­tino. Só­lo dos pin­ce­la­das: en la pis­ta ha­bía 28 cá­ma­ras de al­ta den­si­dad vigilando ca­da mo­vi­mien­to de los atle­tas, y cuan­do des­ca­li­fi­ca­ron al ho­lan­dés Chu­randy Mar­ti­na en la fi­nal de los 200 me­tros del Eu­ro­peo de Ams­ter­dam 2016 por pi­sar -tam­bién- la lí­nea en la cur­va, en Es­pa­ña no fui­mos tan crí­ti­cos con esa de­ci­sión. Tal vez por­que esa des­ca­li­fi­ca­ción con­ver­tía a Bruno Hor­te­lano en cam­peón de Eu­ro­pa. En cual­quier ca­so, en­tien­do que el re­gla­men­to es de­ma­sia­do es­tric­to en ese apar­ta­do. Y es­ta vez, lo ha pa­ga­do Hu­si­llos. Me so­li­da­ri­zo con él por el do­lor que de­be sen­tir tras la des­ca­li­fi­ca­ción y le de­seo que vuel­va con más fuer­za que nun­ca, pues tie­ne ca­li­dad de so­bra para dar­nos mu­chas ale­grías.

La des­ca­li­fi­ca­ción de Hu­si­llos y la exis­ten­cia de una nor­ma­ti­va que la am­pa­re, en­tien­do que no ha­ce nin­gún bien a nues­tro de­por­te. Ló­gi­ca­men­te, si el atle­ta se me­te en la ca­lle de un ri­val, cor­ta su tra­yec­to­ria, im­pi­de su avan­ce o acor­ta, pues sa­ca una ven­ta­ja de la ac­ción y de­be ser san­cio­na­da, pe­ro no creo que fue­ra nin­gu­na de es­tas cir­cuns­tan­cias las que ro­dea­ron a Ós­car en la fi­nal de Bir­ming­ham. Sin­ce­ra­men­te, su des­ca­li­fi­ca­ción -y la de San­tos- no veo que apor­te nin­gu­na do­sis de jus­ti­cia, ni na­da que fa­vo­rez­ca a nues­tro de­por­te. Pa­ra­le­la­men­te, en Bir­ming­ham vi­mos co­mo la sue­ca de ori­gen eri­treo Me­raf Bat­ha se tro­pe­za­ba con una ri­val en su se­mi­fi­nal de los 1.500 me­tros, caía, se le­van­ta­ba, lle­ga­ba a me­ta con 4:22.40 y era re­ca­li­fi­ca­da para la fi­nal. Es­ta si­tua­ción, que ya he­mos vi­vi­do va­rias ve­ces en las ca­rre­ras pre­vias a la fi­nal en gran­des cam­peo­na­tos (me vie­ne a la me­mo­ria la caí­da de Pe­ter Elliot en el Eu­ro­peo de Split’90 y su re­ca­li­fi­ca­ción para la fi­nal), se lo po­ne muy fá­cil al atle­ta que ten­ga la ma­la suer­te de tro­pe­zar­se con un ri­val; se le­van­ta, lle­ga ro­dan­do a me­ta, y a la si­guien­te ron­da. Por su­pues­to, no de­seo a nin­gún atle­ta que se ten­ga que ir de una gran ci­ta, pre­pa­ra­da a conciencia, por una caí­da, pe­ro eso tam­bién for­ma par­te del jue­go y, si me lo per­mi­ten, del es­pec­tácu­lo. ¿Se re­ca­li­fi­ca a un va­llis­ta que se ha tro­pe­za­do con una va­lla? ¿Y a un ciclista en­vuel­to en una mon­to­ne­ra a 2 ki­ló­me­tros de la me­ta? ¿O a un pi­lo­to de Mo­to GP si se cae, por­que cho­ca con un ri­val? La res­pues­ta es “no”. Re­ca­li­fi­car a Bat­ha, o a quien sea, por una caí­da for­tui­ta, en mi opinión, no fa­vo­re­ce para na­da a nues­tro de­por­te.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, nos en­con­tra­mos en nues­tro de­por­te con el di­le­ma de la re­gla­men­ta­ción en la mar­cha, don­de es ob­vio que mu­chos mar­cha­do­res sal­tan reite­ra­das ve­ces en una com­pe­ti­ción, pe­ro co­mo el re­gla­men­to exi­ge que esa in­co­rrec­ción se de­be apre­ciar ba­jo el cri­te­rio del ojo hu­mano del juez, sin el apo­yo de nin­gu­na otra tec­no­lo­gía, pues nos en­con­tra­mos con mar­cha­do­res que ga­nan me­da­llas aun­que las imá­ge­nes de te­le­vi­sión de­mues­tren que han mar­cha­do irre­gu­lar­men­te en va­rias oca­sio­nes. Ahí lle­va esa nor­ma­ti­va, año tras año, en pleno si­glo XXI, sin que se ha­ya mo­di­fi­ca­do.

Nues­tro de­por­te, co­mo to­dos, ne­ce­si­ta del es­pec­tácu­lo para ven­der­se, para lo­grar gran­des au­dien­cias te­le­vi­si­vas y, así, atraer a pa­tro­ci­na­do­res y a su di­ne­ro. Por tal mo­ti­vo se mo­di­fi­ca­ron las nor­ma­ti­vas de las sa­li­das fal­sas en ve­lo­ci­dad o se ha rein­ven­ta­do la zo­na de cam­bio en el re­le­vo cor­to, por ci­tar dos ca­sos. Los re­gla­men­tos de los de­por­tes se mo­di­fi­can nor­mal­men­te ca­da cua­tro años, coin­ci­dien­do con los ci­clos olím­pi­cos, para au­to-co­rre­gir­se, adap­tar­se a las exi­gen­cias de la te­le­vi­sión, in­no­var, ser más atrac­ti­vos y es­pec­ta­cu­la­res. Por­que un de­por­te que no es es­pec­ta­cu­lar, di­fí­cil­men­te so­bre­vi­ve.

Al­bert Ca­ba­lle­ro co­la­bo­ra­dor de nues­tra re­vis­ta des­de su pri­mer nú­me­ro, tie­ne una mar­ca de 2:29:25 en ma­ra­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.