Ma­ra­tón de Se­vi­lla

El pa­sa­do 25 de fe­bre­ro, el Zu­rich Ma­ra­tón de Se­vi­lla cum­plió 34 edi­cio­nes ce­le­brán­do­se de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da. Es­tre­nó el “se­llo de oro” de la IAAF, la an­sia­da Gold La­bel, que lo co­lo­ca en­tre los 50 más repu­tados a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Pe­ro si hay al­go

Runner's World (Spain) - - Sumario - Pon Da­ni Quin­te­ro Fotos Juan José Úbe­da

Un gran re­co­rri­do que tes­ti­fi­có la me­jor mar­ca es­pa­ño­la en 11 años, a car­go de Ja­vier Gue­rra.

MÁS ALLÁ DEL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO DE LA IAAF, el ma­ra­tón his­pa­len­se es sen­ci­lla­men­te per­fec­to para co­rrer rá­pi­do, para in­ten­tar cru­zar la me­ta de la prue­ba de lar­go alien­to más clá­si­ca en el me­nor tiem­po po­si­ble. Aquí, a ori­llas del Gua­dal­qui­vir y en fe­bre­ro, se pue­de co­rrer los 42.195 me­tros tan rá­pi­do co­mo en cual­quier otro gran ma­ra­tón con mar­cas de re­lum­brón.

Es ab­so­lu­ta­men­te llano, tan llano que cual­quier in­ten­to de bus­car un des­ni­vel en el per­fil es ri­dícu­lo. Y las cir­cuns­tan­cias que lo ro­dean lo ha­cen tam­bién idó­neo, co­mo el cli­ma en es­tas fe­chas en An­da­lu­cía, el di­se­ño del circuito (con al­gún pe­que­ño ‘pe­ro’ para los éli­te), su al­tu­ra al ni­vel del mar o la den­si­dad de co­rre­do­res rá­pi­dos para ir bien acom­pa­ña­do si bus­cas prác­ti­ca­men­te cual­quier mar­ca ob­je­ti­vo. El ‘pe­ro’ para los pro­fe­sio­na­les pue­de ser el pa­so por el in­te­rior de la icó­ni­ca Pla­za de Es­pa­ña y me­nor trac­ción en la zan­ca­da en zo­nas del cas­co his­tó­ri­co sin as­fal­to.

Lo de la me­teo­ro­lo­gía en las úl­ti­mas edi­cio­nes, más con­cre­ta­men­te en 2018, es­tá sien­do es­pec­ta­cu­lar, sin frío ni el ca­lor que in­clu­so se pue­de es­pe­rar en Se­vi­lla en fe­bre­ro. No es nor­mal que ha­ga vien­to en es­tas fe­chas, pe­ro el circuito es­tá es­pe­cial­men­te pro­te­gi­do del mis­mo en ca­si la to­ta­li­dad del re­co­rri­do. Lo úni­co ma­lo de es­te ma­ra­tón en cuan­to al cli­ma es pre­ci­sa­men­te pre­pa­rar­lo en di­ciem­bre y enero, uno de los mo­ti­vos por el que no ter­mi­na de cua­jar en­tre los ma­ra­to­nia­nos del nor­te de Eu­ro­pa. Eso y la es­ca­sez de co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les de su ae­ro­puer­to… Pe­ro eso es otra gue­rra.

Es­te fe­bre­ro ha cum­pli­do 34 años, y, aun­que se ha tar­da­do mu­cho, ya sí se pue­de de­cir que una ciu­dad tan cho­vi­nis­ta (lo es­cri­be un se­vi­llano) co­mo Se­vi­lla, por fin se vuel­ca ab­so­lu­ta­men­te en cuer­po y al­ma con su ma­ra­tón. Cos­tó tra­ba­jo, pe­ro se ha de­vuel­to el circuito al cen­tro his­tó­ri­co, y la pro­pia ciu­dad y los ma­ra­to­nia­nos le han da­do el im­pul­so que ne­ce­si­ta­ba para ha­cer­lo gran­de. No hay even­to en es­ta ciu­dad tan ma­ria­na, ni el sa­gra­do Do­min­go de Ra­mos o el Jue­ves San­to, o el “día del Alum­brao de la Fe­ria” que pon­ga al mis­mo tiem­po en la ca­lle

a to­das las fuer­zas vi­vas de la ciu­dad, con ré­cord de po­li­cías lo­ca­les tra­ba­jan­do de for­ma coor­di­na­da du­ran­te 8 ho­ras (¡más de 460!). Es un es­fuer­zo enor­me, que se tra­du­ce en una bue­na ex­pe­rien­cia para par­ti­ci­pan­tes, ami­gos y fa­mi­lia­res. Cuan­do se po­ne to­da la car­ne en el asador, to­dos los co­men­sa­les dis­fru­tan.

El gran éxi­to de los úl­ti­mos años po­si­ble­men­te no sean las mar­cas, que po­co a po­co tam­bién si­túan el po­ten­cial de es­ta prue­ba en la zo­na no­ble de los rán­kings glo­ba­les, eso sí, to­da­vía a años luz de lo que se po­dría ha­cer con un pre­su­pues­to en éli­te de uno de los Ma­jors. El gran éxi­to es la sim­bio­sis que se es­tá ge­ne­ran­do en­tre ciu­dad, pú­bli­co, acom­pa­ñan­tes, co­rre­do­res… No es lo mis­mo co­rrer 42 ki­ló­me­tros en las afue­ras de la ciu­dad, ca­si en so­li­ta­rio, que ha­cer­lo cru­zan­do Tria­na, la Macarena, Ner­vión, el par­que de Ma­ría Lui­sa, to­do el cen­tro por sus ca­lles prin­ci­pa­les… y en­ca­rar el ki­ló­me­tro 40 pa­san­do una aba­rro­ta­da Ala­me­da de Hér­cu­les. Eso sí, no to­do es oro. El tra­mo que hay en­tre el puen­te de La Bar­que­ta y el glo­rio­so tú­nel sur del es­ta­dio de La Car­tu­ja es un au­tén­ti­co erial. Eso sí, esos 195 me­tros por lo que que­da de tar­tán en el es­ta­dio no olím­pi­co de La Car­tu­ja no se ol­vi­dan nun­ca.

Co­mo ca­si to­dos los ma­ra­to­nes pa­trios ha per­di­do al­gu­nos fi­nis­hers: en 2018 han si­do me­nos de 10.000 los que han cru­za­do la me­ta (des­pués de las des­ca­li­fi­ca­cio­nes por par­te de los jue­ces,

en mu­chos ca­sos por no exis­tir tiem­po re­gis­tra­do en al­guno de los con­tro­les de chip). Eso sí, hay que des­ta­car que ha cre­ci­do en nú­me­ro de mu­je­res y en ex­tran­je­ros ins­cri­tos y si­gue sien­do el ma­ra­tón fa­vo­ri­to para los por­tu­gue­ses, ca­si 1.000, para los ma­dri­le­ños, ¡ca­si 1.500!, y para los an­da­lu­ces.

Y si te da ab­so­lu­ta­men­te igual co­rrer en me­nos mi­nu­tos el ma­ra­tón, que ha­ya cues­tas, el cli­ma o la al­ti­tud so­bre el ni­vel del mar, na­da co­mo vi­si­tar con tu pa­re­ja, ami­gos o fa­mi­lia, una ciu­dad co­mo Se­vi­lla, apro­ve­chan­do el ma­ra­tón. Se­gu­ra­men­te, ese sea su mayor po­ten­cial. Por­que aun­que su ma­ra­tón ya sea de oro, Se­vi­lla si­gue sien­do bri­llan­te. Por su­pues­to hay sa­nos y ne­ce­sa­rios de­ba­tes pen­dien­tes: mejorar la fe­ria del co­rre­dor, las co­ne­xio­nes para ac­ce­der y eva­cuar La Car­tu­ja el día del ma­ra­tón… O in­clu­so cam­biar la me­ta del es­ta­dio a un lu­gar cén­tri­co de la ciu­dad. ¡Si­gan em­pu­jan­do! Se­vi­lla lo me­re­ce.

Ese pre­cio­so mo­men­to en el que to­dos los sue­ños son vírgenes, cuan­do es im­po­si­ble su­je­tar el co­ra­zón an­te la in­mi­nen­cia del ti­ro de sa­li­da.

“¡Ma­dre de mi vi­da la que he lia­do!”. Eso de­bió pen­sar ‘Gue­rri­ta’ tras su so­ber­bia, co­lo­sal, es­pec­ta­cu­lar, im­pre­sio­nan­te... ac­tua­ción.

Pa­re­ja de ases; los pri­me­ros en arri­bar a me­ta fue­ron el ke­nia­ta Dick­son Kip­sang y la ma­rro­quí Kaou­tar Bou­laid.

Sa­car­le la lengua a su zo­na de con­fort. Es lo que ha­ce con­ti­nua­men­te Jesús Es­pa­ña, una le­yen­da de nues­tro atle­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.