CO­MO MAN­TE­NER EL HÁ­BI­TO MA­TI­NAL

Runner's World (Spain) - - Mundo Runner | Territorio Beamon -

RECOMPÉNSATE

Si des­pués de co­rrer ha­ces que dis­fru­tAs (co­mo la pri­me­ra con­sul­ta de Ins­ta­gram del día, tu pod­cast fa­vo­ri­to o un de­sa­yuno de­li­cio­so) es­ta­rás desa­rro­llan­do vías neu­ro­ló­gi­cas que aso­cian el en­tre­na­mien­to ma­ti­nal con una re­com­pen­sa. Al po­co tiem­po, es­tas vías pa­vlo­via­nas se ac­ti­va­rán tan­to si tie­nes la re­com­pen­sa co­mo si no. Es co­mo si tu ce­re­bro apren­die­se a mo­ti­var­se de mo­do sub­cons­cien­te.

¿LEN­TO? NO TE PREO­CU­PES

Pa­ra quie­nes es­tén acos­tum­bra­dos a co­rrer por la tar­de o la no­che, la len­ti­tud que tie­ne el cuer­po a pri­me­ra ho­ra del día pue­de re­sul­tar des­alen­ta­do­ra al prin­ci­pio. Es cuan­do hay que cen­trar­se en la sen­sa­ción de es­fuer­zo, no en el rit­mo. El cuer­po se mue­ve más des­pa­cio por las ma­ña­nas y ne­ce­si­ta acos­tum­brar­se al ejer­ci­cio. La for­ma más segura pa­ra aban­do­nar la ru­ti­na de co­rrer por las ma­ña­nas es tra­tar de ba­tir tus cro­nos ca­da día. Aun­que co­rras más des­pa­cio por la ma­ña­na, no sig­ni­fi­ca que no es­tés me­jo­ran­do tu for­ma fí­si­ca. Lo im­por­tan­te es sa­lir y po­ner­se en mar­cha.

UN PLA­ZO DE TRES SE­MA­NAS

An­tes de que el No­vem­ber Pro­ject se con­vir­tie­se en un éxi­to en EE.UU., su fun­da­dor, Bro­gan Graham, tu­vo que con­ven­cer a sus ami­gos, co­no­ci­dos y des­co­no­ci­dos pa­ra que se le­van­ta­sen an­tes del ama­ne­cer. Al prin­ci­pio pa­re­ce fá­cil, por­que to­do re­sul­ta no­ve­do­so y ex­ci­tan­te. Pe­ro, ¿có­mo lo­grar con­ver­tir­lo en un há­bi­to? Hay que fi­jar­se el ob­je­ti­vo de ir a co­rrer más de una ma­ña­na. La pri­me­ra vez pue­de re­sul­tar des­alen­ta­dor. La se­gun­da, po­drás apre­ciar me­jor los be­ne­fi­cios que te apor­ta. La ter­ce­ra, se­gu­ro que es­ta­rás desean­do que lle­gue la ho­ra de le­van­tar­se pa­ra sa­lir a co­rrer.

PIEN­SA EN TU YO DEL FU­TU­RO

Re­cuer­da cuán­do em­pe­zas­te a co­rrer. Pue­de que te do­lie­sen los to­bi­llos y que te que­ma­sen los pul­mo­nes. Aun así con­ti­nuas­te y, al mi­rar atrás, te sien­tes me­jor. Aplí­ca­lo a la ho­ra de de­sa­rro­llar una ru­ti­na de en­tre­na­mien­tos ma­ti­na­les. Es­ta­rás en­can­ta­do de lo­grar­lo. Qui­zá te se­pa mal no en­tre­nar cuan­do no sea po­si­ble, pe­ro se­gu­ro que nun­ca te arre­pen­ti­rás de en­tre­nar cuan­do sí lo sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.