Con los Pies por De­lan­te

UN PE­LO­TÓN RE­PLE­TO DE KILOWATIOS QUE NUN­CA SU­PO QUE TO­DO ES­TA­BA AHÍ.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR LUIS ARRI­BAS

¿Qué pa­sa cuán­do unas mu­je­res de­ci­den de pron­to sa­lir a co­rrer?

DIE­CI­OCHO O VEIN­TE cria­tu­ras an­ge­li­ca­les co­rre­tean en­tre las pier­nas de sus ma­dres y seis o sie­te ár­bo­les mal con­ta­dos. En des­or­den, pa­re­cen po­llos de per­diz que co­rren sin or­den ni con­cier­to. Son ni­ños. Nin­guno su­pera los seis años. Sus ma­dres de­ci­die­ron un par de se­ma­nas an­tes que iban a jun­tar­se a co­rrer. Es­ta­mos en un sá­ba­do de pri­ma­ve­ra en el par­que Juan Car­los I de Ma­drid. Una ini­cia­ti­va de una de las ma­dres, en­tre in­cons­cien­cia y re­bel­día, sa­ca de las trin­che­ras a una quin­ce­na de mu­je­res. Por de­lan­te te­nían un mes en el que pa­sa­rían al ban­do de las de­por­tis­tas con­quis­ta­do­ras. Y al­gu­nas de ellas sa­lie­ron de ca­sa arras­tran­do un error de con­cep­to. No te­nían que cam­biar de nin­gún ban­do.

Ma­ria José con­fie­sa que no se po­nía un chán­dal des­de que es­tu­dia­ba ba­chi­lle­ra­to. Si­guien­do con el re­la­to de su se­gun­da ju­ven­tud pen­sa­ba que aque­llo de co­rrer le su­pon­dría un sal­to en el es­fuer­zo pa­ra el que no es­ta­ba pre­pa­ra­da. Ma­ria José, del se­sen­ta y tan­tos y madre de dos ni­ños de cua­tro años, su­da a cho­rros an­te el me­ro he­cho de pen­sar en co­rrer trein­ta mi­nu­tos. El con­tar en ki­ló­me­tros la pro­pues­ta a la que se en­fren­ta­ron, la de ter­mi­nar la Ca­rre­ra de la Mu­jer de Ma­drid, ya lo de­ja­ban pa­ra otras cam­peo­ní­si­mas.

El gru­po sur­gió de la ini­cia­ti­va de una so­cia de la Aso­cia­ción Ma­dri­le­ña de Par­tos Múl­ti­ples (AMAPAMU). Por en­ton­ces era una aso­cia­ción con unos cen­te­na­res de miem­bros aun­que hoy día aglu­ti­na más de seis mil fa­mi­lias. La con­jun­ción de ma­dres na­ci­das en esos se­sen­ta y tan­tos y se­ten­tas for­ma un gru­po ho­mo­gé­neo en edu­ca­ción y pa­sa­do. Ade­más cuen­tan con la par­ti­cu­la­ri­dad de ha­ber te­ni­do hi­jos de dos en dos o de tres en tres. Son los pro­ta­go­nis­tas de ese 2,3% de los na­ci­mien­tos que se dan en Es­pa­ña. Co­mo sa­brá cual­quie­ra que se en­cuen­tra con un ma­no­jo de cria­tu­ras en nú­me­ro ma­yor que uno, los pa­pe­les se re­par­ten de una ma­ne­ra mu­cho más prác­ti­ca en las fa­mi­lias con ge­me­los o tri­lli­zos. Pues bien. Mu­chas de las so­cias vie­ron que se po­día man­dar a ha­cer pu­ñe­tas las ta­reas du­ran­te unas cuan­tas ma­ña­nas de pri­ma­ve­ra de aque­llos días.

Aun así la reali­dad se impone con cier­ta to­zu­dez. Sus ma­ri­dos po­dían ser de­por­tis­tas o no. Po­dían co­la­bo­rar que­dán­do­se con los enanos o no. Es esa mal­di­ta cua­drí­cu­la en la que siem­pre se mar­ca con una equis uno de los “no”. Pi­lar con­fie­sa que no po­día que­dar­se al char­lo­teo por­que te­nía que pre­pa­rar mer­lu­za pa­ra vein­te. El es­po­so de Pi­lar no po­día ir em­pe­zan­do con los en­tran­tes o el ali­ño de la mer­lu­za y de­jar que ella sol­ta­ra ten­sión du­ran­te me­dia ho­ra. Del mis­mo mo­do mu­chas fal­ta­rían a su­ce­si­vas se­sio­nes por­que las ma­ña­nas de los do­min­gos es­ta­ban lle­nas de ta­reas. Com­ple­jas ta­reas pa­ra las que sus ma­ri­dos, apa­ren­te­men­te, no pa­re­cían di­se­ña­dos pa­ra lle­var­las a ca­bo.

Gra­tis y por sor­pre­sa, los me­ses de mar­zo y abril de aquel ya per­di­dí­si­mo

2007 en­se­ña­ron a una quin­ce­na de jó­ve­nes una de las ver­da­des del co­rrer. Ser madre de ni­ños en­tre uno y seis años —y clo­na­dos y mul­ti­pli­ca­dos co­mo en una pe­sa­di­lla de Hitch­cock— les otor­ga­ba una ba­se de for­ma fí­si­ca ma­ra­vi­llo­sa. El pri­mer día que se so­me­tie­ron a las di­rec­tri­ces de un en­tre­na­dor im­pro­vi­sa­do, aun­que con ex­pe­rien­cia, to­do era un ba­ru­llo de ex­cu­sas. Ca­len­tar con los pe­que­ña­jos co­rre­tean­do al­re­de­dor era un caos en­sor­de­ce­dor que se rom­pió en cuan­to arran­ca­ron a tro­tar por uno de los pa­seos del par­que. Y to­do cam­bió de re­pen­te. Los mie­dos se trans­for­ma­ron en es­tú­pi­das tra­bas. Se po­día co­rrer y, ade­más, re­sul­ta­ba fá­cil de ha­cer.

Con los críos re­co­gi­dos en un re­cin­to con co­lum­pios, al cui­da­do del coach­can­gu­ro, con­fie­san que se ol­vi­da­ron de que exis­tía esa uni­dad de me­di­ción del su­fri­mien­to, el ki­ló­me­tro. Di­cen que to­das se sin­tie­ron li­be­ra­das, cri­ti­ca­ron a sus es­po­sos, a sus fa­mi­lias po­lí­ti­cas, se rie­ron de que hu­bie­ran pa­sa­do diez o quin­ce mi­nu­tos y que aque­llo po­dría ex­ten­der­se a me­dia ho­ra o más. Es la pri­me­ra se­sión de co­rre­teo y ya es­tán pla­nean­do la si­guien­te, dón­de ir a to­mar al­go des­pués de la Ca­rre­ra de la Mu­jer. Co­mo es­treno run­ner, aque­llo no tie­ne pre­cio.

Han vuel­to a los mis­mos ár­bo­les en los que ha­bían de­ja­do a los pe­que­ños con una pe­que­ña y su­til va­ria­ción: en lu­gar de can­san­cio hay una son­ri­sa exul­tan­te. Ge­ma, madre de ge­me­las de tres años, pide una ex­ten­sión de la se­sión de tro­te. Ca­ras co­lo­ra­das y su­da­de­ras ata­das a la cin­tu­ra y mu­cho, mu­cho ca­rre­te. ¿Ha ha­bi­do suer­te y al­gu­na con­jun­ción de as­tros ha ge­ne­ra­do esa at­mós­fe­ra ale­gre?

Hay al­go más y es­ta­mos co­men­zan­do a en­ten­der­lo. Ha­ce diez años ya se em­pie­za a com­pro­bar en ra­to­nes que la for­ma­ción de neu­ro­nas en ce­re­bros adul­tos, la lla­ma­da neu­ro­gé­ne­sis del hi­po­cam­po, se ac­ti­va con el ejer­ci­cio fí­si­co. Hoy día sa­be­mos que la ale­gría que su­ce­de al tro­te tie­ne mu­cho que ver con la ge­ne­ra­ción de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les. Co­rrer ayu­da a que la fa­mo­sa si­nap­sis co­nec­te áreas pró­xi­mas en el sis­te­ma ner­vio­so. Te­re­sa, a cu­yo car­go cam­pan dos ge­me­los de cin­co años y que com­par­te vida con el im­pro­vi­sa­do en­tre­na­dor, se mon­da an­te la sor­pren­den­te pres­ta­ción de más de una de sus com­pa­ñe­ras de tro­te.

Y es que criar unos pe­que­ña­jos que lo mis­mo po­dían ir ha­cia un enchufe que sal­tar de la ace­ra a la cal­za­da co­mo un pit­bull sin control, tra­ba­jar y ade­más plan­tear­se que la ca­sa no sea una leo­ne­ra ha­bía da­do a esas ma­dres un fon­do fí­si­co in­me­jo­ra­ble. Des­pués de sol­tar el las­tre de las ta­reas dia­rias, echar a co­rrer y ca­mi­nar sin ni­ños que vi­gi­lar o lle­var arras­tras de la mano, co­rrer es un jue­go de ni­ños. El im­pro­vi­sa­do pe­lo­tón de ma­dres se es­tre­nó con cua­ren­ta mi­nu­tos se­gui­dos. Ni las más optimistas de las pre­vi­sio­nes ha­bían po­di­do cal­cu­lar esos re­sul­ta­dos.

Sal­vo pa­ra una per­so­na: el ex­pe­ri­men­to sir­vió pa­ra que el en­tre­na­dor cons­ta­ta­se una in­tui­ción ba­sa­da en la li­be­ra­ción de las car­gas del día a día. Y en vol­car esa ener­gía en el be­ne­fi­cio pro­pio du­ran­te un ra­to a la se­ma­na o dos. Las par­ti­ci­pan­tes en las se­sio­nes traían de ca­sa kilowatios de ener­gía. Traían el mo­tor en mar­cha a unas re­vo­lu­cio­nes fi­jas y eso les ayu­da­ba a tro­tar sin de­ma­sia­do es­fuer­zo. Lo ma­lo es ver que las pro­ta­go­nis­tas des­co­no­cían de la im­por­tan­cia de su pro­pia fuer­za. Una vez más no po­ner en va­lor ese mo­tor que pa­sa tan­tas ve­ces des­aper­ci­bi­do. Ay, el día que se le­van­ten.

Luis Arribas Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.