Tres Mi­nu­tos y Me­dio

LOS ATLE­TAS DE­BE­MOS SECUNDAR LOS CAM­BIOS QUE ME­JO­REN LA VISTOSIDAD DE NUES­TRO DE­POR­TE

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR ÁLVARO RO­DRÍ­GUEZ

Nues­tra nue­va rú­bri­ca de éli­te, Álvaro Ro­drí­guez, cla­ma por cam­bios en el atle­tis­mo que ase­gu­ren su vistosidad.

NO ES NIN­GÚN SE­CRE­TO que el atle­tis­mo de éli­te, el des­ti­na­do al con­su­mo en los ho­ga­res y en las gra­das de los es­ta­dios por par­te de los afi­cio­na­dos, ado­le­ce en gran me­di­da de esos in­gre­dien­tes de los que sí han sa­bi­do va­ler­se otros de­por­tes y es­pec­tácu­los pa­ra lle­var sus pro­pues­tas a otro ni­vel.

El atle­tis­mo, un de­por­te cu­ya par­te de su atrac­ti­vo ra­di­ca en su sim­pli­ci­dad y su ca­rác­ter his­tó­ri­co, ha con­ver­ti­do tradición en in­mo­vi­lis­mo y ha que­da­do de so­bra comprobado su in­ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se ni a los tiem­pos ni a los mo­dos de con­su­mo de las ofer­tas de ocio de­man­da­das por las au­dien­cias del si­glo XXI. Has­ta aquí na­da nuevo.

No di­go que la ba­ta­lla por cam­biar o mo­de­lar la cul­tu­ra de­por­ti­va de la po­bla­ción es­té del to­do per­di­da y que no ha­ya que ahon­dar en la me­di­da de lo po­si­ble en im­pul­sar ese cam­bio, pe­ro me te­mo que un es­fuer­zo in­di­vi­dual en ese sentido, no se­cun­da­do por otros ám­bi­tos co­mo son prin­ci­pal­men­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, aca­ba sien­do in­fruc­tuo­so y de­ses­pe­ran­te. Na­die va a sal­var­le el cu­lo a un de­por­te que en otra épo­ca go­za­ba de una repu­tación y un ti­rón ca­si mar­gi­na­les hoy en día, y que se ha vis­to ade­lan­ta­do por iz­quier­da y de­re­cha por sus com­pe­ti­do­res en una so­cie­dad na­tu­ral­men­te cam­bian­te.

Es por ello que con las re­cien­tes re­no­va­cio­nes en las fe­de­ra­cio­nes na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal -que opor­tu­na­men­te han coin­ci­di­do prác­ti­ca­men­te en el tiem­po, lo que, en be­ne­fi­cio de nues­tros in­tere­ses, ha fa­ci­li­ta­do su re­tro­ali­men­ta­ción- se ob­ser­van cam­bios y pro­pues­tas pa­ra in­ten­tar re­con­du­cir la si­tua­ción de nues­tro de­por­te de ma­ne­ra más o me­nos acer­ta­da, pe­ro en cual­quier ca­so con una vo­lun­tad, aho­ra sí, in­cues­tio­na­ble. Me­jor tar­de que nun­ca.

Aho­ra bien, es­ta for­ma de con­ce­bir el atle­tis­mo co­mo el es­pec­tácu­lo que nun­ca de­bió de­jar de ser no tie­ne que es­tar re­ñi­da con la esen­cia y la idio­sin­cra­sia que le han ca­rac­te­ri­za­do a lo lar­go de las dé­ca­das, aun­que sí pue­de su­po­ner cier­tos sa­cri­fi­cios asu­mi­bles. Y los atle­tas de­ben (de­be­mos) en­ten­der es­tas cir­cuns­tan­cias, cam­biar el ‘chip’ y ser par­tí­ci­pes de ello.

Cual­quier cam­bio que afec­te al for­ma­to de las di­fe­ren­tes com­pe­ti­cio­nes o in­clu­so mo­di­fi­ca­cio­nes or­gá­ni­cas que se reali­cen so­bre el pro­pio atle­tis­mo co­mo de­por­te de­be­rían con­tar con el be­ne­plá­ci­to de sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, pe­ro es­tos, a su vez, en­ten­der las ne­ce­si­da­des de adap­ta­ción que no han exis­ti­do en el pa­sa­do y que han crea­do en cier­to mo­do una men­ta­li­dad al­go an­qui­lo­sa­da, pues es a lo que nos he­mos acos­tum­bra­do. So­mos herederos del es­ta­tis­mo que du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes se ha da­do en todos sus es­ta­men­tos.

Y es­tas ne­ce­sa­rias adap­ta­cio­nes im­pli­can rea­li­zar inevi­ta­bles con­ce­sio­nes. En­ten­der que el atle­ta no de­ja de ser un pro­duc­to de en­tre­te­ni­mien­to di­ri­gi­do a un pú­bli­co, un rol po­cas ve­ces en­ten­di­do y me­nos asu­mi­do, sin que es­to sig­ni­fi­que de­jar de ser el pro­ta­go­nis­ta en torno al cual gi­re el es­pec­tácu­lo.

UN ASUN­TO COM­PLE­JO

El atle­tis­mo es un de­por­te tan mul­ti­dis­ci­pli­nar (po­si­ble­men­te el que más) que apli­car to­das las medidas desea­bles en el sentido de me­jo­rar su for­ma­to, y ha­cer­lo de for­ma pa­ri­ta­ria en­tre to­das las dis­ci­pli­nas que lo con­for­man, se an­to­ja, cuan­to me­nos, com­pli­ca­do. Po­co tie­ne que ver la di­ná­mi­ca de un con­cur­so de sal­tos ver­ti­ca­les, con uno de sal­tos ho­ri­zon­ta­les o con uno de lan­za­mien­tos. Y ni que de­cir tie­ne con res­pec­to a las ca­rre­ras, e in­clu­so es­tas en­tre sí.

En los úl­ti­mos años se han rea­li­za­do al­gu­nos pe­que­ños cam­bios que han re­sul­ta­do exi­to­sos y han si­do asu­mi­dos con apa­ren­te nor­ma­li­dad, co­mo por ejem­plo la re­duc­ción de las sa­li­das en fal­so en las ca­rre­ras de ve­lo­ci­dad; an­ti­gua­men­te se per­mi­tían tres fa­llos por par­ti­ci­pan­te, con pos­te­rio­ri­dad se re­du­jo a uno, lue­go la opor­tu­ni­dad de uno en con­jun­to, pa­ra fi­nal­men­te, en la ac­tua­li­dad, des­ca­li­fi­car al pri­mer atle­ta que co­me­ta sa­li­da fal­sa. Es­ta mo­di­fi­ca­ción del re­gla­men­to ha po­di­do pro­vo­car que los ve­lo­cis­tas sean aho­ra más con­ser­va­do­res en su pues­ta en ac­ción, no dis­pues­tos a arries­gar­se en ex­ce­so aún en un as­pec­to tan re­le­van­te de su es­pe­cia­li­dad, vien­do sen­si­ble­men­te afec­ta­das sus pres­ta­cio­nes; pe­ro na­die dis­cu­te la ne­ce­si­dad de es­ta im­ple­men­ta­ción da­do que era in­su­fri­ble pa­ra el es­pec­ta­dor pre­sen­ciar la con­ca­te­na­ción de sa­li­das nu­las que se pro­du­cían con fre­cuen­cia en las di­fe­ren­tes com­pe­ti­cio­nes.

Tam­bién se han da­do pa­sos en fal­so, in­ven­tos que no han cau­sa­do nin­gún fu­ror ni lo­gra­do si­quie­ra el fin pre­ten­di­do. A mi me­mo­ria vie­ne el Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de Se­lec­cio­nes (ese en el que par­ti­ci­pa un re­pre­sen­tan­te de ca­da uno de los ocho me­jo­res paí­ses del con­ti­nen­te), en el que en cier­ta edi­ción al­guien tu­vo la idea de es­ta­ble­cer pa­ra las ca­rre­ras de fon­do (3.000 m, 5.000 m y 3.000 m obs­tácu­los) un sis­te­ma de eli­mi­na­ción del úl­ti­mo atle­ta en ca­da vuel­ta pa­ra rom­per con la mo­no­to­nía de es­tas prue­bas, lo que úni­ca­men­te oca­sio­nó caos y en nin­gún ca­so la vistosidad desea­da. No tu­vo bue­na aco­gi­da ni por par­te de atle­tas ni afi­cio­na­dos.

Otros cam­bios es­tán aún pen­dien­tes de su com­ple­ta ins­tau­ra­ción, aná­li­sis y acep­ta­ción; y otros tan­tos to­da­vía por lle­gar. La re­duc­ción de los in­ten­tos en con­cur­sos (ya es ha­bi­tual ver só­lo cua­tro atle­tas en la me­jo­ra en lu­gar de los ocho tra­di­cio­na­les), el re­par­to de los nu­los en los sal­tos ver­ti­ca­les o la re­duc­ción de ron­das pre­vias en los gran­des cam­peo­na­tos (prin­ci­pal­men­te en pis­ta cu­bier­ta) que con­si­gan pro­gra­mas de com­pe­ti­ción más cor­tos. Es bueno com­pa­rar con el for­ma­to de otros de­por­tes cu­yas se­sio­nes os­ci­lan en­tre la ho­ra y me­dia y las dos ho­ras de com­pe­ti­ción, mien­tras que en atle­tis­mo se dan con fre­cuen­cia jor­na­das ma­ra­to­nia­nas que, en fun­ción del ti­po de com­pe­ti­ción que se tra­te, pue­den di­la­tar la ex­pe­rien­cia del es­pec­ta­dor en ex­ce­so.

Tam­bién hay que sa­ber adap­tar­se a la con­vi­ven­cia en el es­ta­dio en­tre las di­fe­ren­tes prue­bas que nor­mal­men­te se van desa­rro­llan­do de for­ma ca­si si­mul­tá­nea. Mu­cho que me­jo­rar aún en es­te as­pec­to por par­te de los or­ga­ni­za­do­res de ca­ra a evi­tar tiem­pos muertos, de ofre­cer a ca­da dis­ci­pli­na su jus­ta do­sis de pro­ta­go­nis­mo e in­clu­so de atraer in­ten­cio­na­da­men­te la aten­ción del afi­cio­na­do a aque­llos fo­cos que por sus cir­cuns­tan­cias co­bren un es­pe­cial in­te­rés, pu­dien­do ade­más va­ler­se de los di­fe­ren­tes re­cur­sos au­dio­vi­sua­les exis­ten­tes a día de hoy a ta­les efec­tos (y de fac­ti­ble apli­ca­ción).

Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de sa­ber trans­mi­tir me­jor, y no so­lo en el sentido te­le­vi­si­vo de la pa­la­bra. Los atle­tas úni­ca­men­te de­be­mos res­pon­der con una ade­cua­da do­sis de to­le­ran­cia y bue­na pre­dis­po­si­ción an­te to­do aque­llo que, aun­que su­pon­ga ce­der una pe­que­ña par­te de nues­tra co­mo­di­dad o con­cen­tra­ción, de­ri­ve en nues­tro pro­pio be­ne­fi­cio in­di­rec­to. Si es bueno pa­ra el atle­tis­mo, es bueno pa­ra todos los que for­ma­mos par­te de él.

Álvaro Ro­drí­guez fue olím­pi­co en 1.500 me­tros (Lon­dres 2012) y tie­ne una me­jor mar­ca

per­so­nal de 3:34.10.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.