SER­PIEN­TES

Runner's World (Spain) - - Mundo Runner -

YO NO DI­RÍA que odio las ser­pien­tes co­mo las odia In­dia­na Jo­nes, pe­ro sí que dis­fru­to en­con­trár­me­las por el mon­te igual que co­rrer al la­do de al­guien que va con la mú­si­ca a to­pe en su Ip­ho­ne. Me he to­pa­do con ser­pien­tes unas cuan­tas ve­ces, un asun­to igual de po­co agra­da­ble que ir aguan­tan­do la can­ción del ve­rano ta­ra­rea­da por al­guien de al la­do. Yo vi­vo en Den­ver, así que los sen­de­ros más pró­xi­mos por los que co­rro se ha­llan en sus es­tri­ba­cio­nes, un cli­ma ári­do que en­can­ta a las ser­pien­tes de cas­ca­bel. Si co­rres los sá­ba­dos por la ma­ña­na de cual­quier épo­ca del año que no sea el in­vierno, hay mu­chas po­si­bi­li­da­des de que pue­das sor­pren­der a al­gu­na to­man­do el sol en un sen­de­ro, que es exac­ta­men­te lo que me pa­só a mí una vez en el Cen­ten­nial Cone Park.

Ese sá­ba­do de ve­rano, yo co­rría con mi ami­go Jay­son por el Tra­vois Trail. Íba­mos ya a aco­me­ter mi tra­mo fa­vo­ri­to, por en­ci­ma de un des­fi­la­de­ro bor­dea­do de ár­bo­les. Le co­men­ta­ba al­go a Jay­son cuan­do és­te me in­te­rrum­pió con un “¡¡UAAH!!” y se pa­ró en se­co. Pen­sé que se ha­bía tor­ci­do el to­bi­llo o al­go así, por lo que pa­ré y me di la vuel­ta.

“Esa ser­pien­te de cas­ca­bel iba a lan­zar­se ha­cia ti”, di­jo Jay­son, se­ña­lan­do al rep­til que, en­ro­lla­do, se ha­lla­ba en me­dio del sen­de­ro. Al pa­re­cer, ha­bía pa­sa­do por su la­do sin dar­me cuen­ta. Mi co­ra­zón dio un vuel­co, sen­tí co­mo el es­ta­lli­do de un trueno en el pe­cho, una sen­sa­ción si­mi­lar a cuan­do te li­bras de un ac­ci­den­te de co­che por me­dio se­gun­do.

En el pa­sa­do me ha­bía de­di­ca­do ca­si ex­clu­si­va­men­te a la es­ca­la­da, has­ta que un día com­pren­dí que pue­des mo­rir fá­cil­men­te en cual­quier as­cen­sión. Por eso me cam­bié al trail. Di­je a mis ami­gos: “Es el mis­mo su­fri­mien­to y do­lor que su­bir una mon­ta­ña, pe­ro sin ries­go mor­tal”. Pues re­sul­ta que tal afir­ma­ción no era del to­do co­rrec­ta.

Un da­to cu­rio­so: una so­la am­po­lla de an­tí­do­to de ve­neno de ser­pien­te de cas­ca­bel pue­de cos­tar en los EE.UU. 14.000 dó­la­res. La hos­pi­ta­li­za­ción por esa mor­de­du­ra pue­de al­can­zar los 150.000, in­clu­so más si se re­quie­re ci­ru­gía. Es­te cos­te ab­sur­do se da úni­ca­men­te en el sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se de sa­lud, pe­ro da­do que no pa­re­ce que va­ya a cam­biar a cor­to pla­zo, lo me­jor pa­ra nues­tros in­tere­ses es evi­tar las mor­de­du­ras de ser­pien­te. Al­go que, se­gún las es­ta­dís­ti­cas, no de­bie­ra ser di­fí­cil.

Otro da­to di­ver­ti­do: un aná­li­sis re­cien­te pu­bli­ca­do en Wil­der­ness & En­vi­ron­men­tal Me­di­ci­ne re­ve­la que de los apro­xi­ma­da­men­te 8.000 ca­sos de mor­de­du­ras de ser­pien­te que ocu­rren ca­da año en los EE.UU., el 92% tie­nen lu­gar de for­ma na­tu­ral; es de­cir, las víc­ti­mas no son cons­cien­tes de la pre­sen­cia de la ser­pien­te an­tes de su­frir su pi­ca­du­ra. El 54% de ellas se to­pó con el rep­til mien­tras iba de pa­seo o ex­cur­sión y el 67% lo con­for­man hom­bres.

Me que­dé lí­vi­do de pen­sar lo desas­tro­so que pu­do ha­ber si­do. Mien­tras Jay­son pa­sa­ba con cui­da­do por un ar­bus­to ale­ján­do­se del rep­til, mis pul­sa­cio­nes co­men­za­ron a ba­jar. Tu­ve suer­te. Pe­ro, ¿po­de­mos echar la cul­pa a la ser­pien­te? Si al­guien 20 ve­ces más gran­de que tú pa­sa­ra es­prin­tan­do por tu dor­mi­to­rio un sá­ba­do por la ma­ña­na, es pro­ba­ble que tam­bién te mos­tra­ses pe­león.

Y, sí, hay que te­ner cui­da­do de las ser­pien­tes de cas­ca­bel. Sin em­bar­go, si evi­tas los sen­de­ros des­cui­da­dos y vi­gi­las tus pa­sos, pa­sa­rás el tiem­po más desaho­ga­da­men­te que cui­dan­do que no te muer­dan.

Otor­go a las ser­pien­tes el res­pe­to que me­re­cen en tan­to que ani­ma­les que pue­den cau­sar una fac­tu­ra hos­pi­ta­la­ria de más de 150.000 dó­la­res y, en ge­ne­ral, in­ten­to no en­con­trár­me­las (fre­cuen­tan­do sen­de­ros cui­da­dos a ma­yor al­ti­tud, en las mon­ta­ñas). Sim­ple­men­te pro­cu­ro man­te­ner­me fue­ra de su al­can­ce, es­pe­ran­do que ellas es­tén fue­ra del mío. Asi­mis­mo, por si el uni­ver­so me es­tá es­cu­chan­do y qui­sie­ra ha­cer una con­tri­bu­ción so­bre cuál es el ti­po de ani­ma­les que pre­fie­ro an­tes to­par­me en un sen­de­ro, ¿qué tal más pe­rros per­di­gue­ros?

-Bren­dan Leo­nard es el fun­da­dor del blog Se­mi­rad y co­la­bo­ra­dor de Out­si­de, National Geo­grap­hic Ad­ven­tu­re y Men’s Jour­nal.

Una vez, mien­tras en­tre­na­ba por el par­que Tierno Gal­ván de Ma­drid, vi a dos chi­cas jó­ve­nes sin ca­mi­se­ta, con los pe­chos al ai­re, ha­cién­do­se fo­tos con el mó­vil. Pe­ro lo que más me im­pac­tó fue ver a un co­rre­dor en el par­que de El Re­ti­ro, du­ran­te la edi­ción de 2007 del MAPOMA, con un pe­que­ño re­gue­ro de san­gre por las pier­nas que le ba­ja­ba des­de los pan­ta­lo­nes. ¡Pen­sé no co­rrer un ma­ra­tón nun­ca más!

JAVIER MORO,

RES­PON­SA­BLE DE MA­TE­RIAL DE­POR­TI­VO DE RW

Co­rre­tea­ba yo una tar­de lus­tros ha por el par­que de El Re­ti­ro, cuan­do al atra­ve­sar un cla­ro me to­pé con una es­ce­na en la que un jo­ven de ex­pre­sión ab­ne­ga­da le ro­ga­ba a un se­ñor bien pa­re­ci­do, mien­tras sos­te­nía con am­bas ma­nos un ba­lón al fren­te: “¡Maes­tro, en­sé­ñe­me el se­cre­to del gi­ro de la muer­te!” Ac­to se­gui­do, el se­ñor bien pa­re­ci­do, que iba en chán­dal, eje­cu­tó ma­gis­tral­men­te un mon-do­lio-na­ko-cha­gui y la pe­lo­ta sa­lió dis­pa­ra­da a reac­ción unos 30 me­tros más allá. Co­mo im­pe­li­do por la lim­pie­za de aquel for­mi­da­ble pa­ta­dón con gi­ro de mo­li­ni­llo, me de­tu­ve por com­ple­to y co­men­cé a ha­cer ejer­ci­cios de fle­xi­bi­li­dad mien­tras pen­sa­ba que el foo­ting no era pa­ra mí y que el taekwondo era lo más.

SER­GIO HER­NÁN­DEZ-RANERA

CO­LA­BO­RA­DOR DE RW

Una vís­pe­ra de No­che­bue­na, du­ran­te un cie­rre de edi­ción, sa­lí a tro­tar un po­co a me­dio­día. El par­que Tierno Gal­ván es­ta­ba prác­ti­ca­men­te va­cío, no re­cuer­do ha­ber­me cru­za­do con na­die que es­tu­vie­se ha­cien­do run­ning. Pe­ro al vol­ver, en la ave­ni­da fi­nal del par­que, vi un co­che que sos­pe­cho­sa­men­te se mo­vía ha­cia arri­ba y aba­jo. Es­ta­ba a unos 800 me­tros. Al acer­car­me y pa­sar a su la­do, ob­ser­vé có­mo una pro­fe­sio­nal del amor mer­ce­na­rio se ajus­ta­ba la ro­pa, ter­mi­nán­do­se de ves­tir.

AL­BER­TO HER­NÁN­DEZ,

RE­DAC­TOR JE­FE DE RW

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.