BIOMECÁNICA DE CA­RRE­RA

Nos aden­tra­mos en el Cen­tro de Po­do­lo­gía y Pos­tu­ro­lo­gía de Jo­sé Ma­nuel Bru en Va­len­cia pa­ra co­no­cer en qué con­sis­te un es­tu­dio po­do­ló­gi­co y bio­me­cá­ni­co, bá­si­co pa­ra un co­rre­dor.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR ÁL­VA­RO RO­DRÍ­GUEZ

¿Có­mo ase­gu­ra­mos que nues­tras zan­ca­das sean efi­cien­tes? El es­tu­dio bio­me­cá­ni­co nos da la res­pues­ta, al tiem­po que nos ofre­ce pau­tas pa­ra cui­dar nues­tro cuer­po.

LA SA­LUD DE UN CO­RRE­DOR EMANA DE SUS PIES, al igual que la de un edi­fi­cio re­si­de en sus ci­mien­tos. El cuer­po hu­mano es una es­truc­tu­ra que fun­cio­na co­mo un to­do y en el que no se pue­de ais­lar el fun­cio­na­mien­to de ca­da una de sus par­tes sin que se vean afec­ta­das otras ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das, aun­que no siem­pre re­sul­te evi­den­te esa co­rre­la­ción. El de­fec­to de una pie­za pue­de pro­du­cir un fa­llo en ca­de­na que desem­bo­que en una pa­to­lo­gía cu­yo ori­gen no sea ma­ni­fies­to en una eva­lua­ción su­per­fi­cial.

Es­te prin­ci­pio bá­si­co es el san­to y se­ña del Cen­tro de Po­do­lo­gía y Pos­tu­ro­lo­gía de Jo­sé Ma­nuel Bru, lo­ca­li­za­do en Va­len­cia, has­ta don­de nos he­mos acer­ca­do pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano en qué con­sis­te un es­tu­dio de pi­sa­da y bio­me­cá­ni­co por­me­no­ri­za­do, don­de se aú­nan la úl­ti­ma tec­no­lo­gía con el per­so­nal más cua­li­fi­ca­do.

Des­de el pro­pio cen­tro afir­man que un es­tu­dio de pi­sa­da de­be­ría ser tan im­por­tan­te pa­ra un co­rre­dor co­mo el re­co­no­ci­mien­to mé­di­co bá­si­co anual, inex­cu­sa­ble pa­ra cual­quie­ra que reali­ce de­por­te a cier­ta in­ten­si­dad e in­clu­so, si se me per­mi­te, pa­ra cual­quier per­so­na más allá de su ni­vel de ac­ti­vi­dad. Re­sul­ta esen­cial pa­ra evi­tar le­sio­nes y po­si­bles pa­to­lo­gías, e in­clu­so pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to, aun­que la reali­dad ha­bi­tual es que “la gen­te re­cu­rra a no­so­tros cuan­do ya exis­te una le­sión y el tra­ta­mien­to con mé­di­cos o fi­sios ha si­do in­su­fi­cien­te. En un pri­mer mo­men­to no aso­cian su pro­ble­ma a la pi­sa­da, a no ser que sean co­rre­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos”, ob­ser­va Jo­sé Ma­nuel.

Un es­tu­dio bio­me­cá­ni­co per­mi­te ana­li­zar la téc­ni­ca de ca­rre­ra y com­pro­bar si los mo­vi­mien­tos tor­sio­na­les en ca­de­ra, ro­di­lla y to­bi­llo son ade­cua­dos. Lo ideal es que las fuer­zas reac­ti­vas del sue­lo (las que se ab­sor­ben en el im­pac­to de ca­da zan­ca­da) pa­sen por el cen­tro ar­ti­cu­lar de ca­da ex­tre­mi­dad, mien­tras que si no es así, los múscu­los tien­den a com­pen­sar esa des­via­ción anor­mal y se pro­du­cen so­bre­car­gas y le­sio­nes. Las más ha­bi­tua­les en los co­rre­do­res que pa­san por es­te cen­tro con 30 años de ex­pe­rien­cia son: fas­ci­tis plan­tar, ten­di­ni­tis aquí­leas, sín­dro­me de la cin­ti­lla ilio­ti­bial, sín­dro­me del pi­ra­midal…

Una bue­na biomecánica, ade­más, nos ha­ce ser más efi­cien­tes: co­rrer más rá­pi­do con me­nos es­fuer­zo. Lo que se bus­ca me­dian­te las co­rrec­cio­nes opor­tu­nas es ali­near la ci­ne­má­ti­ca (án­gu­los) y la ci­né­ti­ca (fuer­zas) de la ca­rre­ra.

Pe­ro los tra­ta­mien­tos no siem­pre pa­san por la apli­ca­ción de plan­ti­llas, sino que en cier­tos ca­sos, en ba­se al diag­nós­ti­co, los pa­cien­tes son de­ri­va­dos a fi­sio­te­ra­peu­tas o readap­ta­do­res en­car­ga­dos de tra­ba­jar la ac­ti­va­ción y po­ten­cia­ción de los múscu­los ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar cual­quier des­com­pen­sa­ción al co­rrer.

Vis­ta la teo­ría, va­mos a ex­pli­car en qué con­sis­te el es­tu­dio de pi­sa­da y pos­tu­ral pa­so por pa­so (nun­ca me­jor di­cho), des­de que un pa­cien­te en­tra por la puer­ta de la clí­ni­ca has­ta que ob­tie­ne el diag­nós­ti­co y co­rres­pon­dien­te tra­ta­mien­to en ca­so de ser ne­ce­sa­rio.

1 EN­TRE­VIS­TA PRE­VIA

El pa­cien­te es aten­di­do per­so­nal­men­te por el es­pe­cia­lis­ta (en es­te ca­so, el pro­pio Jo­sé Ma­nuel Bru). Aquel le ex­pli­ca su do­len­cia si la hu­bie­ra y apor­ta las prue­bas com­ple­men­ta­rias opor­tu­nas o el his­to­rial de la le­sión pa­ra ser re­vi­sa­do.

2 EX­PLO­RA­CIÓN EN CA­MI­LLA

Se re­vi­san so­bre to­do las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res: ca­de­ra, mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar y li­ga­men­to­sa, ro­di­lla, to­bi­llo y pie. Pos­te­rior­men­te se ha­cen test a ni­vel mus­cu­lar en los que, en fun­ción de su to­ni­ci­dad, se asig­nan ni­ve­les de uno a cin­co, lo que, se­gún el ca­so, po­dría re­ve­lar o des­car­tar el po­si­ble ori­gen del pro­ble­ma.

3 RE­GIS­TRO DE MOR­FO­LO­GÍA Y SIMETRÍA

Se exa­mi­nan po­si­bles dis­me­trías en­tre am­bas ex­tre­mi­da­des pa­ra, en ca­so de que exis­tan, co­no­cer si su ori­gen es fun­cio­nal (por ro­ta­ción de la pel­vis) o es­truc­tu­ral (pro­vo­ca­da por una po­si­ble es­co­lio­sis).

4 POS­TU­RO­LO­GÍA CON KINEOD

Se uti­li­za un es­cá­ner 3D de to­do el cuer­po pa­ra ob­ser­var los pla­nos de ca­da ar­ti­cu­la­ción, por si hay ro­ta­ción de ca­de­ra, ro­di­lla, hom­bro… Se co­lo­can mar­ca­do­res en los re­lie­ves óseos pa­ra com­pa­rar la pos­tu­ra con y sin tra­ta­mien­to. Es­te pue­de ser un al­za o bien la apli­ca­ción de neu­ro­es­tí­mu­los.

5 FOTOGRAMETRÍA TRI­DI­MEN­SIO­NAL

Nos aden­tra­mos en la jo­ya de la co­ro­na del cen­tro: su mo­derno la­bo­ra­to­rio de aná­li­sis del mo­vi­mien­to. Una sa­la equi­pa­da con tec­no­lo­gía pun­ta, cu­ya ma­yor in­ver­sión son las seis cá­ma­ras in­fra­rro­jas ti­po Vi­con que cap­tu­ran el mo­vi­mien­to y que nos re­sul­tan fa­mi­lia­res de es­tu­dios de ani­ma­ción, ci­ne y vi­deo­jue­gos. Es­tas re­ci­ben in­for­ma­ción de los mar­ca­do­res re­flec­tan­tes que se le co­lo­can al pa­cien­te en zo­nas de re­lie­ves óseos pa­ra evi­tar los mo­vi­mien­tos del te­ji­do blan­do. Se uti­li­za un mo­de­lo ma­te­má­ti­co u otro, en fun­ción del ob­je­ti­vo de la va­lo­ra­ción (bien sea pa­ra ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res o to­do el cuer­po), pa­ra que el pro­gra­ma sea ca­paz de cal­cu­lar ejes ar­ti­cu­la­res y cuan­ti­fi­car los gra­dos de mo­vi­li­dad en di­fe­ren­tes pla­nos (fron­tal, sa­gi­tal y trans­ver­so).

6 PLA­TA­FOR­MAS DE FUER­ZA

Se sin­cro­ni­zan con las cá­ma­ras de fotogrametría tri­di­men­sio­nal y se ob­tie­nen si­mul­tá­nea­men­te los da­tos ci­ne­má­ti­cos y ci­né­ti­cos. Se mi­den los seg­men­tos del pa­cien­te pa­ra in­tro­du­cir­los en el mo­de­lo ma­te­má­ti­co y que el soft­wa­re reali­ce los cálcu­los co­rres­pon­dien­tes. La pri­me­ra fa­se con­sis­te en ca­mi­nar so­bre la pla­ta­for­ma pa­ra, pos­te­rior­men­te, co­rrer so­bre un ta­piz.

7 PLAN­TI­LLAS INSTRUMENTADAS

Se co­lo­can den­tro de la za­pa­ti­lla, se ca­li­bran, se rea­li­za una ad­qui­si­ción en es­tá­ti­ca y lue­go en di­ná­mi­ca, es de­cir, co­rrien­do. Es­tán do­ta­das de 32 sen­so­res hi­dro­ce­lu­la­res que re­ci­ben la pre­sión que se ejer­ce so­bre ellas. Se ob­tie­nen las fuer­zas y la ci­ne­má­ti­ca por sen­sor iner­cial que cal­cu­la la pro­na­ción, su­pi­na­ción, fle­xión dor­sal y plan­tar, ele­va­ción del pie y an­gu­la­ción ABB o ADD.

8 ANÁ­LI­SIS DEL GES­TO DE­POR­TI­VO

Se gra­ba al pa­cien­te co­rrien­do con va­rias cá­ma­ras de al­ta ve­lo­ci­dad en los di­fe­ren­tes pla­nos, tan­to en el sa­gi­tal co­mo en el fron­tal (se des­pre­cia el trans­ver­so). Es en es­ta fa­se don­de me­jor ob­ser­va­mos la téc­ni­ca de ca­rre­ra, el mo­vi­mien­to de la ca­de­ra al ab­sor­ber las fuer­zas reac­ti­vas del sue­lo y a ni­vel ar­ti­cu­lar de to­do el tren in­fe­rior. Se mi­de el mo­vi­mien­to del ra­quis, la simetría del bra­ceo y la an­te­rio­ri­za­ción de la ca­be­za.

9 ES­CÁ­NER 3D

Se ha­ce un es­ca­nea­do mi­li­mé­tri­co del pie con un soft­wa­re es­pe­cia­li­za­do, que vie­ne a sus­ti­tuir al an­ti­guo mol­de de es­ca­yo­la o espuma fe­nó­li­ca, pa­ra con­se­guir el mol­de ne­ga­ti­vo del pie con el que se di­se­ña la plan­ti­lla, tra­tan­do de man­te­ner el pie en la mis­ma po­si­ción que se pre­ten­de en ca­rre­ra, ali­nea­do con to­da la ex­tre­mi­dad.

10 FA­BRI­CA­CIÓN DE LA PLAN­TI­LLA

En es­ta úl­ti­ma par­te del pro­ce­so ya no par­ti­ci­pa el pa­cien­te, sino que, con to­dos los da­tos ob­te­ni­dos du­ran­te el aná­li­sis, se ter­mi­na de di­se­ñar la plan­ti­lla y se fa­bri­ca con im­pre­sión en 3D o con una má­qui­na CNC. En fun­ción del ti­po de pa­to­lo­gía se eli­ge un ma­te­rial ter­mo­plás­ti­co o una espuma de EVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.