El Gran Des­co­no­ci­do

AUN­QUE MUY DE MO­DA AHO­RA EN FOR­MA DE SU­PLE­MEN­TOS, ¿ES CIER­TO TO­DO LO QUE SE DI­CE SO­BRE ÉL?

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR ÁLEX PÉREZ

Ha­bla­mos del colágeno, ese gru­po de pro­teí­nas tan pre­sen­te en la pu­bli­ci­dad, pe­ro del que hay que ma­ti­zar, cuan­do no re­fu­tar, mu­chas co­sas.

ES UNA DE LAS PRO­TEÍ­NAS, me­jor di­cho fa­mi­lia de pro­teí­nas, más abun­dan­tes en nues­tro or­ga­nis­mo. Lle­ga a su­po­ner has­ta un 25% de la ma­sa to­tal de pro­teí­na que te­ne­mos en nues­tro or­ga­nis­mo. Su es­truc­tu­ra fi­bro­sa, en for­ma de tri­ple hé­li­ce, es­tá cons­ti­tui­da por di­fe­ren­tes ti­pos de aminoácidos (co­mo to­das las pro­teí­nas de nues­tro or­ga­nis­mo), es­pe­cial­men­te la gli­ci­na, la pro­li­na y la li­si­na. Pe­ro es po­bre en ti­ro­si­na, me­tio­ni­na y cis­teí­na y ca­re­ce de trip­tó­fano, por lo que, nu­tri­cio­nal­men­te, se con­si­de­ra una pro­teí­na de ba­ja ca­li­dad si la com­pa­ra­mos con la de car­ne, pes­ca­do, hue­vo, lác­teos o le­gum­bre com­bi­na­da con ce­real.

La fun­ción del colágeno es es­truc­tu­ral. Pro­por­cio­na so­por­te, re­sis­ten­cia y elasticidad a los te­ji­dos de los que for­ma par­te. Piel, ten­do­nes, li­ga­men­tos y car­tí­la­gos con­tie­nen gran can­ti­dad de colágeno en su es­truc­tu­ra. Hue­sos, den­ti­na, cór­nea y las pa­re­des de los va­sos san­guí­neos, apar­te de otros te­ji­dos y ór­ga­nos, tam­bién lo con­tie­nen en abun­dan­cia.

El colágeno que te­ne­mos en nues­tro or­ga­nis­mo ha si­do sin­te­ti­za­do por nues­tras pro­pias cé­lu­las: nun­ca ten­dre­mos en el cuer­po colágeno pro­ve­nien­te di­rec­ta­men­te de la die­ta o de su­ple­men­tos die­té­ti­cos. Tras in­ge­rir ali­men­tos que con­ten­gan colágeno, pri­me­ro de­be­mos di­ge­rir­lo y des­pués ab­sor­ber­lo (en for­ma de aminoácidos o de pe­que­ños po­li­pép­ti­dos). Una vez cir­cu­lan es­tas sus­tan­cias por nues­tra san­gre, pue­den al­can­zar los di­fe­ren­tes lu­ga­res don­de de­be vol­ver a sin­te­ti­zar­se.

En el run­ning las ar­ti­cu­la­cio­nes tie­nen una gran im­por­tan­cia fun­cio­nal. To­bi­llo y ar­ti­cu­la­cio­nes del pie, ro­di­lla, ca­de­ra, vér­te­bras… ne­ce­si­tan de colágeno en sus car­tí­la­gos y en otras es­truc­tu­ras que in­ter­vie­nen en su fun­cio­na­mien­to. Es muy im­por­tan­te que las man­ten­ga­mos en buen es­ta­do, pues las le­sio­nes que se pro­du­cen en di­chas es­truc­tu­ras re­per­cu­ten muy ne­ga­ti­va­men­te en nues­tra vi­da de­por­ti­va. Si son gra­ves, po­drían lle­gar a con­di­cio­nar el res­to de ac­ti­vi­da­des dia­rias, al ser muy li­mi­ta­do­ras. En ca­so de que sean irre­ver­si­bles, las con­se­cuen­cias pue­den ser peo­res.

COLÁGENO Y VI­TA­MI­NA C

El es­cor­bu­to es una avi­ta­mi­no­sis del áci­do as­cór­bi­co (vi­ta­mi­na C) que ge­ne­ra, en­tre otros pro­ble­mas, que la sín­te­sis de hi­dro­xi­pro­li­na (ami­noá­ci­do no esen­cial) no sea la ade­cua­da. La hi­dro­xi­pro­li­na es ab­so­lu­ta­men­te esen­cial en la es­truc­tu­ra del colágeno. Los ma­ri­nos que no in­ge­rían vi­ta­mi­na C du­ran­te me­ses, en­fer­ma­ban de es­cor­bu­to con san­gra­do, ma­la ci­ca­tri­za­ción de heridas, pro­ble­mas den­ta­les muy se­rios… to­do de­ri­va­do de la in­co­rrec­ta sín­te­sis de colágeno. No so­lu­cio­na­ron sus pro­ble­mas co­mien­do pies de cer­do o ge­la­ti­nas, sino co­mien­do chu­crut, li­mo­nes u otras fru­tas ri­cas en vi­ta­mi­na C.

LOS SU­PLE­MEN­TOS DE COLÁGENO, ¿SIR­VEN DE AL­GO?

Pues no más de lo que pue­de ser­vir in­ge­rir su equi­va­len­te en pro­teí­na hi­dro­li­za­da (frac­cio­na­da en po­li­pép­ti­dos y aminoácidos), con el in­con- ve­nien­te de que su per­fil en aminoácidos en más po­bre. El he­cho de que pue­dan con­te­ner vi­ta­mi­na C o mag­ne­sio pue­de ser tan po­si­ti­vo co­mo co­mer una man­da­ri­na u otro cí­tri­co, o fru­tos se­cos, cho­co­la­te o un pla­to de le­gum­bres, pe­ro sin la ri­que­za gas­tro­nó­mi­ca de es­tos úl­ti­mos.

Lo que di­ce la EFSA (Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria) so­bre si la mez­cla de pép­ti­dos de colágeno ca­rac­te­rís­ti­ca (hi­dro­li­za­do de colágeno) tie­ne un efec­to fi­sio­ló­gi­co be­ne­fi­cio­so en el man­te­ni­mien­to de la sa­lud de las ar­ti­cu­la­cio­nes de las per-

so­nas fí­si­ca­men­te ac­ti­vas es lo si­guien­te: “No cum­ple con el re­gla­men­to en tan­to que, so­bre la ba­se de la evi­den­cia pre­sen­ta­da en el dos­sier, no se ha es­ta­ble­ci­do una re­la­ción cau­sa-efec­to en­tre el con­su­mo del ali­men­to al que se re­fie­re la de­cla­ra­ción y el efec­to que se de­cla­ra”. En de­fi­ni­ti­va, el colágeno (su hi­dro­li­za­do) no de­mues­tra un efec­to po­si­ti­vo so­bre la sa­lud ar­ti­cu­lar.

Si la ley es tan cla ra, ¿có­mo es que las mar­cas pu­bli­ci­tan que su uso va bien pa­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes? Pues por­que se aco­gen al he­cho de

Lo di­ce la Cien­cia: tam­po­co el áci­do hia­lu­ró­ni­co ni la con­droi­ti­na sul­fa­to de al­gu­nos su­ple­men­tos die­té­ti­cos han mos­tra­do un efec­to po­si­ti­vo so­bre la sa­lud ar­ti­cu­lar.

que otros de sus com­po­nen­tes si tie­nen de­mos­tra­dos efec­tos pa­ra una “nor­mal fun­ción del or­ga­nis­mo” (vi­ta­mi­nas C y D, mag­ne­sio, si­li­cio…). Y por el me­ro he­cho de in­cluir­se en la for­mu­la­ción en la can­ti­dad ade­cua­da (hay un mí­ni­mo que mar­ca la ley), ya dan de­re­cho a usar la ape­la­ción de efec­to po­si­ti­vo. Otra es­tra­te­gia re­cu­rren­te es mos­trar en el en­va­sa­do del pro­duc­to al­gu­na ima­gen su­ge­ren­te que ex­hi­ba o in­si­núe una re­la­ción en­tre el uso del pro­duc­to y nues­tro co­rrec­to fun­cio­na­mien­to ar­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.