Joana Pastrana

CAM­PEO­NA DEL MUN­DO DE BO­XEO, PE­SO MÍ­NI­MO (IBF) 28, MA­DRID

Runner's World (Spain) - - Sumario - En­tre­vis­ta de Álex Ca­la­buig / Fo­to­gra­fía de Adol­fo Ca­lle­jo

Ade­más de di­rec­tos, gan­chos y up­per­cuts, la cam­peo­na mun­dial de bo­xeo tam­bién en­gan­cha zan­ca­das.

AN­TES DE BOXEAR ya co­rría co­mo com­ple­men­to del fút­bol y el ba­lon­ces­to. Nun­ca me ha­bía de­di­ca­do a un de­por­te tan pro­fe­sio­nal­men­te co­mo al bo­xeo, así que el en­tre­na­mien­to de ca­rre­ra no era tan in­ten­so co­mo aho­ra. En cual­quier ca­so, co­rrer es el com­ple­men­to per­fec­to.

EN­TRENO seis días a la se­ma­na. Por las ma­ña­nas ha­go la par­te fí­si­ca (ca­rre­ra, pe­sas, cir­cui­tos fun­cio­na­les) y por la tar­de rea­li­za­mos la par­te téc­ni­ca, des­ti­na­da al bo­xeo.

EN­TRENO CIN­CO HO­RAS al día, dos por la ma­ña­na y tres por la tar­de, y so­lo des­can­so por com­ple­to los do­min­gos.

SUE­LO CO­RRER tres días a la se­ma­na: lu­nes, miér­co­les y sá­ba­do. Cuan­to más le­jos es­tá la pe­lea, más dis­tan­cia ha­go co­rrien­do. Se­gún se acer­ca la com­pe­ti­ción, se acor­ta el tiem­po de ca­rre­ra y au­men­ta la ve­lo­ci­dad. Ca­da vez las se­ries son más cor­tas. Por ejem­plo, el sá­ba­do de la se­ma­na pre­via al combate por el Mun­dial hi­ce se­ries de 50 me­tros pa­ra con­se­guir me­jo­rar la chis­pa y la ex­plo­si­vi­dad, de ca­ra afi­nar.

NUN­CA HE TROTADO más de dos ho­ras, aun­que nor­mal­men­te ha­ce­mos co­mo má­xi­mo una ho­ra o una ho­ra y cuar­to. Aun­que no te di­ría que ja­más voy a ha­cer un ma­ra­tón, no lo des­car­to.

NO HE PAR­TI­CI­PA­DO nun­ca en una ca­rre­ra po­pu­lar. Si se ce­le­bra­ra fue­ra de la pre­pa­ra­ción po­dría, pe­ro du­ran­te los en­tre­na­mien­tos pa­ra una com­pe­ti­ción no, por­que soy muy com­pe­ti­ti­va y lo en­fo­ca­ría to­do a que ten­go que ga­nar esa ca­rre­ra y de­ja­ría de la­do co­sas im­por­tan­tes y po­dría fas­ti­diar mis en­tre­na­mien­tos.

MI EN­TRE­NA­DOR to­ma los tiem­pos de las se­ries y las ca­rre­ras con­ti­nuas, pa­ra ver si me­jo­ra­mos. Yo sue­lo lle­var un pul­só­me­tro por­que me sir­ve de re­fe­ren­cia. Du­ran­te un tiem­po tu­ve aler­gia e iba con más­ca­ra. Si se me subían mu­cho las pul­sa­cio­nes, sa­bía que te­nía que ba­jar el rit­mo. Lle­vo un pul­só­me­tro de ban­da en el pe­cho, que es más fia­ble.

CUI­DO MU­CHO la nu­tri­ción, por­que es fun­da­men­tal pa­ra sen­tir­me bien. Y ade­más ne­ce­si­to per­der pe­so y se­guir es­tan­do fuer­te. El pe­so má­xi­mo de mi ca­te­go­ría es 47,6 y yo ha­bi­tual­men­te pe­so 55 o 56. En cuan­to que se anun­cia la pe­lea ha­go dos me­ses de ba­ja­da pro­gre­si­va has­ta lo­grar es­tar fi­na. Me cues­ta dar el pe­so, pe­ro siem­pre lo con­si­go sin ha­cer lo­cu­ras que pue­den pa­sar fac­tu­ra.

NO DES­CAR­TO com­pe­tir en una ca­te­go­ría su­pe­rior, por­que mi cuer­po cam­bie o por­que ga­ne a to­das las ri­va­les en mi pe­so ac­tual.

AL EN­TRAR en el equi­po me di­je­ron que con mi cons­tan­cia y tra­ba­jo po­día ser cam­peo­na del mun­do en dos o tres años. Y así fue. Aun­que he­mos te­ni­do le­sio­nes y otros con­tra­tiem­pos, los pla­zos se han cum­pli­do y mi ca­rre­ra ha si­do muy rápida com­pa­ra­da con la de otras per­so­nas.

CUAN­DO LO­GRÉ mi pri­mer KO pen­sé: “Es­to quie­ro vol­ver a re­pe­tir­lo ya”. Se ge­ne­ra una adre­na­li­na im­pre­sio­nan­te. Te has pre­pa­ra­do pa­ra eso y lo has lo­gra­do.

SIEM­PRE ES­TU­DIO a las ri­va­les con mi equi­po. Analizamos sus pun­tos fuer­tes y dé­bi­les y so­mos muy crí­ti­cos con no­so­tros mis­mos. A mi úl­ti­ma ri­val, Si­ri­porn Ta­wee­suk, la te­nía­mos muy es­tu­dia­da.

AHO­RA QUE HE GA­NA­DO de nue­vo el tí­tu­lo mun­dial nues­tra idea es se­guir re­te­nien­do es­te tí­tu­lo de la IBF pa­ra que las cam­peo­nas de los de­más or­ga­nis­mos tam­bién lo quie­ran y se pue­da lle­gar a un acuer­do pa­ra in­ten­tar uni­fi­car las co­ro­nas. De mo­men­to ten­go que ha­cer una de­fen­sa obli­ga­to­ria del tí­tu­lo.

CUAN­DO TE ENFRENTAS a una ri­val in­vic­ta au­men­ta tu mo­ti­va­ción, ya que quie­res ser la pri­me­ra en de­rro­tar­la. Cuan­to más im­por­tan­te sea el ré­cord que ten­gan mis ri­va­les, más me in­tere­sa. Las me­jo­res tie­nen que en­fren­tar­se con las me­jo­res.

ES­TOY EN EL ME­JOR mo­men­to de mi ca­rre­ra de­por­ti­va. Y lo más di­fí­cil, pre­ci­sa­men­te, es man­te­ner­se arri­ba. Ya no hay lu­gar pa­ra un tro­pie­zo, así que la con­cen­tra­ción y los en­tre­na­mien­tos han de es­tar siem­pre al cien por cien de mis po­si­bi­li­da­des.

MI EQUI­PO es muy bueno. Mi en­tre­na­dor y mi má­na­ger son fun­da­men­ta­les. Ten­go la suer­te de te­ner­les y sé que sin ellos no hu­bie­ra lle­ga­do a na­da.

DES­DE FUE­RA hay gen­te que so­lo ve gol­pes y san­gre. No en­tien­den el bo­xeo. No­so­tros ve­mos es­tra­te­gia. Ob­via­men­te es un de­por­te de con­tac­to, pe­ro no con­sis­te en gol­pear­se por­que sí.

MIS RI­VA­LES en­tre­nan du­ro, igual que yo. Sin mis opo­nen­tes no soy na­die y ellas sin mí tam­po­co. Hay un res­pe­to mu­tuo en el bo­xeo y una ad­mi­ra­ción en­tre las bo­xea­do­ras. Nos fe­li­ci­ta­mos al aca­bar por­que exis­te esa no­ble­za.

EN EL BO­XEO hay pe­leas po­lé­mi­cas, pe­ro hay que aca­tar lo que di­gan los jue­ces, que pa­ra eso son los pro­fe­sio­na­les del te­ma.

TEN­GO LA ES­PE­RAN­ZA de que ca­da vez que pe­leo, lo doy to­do y con­si­go un tí­tu­lo, apa­rez­ca al­gún pa­tro­ci­na­dor que quie­ra apo­yar la cau­sa. De mo­men­to Ca­pi­tán Ma­ní y Bar­ce­ló Cream me han ayu­da­do mu­cho.

Sin ellos no ha­bría lle­ga­do a na­da. Yo vi­vo co­mo cual­quier per­so­na, sin lu­jos, lu­chan­do por con­se­guir ga­nar­me la vi­da.

MIS ÉXI­TOS han alen­ta­do a mu­chas mu­je­res a prac­ti­car bo­xeo en los gim­na­sios y es­toy muy con­ten­ta con ello.

A LAS CHI­CAS les di­ría que no ten­gan mie­do de pro­bar el bo­xeo. Al en­trar al gim­na­sio no las van a pe­gar, al re­vés, las ac­ti­vi­da­des es­tán di­ri­gi­das pa­ra que se lo pa­sen bien. Que le den una opor­tu­ni­dad a es­te de­por­te. Ellas pue­den ele­gir gol­pear o que las gol­peen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.