¡VENTE A UNA OCR, RUNNER!

Runner's World (Spain) - - Ponte El Dorsal -

¿QUIE­RES SA­BER QUÉ TRES RA­ZO­NES BÁ­SI­CAS TE DE­BE­RÍAN BASTAR PA­RA ENCARAR LA TRAN­SI­CIÓN DEL MUN­DO RUNNER A LAS CA­RRE­RAS DE OBS­TÁCU­LOS?

La Mo­roc­co Obs­ta­cle Ra­ce mos­tró que la unión de va­rias es­fe­ras de­por­ti­vas es per­fec­ta­men­te po­si­ble. Con la ex­pe­rien­cia del equi­po al man­do del asun­to en even­tos que or­ga­ni­za en Es­pa­ña, se di­se­ña­ron dos re­co­rri­dos. “La idea es que no sea una ma­ta­da de ca­rre­ra sino que sea una pri­me­ra edi­ción sua­ve, pa­ra ani­mar a los co­rre­do­res de la zo­na sin ex­pe­rien­cia en ca­rre­ras de obs­tácu­los”, de­fi­nía el res­pon­sa­ble téc­ni­co. Las dos po­si­bi­li­da­des que men­cio­na­mos an­te­rior­men­te abren la ex­pe­rien­cia a run­ners ha­bi­tua­les: una ver­sión cor­ta de 7 km con 13 obs­tácu­los y un re­co­rri­do lar­go de 13 km por las pri­me­ras es­tri­ba­cio­nes del pe­dre­gal eterno (22 obs­tácu­los). Va­mos con las tres ra­zo­nes pa­ra ter­mi­nar de con­ven­cer­te y ce­rrar tu asis­ten­cia al even­to en 2019.

LA PRI­ME­RA: su ab­so­lu­ta tro­ta­bi­li­dad. El ce­lo pro­fe­sio­nal de quien os es­cri­be hi­zo su­ya la má­xi­ma “cuan­tos más ki­ló­me­tros, más nos va­mos a reír to­dos” pre­ci­sa­men­te por ins­pec­cio­nar par­te del re­co­rri­do el día de an­tes y com­pro­bar que los obs­tácu­los es­ta­ban su­fi­cien­te­men­te ale­ja­dos. To­tal: ya nos co­no­ce­mos. Si ha­ce­mos un via­je así, que sea un dor­sal pa­ra la ex­pe­rien­cia más du­ra­de­ra. En es­te re­co­rri­do pue­des aco­mo­dar sin nin­gún pro­ble­ma tu for­ma fí­si­ca tro­tan­do so­bre un te­rreno on­du­la­do. Es más, una par­te de los obs­tácu­los son per­fec­ta­men­te pa­sa­bles. En la otra par­te de ellos una pe­na­li­za­ción de bur­pees com­pen­sa nues­tras de­fi­cien­cias. Pe­ro una bue­na do­sis de sim­pa­tía lo pue­de to­do in­clu­so con los miem­bros del staff que com­prue­ban que eje­cu­tas bien el obs­tácu­lo.

LA SE­GUN­DA: la sim­pa­tía y el am­bien­te fes­ti­vo de es­te ti­po de ca­rre­ras. Des­de los vo­lun­ta­rios has­ta tus com­pa­ñe­ros de pe­lo­tón, des­de los dro­me­da­rios has­ta los de­co­ra­dos de car­tón pie­dra en los es­tu­dios de ci­ne, to­do gi­ra en­torno al ob­je­ti­vo de que to­dos lle­gue­mos a me­ta. Tie­ne muy po­co de se­lec­ción na­tu­ral o de cas­ting pa­ra Nin­ja Warriors, cu­yos par­ti­ci­pan­tes de la ver­sión ma­rro­quí com­par­tie­ron con no­so­tros are­na, ba­rro y ri­sas. Na­die mi­ra mal a na­die por lle­gar re­tra­sa­do a me­ta. Hay una preo­cu­pa­ción ló­gi­ca si caes o te ha­ces da­ño. Aquí vie­ne uno a pa­sár­se­lo bien y a dar­se dos mo­rro­nes y re­bo­zar­se co­mo un san­ja­co­bo.

LA TER­CE­RA: la si­tua­ría yo en to­do el pro­ce­so de con­ver­sión que vi­ves des­de el mo­men­to en que de­ci­des ins­cri­bir­te. Ese mar de du­das, esos cien­tos de vi­sio­na­dos de ví­deos y esa preo­cu­pa­ción que tie­nes al sa­lir de tu área de con­fort es más que un en­tre­na­mien­to: es un di­ver­ti­men­to que te re­ju­ve­ne­ce. Te plan­teas si po­drás sal­tar una va­lla co­mo al­ma que lle­va el dia­blo. Si po­drás le­van­tar una rue­da de trac­tor. Si tus hom­bros re­sis­ti­rán las ba­rras de mono a las que no te subes des­de que eras una tier­na cria­tu­ra. Plan­tear­se con un po­co de se­se­ra la par­ti­ci­pa­ción en una OCR ha­ce que nues­tra ca­be­za des­pier­te de la mo­do­rra dia­ria.

Y la Mo­roc­co Obs­ta­cle Ra­ce es un te­rreno de jue­gos per­fec­to, una pis­ci­na de bo­las lle­na de gui­ja­rros, con esa es­pe­cie hu­ma­na del de­por­tis­ta de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do que lan­za una mano pa­ra que otros lo­gren su­pe­rar un mu­ro, un ba­rri­zal, una ba­rre­ra men­tal. El de­sier­to os es­pe­ra. Un de­sier­to que es­tá ape­nas a dos ho­ras de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.