La fo­to­gra­fía noc­tur­na Me­jor a os­cu­ras

Bas­tan con sa­ber de an­te­mano qué que­re­mos fo­to­gra­fiar, con­tar con al­gún mo­de­lo de cá­ma­ra es­tán­dar de los que ofre­ce el mer­ca­do y un trí­po­de o un lu­gar don­de fi­jar­la, se­guir unas cuan­tas ins­truc­cio­nes y te­ner al­go de pa­cien­cia pa­ra rea­li­zar bue­nas fo­to­graf

Rutas del Mundo - - POR LOS SIETE - An­drés Ma­gai Seibt Fo­tó­gra­fo

Con la lle­ga­da del buen tiem­po ape­te­ce es­tar más al ai­re li­bre, pa­sear por nues­tras ciu­da­des y pa­sar ho­ras fue­ra de ca­sa. Es cuan­do to­dos via­ja­mos más, los días son más lar­gos y se acer­ca la épo­ca de las va­ca­cio­nes. La gran ma­yo­ría de gen­te des­em­pol­va sus cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas que han in­ver­na­do me­ses en los ar­ma­rios. Les sa­ca bri­llo, car­ga las ba­te­rías y sale dis­pues­ta a fo­to­gra­fiar to­do lo que se mue­ve de­lan­te del ob­je­ti­vo. Y en­ton­ces en­tran ga­nas de rea­li­zar tam­bién fo­to­gra­fías a las úl­ti­mas lu­ces del día, a los edi­fi­cios ilu­mi­na­dos... In­clu­so, a los más osa­dos, se les ocu­rre rea­li­zar fo­to­gra­fías a las es­tre­llas. Ha­bla­mos, cla­ro, de fo­to­gra­fía noc­tur­na.

Con trí­po­de... y a lo loco

Pa­ra rea­li­zar bue­nas fo­to­gra­fías noc­tur­nas no es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de equi­pos so­fis­ti­ca­dos, ni de gran­des óp­ti­cas. Cual­quier cá­ma­ra de las exis­ten­tes en el mer­ca­do, a pre­cios ase­qui­bles, per­mi­te prac­ti­car es­te gé­ne­ro. Lo que sí ne­ce­si­ta­mos obli­ga­to­ria­men­te es un trí­po­de o un pun­to de su­je­ción de la cá­ma­ra, pues el tiem­po de ex­po­si­ción es mu­cho más lar­go que el que ne­ce­si­ta­mos pa­ra la rea­li­za­ción de una fo­to­gra­fía diur­na.

Si no se dis­po­ne de un trí­po­de de los gran­des, es­tán­dar, se pue­de lle­var uno de me­sa, y en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.