LAS SO­LI­TA­RIAS RUI­NAS DE MU­YIL

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR -

Uno de los gran­des atrac­ti­vos de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán es po­der vi­si­tar ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos en los que prác­ti­ca­men­te se es­tá so­lo. Una vez vistos los prin­ci­pa­les lu­ga­res co­mo Chi­chén It­zá, Co­bá o Tu­lum -los tres im­pre­sio­nan­tes, pe­ro lle­nos de gen­te has­ta los to­pes- es im­pres­cin­di­ble dar­se el pla­cer de ir a al­gún ya­ci­mien­to don­de se pue­da dis­fru­tar de la so­le­dad de la sel­va y ex­pe­ri­men­tar el pe­so de la his­to­ria y una ci­vi­li­za­ción enig­má­ti­ca, di­fe­ren­te y des­apa­re­ci­da.

Las rui­nas de Mu­yil, la en­tra­da prin­ci­pal de la re­ser­va na­tu­ral de Sian Ka’an, ofre­cen es­ta po­si­bi­li­dad. Se tra­ta de un con­jun­to ar­queo­ló­gi­co di­se­mi­na­do cer­ca de la la­gu­na ho­mó­ni­ma que per­mi­te pa­sear por la sel­va y vi­si­tar las rui­nas de ma­ne­ra pri­vi­le­gia­da, ape­nas con me­dia do­ce­na de per­so­nas. En Mu­yil es la gen­te del eji­do Chun­yax­ché la que atien­de a los vi­si­tan­tes y ex­pli­ca de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble aque­llo que sa­ben de su cul­tu­ra an­ti­gua, ade­más de ser unos gran­des co­no­ce­do­res de la sel­va y las ma­ris­mas. De he­cho, ellos ges­tio­nan un es­pa­cio na­tu­ral en el que siem­pre han vi­vi­do y que aho­ra pue­den mos­trar en to­do su es­plen­dor.

Mu­yil es sin du­da el ya­ci­mien­to más im­por­tan­te de en­tre los que se en­cuen­tran en la re­ser­va. Cons­ta de dos sec­to­res, el A y el B, de los que so­lo el A, con una ex­ten­sión de 38 hec­tá­reas, es­tá abier­to al pú­bli­co. Vuel­vo a re­pe­tir­lo, aquí hay po­ca gen­te con­tem­plan­do las rui­nas, así que el vi­si­tan­te pue­de mo­ver­se a sus an­chas por la zo­na arqueológica y sen­tir­se, in si­tu, pro­ta­go­nis­ta del pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.