CE­NO­TES Y RÍOS SUBTERRÁNEOS

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR -

En Sian Ka’an, y en to­da la Ri­vie­ra Ma­ya en ge­ne­ral, se en­cuen­tran in­fi ni­dad de ce­no­tes, o lo que es lo mis­mo la­gu­nas so­bre la pie­dra ca­li­za que pue­den ha­llar­se al ai­re li­bre, se­mi­cu­bier­tas o en cue­vas sub­te­rrá­neas. Hay mu­chí­si­mas de esas cue­vas, al­gu­nas ex­plo­ta­das de mo­do par­ti­cu­lar. Una es­tan­cia en Yu­ca­tán obli­ga a ver uno de esos lu­ga­res que en el pa­sa­do eran con­si­de­ra­dos má­gi­cos por los ma­yas, ade­más de ser una puer­ta al in­fra­mun­do.

Tam­bién pa­re­ce obli­ga­to­rio ver al­guno de los ríos subterráneos que co­rren por el sub­sue­lo de la pe­nín­su­la. Una bue­na op­ción po­dría ser Río Se­cre­to http://www.rio­se­cre­to­me­xi­co.com.mx, una lar­guí­si­ma cue­va sub­te­rrá­nea, des­cu­bier­ta ha­ce po­cos años por un cam­pe­sino que per­se­guía una igua­na. La ex­cur­sión du­ra un par de ho­ras, en tra­jes de neo­preno. La cue­va es se­mi­su­mer­gi­da y hay que ca­mi­nar y tam­bién na­dar. Las sa­las son in­men­sas, la so­le­dad bru­tal; las for­ma­cio­nes de estalactitas y es­ta­lag­mi­tas real­men­te im­pre­sio­nan­tes. No hay ilu­mi­na­ción más allá de la luz que se lle­va en el cas­co y las lin­ter­nas de los guías. Es una ex­pe­rien­cia cier­ta­men­te lin­da que se rea­li­za en gru­pos de seis per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.