LA “CA­RRE­TE­RA MADRE” DEL CI­NE Y LA MÚSICA

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR -

Aun­que las Au­to­pis­tas In­ter­es­ta­ta­les arre­ba­ta­ron pro­ta­go­nis­mo a la Ru­ta 66, la música, el ci­ne y la li­te­ra­tu­ra la res­ca­ta­ron del ol­vi­do y la trans­for­ma­ron en le­yen­da. Pa­ra em­pe­zar, fue John Stein­beck, en su li­bro Las uvas de la ira (1939), quien bau­ti­zó a la Ru­ta co­mo “Ca­rre­te­ra Madre”. En su no­ve­la, con la que ob­tu­vo el Pu­lit­zer, des­cri­be el pe­ri­plo de una fa­mi­lia de agri­cul­to­res arrui­na­dos que emi­gran, en la Gran De­pre­sión, des­de Oklaho­ma a Ca­li­for­nia en bus­ca de una opor­tu­ni­dad. La dig­ni­dad an­te las di­fi­cul­ta­des ex­tre­mas pre­si­de la obra.

Otra no­ve­la de re­fe­ren­cia que con­tri­bu­yó en gran me­di­da a mi­ti­fi­car la Ru­ta es On the Road (En el ca­mino), de Jack Ke­rouac. Pu­bli­ca­da en 1957 y en par­te au­to­bio­grá­fi­ca, se ba­sa en los via­jes del au­tor y sus ami­gos por Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co. En oca­sio­nes usan la Ru­ta, pe­ro siem­pre quie­ren “un co­che rá­pi­do, una lar­ga ca­rre­te­ra y una mu­jer al fi­nal del ca­mino”. Con­si- de­ra­do el ma­ni­fies­to de la ge­ne­ra­ción beat, plas­ma­ba el re­cha­zo de los jó­ve­nes re­bel­des de los 50 de los va­lo­res tra­di­cio­na­les es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra abra­zar una exis­ten­cia al­ter­na­ti­va, ro­mán­ti­ca, li­bre y bohe­mia, en la que no fal­tan el se­xo, las dro­gas... y por su­pues­to los via­jes.

Am­bos fil­mes han si­do lle­va­dos al ci­ne con de­si­gual éxi­to. John Ford ro­dó Las uvas de la ira (1940), con Henry Fon­da y Ja­ne Dar­well co­mo pro­ta­go­nis­tas. Wal­ter Sa­lles, en cam­bio, fue el di­rec­tor de On the Road (2012) con Sam Ri­lley a la ca­be­za del re­par­to. Otras dos mí­ti­cas pe­lí­cu­las fue­ron Easy Ri­der (Pe­ter Fon­da y Den­nis Hop­per ga­lo­pan so­bre sus Har­le-Da­vid­son) y la cin­ta ani­ma­da Cars (2006) que re­pro­du­ce lu­ga­res reales de la Ru­ta.

En cuan­to al le­ga­do mu­si­cal, se cen­tra en una can­ción, com­pues­ta por Bobby Troup en 1946: (Get Your Kicks On) Rou­te 66, ver­sio­na­da por in­fi­ni­dad de ar­tis­tas. Aun­que la hi­zo fa­mo­sa Nat King Co­le, tam­bién la can­ta­ron Bing Crosby con las An­drew Sis­ter, Perry Co­mo y Man­hat­tan Trans­fer con rit­mo de jazz, y más tar­de le die­ron la ca­den­cia del rock Chuck Berry, The Ro­lling Sto­ne, Jerry Lee Le­wis, De­pe­che Mo­de... In­clu­so cuen­ta con ver­sión en es­pa­ñol, del ar­gen­tino Pap­po.

in­ge­rir una pie­za de va­cuno de dos ki­los, más un cóc­tel de gam­bas, una pa­ta­ta asa­da y un pa­ne­ci­llo. Si lo ha­ce sin ayu­da y en me­nos de una ho­ra, no ten­drá que pa­gar. Un desafío pa­ra car­ní­vo­ros in­sa­cia­bles. Pe­ro otra co­sa lla­ma la aten­ción en Ama­ri­llo. Son los diez mo­de­los de Ca­di­llac de dis­tin­tas épo­cas se­mi­en­te­rra­dos de Ca­di­llac Ranch que se han con­ver­ti­do en otro icono de la ca­rre­te­ra.

“GA­LLUP, NEW MEXICO, FLAGS­TAFF, ARI­ZO­NA”

An­ti­guos pue­ble­ci­tos es­par­ci­dos por lla­nu­ras, mo­no­li­tos de pie­dra y neo­nes, mu­chos neo­nes, abun­dan en el si­guien­te es­ta­do: New Mexico, don­de el tiem­po pa­re­ce es­tan­ca­do y se sien­ten el sa­bor es­pa­ñol y el le­ga­do in­dio. Tam­bién una na­tu­ra­le­za es­pec­ta­cu­lar, co­mo los la­gos que ro­dean San­ta Ro­sa. Aquí se ro­dó una es­ce­na de Las uvas de la ira, adap­ta­ción de la no­ve­la de Stein­beck, con Henry Fon­da vien­do un tren mer­can­cías ale­jar­se por el puen­te del fe­rro­ca­rril so­bre el río Pe­cos ha­cia la pues­ta de sol.

Se pre­ci­sa otra pa­ra­da en New Mexico, en Ga­llup, una de esas tí­pi­cas ciu­da­des fron­te­ri­zas. Es de los me­jo­res si­tios pa­ra com­prar ar­te y ar­te­sa­nía de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos, y pa­ra re­cor­dar que ya nos que­da me­nos pa­ra lle­gar a esa fá­bri­ca de sue­ños lla­ma­da Holly­wood, pues en el Ho­tel El Ran­cho, abier­to por el her­mano del ci­neas­ta D.W. Grif­fith ( El na­ci­mien­to de una na­ción), per­noc­ta­ron gran­des es­tre­llas del ce­lu­loi­de: los her­ma­nos Marx, Errol Flynn, Kirk Dou­glas, John Way­ne, Humph­rey Bo­gart... Un lu­jo dor­mir en las ha­bi­ta­cio­nes que aho­ra lle­van sus nom­bres.

Co­mo lu­jo es sin du­da ob­ser­var los pai­sa­jes de Ari­zo­na que aso­man a continuación. Du­ran­te mi­llas y mi­llas no hay na­da, ape­nas es­cu­rri­di­zos la­gar­tos y al­gún que otro po­bla­do Wig­wam, ho­te­les a ba­se de ti­pis (ca­ba­ñas in­dias) con to­das las co­mo­di­da­des del si­glo XXI. Pe­ro ade­más de de­sier­to, Ari­zo­na tie­ne bos­que, aun­que un tan­to es­pe­cial. El Bos­que Pe­tri­fi­ca­do, un Par­que Na­cio­nal en­tre Hol­brook y Na­va­jo, es­tá for­ma­do por cien­tos de vie­jos ár­bo­les: con­cen­tra­cio­nes de ma­de­ra pe­tri­fi­ca­da, es­truc­tu­ras his­tó­ri­cas, fó­si­les, pe­tro­gli­fos in­dios…

Otra prue­ba de que la na­tu­ra­le­za ha si­do ge­ne­ro­sa en es­te es­ta­do son Flags­taff y sus sie­te ma­ra­vi­llas, por­que di­cha lo­ca­li­dad se si­túa en me­dio del Bos­que Na­cio­nal Co­co­nino y es­tá ro­dea­da del Gran Ca­ñón y otros dos

seo mi­ran­do al mar. No es­pe­ren en­con­trar a Pa­me­la An­der­son, a Da­vid Has­sel­hoff o al­gún otro vi­gi­lan­te de la pla­ya; ni ac­to­res po­pu­la­res. Pe­ro sí una pues­ta de sol que cor­ta el alien­to, en el Pa­li­sa­des Park. Des­de ahí, con las pu­pi­las cla­va­das en las olas y sin vol­ver la vis­ta atrás, na­da co­mo re­me­mo­rar los me­jo­res mo­men­tos vi­vi­dos en la Ca­rre­te­ra Madre, co­mo la apo­dó Stein­beck: “La 66, el lar­go sen­de­ro de as­fal­to que atra­vie­sa el país, on­du­lan­do sua­ve­men­te so­bre el ma­pa, (...) por las tie­rras ro­jas y las tie­rras gri­ses, ser­pen­tean­do mon­ta­ña arri­ba has­ta cru­zar las cum­bres, si­guien­do lue­go por el des­lum­bran­te y terrible de­sier­to has­ta atra­ve­sar­lo, al­can­zar la nue­va cor­di­lle­ra y lle­gar a los ri­cos va­lles de Ca­li­for­nia”. Co­mo aca­ba la can­ción: “Get your kicks on Rou­te 66”... Lán­ce­se a la aven­tu­ra.

Los tron­cos de cien­tos de vie­jos ár­bo­les con­for­man un pai­sa­je sin­gu­lar: el Bos­que Pe­tri­fi ca­do, un Par­que Na­cio­nal sal­pi­ca­do de ma­de­ra, fó­si­les y pe­tro­gli­fos in­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.