“On the road” De Chica­go a Los Án­ge­les por la Ru­ta 66

Ocho es­ta­dos y tres fran­jas ho­ra­rias atra­ve­sa­ba la Ru­ta 66, llos Es­ta­dos Uni­dos de es­te a oes­te Una aven­tu­ra ge­nui­na­men­te ame­ri­ca­na que les pro­po­ne­mos re­co­rrer es­te ve­rano a rit­mo de su me­jor ban­da so­no­ra: “(Get Your Kicks on) Rou­te 66”.

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR - Lau­ra Manzanera Pe­rio­dis­ta

Pol­vo­rien­tos mo­te­les, pue­blos fan­tas­mas, vie­jos res­tau­ran­tes, ga­so­li­ne­ras en rui­nas, ca­fe­te­rías aban­do­na­das… La Ru­ta 66 es­con­de au­tén­ti­cas re­li­quias, un mon­tón de va­rio­pin­tos per­so­na­jes y lu­ga­res que han for­ja­do una par­ti­cu­lar his­to­ria ma­de in USA. Es la “Ca­rre­te­ra Madre”, co­mo la bau­ti­zó el es­cri­tor que la hi­zo fa­mo­sa: John Stein­beck.

En­car­ga­da por el Go­bierno en 1926 pa­ra co­nec­tar el nor­te del país y la zo­na de los la­gos con la cos­ta del Pa­cí­fi­co apro­ve­chan­do al má­xi­mo los tra­mos de ca­rre­te­ra ya exis­ten­tes, a ella fue­ron a pa­rar las ca­rre­te­ras se­cun­da­rias. Se­ña­li­za­da al año si­guien­te, 1927, una dé­ca­da des­pués es­ta­ba as­fal­ta­da en su to­ta­li­dad. Te­nía 2.448 mi­llas, ca­si 4.000 ki­ló­me­tros. De Chica­go a Los Án­ge­les, atra­ve­sa­ba ocho es­ta­dos y tres fran­jas ho­ra­rias.

Tran­si­ta­da des­de sus ini­cios, mi­les les de gran­je­ros del Me­dio Oes­te la re­co­rrie­ron, y tam­bién cen­te­na­res de mi­les de pa­ra­dos aque­ja­dos por la Gran De­pre­sión de los años 30 en n bus­ca de una nue­va opor­tu­ni­dad en n la prós­pe­ra Ca­li­for­nia. En los 50, se­rían los tu­ris­tas a la ca­za de cá­li­das pla­yas los que la fre­cuen­ta­rían. . Fi­nal­men­te, en 1985 des­apa­re­ció de la red de ca­rre­te­ras tras ser re­em­pla­za­da por una nue­va red de Au­to­pis­tas In­ter­es­ta­ta­les. Hoy ya no es po­si­ble re­co­rrer­la inin­te­rrum­pi­da­men­te en to­da su lon­gi­tud, pe­ro si­guen que­dan­do ex­ten­sos tra­mos que per­mi­ten re­vi­vir lo que fue la ca­rre­te­ra más fa­mo­sa y le­gen­da­ria del mun­do. Ca­lien­ten mo­to­res que em­pe­za­mos, y lo ha­ce­mos si­guien­do la le­tra de la ban­da so­no­ra más apro­pia­da, la can­ción Get Your Kicks On (Rou­te 66).

“IT WINDS FROM CHICA­GO...”

En el Par­que Grant de Chica­go, a la al­tu­ra de la ca­lle Adams, un car­tel con­fir­ma el arran­que de la Ru­ta 66. Pe­ro an­tes de em­pe­zar el via­je, na­da co­mo con un buen ten­tem­pié en el res­tau­ran­te Lou Mit­chell’s, en el pa­seo West Jackson de la ca­pi­tal de Illi­nois, don­de sir­ven ca­fés y co­mi­das ca­se­ras des­de 1923. Y de­sa­yu­nos a cual­quier ho­ra.

Pa­sa­da la ciu­dad de los ras­ca­cie­los, cu­yo tra­yec­to atra­vie­sa ba­rrios re­si­den­cia­les co­mo Ci­ce­ro, ba­se de ope­ra­cio­nes de Al Ca­po­ne, dos po­bla­cio­nes ri­va­li­zan en­tre sí: Ro­meos­vi­lle y Ju­liet. Le­jos de es­tar enamo­rae­nam das son, co­mo bue­nas ve­ci­nas, ri­va­les. J Ju­liet aco­ge, en su Museo His­tó­ri­co, el Cen­tro de Bien­ve­ni­da de la Ru­ta 66; mien­tras uno de los mu­seos de­di­ca­dos a ella se ubi­ca en un an­ti­guo a res­tau­ran­te, el Pig-Hip, don­de has­ta 199 1991 ser­vían an­to­ló­gi­cos sánd­wi­ches de car­ne a la bar­ba­coa con pa­ta­tas fri­tas.

An­tes de de­jar Illi­nois, el tra­yec­to pa­sa por Wil­ming­ton, con el ho­tel más an­ti­guo de la Ru­ta, el Ea­gle (ce­rra­do); por Lin­coln, la ún úni­ca Lin­coln bau­ti­za­da con el con­sen­ti­mien­to del d de­ci­mo­sex­to pre­si­den­te de la na­ción, y por Spring­field, don­de se­guir las hue­llas del dig dig­na­ta­rio ase­si­na­do: su ca­sa, un museo, la tumb tum­ba. Y no pue­de aban­do­nar­se la ciu­dad don­de el bueno bu de Abraham vi­vió die­ci­sie­te años sin fi­jar­se en el

Museo de la Ga­so­li­ne­ra Shea’s. Ni sin pro­bar un pe­rri­to ca­lien­te muy es­pe­cial: re­bo­za­do y cla­va­do en un pa­lo, a mo­do de pin­cho. Se in­ven­tó en el Cozy Dog Dri­ve In, hoy en el mo­tel Lin­coln. El co­me­dor es­tá aba­rro­ta­do de de­ta­lles de la Ru­ta. Y, si hay tiem­po, na­da co­mo ver una pe­lí­cu­la des­de el co­che, en el Rou­te 66 Twin Dri­ve In Thea­tre, uno de esos au­to-ci­nes que he­mos vis­to en tan­tas pe­lí­cu­las.

“NOW YOU GO TH­ROUGH SAINT LOOEY...”

De nue­vo ca­rre­te­ra y man­ta, y uno se plan­ta en Mis­sou­ri, don­de me­re­ce una de­te­ni­da vi­si­ta la ciu­dad de San Luis, a am­bas ori­llas del Mi­si­si­pí, en otro tiem­po sur­ca­do por lu­jo­sos bar­cos de va­por. En el la­do es­te del río, jun­to don­de se fun­dó la ur­be, se al­za el im­pre­sio­nan­te Ar­co Ga­te­way (192 me­tros) pa­ra re­cor­dar que és­ta es la puer­ta de en­tra­da al Oes­te, un ho­me­na­je a la ex­pan­sión que for­jó los ac­tua­les Es­ta­dos Uni­dos. Otra es­truc­tu­ra a te­ner pre­sen­te en “la ciu­dad del béisbol” (aquí jue­gan los Car­di­nals, uno de los equi­pos más an­ti­guos) es el puen­te Chain Of Rocks, pe­ro pa­ra fran­quear­lo hay que de­jar el co­che apar­ca­do, pues es so­lo pa­ra pea­to­nes y ci­clis­tas (el más lar­go del mun­do en su ca­te­go­ría).

Des­de San Luis, se ter­cia una es­ca­pa­da a al­gu­nas cue­vas: a la de Onon­da­ga, con es­pec­ta­cu­la­res for­ma­cio­nes de ónix; y a las de Me­ra­mec, en­tre las más fa­mo­sas de cuan­tas sal­pi­can las mon­ta­ñas de Ozark gra­cias a la tie­rra ca­li­za y las abun­dan­tes aguas sub­te­rrá­neas. En es­tas úl­ti­mas ha­lla­ron re­fu­gio Frank y Jes­se Ja­mes. Y no fue­ron los úni­cos pros­cri­tos en la zo­na: una de las ca­sas de la cer­ca­na Jo­plin sir­vió de co­bi­jo a Bon­nie and Cly­de.

De nue­vo ba­jo el cie­lo, y a sal­vo, el pe­ri­plo dis­cu­rre, al­go efí­me­ra­men­te, por el es­ta­do de Kan­sas. Aun­que la 66 se li­mi­ta a re­cor­tar su es­qui­na sud­es­te, so­lo 13 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra de Mis­sou­ri a la de Oklaho­ma, son mu­chos los ves­ti­gios de la Ru­ta que ate­so­ra: la tien­da de co­mes­ti­bles Eis­ler Brot­her, en Ri­ver­ton; el Puen­te Brush Creek, el úl­ti­mo puen­te col­gan­te en for­ma de ar­co de la 66…

Tam­bién Kan­sas fue te­rri­to­rio de fo­ra­ji­dos. En Bax­ter Springs, Jes­se Ja­mes y Co­le Youn­ger ro­ba­ron un ban­co,

en la ac­tua­li­dad el Ca­fe on the Rou­te, y hu­ye­ron por un ca­mino que se­ría par­te de la Ru­ta. Allí nos di­ri­gi­mos, con me­nos pri­sa que ellos, dis­fru­tan­do del pai­sa­je e ima­gi­nan­do aque­llas in­ter­mi­na­bles ma­na­das de bi­son­tes que sur­ca­ban las gran­des pra­de­ras en bus­ca de hier­ba fres­ca.

“AND OKLAHO­MA CITY IS MIGHTY PRETTY”

Te­nien­do en cuen­ta que el pa­sa­do in­dio de Oklaho­ma fue esen­cial pa­ra que la 66 de­ja­se de ser una sim­ple ca­rre­te­ra prin­ci­pal y se la con­si­de­ra­se la Ca­rre­te­ra Madre, y que Cy­rus Avery, el “pa­dre” de la Ru­ta, na­ció en ella, no ex­tra­ña que sea és­te uno de los prin­ci­pa­les lu­ga­res don­de dis­fru­tar a to­pe del via­je. Pa­ra em­pe­zar, aquí se en­cla­van dos de sus más ori­gi­na­les ico­nos. Uno es el tó­tem de gra­ni­to más gran­de del mun­do, gi­gan­tes­co tri­bu­to (ca­si 30 me­tros) a los na­ti­vos ame­ri­ca­nos. El otro es una ba­lle­na azul. Co­mo lo oyen... una ba­lle­na tie­rra aden­tro. Por­que la ciu­dad de Ca­too­sa po­see uno de los puer­tos ma­ri­nos más al in­te­rior del país. Aun así, el ce­tá­ceo es de ce­men­to, es­tá va­ra­do jun­to a un es­tan­que y cuen­ta con to­bo­gán. La pe­cu­liar atrac­ción hi­zo du­ran­te lar­go tiem­po las de­li­cias de los pe­que­ños, y hoy de los fo­tó­gra­fos a la ca­za de re­cuer­dos di­gi­ta­les.

Pa­re­ce que ima­gi­na­ción no fal­ta por es­tos la­res. Ni ape­ti­to. Pues en Vi­ni­ta se en­cla­va el McDonald’s más gran­de del mun­do. Y en Oklaho­ma City na­ció uno de esos in­ven­tos ge­nui­na­men­te ame­ri­ca­nos: ser­vir co­mi­da den­tro del co­che, una idea de Vin­ce Ste­vens, due­ño del Do­lo­res Restaurant. Aun­que pa­ra pro­bar pla­tos al es­ti­lo de la 66 na­da co­mo ir al Ann’s Chic­ken Fry Hou­se, ga­so­li­ne­ra con­ver­ti­da en res­tau­ran­te. Y por si fue­ra po­co, tam­bién en es­ta zo­na na­ció la que (di­cen) es la me­jor re­ce­ta de po­llo fri­to (“Chic­ken in the Rough”), idea­da por Be­verly y Rub­ye

Ca­di­llacs trans­for­ma­dos en ar­te, un tó­tem in­dio gi­gan­te, res­tau­ran­tes de car­ne y de po­llo... sor­pre­sas mil.

Os­bor­ne, pio­ne­ros en co­mi­da rá­pi­da y ex­per­tos en res­tau­ran­tes de ca­rre­te­ra. Su exi­to­so po­llo arra­só, cual fran­qui­cia, en va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos de la 66, has­ta que lle­ga­ron las ham­bur­gue­sas y el Ken­tucky Fried Chic­ken. Hoy aún pue­de sa­bo­rear­se, co­mo an­ta­ño, en Oklaho­ma City, en el Be­verly’s Pan­ca­ke Cor­ner. Un avi­so im­por­tan­te: no se le ocu­rra co­mer­lo con cu­bier­tos o pa­re­ce­rá un pa­lur­do.

Sa­ciar el es­tó­ma­go ago y re­po­ner ener­gía se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra ac­ce­der ce­der a Te­xas, pues en el es­ta­do de la es­tre­lla so­li­ta­ria aria el 91% de la Ru­ta ori­gi­nal si­gue en uso. Al cru­zar uzar es­ta re­gión lla­na y abier­ta, don­de contemplar r los in­men­sos cie­los del sur en oca­sio­nes in­te­rrum­pi­dos mpi­dos por una tor­men­ta eléc­tri­ca o un tor­na­do, salen al pa­so ran­chos y to­rres pe­tro­lí­fe­ras que evi­den­cian que ue és­te es te­rri­to­rio de cow­boys y de oro ne­gro. Na­da ne­gro egro fue el pa­sa­do de la ciu­dad de Ama­ri­llo que con­ser­va, ser­va, di­se­mi­na­dos, al­gu­nos te­so­ros de la épo­ca do­ra­da de la Ru­ta. En­tre los in­dis­pen­sa­bles, el Big Te­xan Steak Ranch don­de pro­bar su ca­pa­ci­dad es­to­ma­cal e

El Ar­co Ga­te­way de San Luis re­cuer­da que és­ta es la puer­ta de en­tra­da al Oes­te, por don­de em­pe­za­ron a ha­cer­se gran­des los ac­tua­les Es­ta­dos Uni­dos. A su de­re­cha, la tum­ba de Abraham Lin­coln en Spring­field ( Illi­nois).

Las ga­so­li­ne­ras, aban­do­na­das o con­ver­ti­das en museo o res­tau­ran­te, son par­te in­elu­di­ble de la Ru­ta 66.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.