La gran da­ma del Da­nu­bio

El ho­tel Ge­llért es to­da una ins­ti­tu­ción en Budapest y fue to­do un em­ble­ma de la hostelería en la épo­ca de los Habs­bur­go y en los años del Art Nou­veau. Hoy no es el ho­tel más fas­tuo­so de Hun­gría, pe­ro sí Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, y tie­ne ac­ce­so a unos b

Rutas del Mundo - - POR LOS SIETE MARES: -

EAlfonso No­gue­ra Pe­rio­dis­ta / An­drés Ma­gai Seibt Fo­tó­gra­fo s uno de los edi­fi­cios más re­co­no­ci­bles de la ca­pi­tal de Hun­gría y el gran sue­ño de su épo­ca do­ra­da, de aque­llos glo­rio­sos tiem­pos en que Budapest com­par­tía con Vie­na la ca­pi­ta­li­dad del Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro y el Art Nou­veau era el es­ti­lo más in­no­va­dor y desea­do por los no­bles y los eu­ro­peos más pu­dien­tes.

Se em­pe­zó a cons­truir a los pies del mon­te Ge­llért, de ahí su nom­bre, en la mis­ma ori­lla del río más lar­go de Eu­ro­pa, en 1911. Era tan ex­tra­or­di­na­rio, sus ha­bi­ta­cio­nes tan lu­jo­sas, sus cú­pu­las neo­ba­rro­cas tan be­llas y sus ba­ños tan pla­cen­te­ros que no se du­dó en bau­ti­zar­lo co­mo “La gran da­ma del Da­nu­bio”. Pe­ro lle­gó la Gran Gue­rra, la del 14, y las lu­ces del ho­tel y to­do su es­plen­dor fue­ron apa­ga­das. Pa­ra más des­gra­cia, Hun­gría fue de­rro­ta­da en el con­flic­to, per­dió la mi­tad de su ex­ten­sión, des­apa­re­ció su co-Im­pe­rio, los aris­tó­cra­tas hún­ga­ros que­da­ron arrui­na­dos y el ho­tel en­tró en ban­ca­rro­ta y tu­vo que na­cio­na­li­zar­se.

El Ge­llért se ha­bía con­ver­ti­do en el or­gu­llo de Hun­gría y era pre­ci­so vol­ver a le­van­tar­lo. Por

El his­tó­ri­co edi­fi cio del Ge­llért es­tá de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial por Unes­co. Las vis­tas so­bre la ciu­dad des­de su res­tau­ran­te se han con­ver­ti­do en las más co­ti­za­das de Budapest.

eso du­ran­te el pe­rio­do de en­tre­gue­rras, el es­ta­do con­tra­tó al más cé­le­bre de los chefs y gas­tró­no­mos del país, Ka­roly Gun­del, pa­ra que se pu­sie­ra al fren­te del es­ta­ble­ci­mien­to. Se con­vir­tió en re­si­den­cia de per­so­na­li­da­des, se pres­ti­gió su res­tau­ran­te y de nue­vo sus ba­ños atra­je­ron a los más apre­cia­dos vi­si­tan­tes de Budapest. Cuen­tan las cró­ni­cas de en­ton­ces que gus­ta­ba es­pe­cial­men­te a los maha­ra­jás de la In­dia cuan­do rea­li­za­ban su pe­cu­liar “Grand Tour” por el con­ti­nen­te eu­ro­peo. Pe­ro de nue­vo apa­re­ció la gue­rra, esa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.