GOL­DE­NE­YE, EL RE­FU­GIO DE IAN FLE­MING CON­VER­TI­DO EN UN RE­SORT DE LU­JO

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR -

Cuen­ta Ma­nuel Lu­ce­na Gi­ral­do en un ar­tícu­lo que se pu­bli­có ha­ce un año en la re­vis­ta CLÍO que en las no­ve­las de Ja­mes Bond los es­ce­na­rios tro­pi­ca­les son fun­da­men­ta­les. En una guía tu­rís­ti­ca que el pro­pio pa­dre de Ja­mes Bond, Ian Fle­ming, es­cri­bió en 1965 so­bre Ja­mai­ca és­te ya se­ña­la­ba la vin­cu­la­ción en­tre el per­so­na­je del su­per­agen­te y la is­la. Fle­ming se ca­só aquí, pa­só lar­gas tem­po­ra­das en la is­la y se iden­ti­fi có con ella y con su di­ver­si­dad cul­tu­ral. En es­te sen­ti­do, el mis­mo Fle­ming re­co­no­ció que “es du­do­so que sin el sun­tuo­so va­cío de unas va­ca­cio­nes ja­mai­ca­nas hu­bie­ra es­cri­to es­tos li­bros”.

Ian Fle­ming vi­vió to­dos los in­vier­nos de los úl­ti­mos vein­te años de su vida en una mo­des­ta vi­lla de tres ha­bi­ta­cio­nes más pis­ci­na que ad­qui­rió jun­to a un acantilado y una pe­que­ña ca­la en Ora­ca­bes­sa, en el nor­te de la is­la. Le lla­mó “Gol­den Eye” en ho­me­na­je a la no­ve­la de Car­son McCu­llers Re­flec­tions in a Gol­den Eye, y a una mi­sión mi­li­tar – del mis­mo nom­bre– en la que Fle­ming par­ti­ci­pó co­mo miem­bro del ser­vi­cio se­cre­to de la Marina Británica du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En es­te mis­mo sen­ti­do, la de­ci­moc­ta­va en­tre­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Ja­mes Bond in­ter­pre­ta­da por Pier­ce Bros­nan y Nao­mi Camp­bell en 1995 re­ci­bió el mis­mo nom­bre que la vi­lla ja­mai­ca­na.

Hoy, la que fue­ra la ca­sa de Ian Fle­ming (fa­lle­ci­do de un ata­que al co­ra­zón en 1964) es­tá in­te­gra­da en un re­sort tu­rís­ti­co

com­pues­to por cin­co vi­llas, que ofre­ce uno de los me­jo­res alo­ja­mien­to en el Ca­ri­be ja­mai­cano ( www.is­lan­dout­post.com/

ho­tels-and-vi­llas/gol­de­ne­ye). Cer­ca de allí se ubi­ca el cen­tro de pro­tec­ción ma­rino Ora­ca­bes­sa Bay Fish San­ctuary.

La ca­sa de Fle­ming se ha con­ser­va­do tal cual. El via­je­ro pue­de sen­tar­se en el mis­mo es­cri­to­rio don­de el es­cri­tor ima­gi­nó a su su­per­agen­te, y contemplar las vis­tas don­de se le apa­re­cían sus musas y su ins­pi­ra­ción. Jun­to a la vi­lla, ca­da año se ce­le­bran di­ver­sos con­cier­tos mu­si­ca­les y un fes­ti­val de las ar­tes. Por cier­to, no por ca­sua­li­dad uno de los aeropuertos in­ter­na­cio­na­les de la is­la, el de la cer­ca­na Ocho Ríos, se de­no­mi­na Ian Fle­ming In­ter­na­tio­nal Air­port.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.