Hel­sin­ki al des­nu­do

De sau­nas por la ca­pi­tal de Fin­lan­dia

Rutas del Mundo - - EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO - Ser­gi Re­bo­re­do Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

En Es­pa­ña se sue­le ir de ta­pas, en Fran­cia de que­sos y en Ita­lia de vi­nos. En cam­bio en Fin­lan­dia pre­fie­ren ir de sau­nas, unos ba­ños de va­por que son al­go más que un ac­to sa­ni­ta­rio y sa­lu­da­ble. La sau­na es una de las tra­di­cio­nes más arrai­ga­das de la so­cie­dad fin­lan­de­sa, y allí fa­mi­lias y ami­gos se reúnen tam­bién pa­ra co­men­tar el día o re­la­jar­se de la tensión acu­mu­la­da.

Hel­sin­ki es una ciu­dad ado­ra­ble. No se incluye ca­si nun­ca en la lis­ta de los des­ti­nos clá­si­cos eu­ro­peos, pe­ro se equivoca quien no la ten­ga pre­sen­te en sus pla­nes de via­je. Es una lo­ca­li­dad agra­da­ble, pen­sa­da pa­ra sus ha­bi­tan­tes, con ri­cos mu­seos e in­tere­san­tes atrac­ti­vos, que ofre­ce una ca­li­dad de vida di­fí­cil de en­con­trar en otras lal­ti­tu­des. Fue ele­gi­da el pa­sa­do 2012 co­mo la ciu­dad mun­dial del di­se­ño y dis­fru­ta de mo­nu­men­tos de pri­me­ra mag­ni­tud co­mo la for­ta­le­za de Suo­men­lin­na o la ca­te­dral de Us­pens­ki. Sus ha­bi­tan­tes ha­cen ga­la de una cui­da­da edu­ca­ción y hos­pi­ta­li­dad.

Ade­más de es­tos en­can­tos, la ca­pi­tal de Fin­lan­dia os­ten­ta el es­lo­gan de ser la me­ca de la sau­na, un ver­da­de­ro ali­cien­te pa­ra el tu­ris­mo well­ness. Fin­lan­dia cuen­ta con 5,1 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y 1,7 mi­llo­nes de sau­nas. La me­dia por tan­to es una sau­na por ca­da tres per­so­nas, lo que su­gie­re lo mu­cho que ado­ran y ne­ce­si­tan los fi nlan­de­ses es­te ba­ño de va­por. Las sau­nas es­tán tan in­terio­ri­za­das en Fin­lan­dia que has­ta ha­ce po­cos años eran el lu­gar pre­di­lec­to por al­gu­nas mu­je­res fi nlan­de­sas pa­ra pa­rir a sus hi­jos, los ca­dá­ve­res eran pu­ri­fi­ca­dos en su in­te­rior an­tes de en­te­rrar­se o in­ci­ne­rar­se, e in­clu­so en­tre 1999 y 2010 lle­gó a ce­le­brar­se un mun­dial de re­sis­ten­cia en sau­na con tem­pe­ra­tu­ras de 110 ºC.

Na­die sa­be a ciencia cier­ta quién in­ven­tó la sau­na, pe­ro lo que sí co­no­ce­mos es el por­qué se in­ven­tó. To­mar un ba­ño en el gé­li­do in­vierno fin­lan­dés, en el cual las tem­pe­ra­tu­ras ba­jan ha­bi­tual­men­te de los -15º C, po­día lle­gar a con­ver­tir­se en un ac­to de valentía. En­ton­ces, a al­guien se le ocu­rrió la ge­nial idea de com­bi­nar los re­cur­sos na­tu­ra­les que en esos mo­men­tos es­ta­ban dis­po­ni­bles, la ma­de­ra y las pie­dras, pa­ra fa­bri­car un pla­cen­te­ro ba­ño de va­por.

En la ac­tua­li­dad, “sau­na” es la pa­la­bra fin­lan­de­sa in­ter­na­cio­nal­men­te más di­fun­di­da, aun­que se­gún pa­re­ce no siem­pre ha con­ser­va­do su sig­ni­fi­ca­do ori­gi­nal al ser adop­ta­da por otras len­guas. Así, la ex­pre­sión “to­mar una sau­na” no sig­ni­fi­ca só­lo en­trar en el re­cin­to cal­dea­do y na­da más, sino que su­po­ne to­do un ri­to en el que hay di­ver­sas etapas.

El cuer­po ne­ce­si­ta va­rios lap­sos pa­ra trans­pi­rar el ca­lor de la es­tu­fa y del va­por del agua que se arro­ja so­bre las pie­dras. Es­te va­por (o löyly, co­mo lo de­no­mi­nan en Fin­lan­dia) es jus­ta­men­te el es­pí­ri­tu de la sau­na. Aun­que si ha­bla­mos

del es­pí­ri­tu de la sau­na, o me­jor di­cho del tras­fon­do que re­pre­sen­ta una sau­na en la so­cie­dad actual, es mu­cho más que to­do eso. Pa­ra un fin­lan­dés to­mar una sau­na re­pre­sen­ta com­par­tir, es un ac­to so­cial en el cual la fa­mi­lia o los ami­gos se reúnen du­ran­te un ra­to al día y char­lan so­bre los pro­ble­mas e in­quie­tu­des dis­ten­di­da y re­la­ja­da­men­te.

IR DE SAU­NAS POR HEL­SIN­KI

El lu­gar de Fin­lan­dia don­de se en­cuen­tra un ma­yor número de sau­nas es su ca­pi­tal y prin­ci­pal ur­be del país. La ciu­dad cuen­ta con 600.000 al­mas, pe­ro si su­ma­mos to­da la co­n­ur­ba­ción me­tro­po­li­ta­na se su­pe-

A prin­ci­pios del si­glo XX, y gra­cias a las es­tu­fas, las sau­nas em­pe­za­ron a in­te­grar­se en las vi­vien­das.

ran los 1,2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. En un prin­ci­pio las sau­nas es­ta­ban ubi­ca­das en el ex­te­rior de las ca­sas en ha­bi­tácu­los in­de­pen­dien­tes. Eran ca­ba­ñas de tron­cos que se ca­len­ta­ban por den­tro me­dian­te fuego y hu­mo (sau­na de hu­mo) y así fun­cio­na­ron du­ran­te si­glos. A prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, gra­cias a la pro­duc­ción en se­rie y la po­pu­la­ri­za­ción de las es­tu­fas, las sau­nas co­men­za­ron a in­te­grar­se en el in­te­rior de las vi­vien­das en una ha­bi­ta­ción más de la ca­sa, aun­que a ve­ces se in­te­gra­ban en zo­nas co­mu­nes de un ve­cin­da­rio pa­ra ser com­par­ti­das por to­dos los ha­bi­tan­tes de ese lu­gar.

Po­co a po­co es­te mo­de­lo se fue frag­men­tan­do y apa­re­cie­ron di­fe­ren­tes ti­pos de sau­nas adap­tán­do­se a di­ver­sas reali­da­des eco­nó­mi­cas y ne­ce­si­da­des so­cia­les. Alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos em­pe­za­ron a crear sau­nas es­pe­cí­fi­cas pa­ra sus clien­tes; na­cie­ron clu­bes pri­va­dos con ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos; se crea­ron sau­nas pú­bli­cas pa­ra que to­da la po­bla­ción –in­de­pen­dien­te­men­te de sus in­gre­sos– go­za­ra de es­tos ba­ños... En Hel­sin­ki hay di­ver­sos ti­pos de sau­nas: las pri­va­das de ca­da do­mi­ci­lio, las de los clu­bes pri­va­dos, las tu­rís­ti­cas, las sau­nas pú­bli­cas...

En es­te úl­ti­mo sen­ti­do, Hel­sin­ki es un lu­gar em­ble­má­ti­co en cuan­to a sau­nas pú­bli­cas. No ha­ce mu­chos años ha­bía en la ca­pi­tal fin­lan­de­sa más de un cen­te­nar de sau­nas re­par­ti­das por to­da la ciu­dad, una ca­si en ca­da es­qui­na. La trans­for­ma­ción de la so­cie­dad fin­lan­de­sa en las úl­ti­mas dé­ca­das y los cos­tes eco­nó­mi­cos de es­tos equi­pa­mien­tos las han ido ce­rran­do po­co a po­co y han ido des­apa­re­cien­do. No obs­tan­te que­dan aún unas cuan­tas sau­nas pú­bli­cas que han so­bre­vi­vi­do al pa­so del tiem­po y que se pue­den uti­li­zar. Las re­glas en ca­si to­das son las mis­mas: na­da de ro­pa y se­pa­ra­dos por se­xo.

La sau­na Ko­tihar­jun, ubi­ca­da en el ba­rrio de Ka­llio, con más de sie­te dé­ca­das de an­ti­güe­dad, es de las po­cas sau­nas pú­bli­cas de ma­de­ra que que­dan en Hel­sin­ki. Los hom­bres y mu­je­res es­tán se­pa­ra­dos y los sá­ba­dos es po­si­ble que nos en­con­tre­mos in­clu­so al­gu­na des­pe­di­da de sol­te­ro. Otro buen ejem­plo de sau­na pú­bli­ca es la his­tó­ri­ca Yr­jon­ka­tu, que fun­cio­na des­de 1928 y que com­bi­na al­gu­nos es­pa­cios pa­ra la sau­na con una gran pis­ci­na cu­bier­ta. En ella, y des­de el año 2001, es­tá prohi­bi­do ba­ñar­se con ba­ña­dor. Hay que te­ner en cuen­ta que la na­ta­ción nu­dis­ta es muy po­pu­lar en Fin­lan­dia. Los ho­ra­rios de fun­cio­na­mien­to son en días al­ter­nos pa­ra hom­bres y mu­je­res.

Al­gu­nas sau­nas cuen­tan tam­bién con pis­ci­nas. Los ba­ños se to­man por se­xos, y pue­den lle­gar a aco­ger des­pe­di­das de sol­te­ro.

Pa­ra­le­la a la de­ca­den­cia de la sau­na pú­bli­ca ha ido el au­ge de los clu­bes de sau­na. Es ca­da vez más ha­bi­tual la agru­pa­ción en clu­bes pri­va­dos de so­cios en los que és­tos com­par­ten bue­nos ra­tos y tam­bién sus gas­tos. Si en el País Vas­co im­pe­ran las so­cie­da­des gas­tro­nó­mi­cas y en Va­len­cia las aso­cia­cio­nes fa­lle­ras, en Fin­lan­dia, los clu­bes de sau­na. Des­de lue­go, ca­da reali­dad so­cial prio­ri­za sus in­tere­ses.

En­tre los clu­bes de sau­nas de Hel­sin­ki tie­ne fa­ma el Marina ca­fé en el Ka­ta­ja­nok­ka Guest Harbour, uno de los clu­bes pri­va­dos en los que la gen­te dis­fru­ta de la sau­na jun­to al Gol­fo de Fin­lan­dia. Otro buen ejem­plo es la sau­na pri­va­da Pik­ku­kos­ki, si­tua­da al nor­te de Hel­sin­ki, jun­to al lago Van­han­kau­pun­gin­sel­kä, cer­cano a la po­bla­ción de Ou­lunky­lä Ag­gelby. En el club Pik­ku­kos­ki los so­cios pa­gan una cuo­ta de 75,60 eu­ros pa­ra aso­ciar­se y des­pués otros 30 eu­ros por tem­po­ra­da, ade­más de los 10 eu­ros por el de­pó­si­to de la lla­ve.

SAU­NAS PA­RA VI­SI­TAN­TES

Si no se co­no­ce a nin­gún miem­bro de un club de sau­na o bien el via­je­ro no se atre­ve a ir a las sau­nas pú­bli­cas, el vi­si­tan­te de Hel­sin­ki tie­ne otras op­cio­nes pa­ra dis­fru­tar de los fa­mo­sos ba­ños de va­por fin­lan­de­ses. La op­ción más clá­si­ca es el uso de las sau­na de los ho­te­les. En es­te ca­so, es­te ti­po de sau­nas ( ha­bi­tual­men­te lla­ma­das “se­cas”) es­tán ins­ta­la­das en ha­bi­ta­cio­nes o ca­bi­nas fo­rra­das de ma­de­ra, que fun­cio­nan me­dian­te una es­tu­fa cu­bier­ta de pie­dras a la cual se le va echan­do agua pa­ra que és­ta pos­te­rior­men­te se con­vier­ta en va­por. Es el mo­de­lo de sau­na más ha­bi­tual hoy en día en ca­si to­dos los com­ple­jos ho­te­le­ros de la ciu­dad. En al­gu­nos alo­ja­mien­tos co­mo el Ho­tel Ka­ta­ja­nok­ka

www.bw­ka­ta­ja­nok­ka.fi, por ejem­plo, los hués­pe­des pue­den ha­cer uso de la sau­na gra­tui­ta­men­te los fi­nes de se­ma­na de 8:30 a 9:30, o bien al­qui­lar­la pri­va­da­men­te pa­gan­do unos 20 eu­ros por dos ho­ras. La nor­ma­ti­va de ca­da ho­tel res­pec­to al uso y pre­cio es di­fe­ren­te, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que en ca­si

Al­gu­nos par­ti­cu­la­res ofre­cen sus sau­nas a los vi­si­tan­tes con el fin de ex­pli­car es­ta tra­di­ción cul­tu­ral.

to­dos los ho­te­les de Hel­sin­ki, in­de­pen­dien­te­men­te de la ca­te­go­ría, hay ins­ta­la­da una sau­na.

Otra op­ción in­tere­san­te son las lla­ma­das Cosy Sau­na. Al­gu­nas fa­mi­lias o aso­cia­cio­nes or­ga­ni­zan pa­ra los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros en­cuen­tros en los que en­se­ñan la ciu­dad y ade­más ofre­cen la po­si­bi­li­dad de aca­bar la tar­de en sus ca­sas o lo­ca­les de­gus­tan­do un ape­ri­ti­vo y to­man­do una sau­na fa­mi­liar en su pro­pio ho­gar. En su pá­gi­na web, www.cosy­fin­land.com, ex­pli­can to­da la in­for­ma­ción de es­ta no­ve­do­sa ex­pe­rien­cia en la que se­gu­ro se aca­ban apren­dien­do mu­chas co­sas so­bre el es­ti­lo de vida, la cul­tu­ra y las cos­tum­bres fin­lan­de­sas. Una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca pa­ra des­cu­brir Hel­sin­ki de otra ma­ne­ra.

En Hel­sin­ki ha­bía no hace mu­chos años más de un cen­te­nar de sau­nas pú­bli­cas, pa­ra que to­do fin­lan­dés tu­vie­ra ac­ce­so a ellas. Hoy, la trans­for­ma­ción so­cial del país y el descenso de los cos­tes de las ins­ta­la­cio­nes han re­du­ci­do su nú­me­ro.

SLOW TRAVEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.