Va­ga­bun­dos del mun­do

Rutas del Mundo - - GUÍA PRÁCTICA COSTA AMALFITANA -

Los li­bros de con­se­jos a viajeros son un gé­ne­ro que sue­le ali­men­tar­se, no tan­to de tró­pi­cos co­mo de tó­pi­cos. Va­ga­bon­ding de Rolf Potts, sin em­bar­go, se con­fi­gu­ra co­mo una in­vi­ta­ción al via­je en un há­bil equi­li­brio en­tre ro­man­ti­cis­mo y prag­ma­tis­mo. Potts es un via­je­ro em­pe­der­ni­do, que ha pu­bli­ca­do en Na­tio­nal Geo­grap­hic, Ad­ven­tu­res o Tra­ve­ler. Y tie­ne un ai­re de sin­ce­ri­dad que ha­ce que ga­ne por la mano in­clu­so a los es­cép­ti­cos de Is­la Tor­tu­ga. Pa­ra em­pe­zar, ex­pli­ca que el tér­mino “va­ga­bon­ding”, que tan­to gus­ta al au­tor, lle­gó a creer que ha­bía si­do un in­ven­to su­yo, pe­ro en­se­gui­da se dio cuen­ta que ha­ce cua­ren­ta años Ed Buryn ha­bía pu­bli­ca­do su Va­ga­bon­ding in Eu­ro­pe and North Áfri­ca. E in­clu­so que Mark Twain en 1871 ya ha­bla­ba de “va­ga­bon­ding”. No de­jes pa­ra ma­ña­na lo que pue­das via­jar hoy. Hay que ne­gar­se a pos­po­ner los via­jes pa­ra otro mo­men­to. “El va­ga­bon­ding em­pie­za aho­ra mis­mo, en el mo­men­to en que de­ja­mos de po­ner­nos ex­cu­sas”. Eso sí, hay que lle­var un pe­que­ño fon­do de di­ne­ro pa­ra los gas­tos, pe­ro só­lo lo jus­to. En fa­ses del li­bro, ha­ce re­fe­ren­cia a Henry Da­vid Tho­reau, au­tor de Wal­den, don­de ex­pli­ca có­mo de­jó el mun­da­nal rui­do y pa­só dos años en una ca­ba­ña. Tho­reau lle­gó a la con­clu­sión de que po­día su­fra­gar to­dos sus gas­tos del año tra­ba­jan­do seis se­ma­nas al año. Me­nos es más. Re­co­mien­da com­prar­se una mo­chi­la No es tan po­de­ro­so caballero don Di­ne­ro. Alu­de a una ci­ta de la pe­lí­cu­la Wall Street don­de un bro­ker (Char­lie Sheen) que lle­va un tren de vida tre­men­do, en una con­ver­sa­ción, con­fie­sa a su no­via que su ilu­sión se­ría ga­nar su­fi­cien­te di­ne­ro an­tes de los 30 pa­ra po­der ir a re­co­rrer

No se tra­ta de ser ri­co pa­ra po­der via­jar, sino de es­tar dis­pues­to a re­nun­ciar a al­gu­nas co­mo­di­da­des.

Chi­na en su mo­to. Potts se ti­ra de los pe­los: ase­gu­ra que cual­quie­ra que se lo pro­pon­ga pue­de aho­rrar el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra re­co­rrer Chi­na de arri­ba a aba­jo tra­ba­jan­do ocho me­ses in­clu­so lim­pian­do ba­ños. No se tra­ta de ser ri­co pa­ra po­der via­jar, sino de es­tar dis­pues­to a re­nun­ciar a al­gu­nas co­mo­di­da­des: hos­ta­les asea­dos en vez de gran­des ho­te­les, ca­mi­nar o ir en au­to­bús en lu­gar de al­qui­lar co­ches, co­mer en un mer­ca­do en lu­gar de un res­tau­ran­te... pe­que­ña, pa­ra evi­tar la ten­ta­ción de lle­nar­la de­ma­sia­do. Cuan­to más li­ge­ro, me­jor. Eso sí, en­tre las po­cas co­sas que re­co­mien­da lle­var, me­ter al­gún pe­que­ño ob­se­quio sim­pá­ti­co pa­ra esos ama­bles an­fi­trio­nes que vas a en­con­trar­te a lo lar­go del ca­mino. Y na­da de cá­ma­ras de fo­tos apa­ra­to­sas: cuan­to más sim­ple sea to­do, me­jor. Sa­ber y no sa­ber. Hay que in­for­mar­se, pe­ro sin ex­ce­der­se. Si sa­bes tan­to del lu­gar al que vas, via­jas pe­ga­do a una guía y lo tie­nes to­do tan pla­ni­fi­ca­do, ma­tas la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­te o creas fal­sas ex­pec­ta­ti­vas que pue­den de­frau­dar­te. Has de sa­ber a dón­de vas pe­ro no a dón­de vas a lle­gar. Y so­bre to­do ir con la men­te abier­ta y una ac­ti­tud fle­xi­ble: “in­clu­so cuan­do tra­tes con ven­de­do­res in­sis­ten­tes y con co­mi­sio­nis­tas agre­si­vos, una ne­ga­ti­va cortés y fir­me (no, gra­cias) es siem­pre me­jor que un co­men­ta­rio ai­ra­do”. No hay ha­llaz­gos sor­pren­den­tes en es­te li­bro, pe­ro to­do lo cuen­ta de ma­ne­ra con­vin­cen­te. Pa­ra em­pe­zar, el li­bro se abre y se cie­rra con una ci­ta de Walt Whit­man. Un via­je sin un pun­to de poe­sía, no es via­je, só­lo es un traslado. Otros co­mo Tho­reau y Emer­son tie­nen tam­bién una fuer­te pre­sen­cia. Hay no­tas de autores de re­fe­ren­cia co­mo Levi Strauss o Paul The­roux, y ci­tas de Mel­vi­lle o Ste­ven­son y re­fe­ren­cias a di­rec­cio­nes web via­je­ras muy in­tere­san­tes.

Tam­bién ha­ce al­go muy sa­lu­da­ble: in­vi­ta a an­dar con una mo­chi­la don­de no ha­ya es­pa­cio pa­ra las ín­fu­las. Con un muy res­pe­tuo­so tono ame­ri­cano ( pe­ro que des­ti­la iro­nía) ex­pli­ca al­gu­nos mo­men­tos es­te­la­res vi­vi­dos con esos au­tén­ti­cos “viajeros” que des­pre­cian a los “tu­ris­tas”. Nos los mues­tra más pre­de­ci­bles e in­to­le­ran­tes que el más ru­ti­na­rio tu­ris­ta. E in­clu­so se­ña­la có­mo en re­mo­tos rin­co­nes del mun­do (su­ce­de con los mao­rís en Nue­va Ze­lan­da) pre­fie­ren la vi­si­ta de los tu­ris­tas a la de los viajeros con­cien­cia­dos, que les re­sul­tan car­gan­tes. Los ma­rean pre­gun­tán­do­les mil co­sas, pe­ro son los tu­ris­tas los que com­pran el sou­ve­nir, que es con lo que dan de co­mer a su fa­mi­lia. El li­bro aca­ba con un con­se­jo in­te­li­gen­te: cuan­do re­gre­ses del gran via­je a tu pue­bli­to, no te des­in­fles: apro­ve­cha lo que has apren­di­do le­jos pa­ra apre­ciar más lo que tie­nes cer­ca: “ex­plo­ra tu ciu­dad co­mo si fue­ra un te­rri­to­rio ex­tran­je­ro, e in­terésa­te por tus ve­ci­nos co­mo si fue­ran miem­bros de tri­bus exó­ti­cas. Si­gue apren­dien­do y sé crea­ti­vo”. Y es que el via­je no es una cues­tión de ki­lo­me­tra­je, sino (fun­da­men­tal­men­te) de mi­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.