TEM­PLOS Y SAN­TUA­RIOS

Rutas del Mundo - - EL VIAJE DE TU VIDA -

La ca­pi­tal es­pi­ri­tual del Ja­pón no tie­ne pro­ble­ma al­guno en prac­ti­car a la vez el sin­toís­mo y el bu­dis­mo. Pa­ra los ha­bi­tan­tes de Kio­to pro­fe­sar am­bas re­li­gio­nes es al­go muy nor­mal. Qui­zás esa dua­li­dad sea po­si­ble gra­cias a la in­can­sa­ble cu­rio­si­dad de los ni­po­nes. Se pue­de de­cir que la re­li­gión ori­gi­nal del ar­chi­pié­la­go es el sin­toís­mo, que re­pre­sen­ta un in­fi­ni­to res­pe­to por los po­de­res de la na­tu­ra­le­za. El bu­dis­mo fue in­tro­du­ci­do en el país du­ran­te el si­glo VI y de­vino re­li­gión oficial. A día de hoy el sin­toís­mo man­da en la ma­yor par­te de las prin­ci­pa­les fes­ti­vi­da­des.

Es­te dua­lis­mo pue­de guiar al via­je­ro por los es­pa­cios más be­llos que Kio­to des­ti­na al cul­to. De­bi­do al gran número de tem­plos que alo­ja la ciu­dad lo me­jor es ha­cer una pe­que­ña se­lec­ción, más va­le ver po­co pe­ro con de­te­ni­mien­to. Hay que te­ner en cuen­ta que al­gu­nos son in­men­sos com­ple­jos que re­quie­ren mu­cho tiem­po y un cal­za­do có­mo­do pa­ra ser re­co­rri­dos en su to­ta­li­dad. Tal vez, de vi­si­ta obli­ga­da se­rían los san­tua- rios de, Heian Jin­gu, Fus­hi­mi Ina­ri-tais­ha, Ya­sa­ka y los tem­plos de San­ju­san­jen- do, Ki­yo­mi­zu­de­ra, Sho­ren-in, Gin­ka­ku­gi, Kin­ka­ku­ji, Ryoan­ji y Nin­na­ji.

AL­GU­NOS DE LOS RIN­CO­NES MÁS BE­LLOS DE KIO­TO

El pri­me­ro, Heian Jin­gu, es muy es­pec­ta­cu­lar. Su ima­gen es una de las clá­si­cas es­tam­pas de la ciu­dad. Fue le­van­ta­do en 1895 pa­ra con­me­mo­rar el 1.100 aniver­sa­rio de la fun­da­ción de Kio­to, y al­gu­nas edi­fi ca­cio­nes es­tán co­pia­das del pri­mer palacio im­pe­rial le­van­ta­do en el año 794. En el in­te­rior aco­ge un be­llí­si­mo jar­dín, cui­da­do has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle.

En cam­bio, Fus­hi­mi Ina­ri-tais­ha es uno de los san­tua­rios sin­toís­tas más pres­ti­gio­sos de Ja­pón. Es­tá de­di­ca­do al es­pí­ri­tu de Ina­ri, el pro­tec­tor de las co­se­chas y en es­pe­cial la del arroz. El zo­rro es­tá con­si­de­ra­do su men­sa­je­ro en la tie­rra, por ello tie­ne in­nu­me­ra­bles es­ta­tuas en to­das par­tes. Es un lu­gar que ema­na ma­gia, y tie­ne un ca­mino es­tre­cho que dis­cu­rre ba­jo un fas­ci­nan- te tú­nel for­ma­do por to­ris que han si­do do­na­dos por par­ti­cu­la­res o em­pre­sas; en uno de los la­dos de ca­da uno es­tá es­cri­to el nom­bre de quien lo ha do­na­do y la ple­ga­ria que ha­ce al dios Ina­ri. Re­co­rrer to­do la sen­da que for­man los to­ris has­ta la ci­ma de la mon­ta­ña de­mo­ra unas dos ho­ras, pe­ro me­re­ce la pe­na. Pro­ba­ble­men­te, guar­da al­guno de los rin­co­nes más be­llos de Kio­to en su re­co­rri­do y unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res en la ci­ma. La dis­po­si­ción de es­te lu­gar es tan fas­ci­nan­te que el di­rec­tor de Me­mo­rias de una Geis­ha de­ci­dió gra­bar aquí los úl­ti­mos pla­nos de la pe­lí­cu­la.

El úl­ti­mo gran san­tua­rio que es de inex­cu­sa­ble pe­re­gri­na­je es el de Ya­sa­ka, más co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo Gion- san por el gran número de fie­les que van a él. Cuen­ta con una en­tra­da ma­jes­tuo­sa que in­tro­du­ce al vi­si­tan­te en un en­tra­ma­do de re­co­le­tas ca­pi­llas y es­tá en el cen­tro de la ciu­dad, jun­to al par­que Ma­ru­ya­ma, que ad­quie­re una be­lle­za es­pe­cial cuan­do flo­re­ce el ce­re­zo du­ran­te la pri­ma­ve­ra.

LOS TEM­PLOS MÁS AFA­MA­DOS

Al es­te de la mo­der­ní­si­ma es­ta­ción de tren, don­de lle­ga en “tren- ba­la” to­do aquel que pro­ce­da de To­kio, se ha­llan dos tem­plos mag­ní­fi­cos: el de San­ju­san­jen- do, que aco­ge en su sala prin­ci­pal un con­jun­to es­cul­tó­ri­co im­pre­sio­nan­te for­ma­do por 1.001 es­ta­tuas la­ca­das en do­ra­do que re­pre­sen­tan a Kan­non- Bo­sat­su, la dio­sa de los mil bra­zos; y el de Ki­yo­mi­zu­de­ra o Tem­plo del Agua Pu­ra, que fue fun­da­do el año 780 por la sec­ta bu­dis­ta Hos­so, la más an­ti­gua de Ja­pón. No obs­tan­te, los edi­fi­cios ac­tua­les da­tan de 1663. Es­tá ubi­ca­do en la la­de­ra de la mon­ta­ña de Hi­gas­hi­ya­ma y la cons­truc­ción prin­ci­pal se al­za so­bre una ca­ña­da sos­te­ni­da por 139 pi­la­res de 15 me­tros de al­tu­ra, que se sos­tie­nen sin un so­lo cla­vo. Des­de su te­rra­za ofre­ce una am­plia pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad y a los pies de la mis­ma se pue­de be­ber del agua que da nom­bre al tem­plo; tie­ne tres ca­ños que otor­gan, de iz­quier­da a de­re­cha, ca­pa­ci­dad de es­tu­dio, di­ne­ro y lon­ge­vi­dad. En las pri­me­ras es­tri­ba­cio­nes de las mon­ta­ñas que ro­dean Kyo­to, al es­te del río Ka­mo, el via­je­ro po­drá vi­si­tar dos in­tere­san­tí­si­mos tem­plos: el de Sho­ren-in, un pe­que­ño edi­fi cio que tie­ne un he­chi­zo es­pe­cial con un jar­dín pre­cio­so que fue di­se­ña­do por los ar­tis­tas Soa­mi y Ens­hu; y el de Gin­ka­ku­gi o “Pa­be­llón de pla­ta”, otra de las glo­rias de la ciu­dad, siem­pre aba­rro­ta­do de tu­ris­tas.

Pa­ra ter­mi­nar con es­ta pe­que­ña se­lec­ción de tem­plos y san­tua­rios, hay que di­ri­gir­se al nor­te de la ciu­dad don­de se al­zan muy jun­ti­tos tres de los tem­plos más afa­ma­dos de Kio­to. El de Kin­ka­ku­ji o “To­rre del oro” de Ja­pón, co­mo di­ce mi guía ja­po­ne­sa con nos­tal­gia re­cor­dan­do la de Se­vi­lla y los años que pa­só allí apren­dien­do es­pa­ñol. La es­tam­pa que pre­sen­ta el pa­be­llón do­ra­do refl eján­do­se so­bre el es­tan­que Kyo­to- chi es de una ar­mo­nía que ro­za lo di­vino. Muy cer­ca del an­te­rior es­tá el tem­plo de Nin­na­ji, que des­ta­ca por te­ner una es­tu­pen­da pa­go­da, y el tem­plo de Ryoan­ji, que aco­ge el jar­dín zen más fa­mo­so de Ja­pón; un mar de gra­va de­li­ca­da­men­te ras­tri­lla­da que di­bu­ja un rec­tán­gu­lo de 30 por 10´15 me­tros, del cual emer­gen ro­cas ro­dea­das de mus­go. No re­pre­sen­ta na­da en con­cre­to, ca­da uno pue­de ver lo que quie­ra, co­mo di­ce mi guía, “sién­ta­te y dis­fru­ta, la gra­cia de un jar­dín zen es que no tie­ne na­da que mos­trar, só­lo trans­mi­tir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.