Hai­tí La pu­ri­fi­ca­ción del vu­dú

Rutas del Mundo - - UN FOTÓGRAFO Y UN DESTINO -

A150 ki­ló­me­tros al nor­te de Puer­to Prín­ci­pe, la capital de Hai­tí, bro­ta una gran cas­ca­da de agua. Mi­les de pe­re­gri­nos se acer­can has­ta el lu­gar don­de di­cen se apa­re­ció Er­zu­lie, la dio­sa afri­ca­na del amor y la be­lle­za que lue­go se ca­mu­fló en la Vir­gen de los Mi­la­gros. La ofrenda se con­vier­te en un es­pec­tácu­lo ri­tual en bus­ca de for­tu­na en el país más po­bre de Amé­ri­ca, una tie­rra azo­ta­da en los úl­ti­mos años ade­más por te­rre­mo­tos, en­fer­me­da­des y más mi­se­ria.

To­dos los años, ha­cia el mes de ju­lio, mi­les de pe­re­gri­nos - que han es­ta­do aho­rran­do los úl­ti­mos me­ses pa­ra po­der pa­gar­se el cos­te del via­je- se des­pla­zan has­ta allí, ca­mi­nan du­ran­te ho­ras has­ta la cas­ca­da y se de­jan ba­ñar por sus aguas. Los cuer­pos, los cán­ti­cos y la mú­si­ca “ra­rá”, la más co­mún en las ce­le­bra­cio­nes vu­dús, se mez­clan con per­fu­mes de hier­bas y po­cio­nes pre­pa­ra­das pa­ra pe­dir fa­vo­res a los es­pí­ri­tus.

Los cre­yen­tes pa­san ho­ras bajo el so­ni­do y el fres­cor de las aguas, re­zan­do, abra­zán­do­se, en­tran­do en tran­ce. Mu­chos lan­zan al cie­lo su ro­pa vie­ja, sím­bo­lo de un pa­sa­do que quie­ren de­jar atrás. Y otros con­sul­tan su fu­tu­ro a los hou­gan (sa­cer­do­tes) o a las “mam­bó” (sa­cer­do­ti­sas) po­seí­dos por los loas (di­vi­ni­da­des del vu­dú).

Mi­les de fie­les, in­clui­dos ni­ños y em­ba­ra­za­das, se api­ñan bajo una cas­ca­da pa­ra re­ci­bir el ba­ño de la suer­te e in­vo­car la fi­gu­ra de Ewa Ezi­li, uno de los prin­ci­pa­les per­so­na­jes del pan­teón vu­dú. Bajo la trom­ba de agua es im­po­si­ble oír una pa­la­bra; los de­vo­tos bai­lan, ha­cen ablu­cio­nes con sus bo­te­llas y sus cuen­cos de ca­la­ba­za y se en­tre­gan a la co­mu­nión con sus san­tos, los loas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.