Su­dán y su­dar Un via­je no ap­to pa­ra to­dos los pú­bli­cos

Rutas del Mundo - - DEL CORRESPONSAL EN ISLA TORTUGA - An­to­nio G. Itur­be.

La fa­ci­li­dad en las co­mu­ni­ca­cio­nes que ha­ce que el mun­do se ha­ya he­cho más ma­ne­ja­ble per­mi­te que los des­ti­nos más di­fí­ci­les (esos que les po­nen los ojos chis­pean­tes a los via­je­ros se­dien­tos de re­tos) no sean los más le­ja­nos, sino los me­nos ac­ce­si­bles. Y la ma­yor inac­ce­si­bi­li­dad no la mar­can aho­ra océa­nos ni sel­vas, sino las gue­rras. Por ejem­plo, Su­dán uno de los paí­ses más fas­ci­nan­tes del mun­do, la gran Nu­bia que no ca­yó ni an­te los per­sas con una capital, Jar­tum, ubi­ca­da en la isleta (con una for­ma alar­ga­da de “jar­tum”: cuerno de ele­fan­te) que de­li­mi­tan los dos ra­ma­les del Ni­lo, que a par­tir de ahí se unen en un so­lo bra­zo vi­go­ro­so has­ta su desem­bo­ca­du­ra. Tam­bién uno de los me­nos re­co­men­da­bles pa­ra per­der­se en él. Tie­ne el pe­no­so ré­cord de con­tar con la gue­rra más an­ti­gua del pla­ne­ta, que du­ra más de 50 años y se avi­vó en 1983 con la pro­mul­ga­ción de la Sha­ria ( la ley is­lá­mi­ca más es­tric­ta) por par­te del go­bierno: dos mi­llo­nes de muer­tos y cua­tro mi­llo­nes de des­pla­za­dos en un país en­fren­ta­do. El nor­te ára­be e is­lá­mi­co con­tra el sur ne­gro, ani­mis­ta y cris­tiano. La di­fi­cul­tad pa­ra visitar Su­dán es má­xi­ma. Tal vez por eso atrae tan­to a los via­je­ros ague­rri­dos. En el li­bro que aca­ba de pu­bli­car Ga­bi Mar­tí­nez (uno de nues­tros es­cri­to­res más ru­te­ros) de­di­ca un ca­pí­tu­lo a re­me­mo­rar su ac­ci­den­ta­do via­je a Su­dán ha­ce unos años, em­pe­ña­do pe­se al pe­li­gro en ac­ce­der a las zo­nas del Ni­lo per­di­das de vis­ta pa­ra la li­te­ra­tu­ra oc­ci­den­tal des­de ha­ce años. Y por eso cuan­do la dé­ca­da pa­sa­da el em­pe­der­ni­do pe­rio­dis­ta de via­jes Pa­co Na­dal tu­vo una cri­sis per­so­nal que le re­que­ría ha­cer un pun­to y apar­te en su vi­da, el lu­gar que eli­gió fue pre­ci­sa­men­te Su­dán. Y, ade­más, te­nía que via­jar so­lo. Ahí es­tá el re­to, el via­je di­fí­cil, la ilu­sión de no sen­tir­te tu­ris­ta… De he­cho, cuan­do va re­co­rrien­do el país, al pre­gun­tar­le qué de­mo­nios ha­ce ahí de­ja pas­ma­dos a sus in­ter­lo­cu­to­res al de­cir­les que sim­ple­men­te ha ido a ha­cer tu­ris­mo. En el cuerno del ele­fan­te, Na­dal ha­ce un re­la­to que en se­gui­da ge­ne­ra com­pli­ci­dad con el lec­tor. Pe­se a que ya en aque­lla épo­ca era un via­je­ro cur­ti­do, nos ha­bla de sus in­se­gu­ri­da­des y sus ato­lon­dra­mien­tos. De he­cho, no tar­da­rá ni 24 ho­ras des­pués de pi­sar el país en ha­cer­se la gran pre­gun­ta que se ha­ría cual­quie­ra cuan­do la reali- dad le gol­pea con el ca­lor, la de­cre­pi­tud, el ra­ma­dán, el to­que de que­da, las es­tric­tas res­tric­cio­nes a los oc­ci­den­ta­les y la sen­sa­ción de que Jar­tum es un in­men­so cam­po de re­fu­gia­dos: ¿Qué ha­go yo aquí? Por­que la pri­me­ra se la dan en la fren­te. Cuan­do acu­de el pri­mer día a ano­tar­se en la lis­ta del con­su­la­do español y les di­ce, ufano, que vie­ne a ha­cer tu­ris­mo y echar fo­tos, ade­más de resoplar co­mo si no die­ran cré­di­to, le in­for­man de que es­tá prohi­bi­do ha­cer fo­tos, que se re­quie­re un per­mi­so es­pe­cial de com­ple­ja tra­mi­ta­ción. Pri­mer con­se­jo: só­lo con­se­guir la au­to­ri­za­ción pa­ra po­der se­guir via­je tar­da cin­co días, y ni si­quie­ra le au­to­ri­zan a via­jar al sur. Se­gun­do con­se­jo: no te pon­gas en­fer­mo. Un su­da­nés de bue­na po­si­ción con ne­go­cios en Ma­drid le cuen­ta que en el hos­pi­tal cen­tral ape­nas hay me­di­ci­nas y que me­ten dos pa­cien­tes en ca­da ca­ma. Na­dal se da cuen­ta que ha lle­ga­do allí de ma­ne­ra muy im­pro­vi­sa­da, es­pe­cial­men­te cuan­do al­can­za Don­go­la y com­prue­ba que el úni­co ho­tel es­tá ce­rra­do por re­for­mas, no hay un au­to­bús has­ta la se­ma­na si­guien­te y la al­ter­na­ti­va es dor­mir en una la­con­da, una es­pe­cie de ca­sa de hués­pe­des mu­grien­ta don­de la hi­gie­ne es ce­ro, las ha­bi­ta­cio­nes son cua­tro pa­re­des tan as­fi­xian­tes que la gen­te pre­fie­re dor­mir en el sue­lo en el pa­tio y le ad­vier­ten del pe­li­gro de los egip­cios que se dro­gan. Pe­ro lo que Na­dal nos mues­tra, ade­más de la be­lle­za del país que se le irá re­ve­lan­do po­co a po­co, es uno de los des­cu­bri­mien­tos más ex­tra­or­di­na­rios de cual­quier via­je: las per­so­nas. En esa ciu­dad ago­bian­te co­no­ce a un su­da­nés en­can­ta­dor, Ma­mia, que le mos­tra­rá una hos­pi­ta­li­dad y ca­ma­ra­de­ría im­pa­ga­bles. Y con él, man­ten­drá in­tere­san­tí­si­mas con­ver­sa­cio­nes. Via­ja­mos con Na­dal a bor­do de ca­mio­nes por ca­rre­te­ras pol­vo­rien­tas, nos con­ta­gia su mie­do cuan­do la po­li­cía le ha­ce vol­ver a Don­go­la (500 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia) y pre­sen­tar­se en la co­mi­sa­ría, com­par­ti­mos su de­ses­pe­ra­ción cuan­do el di­ne­ro se le ago­ta. Eso sí, dor­mir en el de­sier­to es una ex­pe­rien­cia que le re­di­me de to­das las pe­nu­rias. Diez días an­tes de su par­ti­da de vuel­ta a El Cai­ro, de­ci­de que ya tie­ne bas­tan­te pe­ni­ten­cia y de­ci­de lar­gar­se en bus­ca de sá­ba­nas lim­pias, cer­ve­za y una ce­na en con­di­cio­nes. No le se­rá tan fá­cil. El su­rrea­lis­mo bu­ro­crá­ti­co de Su­dán lo aga­rra co­mo un pul­po. Un via­je apa­sio­nan­te pe­ro ca­paz de des­tro­zar los ner­vios a cual­quie­ra. No­vios en lu­na de miel, abs­te­ner­se.

Tras pi­sar Su­dán, Pa­co Na­dal no tar­da ni 24 ho­ras en pre­gun­tar­se: ¿qué ha­go yo aquí?

Pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y di­rec­tor de la re­vis­ta Qué

Leer. Es au­tor de di­ver­sas no­ve­las y li­bros in­fan­ti­les. Su úl­ti­mo li­bro es La bi­blio­te­ca­ria de Ausch­witz (Pla­ne­ta, 2012), don­de no­ve­la la epo­pe­ya de una mi­nús­cu­la bi­blio­te­ca clan­des­ti­na en un cam­po de con­cen­tra­ción.

El cuerno del ele­fan­te, un via­je a Su­dán

Pa­co Na­dal Ed. La Lí­nea del

Ho­ri­zon­te 220 págs./ 16,50 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.