Na­xos La Gre­cia tran­qui­la

Po­ca gen­te co­no­ce Na­xos. Fren­te a las mul­ti­tu­di­na­rias y fo­to­gra­fia­das San­to­ri­ni, Mi­ko­nos, Cor­fú..., la ma­yor de las is­las Cí­cla­das es un au­tén­ti­co re­man­so de paz. No se en­ga­ñe el lec­tor. Tam­po­co es­ta­mos an­te una ín­su­la idí­li­ca del Egeo. Na­xos es un lu­gar

Rutas del Mundo - - OBJETIVO ROBINSON - Jo­sep A. Borrell His­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta

L os ex­per­tos va­ti­ci­nan que es­te año 2014 al­go más de 200.000 es­pa­ño­les se acer­ca­rán a Gre­cia, apro­xi­ma­da­men­te un 10% más de via­je­ros que el año pa­sa­do. Gran par­te de ellos ven­drán atraí­dos por la ofer­ta tu­rís­ti­ca de las is­las grie­gas: San­to­ri­ni, Mi­ko­nos, Cor­fú, Ro­das... lu­ga­res fantásticos don­de com­bi­nar el me­re­ci­do des­can­so es­ti­val con una pro­pues­ta de ocio y cul­tu­ra úni­ca. No les que­pa la me­nor du­da. Po­drán desa­rro­llar­se otras ofer­tas (me­jo­res en mu­chos ca­sos) en el Ma­re Nos­trum, pe­ro Gre­cia siem­pre ten­drá un atrac­ti­vo es­pe­cial, un al­go que la ha­ce al­go di­fe­ren­te en re­la­ción al res­to de des­ti­nos del Me­di­te­rrá­neo.

Lo cier­to es que es­te país del sur de los Bal­ca­nes, si­tua­do a las puer­tas de Asia y que es la cu­na cul­tu­ral de Oc­ci­den­te, cuen­ta con una pro­pues­ta muy pe­cu­liar: al­ber­ga al­re­de­dor de 5.000 is­las de to­dos los ta­ma­ños y co­lo­res, de las cua­les so­lo unas 220 co­rres­pon­den a las co­no­ci­das Cí­cla­das, el ar­chi­pié­la­go que ocu­pa el co­ra­zón del mar Egeo.

Otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­ta Gre­cia in­su­lar es que ca­da una de las is­las es bien dis­tin­ta del res­to. No so­lo las is­las del ar­chi­pié­la­go de las Jó­ni­cas son to­tal­men­te di­fe­ren­tes a las del Dodecaneso, y és­tas a la vez de las Es­pó­ra­das, y és­tas de las Sa­ró­ni­cas y las Cí­cla­das, sino que ade­más den­tro de ca­da ar­chi­pié­la­go ca­da is­la pre­sen­ta una per­so­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca que la di­fe­ren­cia de su ve­ci­na. Eso sin te­ner en cuen­ta lu­ga­res co­mo Cre­ta, que ven­dría a ser ca­si un con­ti­nen­te en sí, por su ex­ten­sión y plu­ra­li­dad de pai­sa­jes. Por eso Gre­cia no se aca­ba con las co­no­ci­das is­las an­tes ci­ta­das. El nú­me­ro de ellas y su gran va­rie­dad ha­cen que prác­ti­ca­men­te la ofer­ta in­su­lar sea in­fi­ni­ta.

La ma­yor de las Cí­cla­das

Una de es­tas is­las in­tere­san­tes de la Gre­cia in­su­lar in­fi­ni­ta es Na­xos. No se preo­cu­pen en bus­car en ex­ce­so. Ca­si nun­ca apa­re­ce ci­ta­da en los ca­tá­lo­gos tu­rís­ti­cos de las agen­cias de via­je, y po­cos via­je­ros ex­per­tos le ha­bla­rán de ella co­mo una is­la re­mo­ta y espectacular que po­dría en­trar en un “Top ten” de ma­ra­vi­llas des­co­no­ci­das. Es más; si al­gu­na vez pre­gun­tan so­bre ella a al­guien que co­noz­ca Gre­cia, lo más pro­ba­ble es que les con­tes­te que es una is­la abu­rri­da, don­de hay po­cas co­sas a ha­cer. Cra­so error. Ahí es­tá su se­cre­to.

Na­xos es la ma­yor de las is­las de las Cí­cla­das y se si­túa jus­to en el centro del Egeo. Por tan­to ol­ví­den­se del efec­to “is­la pe­que­ña y per­di­da de Ro­bin­son Cru­soe”. Tam­po­co tie­ne unos pai­sa­jes de en­sue­ño pa­ra far­dar en “ins­ta­gram” an­te los ami­gos de las úl­ti­mas vacaciones, aun­que hay bue­nas pues­tas de sol, ex­ce­len­tes pla­yas, al­go de mon­ta­ña y tam­bién cos­ta re­cor­ta­da en su ca­ra nor­te. No tie­ne una ofer­ta tu­rís­ti­ca clá­si­ca ex­ce­si­va­men­te desa­rro­lla­da, aun­que ob­via­men­te hay ho­te­les más que co­rrec­tos y una pe- que­ña ofer­ta de ba­res y res­tau­ran­tes playeros co­mo cual­quier otra ín­su­la me­di­te­rrá­nea en verano.

¿Qué tie­ne por tan­to de in­tere­san­te Na­xos? Lo que se bus­ca mu­chas ve­ces en el verano: so­sie­go, lar­gas pla­yas, al­gu­na ta­ber­na per­di­da en me­dio de un pi­nar, una in­tere­san­te ofer­ta ar­queo­ló­gi­ca co­mo ex­cu­sa pa­ra rea­li­zar bue­nas ex­cur­sio­nes y so­bre to­do no mu­chos tu­ris­tas. Bien; sí los hay (¿qué is­la del Me­di­te­rrá­neo no los tie­ne?), pe­ro bá­si­ca­men­te son grie­gos que

Na­xos ofre­ce so­sie­go, pla­ya, al­gu­na ta­ber­na per­di­da en me­dio de un pi­nar e in­tere­san­tes ex­cu­sas pa­ra bue­nas ex­cur­sio­nes...

el mes de agos­to aban­do­nan el área me­tro­po­li­ta­na de Ate­nas y re­gre­san a los pue­blos de sus an­ces­tros a dis­fru­tar de in­ter­mi­na­bles co­mi­lo­nas con la fa­mi­lia, a so­ñar con lar­gas sies­tas y a apu­rar los días de verano con la vi­ta­li­dad del Egeo. ¿Tie­nen me­jor plan?

Y si ade­más quie­ren lu­ga­res y co­sas a ha­cer, se las di­go: un cas­ti­llo ve­ne­ciano, es­ta­tuas gi­gan­tes de pie­dra de ha­ce 2.700 años, una enor­me puer­ta al tem­plo de Apo­lo, mu­seos, igle­sias bi­zan­ti­nas, el cas­co an­ti­guo de Cho­ra... Bueno; lo nor­mal en Gre­cia.

Na­xos es un des­tino va­ca­cio­nal de los grie­gos. Mu­chos de ellos re­gre­san a la tie­rra de sus an­ces­tros pa­ra no per­der sus raí­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.