MA­SAI, EL PUE­BLO DE LA SA­BA­NA

Rutas del Mundo - - EL VIAJE DE TU VIDA -

Otra de las pro­pues­tas in­tere­san­tes a rea­li­zar en una ruta por el sur de Ke­nia es co­no­cer de pri­me­ra mano las co­mu­ni­da­des ma­sai y sus re­pre­sen­tan­tes de la Maa­si­land Pre­ser­va­tion Trust. Es im­pres­cin­di­ble vi­si­tar un po­bla­do ma­sai, co­no­cer sus cos­tum­bres, bai­lar con ellos, es­cu­char sus cán­ti­cos... to­da una ex­pe­rien­cia.

Los ma­sai son un pue­blo muy aco­ge­dor, y siem­pre es­tán dis­pues­tos a ex­pli­car y com­par­tir su cul­tu­ra. Nor­mal­men­te, al fi­nal de es­tos en­cuen­tros, los ma­sai ofre­cen en un in­for­mal y pe­que­ño mer­ca­di­llo, don­de ven­den ar­te­sa­nías, re­cuer­dos y to­da cla­se de bi­su­te­ría. Des­ta­can los co­lla­res y pul­se­ras, can­tim­plo­ras de ca­la­ba­zas, e in­clu­so las co­no­ci­das man­tas azu­les y ro­jas.

Los ma­sai vi­ven re­par­ti­dos en­tre la Ke­nia me­ri­dio­nal y la Tan­za­nia sep­ten­trio­nal.Ha­blan el maa, una len­gua ni­ló­ti­ca orien­tal, si bien mu­chos de ellos son ca­pa­ces de ex­pre­sar­se co­rrec­ta­men­te en swahi­li, una lin­gua fran­ca ne­ta­men­te afri­ca­na, y en in­glés. La ma­yo­ría de los ma­sai man­tie­nen su cul­tu­ra y sus tra­di­cio­nes, re­ple­tas de fies­tas y ce­le­bra­cio­nes, co­mo por ejemplo un ri­to de pa­so por el que se con­vier­ten for­mal­men­te en gue­rre­ros. Se­gún és­te, los as­pi­ran­tes tie­nen que pa­sar un año fue­ra de su al­dea, tiem­po que apro­ve­chan para vi­si­tar pue­blos ve­ci­nos y se re­la­cio­nan con otras co­mu­ni­da­des (an­ti­gua­men­te te­nían que de­mos­trar tam­bién su va­lor ca­zan­do un león).

Los mo­ran, co­mo se de­no­mi­nan es­tos jó­ve­nes, se dis­tin­guen por sus ves­ti­men­tas ne­gras y las pin­tu­ras blan­cas en la cara. Y una vez trans­cu­rri­do ese año fue­ra de la al­dea, pue­den re­gre­sar a ella. El re­torno es ce­le­bra­do con una gran fies­ta cu­yo ac­to prin­ci­pal con­sis­te en la prác­ti­ca de la cir­cun­ci­sión (tam­bién es­tá ex­ten­di­da la prác­ti­ca de la abla­ción a las ni­ñas).

Tan­to los hom­bres ma­sai co­mo las mu­je­res lu­cen vis­to­sas di­la­ta­cio­nes en las ore­jas de has­ta un pal­mo de lon­gi­tud en la par­te in­fe­rior, y del diá­me­tro de una mo­ne­da pe­que­ña en la par­te su­pe­rior, que acos­tum­bran a ador­nar con ma­de­ras y cuen­tas de co­lo­res.

Las va­cas son sa­gra­das y, por tan­to, lo son tam­bién su tie­rra y to­dos los otros ele­men­tos con­cer­nien­tes a su ga­na­do. El ga­na­do pro­vee de to­das las ne­ce­si­da­des a los ma­sai: le­che, san­gre y car­ne para su die­ta (pro­du­cen una es­pe­cie de yo­gur fer­men­tan­do la le­che con san­gre de ani­mal), cue­ro y pie­les para su ro­pa.

Vi­ven en asen­ta­mien­tos lla­ma­dos man­yat­tas, don­de agru­pan sus cho­zas for­man­do un círcu­lo en cu­yo in­te­rior hay una em­pa­li­za­da he­cha con las ra­mas es­pi­no­sas de las aca­cias para en­ce­rrar el ga­na­do y pro­te­ger­lo de los po­si­ble pre­da­do­res. Las cho­zas, lla­ma­das bo­mas, se cons­tru­yen con pre­pa­ra­dos a ba­se de ex­cre­men­tos de ani­ma­les, pa­ja y ba­rro a fin de im­per­mea­bi­li­zar­los y en­du­re­cer­los. Las pa­re­des in­te­rio­res son ali­sa­das y pos­te­rior­men­te ahu­ma­das. Sue­len con­tar con di­mi­nu­tos tra­ga­lu­ces para apor­tar lu­mi­no­si­dad, y en el te­ja­do hay un pe­que­ña aber­tu­ra por don­de sa­le el hu­mo de la co­ci­na. Son de ta­ma­ño re­du­ci­do y cons­tan de una gran es­tan­cia don­de ha­cen su vi­da (duer­men, co­men y co­ci­nan), así co­mo una pe­que­ña es­tan­cia don­de guar­dan al­gu­nas de sus po­cas per­te­nen­cias y las crías de ga­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.