Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Rutas del Mundo - - UN FOTÓGRAFO Y UN DESTINO -

Cris­tó­bal Co­lón, en su pri­mer via­je a las In­dias, des­em­bar­có en una is­la del Ca­ri­be a la que pu­so por nom­bre La Isa­be­la y que ac­tual­men­te es co­no­ci­da co­mo La Es­pa­ño­la. Par­ti­da por la mi­tad en dos paí­ses, Hai­tí y la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, este úl­ti­mo es un des­tino ele­gi­do ca­da año por mi­les de vi­si­tan­tes que lle­gan a la is­la en bus­ca de sus pla­yas, con to­da seguridad las más her­mo­sas del Ca­ri­be.

No es un tó­pi­co, po­cos lu­ga­res hay en el mundo que pue­dan pre­su­mir de pla­yas tan lin­das, con ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de are­na blan­ca e hi­le­ras de pal­me­ras y co­co­te­ros per­fi­lán­do­se ba­jo un cie­lo azul. Al­gu­nas es­tán ocu­pa­das por los ho­te­les de las prin­ci­pa­les ca­de­nas del mundo, pe­ro la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na cuen­ta ade­más con ex­ten­sos par­ques na­cio­na­les, co­mo el Par­que Na­cio­nal de los Hai­ti­ses y el Par­que Na­cio­nal del Este, don­de el es­ta­do de con­ser­va­ción y los paisajes ape­nas han cam­bia­do des­de que Co­lón los vie­se por pri­me­ra vez. En is­la Sao­na (Par­que Na­cio­nal del Este) se en­cuen­tran al­gu­nos po­bla­dos des­per­di­ga­dos en los que vi­ven ape­nas un cen­te­nar de personas. Ven­den pro­duc­tos de ar­te­sa­nía, vi­ven de la pes­ca, y el vi­si­tan­te pien­sa que se­ría el lu­gar ideal para que­dar­se du­ran­te un mes, al­qui­lar una sen­ci­lla ca­sa y de­di­car­se a es­cri­bir un li­bro o re­fle­xio­nar so­bre la exis­ten­cia.

Ex­plo­si­va, be­lla y sor­pren­den­te, la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na siem­pre tie­ne al­go nue­vo que ofre­cer al vi­si­tan­te. Des­de el pi­co Diar­te (3.087 m) has­ta las pla­yas vír­ge­nes del sur y de la pe­nín­su­la de Sa­ma­ná, el via­je­ro des­cu­bre paisajes fas­ci­nan­tes y la ama­bi­li­dad de una po­bla­ción en su ma­yo­ría mes­ti­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.