En la ca­pi­tal de Es­ta­do más pe­que­ña del mundo

Rutas del Mundo - - OBJETIVO ROBINSON UNA ISLA DONDE PERDERSE -

El pri­mer con­tac­to con las Pa­lau es el ae­ro­puer­to Ro­man Tme­tu­chl. Es­tá si­tua­do al sur de la is­la de Ba­bel­daob, la ma­yor del ar­chi­pié­la­go y la se­gun­da en ex­ten­sión de to­da Mi­cro­ne­sia. Ba­bel­daob es enig­má­ti­ca y ca­si sal­va­je. Si bien su su­per­fi­cie equi­va­le al 70% del con­jun­to del te­rri­to­rio de las Pa­lau, so­lo al­ber­ga el 30% de las 20.000 al­mas que tie­ne el país. Eso sí, aco­ge el co­ra­zón ad­mi­nis­tra­ti­vo de és­te, Nge­rul­mud, de ape­nas dos­cien­tos ha­bi­tan­tes, sin lu­gar a du­das la ca­pi­tal de Es­ta­do más pe­que­ña del mundo.

Ba­bel­daob es tam­bién mon­ta­ño­sa, aun­que su pun­to más al­to so­lo ten­ga 242 me­tros. En el so­li­ta­rio y le­jano nor­te se en­cuen­tran al­gu­nas de las más be­llas pla­yas de are­na al nor­te de In­do­ne­sia, y en el cen­tro y sur de la is­la los bos­ques son fron­do­sos y la ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te. La jun­gla se mues­tra ca­si im­pe­ne­tra­ble, y jun­to a ella se des­cu­bren ge­ne­ro­sos sal­tos de agua co­mo el Ngard­mau Falls, y unos an­ti­guos mo­no­li­tos de pie­dra que los ar­queó­lo­gos no han sa­bi­do has­ta hoy des­ci­frar. To­do ello se pre­sen­ta con un ha­lo de mis­te­rio y aven­tu­ra que no re­sul­ta ha­bi­tual en es­tas is­las del Pa­cí­fi­co oc­ci­den­tal.

Gra­cias a un mo­derno puen­te, Ba­bel­daob es­tá uni­do a otra is­la, Ko­ror, don­de se asien­ta la ma­yor par­te de la po­bla­ción de Pa­lau, y los tu­ris­tas y ho­te­les de es­ta per­la del Pa­cí­fi­co. En Ko­ror se ins­ta­la­ron las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les ale­ma­nas, y más tar­de las nor­te­ame­ri­ca­nas. Tam­bién los pes­ca­do­res ja­po­ne­ses que en el si­glo XIX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.