EL SE­CRE­TO DE BIL­BAO

Pint­xos, ti­ta­nio y par­ques na­tu­ra­les

Rutas del Mundo - - PORTADA - Mar­ga Es­te­ba­ranz fo­tó­gra­fo y Alfredo Me­rino periodista

Un mon­tón de la­tas y ca­jas de car­tón. Hay quien so­lo quie­re ver en sus in­con­fun­di­bles for­mas lo peor de la ci­vi­li­za­ción. Para otros, en cam­bio, es el más per­fec­to sin­cre­tis­mo en­tre ur­ba­nis­mo, ar­te y atrac­ción tu­rís­ti­ca. Di­na­mi­za­dor de una ciu­dad fe­ne­ci­da o sím­bo­lo ro­tun­do del co­lo­nia­lis­mo cul­tu­ral y dis­ney­lan­dia del ar­te, de­nos­ta­do y re­co­no­ci­do has­ta la ex­te­nua­ción, el Mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao se dis­po­ne a lle­gar a su ma­yo­ría de edad des­de que fue inau­gu­ra­do el 18 de oc­tu­bre de 1997. Po­co tiem­po para una ins­ti­tu­ción de su ca­te­go­ría, su­fi­cien­te sin em­bar­go para que so­bre las li­via­nas plan­chas me­tá­li­cas que lo iden­ti­fi­can re­cai­ga el pe­so de la re­su­rec­ción de una ur­be cu­yo ho­ri­zon­te ya no pue­de com­pren­der­se sin el re­fle­jo de su si­lue­ta re­tor­ci­da so­bre el Ner­vión.

EL RE­SUR­GIR DE BIL­BAO

Es a la tar­de cuan­do, des­de lo al­to del Puen­te de la Sal­ve, esa ma­sa de es­ca­mas me­tá­li­cas mez­cla los bri­llos del atar­de­cer con la pre­sen­cia de ve­ci­nos tan im­pre­sio­nan­tes co­mo la Torre Iber­dro­la, el Iso­za­ki Atea y la pa­sa­re­la Zu­bi­zu­ri. Es­ce­na­rio fu­tu­ris­ta y co­ti­diano que ca­da cua­tro mi­nu­tos sub­ra­ya en ver­de el pa­so del eus­ko­tren, el tran­vía eléc­tri­co que es in­quie­to epí­to­me de lo que ha supuesto la lle­ga­da al Bot­xo de este ar­ma­tos­te de me­tal, vi­drio y pie­dra. Des­tino im­pres­cin­di­ble en los cir­cui­tos tu­rís­ti­cos in­ter­na­cio­na­les, Bil­bao ve cre­cer tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da el nú­me­ro de vi­si­tan­tes que mar­chan en­can­ta­dos des­pués de re­co­rrer una ciu­dad ca­paz de rein­ven­tar­se a sí mis­ma y ser ins­pi­ra­ción de mu­chas otras a las que les gus­ta­ría es­tar en el can­de­le­ro, a pe­sar de la cri­sis. “He­mos ce­rra­do el úl­ti­mo año con un li­ge­ro des­cen­so, el 1,2 por cien­to, del nú­me­ro de tu­ris­tas, pe­ro lo cier­to es que nues­tra ten­den­cia ge­ne­ral es cre­cien­te”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra de Tu­ris­mo Bil­bao, Mer­ce­des Ro­drí­guez, quien se­ña­la que los vi­si­tan­tes na­cio­na­les se han re­tro­traí­do, mien­tras que las vi­si­tas in­ter­na­cio­na­les han subido el 8 por cien­to res­pec­to al año an­te­rior. “Es­to su­po­ne ga­nar en no­to­rie­dad, en am­pli­tud de mer­ca­dos, y nos po­ne en una di­men­sión in­ter­na­cio­nal”, ase­gu­ra. No siem­pre ha si­do así.

Fue Bil­bao una de las más im­por­tan­tes ciu­da­des de la Pe­nín­su­la des­de los ini­cios del si­glo XX has­ta los se­ten­ta. Polo in­dus­trial de pri­mer or­den, de­ce­nas de mi­les de emi­gran­tes lle­ga­ron atraí­dos por el ca­lor de sus fun­di­cio­nes. Los as­ti­lle­ros y el ace­ro la co­lo­ca­ron a la ca­be­za de la eco­no­mía es­pa­ño­la, has­ta que la apa­ri­ción en los ochen­ta de paí­ses con agre­si­va ca­pa­ci­dad in­dus­trial y na­vie­ra hun­die­ron sus es­truc­tu­ras. El pa­ro se dis­pa­ró a co­tas del 35 por cien­to y el de­te­rio­ro se adue­ñóo del te­ji­do ur­bano, sur­gien­do fo­cos de mi­se­ria y mar­gi­na­li­dad que ame­na­za­ban con lle­var­se por de­lan­te a la más po­bla­da de las ur­bes vas­cas.

El Plan Ge­ne­ral de Re­ge­ne­ra­ción de Bil­bao fue hi­jo de aque­llos lo­dos. En él se im­pli­ca­ron to­das las ins­ti­tu­cio­nes, del Ayun­ta­mien­to al Go­bierno Vas­co, sen­tan­do las ba­ses que trans­for­ma­ron la ur­be in­dus­trial en una ciu­dad de ser­vi­cios. Has­ta aquí ló­gi­co. La sin­gu­la­ri­dad de la es­tra­te­gia fue apos­tar por la cul­tu­ra co­mo prin­ci­pal ele­men­to di­na­mi­za­dor. Hi­zo la ca­sua­li­dad que por aquel en­ton­ces la Fun­da­ción So­lo­mon R. Gug­gen­heim es­tu­vie­ra su­mi­da en una enor­me cri­sis. Con el 95 por cien­to de sus fon­dos al­ma­ce­na­dos, bus­ca­ban abrir su­cur­sa­les en Eu­ro­pa don­de ex­po­ner par­te de ellos y ob­te­ner fon­dos. Lo in­ten­ta­ron en Salz­bur­go, Aus­tria, pe­ro no pros­pe­ró.

El re­to fue con­ven­cer a Tho­mas Krens, a la sa­zón di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción, que una ciu­dad in­dus­trial con me­nos de 300.000 ha­bi­tan­tes y de la que no exis­tía la me­nor noticia en los iti­ne­ra­rios tu­rís­ti­cos de­bía ser se­de de su pri­me­ra fran­qui­cia in­ter­na­cio­nal. El de­ci­di­do apo­yo ins­ti­tu­cio­nal, ma­te­ria­li­za­do en los 50 mi­llo­nes de dó­la­res (35 mi­llo­nes de eu­ros) do­na­dos al Gug­gen­heim, jun­to con un plan ur­bano a con­cluir en el 2000 que su­po­nía una in­ver­sión de 1.5 bi­llo­nes de pe­se­tas, aca­ba­ron de con­ven­cer al pre­bos­te, quien fi­nal­men­te dio luz ver­de al Gug­gen­heim bil­baíno, no sin an­tes ha­ber man­te­ni­do el sus­pen­se con otras ciu­da­des es­pa­ño­las.

Las de­ce­nas de bil­baí­nos que a dia­rio tro­tan o re­co­rren en bi­ci­cle­ta el diá­fano pa­seo que se ex­tien­de en­tre

el mu­seo y la ría lo des­co­no­cen, pe­ro el es­ce­na­rio de sus co­rre­rías sur­gió en una ca­rre­ra ur­ba­na. Sin aquel tro­te de ha­ce ca­si 20 años, hoy ha­rían de­por­te en cual­quier otra par­te. Ase­gu­ran que fue el pro­pio Krens quien eli­gió el enor­me so­lar que se ex­ten­día al pie del puen­te de la Sal­ve co­mo lu­gar don­de de­bía eri­gir­se el mu­seo; lo des­cu­brió un día que ha­cía run­ning jun­to al Ner­vión.

Para en­ton­ces ya se tra­ba­ja­ba en el pro­yec­to del edi­fi­cio. So­lo se sa­bía que de­bía ser tan sin­gu­lar co­mo su con­te­ni­do. Tres re­co­no­ci­dos des­pa­chos de ar­qui­tec­tos apor­ta­ron sus ideas. Ara­ta Iso­za­ki, quien per­gue­ñó una es­truc­tu­ra ci­lín­dri­ca; la coope­ra­ti­va de ar­qui­tec­tos vie­ne­sa Coop Him­melb(1)lau, au­to­res de una es­truc­tu­ra de cu­bos trans­lú­ci­dos y Frank Gehry, que fi­nal­men­te se al­za­ría con el con­tra­to. Des­de la inau­gu­ra­ción se en­ten­dió lo que pa­sa­ría: en los dos meses y me­dio que que­da­ban de año lle­ga­ron 260.000 vi­si­tan­tes, ca­si tres cuar­tas par­tes de las vi­si­tas es­ti­ma­das para to­do el año si­guien­te.

Me­tá­fo­ra me­tá­li­ca de un pez, tal vez homenaje a las mí­ti­cas sar­di­nas bil­baí­nas, tam­bién pue­de que un bar­co va­ra­do, la luz re­fle­ja­da por las plan­chas de ti­ta­nio y zinc di­lu­yó la mu­gre de una ría aban­do­na­da cu­yo ma­yor acon­te­ci­mien­to en los úl­ti­mos tiem­pos ha­bía si­do el pa­seo de la Ga­ba­rra del Ath­le­tic de Bil­bao en el le­jano 84. El des­em­bar­co del Gug­gen­heim hi­zo re­na­cer a la vi­lla del Ner­vión de sus re­ne­gri­das es­co­rias. Pron­to, las se­duc­to­ras cur­vas del edi­fi­cio y la pro­ce­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na del mu­seo y de su crea­dor, el ar­qui­tec­to Frank O. Gehry (en reali­dad ha­bía na­ci­do ca­na­dien­se

“A 45 mi­nu­tos del cen­tro se si­túan 200 ki­ló­me­tros de cos­ta, nue­ve par­ques na­tu­ra­les y una red de trans­por­tes muy am­plia”.

en una fa­mi­lia ju­día de ori­gen po­la­co), se trans­for­ma­ron en una nue­va cria­tu­ra en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de los ve­ci­nos del Bot­xo: la “Ma­rilyn” de ti­ta­nio.

No fue­ron fá­ci­les, a pe­sar de to­do, aque­llos pri­me­ros mo­men­tos. Las vo­ces que se ele­va­ron en­ton­ces te­nían pre­di­ca­men­to su­fi­cien­te co­mo para pre­gun­tar­se so­bre la con­ve­nien­cia de un mu­seo de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas y una in­ver­sión tan des­me­su­ra­da en una ciu­dad con los pro­ble­mas que te­nía Bil­bao. La opo­si­ción alen­tó un fuer­te sen­ti­mien­to ca­paz de mo­vi­li­zar a gru­pos po­lí­ti­cos co­mo He­rri Ba­ta­su­na y ha­cer sur­gir aso­cia­cio­nes co­mo la de Ar­tis­tas anti- Gug­gen­heim. Po­cos pa­re­cen acor­dar­se, a lo su­mo lo ca­li­fi­can co­mo una nor­mal opo­si­ción a al­go que es­ta­ba can­ta­do iba a aca­bar sien­do tan bil­baíno co­mo las sar­di­nas fres­cas.

DEL FLO­RAL PUPY A LA AL­HÓN­DI­GA

Epi­cen­tro del ur­ba­nis­mo bil­baíno, cual­quier re­co­rri­do por la ciu­dad se ini­cia o con­clu­ye en sus des­pe­ja­dos pa­seos y es­ca­li­na­tas. Ba­jo el flo­ral Pupy o la in­quie­tan­te Ma­mam, la ara­ña gi­gan­tes­ca es­cul­pi­da por

Louise Bur­geo­is, son lu­ga­res ade­cua­dos para ini­ciar un re­co­rri­do por la ciu­dad del Ner­vión. Muy cer­ca, aguas arri­ba, ex­tien­de su cuer­po de ser­pen­ti­na el Zu­bi­zu­ri (el Puen­te Blan­co), la con­tro­ver­ti­da pa­sa­re­la di­se­ña­da por el po­lé­mi­co Ca­la­tra­va, pro­lon­ga­da has­ta el atrio ba­jo las to­rres de Iso­za­ki y ta­pi­za­do su sue­lo para aca­bar con la ma­yor con­cen­tra­ción de res­ba­lo­nes de la his­to­ria de Bil­bao. Al­go más allá y an­te la puer­ta del ecléctico Ayun­ta­mien­to, es pun­to de en­cuen­tro el Va­rian­te Ovoi­de, co­lo­sal es­cul­tu­ra de Jorge Otei­za, uno de los más se­rios opo­si­to­res del Gug­gen­heim, del que se­ña­ló que “ha­bía na­ci­do im­pul­sa­do por el im­pe­ria­lis­mo ame­ri­cano y en con­tra la cul­tu­ra vas­ca”. Pa­ra­do­jas de la vi­da, al año de su muer­te, en 2004, el Gug­gen­heim reunió más de 200 obras su­yas en una an­to­ló­gi­ca que fue una de las más po­pu­la­res de su his­to­ria.

Des­de la es­cul­tu­ra de Otei­za lo me­jor es con­ti­nuar re­mon­tan­do el Ner­vión y cru­zar­lo por el cer­cano puen­te del Are­nal. Aquí es­tá otro de los edi­fi­cios “bot­xe­ros” más que­ri­dos. Aun­que no es pre­ci­sa­men­te mo­der­na, la es­ta­ción de Bil­bao-San­tan­der, más co­no­ci­da co­mo Es­ta­ción de la Con­cor­dia, fue cons­trui­da en 1890 para al­ber­gar el fe­rro­ca­rril de vía es­tre­cha que re­co­rría el Can­tá­bri­co. Su re­car­ga­da fa­cha­da es re­fe­ren­cia del mo­der­nis­mo de la ca­pi­tal. Aun­que a la ho­ra de ha­blar de mo­der­nis­mo no que­da otra que re­fe­rir­se a la Al­hón­di­ga. Va­mos allá , y para ello na­da me­jor que abor­dar el me­tro.

Inau­gu­ra­do a fi na­les de 1998, lo que no le im­pi­de ser el cuarto de España, es otro de los hi­tos de este

Bil­bao que atra­pa a pro­pios y ex­tra­ños. Ba­jo di­se­ño del con­sa­gra­do ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co Nor­man Fos­ter, las bo­cas de es­ta pro­lon­ga­da ca­ver­na de hor­mi­gón y ace­ro son bos­te­zos de asom­bro y cris­tal abier­tos en mi­tad de las pla­zas y las ca­lles bil­baí­nas.

Del fu­tu­ris­mo sub­te­rrá­neo al mo­der­nis­mo naif de un edi­fi­cio cons­trui­do en 1909 co­mo al­ma­cén de vi­nos y acei­tes de la ciu­dad en el En­san­che de la Vi­lla, se­gún los pla­nos de Ri­car­do Bas­ti­da. Arrui­na­da y ce­rra­da du­ran­te me­dio si­glo, exis­tía un pro­yec­to para la re­no­va­ción de la Al­hón­di­ga des­de los 80. No se ma­te­ria­li­zó has­ta bien en­tra­do el si­glo XXI. Co­mo en tan­tas otras ac­tua­cio­nes re­cien­tes, fue de­ci­si­vo el im­pul­so de Iña­ki Az­ku­na, con­si­de­ra­do el me­jor al­cal­de de Bil­bao, aun­que los bil­baí­nos ase­gu­ran, ellos son así, que del mundo en­te­ro, y si se re­pa­sa la ex­ten­sa nó­mi­na de bla­so­nes que de­jó a la vi­lla, se ve que no an­dan tan des­ca­mi­na­dos.

En bus­ca de la re­ani­ma­ción del ba­rrio de Aban­do, se le qui­so do­tar de los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios para re­con­for­tar cuer­po y es­pí­ri­tu de sus ha­bi­tan­tes. Sin que im­por­ta­ra de­ma­sia­do lo eco­nó­mi­co. Hoy no po­dría ha­cer­se, pe­ro sí en­ton­ces. Vis­to el re­sul­ta­do no pa­re­ce des­me­di­da la fac­tu­ra de 75 mi­llo­nes de eu­ros que se pa­gó, pues la

Cual­quier re­co­rri­do por Bil­bao se ini­cia o con­clu­ye en las es­ca­li­na­tas del Gug­gen­heim, ba­jo la in­quie­tan­te ara­ña de Bur­geo­is.

Al­hón­di­ga se ha con­ver­ti­do en lo más ce­le­bra­do del nue­vo Bil­bao des­pués del Gug­gen­heim. Con­ver­ti­da en cen­tro cí­vi­co, al­ber­ga cines, me­dia­te­ca, sa­las de exposiciones, bi­blio­te­ca, apar­ca­mien­to, so­la­rium, pis­ci­nas y res­tau­ran­tes con la úl­ti­ma co­ci­na vas­ca co­mo ban­de­ra.

En­car­ga­da al exi­to­so y efec­tis­ta di­se­ña­dor pa­ri­sino Phi­lip­pe Starck, su inau­gu­ra­ción en 2010 fue un acon­te­ci­mien­to na­cio­nal. Hay que ver­la. Pa­sar del recargado ex­te­rior al sor­pren­den­te in­te­rior (¿se­ría co­rrec­to de­cir aquí hips­ter?), es­ce­na­rio de en­sue­ño, mez­cla de có­mic de Moe­bius y Me­tró­po­lis de Fritz Lang. Se echó aba­jo el edi­fi­cio, res­pe­tan­do so­lo la fa­cha­da y su cru­jía.

En el in­te­rior, tres cu­bos de la­dri­llo vis­ta con­tie­nen gran par­te de los ser­vi­cios. Se sus­ten­tan en el hall prin­ci­pal so­bre 43 co­lum­nas que se lle­van la par­te del león. Sur­gi­das de la ima­gi­na­ción del ita­liano Lo­ren­zo Ba­ral­di, el es­ce­nó­gra­fo ita­liano se en­tre­gó a fon­do en su crea­ción: las que lu­cen en el in­te­rior de la Al­hón­di­ga son las cam­peo­nas de una se­lec­ción en­tre las 800 di­se­ña­das por el tras­al­pino, ins­pi­rán­do­se en las cul­tu­ras, es­ti­los e historias de la hu­ma­ni­dad. Su con­jun­to de­fi­ne la di­ver­si­dad cul­tu­ral y geo­grá­fi­ca, la im­por­tan­cia del ar­te y la ima­gi­na­ción en nues­tras vi­das. To­dos los vi­si­tan­tes ha­cen lo mis­mo: jue­gan a bus­car su ele­gi­da, la de Starck... hay que en­con­trar­la, aun­que por lo ge­ne­ral de­frau­da su elec­ción.

A LA VERA DE LA RÍA

Des­de es­ta par­te de la ciu­dad las ca­lles des­cien­den tran­qui­las ha­cia la ría. Ni sor­pre­sas tan abru­ma­do­ras co­mo el edi­fi­cio de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad y Con­su­mo del Go­bierno Vas­co, es­tram­bó­ti­co espejo cu­bis­ta en­ca­ja­do en una es­qui­na, o la Bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad de Deus­to, mo­no­lí­ti­co cu­bo tras­lú­ci­do y leí­ble, per­tu­ban el plá­ci­do des­dén de su caí­da has­ta la cús­pi­de del Bil­bao con­tem­po­rá­neo. Y lo es por­que la te­rra­za del edi­fi­cio, que cuen­ta con he­li­puer­to, al­can­za 165 me­tros de al­tu­ra. Di­se­ña­da por el ar­gen­tino Cé­sar Pe­lli (To­rres Pe­tro­nas de Kua­la Lum­pur y Torre de Cris­tal de Ma­drid) fue inau­gu­ra­da en 2011 por el Rey Juan Car­los I. Apar­te de ser la in­sig­nia de la em­pre­sa que la de­no­mi­na ( las eléc­tri­cas aquí se lo to­man muy a pe­cho), la Torre Iber­dro­la per­te­ne­ce des­de an­tes de su aper­tu­ra a la lí­nea del ho­ri­zon­te de la vi­lla del Ner­vión. De­di­ca­da a ofi­ci­nas en su to­ta­li­dad, su in­te­rior no pue­de vi­si­tar­se, si aca­so en­tre­ver el in­men­so ves­tí­bu­lo, aun­que es su­fi­cien­te ex­ta­siar­se ba­jo su in­ter­mi­na­ble fi­gu­ra trian­gu­lar de la­dos cur­vos.

Ca­si a sus pies, el Puen­te Eus­kal­du­na nos pro­po­ne cru­zar la ría por cual­quie­ra de sus dos cal­za­das. Ele­gi­mos la pea­to­nal que re­ga­la mag­ní­fi­cas vis­tas del Pa­la­cio Eus­kal­du­na, epi­cen­tro de los con­gre­sos y es­pec­tácu­los de la ciu­dad. Tam­bién el re­cu­pe­ra­do mar­gen de la ría que al­ber­ga al Mu­seo Ma­rí­ti­mo Ría de Bil­bao y su en­cen­di­da

Se­ría in­jus­to con­si­de­rar que Bil­bao so­lo ha sa­bi­do mo­der­ni­zar­se a par­tir del Gug­gen­heim.

Ka­ro­la, la grúa que sim­bo­li­za el pa­sa­do in­dus­trial de la ciu­dad, así co­mo edi­fi­cios tan sin­gu­la­res co­mo el She­ra­ton Me­liá Bil­bao. A sus pies, las des­me­su­ra­das ta­zas de Án­gel Garraza, ar­tís­ti­ca­men­te ver­ti­das en mi­tad de los jar­din­ci­llos que flan­quean el río y nos de­vuel­ven al Gug­gen­heim don­de ha­ce tan po­co em­pe­zó to­do es­to.

Se­ría in­jus­to con­si­de­rar que Bil­bao so­lo ha sa­bi­do mo­der­ni­zar­se a par­tir de la cons­truc­ción del Gug­gen­heim. Uno tras otro, to­dos los es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos y de ur­ba­nis­mo del úl­ti­mo si­glo se dan ci­ta en sus ca­lles y ave­ni­das. Mo­der­nis­mo, art déco, ra­cio­na­lis­mo... y quie­nes de­nos­tan la in­fluen­cia ame­ri­ca­na ejer­ci­da por el mu­seo en el nue­vo Bil­bao so­lo tie­nen que dar­se una vuel­ta por la ba­rria­da de San Ignacio.

Ca­si en la orilla de la ría se ele­va un con­jun­to de vi­vien­das que arro­jan luz so­bre la vo­ca­ción in­no­va­do­ra de la vi­lla del Ner­vión. Son las Ca­sas Ame­ri­ca­nas, blo­ques que apa­re­cen en to­dos los tra­ta­dos de ar­qui­tec­tu­ra que ha­blan de Bil­bao. Y no se tra­ta de una cons­truc­ción de­ma­sia­do mo­der­na, pues se le­van­ta­ron ha­ce exac­ta­men­te me­dio si­glo, en 1964. Sus au­to­res fue­ron tres jó­ve­nes ar­qui­tec­tos vas­cos, Ru­fino Ba­sá­ñez, Es­te­ban La­rrea y Julián La­rrea, quie­nes se ins­pi­ra­ron en el con­cep­to es­cul­tó­ri­co que el fran­cés Le Cor­bu­sier eri­gió en la

mar­se­lle­sa l’Uni­té d’Ha­bi­ta­tion. Se dis­tin­guen por su ra­cio­na­lis­mo vo­lu­mé­tri­co y los in­con­fun­di­bles pa­si­llos ex­te­rio­res crea­dos por los es­ta­dou­ni­den­ses Pe­ter y Ali­son Smith­son y que, a la pos­tre, les han da­do su nom­bre.

Quien se acer­que a es­tas vi­vien­das, fe­liz­men­te res­tau­ra­das este mis­mo año, se sor­pren­de­rá de la mo­der­ni­dad de sus for­mas prác­ti­cas y aus­te­ras don­de des­ta­can las es­ti­li­za­das es­ca­le­ras se­pa­ra­das del edi­fi­cio. Una vez en San Ignacio, me­re­ce la pe­na lle­gar­se a la cer­ca­na ca­lle La­rra­ko Torre. A un par de pa­sos de las Ca­sas Ame­ri­ca­nas se al­za otro edi­fi­cio de for­mas ro­tun­das. Los re­cién cons­trui­dos blo­ques de la Kut­xa­bank son con­tra­pun­to con­tem­po­rá­neo a las his­tó­ri­cas vi­vien­das.

Al otro la­do de la ría, en la pun­ta de Zo­rro­zau­rre, la is­la en­ca­ja­da en­tre el Canal de Deus­to y el Ner­vión, la pro­pia BBK tie­ne pre­vis­to eri­gir otra cons­truc­ción sin­gu­lar. Se­rá una torre, crea­ción de la lau­rea­da ar­qui­tec­ta ira­quí Zaha Ha­did. Una lla­ma de vi­drio de más de cien me­tros de al­tu­ra. To­do es­ta­ba dis­pues­to, cuan­do en 2011 la en­ti­dad ban­ca­ria se­ña­ló que la cri­sis obli­ga­ba a es­pe­rar tiem­pos me­jo­res para su cons­truc­ción. Un am­bi­cio­so plan de ur­ba­nis­mo que in­clu­ye es­pa­cios so­cia­les, vi­vien­das, trans­por­tes eco­ló­gi­cos y to­da cla­se de ser­vi­cios, y que aguar­da a sus pies la lle­ga­da de vien­tos más fa­vo­ra­bles.

Unas es­tre­che­ces que no pa­re­ce ha­yan acam­pa­do en la otra orilla del río. Arri­ba, en lo al­to de la co­li­na, una des­me­su­ra­da tar­ta de na­ta y fre­sa se con­clu­ye es­tos días. Las te­se­las geo­mé­tri­cas que cu­bren su fa­cha­da apa­re­cen a mar­chas for­za­das. Es el Nue­vo San Ma­més, la ca­ja del equi­po ro­ji­blan­co que de­mues­tra que la cri­sis no quie­re sa­ber de­ma­sia­do del fút­bol. En su en­torno un con­jun­to de ca­lles y edi­fi­cios son, por el mo­men­to, la úl­ti­ma hue­lla apa­re­ci­da en el te­ji­do ur­bano bil­baíno des­de que ha­ce ya 17 años en la orilla del Ner­vión se ins­ta­ló la “Ma­rilyn” de ti­ta­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.