UN SA­FA­RI EN KE­NIA

El via­je de tu vi­da

Rutas del Mundo - - PORTADA - An­drés Ma­gai Periodista y fo­tó­gra­fo

Las sa­ba­nas afri­ca­nas son un eco­sis­te­ma con gran­des lla­nu­ras her­bá­ceas y al­gu­nos bos­ques que en las tem­po­ra­das de llu­vias se con­vier­ten en pas­ti­za­les y zo­nas pan­ta­no­sas, fa­vo­re­cien­do la vi­da ani­mal. Por eso es el há­bi­tat ideal para nu­me­ro­sos her­bí­vo­ros, que a la vez atraen a los gran­des car­ní­vo­ros. De aquí a los mí­ti­cos sa­fa­ris po­pu­la­ri­za­dos por las pe­lí­cu­las de Hoolly­wood y los do­cu­men­ta­les de La 2 dis­ta bien po­co, y por eso Ke­nia ha si­do des­de siem­pre el des­tino de sa­fa­ris por ex­ce­len­cia en África. Por supuesto fo­to­grá­fi­cos, por­que aque­llos que bus­ca­ban aca­bar con el ani­mal co­rres­pon­den a otras épo­cas, y a otra per­cep­ción de la na­tu­ra­le­za.

UN PAR­QUE NA­CIO­NAL BA­JO LAS CO­LI­NAS

En len­gua swahi­li, la pa­la­bra “sa­fa­ri” sig­ni­fi­ca “via­je”, así que de via­jes tra­ta este reportaje. Y para via­jar

Es fá­cil ver en el ho­ri­zon­te el Ki­li­man­ja­ro (5.890 m), en­tre las bru­mas de la ma­ña­na, an­tes de que se vuel­va a cu­brir por el ha­bi­tual cor­te­jo de nu­bes.

a Ke­nia lo más có­mo­do es ha­cer­lo en avión, has­ta arri­bar al ae­ro­puer­to de Nai­ro­bi. Des­de España no hay nin­gu­na ruta di­rec­ta con la ca­pi­tal ke­nia­ta, aun­que sí di­ver­sos vue­los ha­cien­do es­ca­la en al­gu­na ciu­dad eu­ro­pea o de Oriente Me­dio, con com­pa­ñías aé­reas co­mo Qa­tar Air­ways, que vue­la des­de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, con es­ca­la en la ca­pi­tal del sul­ta­na­to, Doha.

Una vez lle­ga­dos a Nai­ro­bi, el via­je con­ti­núa en ca­rre­te­ra ha­cia el sur de Ke­nia, en di­rec­ción a las co­li­nas de Ch­yu­lu Hills. La pri­me­ra par­te de este re­co­rri­do se rea­li­za so­bre un có­mo­do y as­fal­ta­do fi rme, en di­rec­ción a Mom­ba­sa, para pos­te­rior­men­te ir a pa­rar a di­ver­sas pis­tas de tie­rra. Eso sí; po­co a po­co en el ho­ri­zon­te se van des­cu­brien­do los paisajes de la sa­ba­na, las gran­des aca­cias pa­ra­guas y ama­ri­llas. Y tam­bién las pri­me­ras ga­ce­las, im­pa­las, ji­ra­fas, c ce­bras… Se to­ma con­cien­cia que aque­llos de­co­ra­dos vis­tos en las pe­lí­cu­las de Holly­wood se co­rres­pon­den cier­ta­men­te con la reali­dad. De al­gu­na ma­ne­ra, realiz zar un sa­fa­ri en Ke­nia es re­vi­vir esas pe­lí­cu­las.

El pri­mer ob­je­ti­vo del via­je son las co­li­nas de Ch­yu­lu Hills, don­de se en­cuen­tra el Ol Don­yo Mbi­ri­ka­ni Group Ranch. Este lod­ge per­te­ne­ce a una pa­re­ja de fo­tó­gra­fos de na­tu­ra­le­za lla­ma­dos Be­verly y De­reck Jou­bert, quie­nes tra­ba­jan para Na­tio­nal Geo­grap­hic. El ran­cho se si­túa a las fal­das de es­tas lo­mas, en un em­pla­za­mien­to úni­co y pri­vi­le­gia­do. El com­ple­jo es­tá for­ma­do por pe­que­ñas vi­llas, do­ta­das de una te­rra­za par­ti­cu­lar y un ja­cuz­zi ex­te­rior des­de los cua­les se ob­ser­va la sa­ba­na, y en días es­pe­cia­les in­clu­so se vis­lum­bra el Ki­li­man­ja­ro.

Efec­ti­va­men­te, se es­tá fren­te a la mon­ta­ña más al­ta de África, muy cer­ca del Par­que Na­cio­nal de Am­bo­se­li, y con las pri­me­ras lu­ces del día es fá­cil ver apa­re­cer en el ho­ri­zon­te la ci­ma de África en­tre la bru­ma de la ma­ña­na, an­tes de que és­ta se vuel­va a cu­brir por su ha­bi­tual cor­te­jo de nu­bes. Des­de el ran­cho se di­vi­san tam­bién las co­li­nas del Ch­yu­lu Hills y el pe­que­ño par­que na­tu­ral que las ro­dea, don­de abun­dan los ele­fan­tes, las ga­ce­las, los an­tí­lo­pes y por supuesto... las ji­ra­fas. Po­ca pre­sen­cia de car­ní­vo­ros, apa­ren­te­men­te. A pe­sar de que la pre­sión hu­ma­na pro­vo­có que las ma­na­das de leo­nes se fue­ran de la zo­na ha­ce ya más de una déca­cada, des­de ha­ce un par de años al­gu­nos de los guías y conductores del par­que afir­man ha­ber vis­to un pe­que­ño gru­po por las in­me­dia­cio­nes.

Va­le la pe­na des­cu­brir el par­que con cier­to de­ta­lle con los vehícu­los es­pe­cia­les 4x4 que hay en el ran­cho ( los vehícu­los pri­va­dos es­tán prohi­bi­dos en los par­ques na­tu­ra­les ke­nia­tas), es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­dos para los

sa­fa­ris . En es­tos au­tos, los pa­sa­je­ros van sen­ta­dos en tres fi­las de asien­tos; los de atrás un po­co más al­tos que los de de­lan­te, per­mi­tien­do que ca­da uno ten­ga un in­me­jo­ra­ble pues­to para la ob­ser­va­ción del pai­sa­je y la fau­na. Con un po­co de suer­te se­rá po­si­ble con­tem­plar al­gún gue­par­do que uti­li­za la úl­ti­ma luz del día para mo­ver­se por el par­que y ca­zar al­gu­na pre­sa.

Aun­que, sin du­da, la me­jor for­ma de aca­bar el día es plan­tan­do un mi­núscu­lo cam­pa­men­to -una me­si­ta, unas si­llas y unos al­moha­do­nes -y dis­fru­tar de la pues­ta del sol al abri­go de una bue­na fo­ga­ta con una co­pa en la mano.

DE LA LEO­NA EL­SA AL REY LEÓN

La si­guien­te eta­pa lleva ha­cia el la­go Nai­vas­ha, que se ca­rac­te­ri­za por la gran po­bla­ción de aves que lo

Cer­ca del la­go Nai­vas­ha se en­cuen­tra el lu­gar don­de se aten­dió la fa­mo­sa leo­na El­sa de “Na­ci­da li­bre”.

ha­bi­tan, ade­más de ser és­ta una zo­na muy co­no­ci­da por sus vi­ve­ros de plan­tas y flo­res que abas­te­cen gran nú­me­ro de flo­ris­te­rías eu­ro­peas. Allí se pue­de rea­li­zar un pe­que­ño tour en ca­noa para la ob­ser­va­ción de aves: es­pe­cial­men­te pe­lí­ca­nos y ci­güe­ñas de pi­co ama­ri­llo, ade­más de los im­po­nen­tes hi­po­pó­ta­mos. Los es­ce­na­rios que apa­re­cen en la pe­lí­cu­la de di­bu­jos El Rey León se ba­sa­ron en di­fe­ren­tes lo­ca­li­za­cio­nes de este par­que.

En las in­me­dia­cio­nes se en­cuen­tra el Par­que Na­cio­nal de d Hell’s Ga­te don­de se ubi­ca el El­sa­me­re Con­ser­va­tion Cen­ter, f un­da­do por el ma­tri­mo­nio Adam­son,y fa­mo­so por sus pro­yec­tos de con­ser­va­ción de leo­nes. Es co­no­ci­da y la his­to­ria de la leo­na El­sa, que des­pués fue lle­va­da al ci­ne en la pe­lí­cu­la Na­ci­da Li­bre.

Tras el La­go Nai­vas­ha se si­gue en di­rec­ción al Par­que Na­cio­nal del La­go Na­ku­ru. Muy des­bor­da­do des­pués de las in­ten­sas llu­vias de los úl­ti­mos meses. Gran G par­te de su ac­ce­so prin­ci­pal ha que­da­do su­mer­gi­do gi por las aguas del la­go. Al dis­po­ner de va­rios lod­ge, lo ideal es alo­jar­se den­tro del Par­que, y de es­ta for­ma se pue­den dis­fru­tar al má­xi­mo to­das las sen­sa­cio­nes pro­du­ci­das p por la cer­ca­nía de los ani­ma­les.

Nu­ku­ru es co­no­ci­do por la po­bla­ción de fla­men­cos y pe­lí­ca­nos. Es tam­bién el san­tua­rio de los ri­no­ce­ron­tes blan­cos.

Para que un sa­fa­ri sea real­men­te fruc­tí­fe­ro hay que ma­dru­gar y apro­ve­char las pri­me­ras lu­ces del día, por­que es el mo­men­to en el que los ani­ma­les se po­nen en mar­cha y co­mien­za su actividad. Cu­rio­sa­men­te este par­que no es uno de los más co­no­ci­dos o vi­si­ta­dos por los tu­ris­tas ex­tran­je­ros que lle­gan a Ke­nia. Se en­cuen­tra muy cer­ca de la ciu­dad de Na­ku­ru, lo que oca­sio­na que mu­chos ha­bi­tan­tes de la ciu­dad se acer­quen a este es­pa­cio na­tu­ral en sus vehícu­los para vi­si­tar­lo, pues es uno de los po­cos de Ke­nia don­de es­to es­tá per­mi­ti­do.

En Na­ku­ru es muy im­por­tan­te la po­bla­ción de aves, es­pe­cial­men­te fla­men­cos y pe­lí­ca­nos, y re­sul­ta muy ha­bi­tual ver­los vo­lar en gran­des ban­da­das a pri­me­ras ho­ras del día. En la par­te al­ta del par­que hay un ob­ser­va­to­rio des­de el que se do­mi­na ca­si to­do el par­que y de­pen­dien­do de la épo­ca del año es po­si­ble ver tal can­ti­dad de fla­men­cos que las ori­llas del la­go son, li­te­ral­men­te, de co­lor rosa.

Otro de los as­pec­tos que des­ta­can de este Par­que es la im­por­tan­te po­bla­ción de ri­no­ce­ron­tes blan­cos, con­si­de­rán­do­se Na­ku­ru co­mo uno de los san­tua­rios de este ani­mal. Tam­bién hay gran­des gru­pos fa­mi­lia­res de ba­bui­nos, cer­ca de los ca­mi­nos por don­de tran­si­tan los vehícu­los, ade­más de gran­des ma­na­das de bú­fa­los y ji­ra­fas. Con un po­co de suer­te se pue­de ob­ser­var tam­bién a las leo­nas so­bre el cuer­po de un bú­fa­lo re­cién ca­za­do, dan­do bue­na cuen­ta de la co­mi­da re­cién ad­qui­ri­da.

A ORI­LLAS DEL LA­GO VIC­TO­RIA

Des­de este Par­que se pue­de ac­ce­der a otros par­ques, co­mo es el ca­so del Par­que Na­cio­nal de Sam­bu­ru y el del La­go Ba­rin­go, e in­clu­so al Par­que Na­cio­nal de Ma­sai Ma­ra. Sin em­bar­go, la pro­pues­ta de este via­je di­ri­ge los pa­sos ha­cia el la­go Vic­to­ria, el más grande de África y el se­gun­do más grande del pla­ne­ta con agua dul­ce. Sus aguas ha­cen fron­te­ra con Tan­za­nia, Ke­nia y Ugan­da, y dis­fru­ta de una ex­ten­sión su­pe­rior a los 69.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y una pro­fun­di­dad

Una vi­si­ta al la­go Vic­to­ria no es com­ple­ta si no se rea­li­za una ex­cur­sión en bar­ca.

má­xi­ma de 82 me­tros. Des­de el la­go se ali­men­ta al río Ni­lo, a tra­vés del tra­mo co­no­ci­do co­mo Ni­lo Blan­co.

Uno de los mo­men­tos in­tere­san­tes en el re­co­rri­do ha­cia el Vic­to­ria es la pa­ra­da en los mi­ra­do­res so­bre el va­lle del Rift, des­de don­de se apre­cia per­fec­ta­men­te la fa­lla que se­pa­ra en dos África. En es­ta zo­na del país hay una bue­na ofer­ta de com­ple­jos ho­te­le­ros y re­sorts.

Des­pués de una lar­ga jor­na­da de via­je en co­che se lle­ga a la is­la de Ru­sin­ga, don­de es po­si­ble alo­ja­se en un re­sort a ori­llas del la­go Vic­to­ria. El sa­fa­ri co­mien­za con los pri­me­ros ra­yos de luz, al ama­ne­cer. Es muy in­tere­san­te acer­car­se a las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des de pes­ca­do­res del la­go Vic­to­ria, don­de se ob­ser­va la lle­ga­da de és­tos en sus pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes do­ta­das de un más­til y una ve­la trian­gu­lar.

Lla­ma la aten­ción la gran can­ti­dad de gar­ce­tas blan­cas que re­vo­lo­tean so­bre las em­bar­ca­cio­nes, in­ten­tan­do con­se­guir un po­co del pes­ca­do cap­tu­ra­do. Una vez atra­ca­dos los bar­cos, tras una lar­ga jor­na­da de pes­ca, co­mien­za el tra­sie­go. Mien­tras los hom­bres pre­pa­ran la bar­ca y lim­pian las artes de pes­ca, las mu­je­res se lle­van el pes­ca­do en gran­des ba­rre­ños que trans­por­tan so­bre sus cabezas has­ta los se­ca­de­ros al sol don­de pre­pa­ran y dis­tri­bu­yen los pe­ces cap­tu­ra­dos. Al­gu­nos son se­ca­dos un tiem­po al sol, pre­vio a su co­mer­cia­li­za­ción.

Pe­ro no se pue­de de­cir que la vi­si­ta al la­go Vic­to­ria es com­ple­ta has­ta que no se rea­li­za una ex­cur­sión por el la­go en una lan­cha mo­to­ra, y se vi­si­tan al­gu­nas de las is­las del la­go don­de lla­ma la aten­ción la gran can­ti­dad de aves, es­pe­cial­men­te cor­mo­ra­nes y águi­la, ade­más de una im­por­tan­te po­bla­ción de la­gar­tos de la fa­mi­lia de los va­ra­nos. Des­de es­ta zo­na se pue­de dis­fru­tar de unas her­mo­sas pues­tas de sol con las co­li­nas vol­cá­ni­cas de fon­do.

LAS “ME­MO­RIAS DE ÁFRICA” DE BLI­XEN

La si­guien­te eta­pa del via­je lleva de re­gre­so a Nai­ro­bi, a las afue­ras de la ca­pi­tal de Ke­nia y don­de se en­cuen­tra el ba­rrio de Ka­ren, en re­cuer­do a la fa­mo­sa es­cri­to­ra da­ne­sa Ka­ren Bli­xen, cu­ya ca­sa es el cen­tro de in­te­rés del ba­rrio. La vi­si­ta, no obs­tan­te, no co­mien­za en la vi­vien­da de la es­cri­to­ra, sino más bien en el ve­cino or­fa­na­to de ele­fan­tes, uno de los lu­ga­res más in­tere­san­tes de Ke­nia. Este cen­tro pue­de lle­gar a al­ber­gar a más de 40 ele­fan­tes huér­fa­nos agru­pa­dos en pe­que­ños gru­pos por eda­des. El or­fa­na­to va re­co­gien­do a aque­llas cria­tu­ras que, ya sea por ha­ber su­fri­do un ac­ci­den­te o por ha­ber si­do víc­ti­mas de ca­za­do­res fur­ti­vos, se han que­da­do so­los. Si no fue­ra por él, mu­chos ejem­pla­res no lle­ga­rían a la vi­da adul­ta.

Des­pués, sí va­le la pe­na des­cu­brir la Ca­sa-Mu­seo de Ka­ren Bli­xen, que se hi­zo fa­mo­sa por su li­bro Me­mo­rias de África, que fue lle­va­do al ci­ne en 1985 por

Cer­ca de la ca­sa de Ka­ren Bli­xen, pró­xi­ma a Nai­ro­bi, hay unos or­fa­na­tos de ele­fan­te y ji­ra­fas.

Sid­ney Po­llack, y fue in­ter­pre­ta­do por Meryl Streep y Ro­bert Red­ford. Tal y co­mo co­mien­za el li­bro, la ca­sa se en­cuen­tra al pie de las co­li­nas de Ngong y fue uti­li­za­da co­mo pla­tó de la pe­lí­cu­la.

Des­de la ca­sa de Bli­xen, la si­guien­te vi­si­ta es el or­fa­na­to de ji­ra­fas Lan­ga­ta Gi­ra­fe Cen­ter, cu­ya mi­sión es con­ser­var, di­vul­gar y cui­dar este cua­drúpe­do de cue­llo al­to. Aquí se rea­li­zan des­ta­ca­das ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das a los es­co­la­res. En el cen­tro hay un mi­ra­dor al que se acer­can los ani­ma­les y los vi­si­tan­tes pue­den ali­men­tar­las y co­no­cer­las de muy cer­ca, in­clu­so hay al­gún ejem­plar que se de­ja aca­ri­ciar.

Y an­tes de em­bar­car para re­gre­sar a ca­sa es in­tere­san­te de­di­car unas ho­ras a vi­si­tar el Nai­ro­bi Na­tio­nal Park, s se­de del Ken­ya Wild­Li­fe Ser­vi­ce. Uno de las atrac­ti­vos p prin­ci­pa­les de este par­que es que es­tá si­tua­do en las in­me­dia­cio­nes de Nai­ro­bi, y des­de él se ob­ser­va de fon­do el sky­li­ne de la ca­pi­tal ke­nia­ta con leo­nes, hie­nas, ji­ra­fas y an­tí­lo­pes en pri­mer plano. En este par­que se reali­zó la fa­mo­sa fa ce­re­mo­nia de que­ma de 12 to­ne­la­das de mar­fil de d ele­fan­te y ri­no­ce­ron­te que pre­si­die­ron el pre­si­den­te Moi y el fun­da­dor del Ken­ya Wild­Li­fe Ri­chard Lea­key. Este ac­to ha supuesto el ini­cio de una cam­pa­ña con­tra el co­mer­cio del mar­fil. Allí mis­mo se ubi­có un mo­nu­men­to m con las ce­ni­zas del mar­fil que­ma­do.

En el par­que na­tu­ral de Ch­yu­lu Hills abun­dan ga­ce­las, an­tí­lo­pes, ji­ra­fas y gue­par­dos. Des­de ha­ce un par de años al­gu­nos guías y guar­das han de­tec­ta­do la pre­sen­cia de una pe­que­ña ma­na­da de leo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.