PA­NA­MÁ

La ma­yor sor­pre­sa de Amé­ri­ca

Rutas del Mundo - - PORTADA - Ser­gi Reboredo Periodista y fo­tó­gra­fo

Cuan­do se aterriza en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de To­cu­men no se tie­ne la sen­sa­ción de ha­ber lle­ga­do a Cen­troa­mé­ri­ca. Enor­mes ras­ca­cie­los se ali­nean uno tras otro a los pies de Pa­cí­fi­co crean­do una ba­rre­ra ar­ti­fi­cial en­tre las aguas del océano y los es­ca­sos cin­cuen­ta ki­ló­me­tros que la se­pa­ran del mar Ca­ri­be.

Pa­na­má es un país cu­rio­so. Una es­tre­cha y fina fran­ja de tie­rra que se in­ter­po­ne en­tre el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co, im­pi­dien­do que és­tos sean un mis­mo mar, a la que une con ello el sub­con­ti­nen­te sud­ame­ri­cano con el res­to de Amé­ri­ca. Sin em­bar­go, una per­fec­ta obra de in­ge­nie­ría le­van­ta­da ha­ce un si­glo con­si­gue se­pa­rar en dos mi­ta­des el Nue­vo Mundo y co­nec­tar los dos océa­nos. Pu­ra con­tra­dic­ción. O si quie­ren, me­nu­do po­der. Po­cos lu­ga­res del Pla­ne­ta unen y se­pa­ran con tan­ta fa­ci­li­dad.

Es ló­gi­co, por tan­to, que el país le de­ba tan­to a es­ta vía de agua tan es­pe­cial. Le ha apor­ta­do no­to­rie­dad, pres­ti­gio, di­men­sión in­ter­na­cio­nal y por supuesto la ri­que­za ne­ce­sa­ria para que pu­die­ra cre­cer y desa­rro­llar­se.

Afor­tu­na­da­men­te, lo que cuen­ta Le Ca­rré en su no­ve­la “El sas­tre de Pa­na­má” es pu­ra li­te­ra­tu­ra.

Es cier­to tam­bién que el Canal de Pa­na­má ha te­ni­do un pre­cio para la so­cie­dad pa­na­me­ña. El di­ne­ro, los es­pías, la ma­fia... siem­pre han da­do mu­cho de lo que ha­blar. Y si no que se lo di­gan a John Le Ca­rré, au­tor de la fa­mo­sa no­ve­la El sas­tre de Pa­na­má, que fue lle­va­da a la gran pan­ta­lla por John Boor­man e in­ter­pre­ta­da en­tre otros por Pier­ce Bros­nan (des­pués de sus aven­tu­ras co­mo 007). En ella se cuen­ta un ca­so de es­pio­na­je in­ter­na­cio­nal ocu­rri­do en los días pre­vios a la de­vo­lu­ción del Canal al go­bierno lo­cal. Pen­del, el pro­ta­go­nis­ta, es el me­jor sas­tre del país. Sus ma­nos mi­den y cor­tan los tra­jes del pre­si­den­te de l na­ción, del ge­ne­ral que di­ri­ge las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas es­ta­cio­na­das en el Canal y de mu­cha gen­te im­por­tan­te de la ciu­dad. Su vi­da trans­cu­rre apa­ci­ble­men­te has­ta que en ella irrum­pe un am­bi­cio­so y tor­pe agen­te bri­tá­ni­co que lo con­ver­ti­rá en una fuen­te de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da.

Afor­tu­na­da­men­te, lo que cuen­ta la no­ve­la es pu­ra li li­te­ra­tu­ra, pe­ro sí es cier­to que la obra de Le Ca­rré re­fle­ja muy bien una cir­cuns­tan­cia: un país que aco­ge la ruta ma­rí­ti­ma más tran­si­ta­da del mundo siem­pre se­rá sus­cep­ti­ble de atraer a lo me­jor de ca­da ca­sa, lo que ha fa­vo­re­ci­do un cier­to ima­gi­na­rio so­bre el mis­mo. No obs­tan­te, si hi­cié­ra­mos ca­so de to­do lo que ha con­ta­do Holly­wood so­bre Las Ve­gas, Nue­va York, Los An­ge­les o Chica­go... no c com­pren­de­ría­mos lo que en reali­dad son es­tas ciu­da­des: la las más po­ten­te má­qui­na de ri­que­za del mundo.

El Canal de Pa­na­má cum­ple sus cien años de vi­da, y lo ce­le­bra con una am­plia­ción de sus ins­ta­la­cio­nes.

LA CIU­DAD MÁS COS­MO­PO­LI­TA DE CEN­TROA­MÉ­RI­CA

No ha si­do úni­ca­men­te obra del Canal. Pa­na­má siem­pre ha si­do, his­tó­ri­ca­men­te, un lu­gar muy es­pe­cial de Amé­ri­ca. Fue aquí don­de Nú­ñez de Bal­boa se con­vir­tió en el pri­mer eu­ro­peo en ver el Pa­cí­fi­co ( y en re­cuer­do de ello la mo­ne­da del país se de­no­mi­na Bal­boa). Era tam­bién en Por­to­be­lo, no muy le­jos de Pa­na­má City, don­de arri­ba­ba el fa­mo­so “ga­león de Manila” car­ga­do has­ta los to­pes con las ri­que­zas de Asia. No por ca­sua­li­dad , en tiem­pos de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les Pa­na­má fue co­no­ci­da co­mo la Cas­ti­lla del Oro.

Pa­na­má fue la más im­por­tan­te ur­be co­lo­nial que ha­bía en­tre las tie­rras de Su­da­mé­ri­ca y las de Nue­va España (ac­tual Mé­xi­co), y por ello fue ob­je­ti­vo en nu­me­ro­sas oca­sio­nes de la ira del ca­pi­tán Mor­gan y de los más cé­le­bres bu­ca­ne­ros, fi li­bus­te­ros y cor­sa­rios de las An­ti­llas. Su im­por­tan­cia co­mo puerto y for­ta­le­za fue tal que dio nom­bre al ist­mo que une las dos Amé­ri­cas, y más tar­de al país en su con­jun­to.

El pri­mer asen­ta­mien­to es­pa­ñol fue Pa­na­má La Vie­ja (1519), hoy a unos 2 ki­ló­me­tros de Pa­na­má City. Fue la pri­me­ra ciu­dad eu­ro­pea eri­gi­da en la cos­ta ame­ri­ca­na del Pa­cí­fi­co. Con­ver­ti­da hoy en Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, co­no­cer­la es rea­li­zar un au­tén­ti­co via­je en el tiem­po.

Re­cons­trui­da tras di­ver­sos ata­ques pi­ra­tas, los es­pa­ño­les de­ci­die­ron re­si­tuar la ciu­dad y tras­la­dar­la en 1673 a las ve­ci­nas fal­das del Ce­rro An­cón, don­de se desa­rro­lló co­mo una im­por­tan­te ur­be co­lo­nial. Ac­tual­men­te, el re­cuer­do co­lo­nial es­pa­ñol es­tá muy pre­sen­te en las vie­jas ca­lles de ado­qui­nes de Pa­na­má City, en las mu­ra­llas de ca­li­can­to y en su co­lo­ri­da ar­qui­tec­tu­ra que res­pi­ra nue­vos ai­res con los res­tau­ran­tes con co­ci­na de au­tor, las te­rra­zas de los ba­res, las tien­das de sou­ve­nirs y los ele­gan­tes ho­te­les bou­ti­que.

No obs­tan­te, son va­rios los atrac­ti­vos a vi­si­tar: la Pla­za Bo­lí­var, la Pla­za de la In­de­pen­den­cia, el Mu­seo del Canal de Pa­na­má, la Ca­te­dral de San Jo­sé, el Pa­la­cio Pre­si­den­cial, la Cal­za­da de Ama­dor, el Puen­te de las Amé­ri­cas y el Par­que Fran­cés. En este par­que, lu­gar en el que se ubi­ca la Em­ba­ja­da de Fran­cia, hay un mo­nu­men­to en homenaje a los cons­truc­to­res que ini­cia­ron las obras del Canal de Pa­na­má, con Fer­di­nand Les­seps a la ca­be­za. No le­jos de allí se ha­lla un edi­fi­cio tra­di­cio­nal es­pa­ñol lla­ma­do Las Bó­ve­das que ac­tual­men­te se uti­li­za co­mo ga­le­ría de ar­te y que tam­bién aco­ge un res­tau­ran­te fran­cés.

Des­de el cas­co an­ti­guo, y pa­san­do por el Mer­ca­do del Ma­ris­co, un lu­gar ro­dea­do de pe­que­ños res­tau­ran­tes en los que se pue­de de­gus­tar un buen ce­vi­che, un “gau­cho de ma­ris­cos” o un pes­ca­do con pa­ta­co­nes, se lle­ga has­ta la Cin­ta Cos­te­ra. Es un es­pa­cio ga­na­do al mar que co­mu­ni­ca Pun­ta Pai­ti­lla, en la ciu­dad mo­der­na, con el cas­co an­ti­guo. Ins­pi­ra­dos en el “Ate­rro do Fla­men­go”, en Río de Ja­nei­ro, es­tos sie­te ki­ló­me­tros cuen­tan con am­plias áreas ver­des, campos de ba­lon­ces­to, ca­rril bi­ci y per­fec­tas vis­tas de la ciu­dad. Por la tar­de las pa­re­jas de enamorados sue­len ve­nir a pa­sea­ral igual que lo ha­cen mu­chos run­ners y ci­clis­tas.

Este año 2014 se ha ga­na­do otro es­pa­cio al mar. Re­ci­be el nom­bre de Cin­ta Cos­te­ra IIIy es otro ra­mal de cua­tro ki­ló­me­tros de lon­gi­tud que une por en­ci­ma del agua los ba­rrios de El Cho­rri­llo, San Felipe y Ba­rra­za con el res­to de la ca­pi­tal pa­na­me­ña, una nue­va fran­ja de tie­rra ro­dea­dos de gran­des zo­nas ver­des. Aun­que si ha­bla­mos de par­ques y es­pa­cios na­tu­ra­les, no hay que per­der­se la vi­si­ta al Ce­rro An­cón, que con sus ca­si 200 me­tros so­bre el ni­vel del mar es el pun­to más ele­va­do de la ciu­dad. Ló­gi­ca­men­te dis­fru­ta de unas mag­ní­fi­cas vis­tas pa­no­rá­mi­cas y es un lu­gar per­fec­to para pa­sear en ple­na na­tu­ra­le­za, en­tre uns exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción, mien­tras se ob­ser­van tu­ca­nes, igua­nas, ñe­ques, ve­na­dos y dis­tin­tas es­pe­cies de mo­nos.

Al caer la tar­de, el cen­tro la ciu­dad de Pa­na­má to­da­vía aco­ge más vi­da y pro­ta­go­nis­mo, so­bre to­do en los al­re­de­do­res de la Pla­za Bo­lí­var, en la que va­rios res­tau­ran­tes y lo­ca­les de es­ti­lo bohe­mio ofre­cen en sus te­rra­zas bue­na mú­si­ca, ex­ce­len­te co­mi­da y al­gu­nos tra­gos con los que en­to­nar­se. Los fi­nes de semana la fies­ta en la zo­na sue­le du­rar has­ta bien en­tra­da la ma­dru­ga­da.

CIEN AÑOS DE ACTIVIDAD

Pa­na­má es mu­cho más que su canal: hay un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral ex­cep­cio­nal, unos paisajes ex­tra­or­di­na­rios, her­mo­sas pla­yas y to­do un mundo por des­cu­brir que sor­pren­de por su be­lle­za y ri­que­za. Pe­ro qué du­da ca­be que el

Canal es el Canal. Este año cum­ple pre­ci­sa­men­te el si­glo de vi­da y es uno de los ma­yo­res pro­duc­tos del in­ge­nio y el co­ra­je hu­mano. No obs­tan­te, su his­to­ria, en ver­dad, se re­mon­ta a ini­cios del si­glo XVI cuan­do los es­pa­ño­les lle­ga­ron al Ist­mo, y con­si­de­ra­ron se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de abrir un pa­so de agua que co­mu­ni­ca­ra el Atlán­ti­co con el Pa­cí­fi­co. Des­gra­cia­da­men­te, el pro­yec­to no lle­gó nun­ca a eje­cu­tar­se, aun­que nun­ca des­apa­re­ció la idea de cons­truir una ruta ma­rí­ti­ma que unie­ra los dos océa­nos.

El pri­mer es­fuer­zo de cons­truc­ción, en fir­me, lo ini­ció una aso­cia­ción de em­pre­sas fran­ce­sas en 1880, tras su éxi­to en Suez, co­mu­ni­can­do el mar Me­di­te­rrá­neo con el mar Ro­jo. Pe­ro los pro­ble­mas que pre­sen­ta­ba Pa­na­má eran más se­rios, y a las di­fi­cul- ta­des téc­ni­cas se su­ma­ron pro­ble­mas fi­nan­cie­ros y los efec­tos de las en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les que die­ron al tras­te con la ini­cia­ti­va. Cuan­do Pa­na­má con­so­li­dó su in­de­pen­den­cia en 1903 pac­tó con Es­ta­dos Uni­dos la cons­truc­ción del Canal que se ter­mi­nó, fi­nal­men­te, el 15 de agos­to de 1914.

El Canal de Pa­na­má, con una lon­gi­tud de apro­xi­ma­da­men­te 80 ki­ló­me­tros, fun­cio­na co­mo un ata­jo ma­rí­ti­mo que acor­ta unos 12.900 ki­ló­me­tros la ruta que de­be ha­cer un bar­co que desee ir del Océano Pa­cí­fi­co al Atlán­ti­co (o vi­ce­ver­sa). Es­to su­po­ne acor­tar unos 25 días de tra­ve­sía, por lo que tan­to bu­ques de car­ga, co­mo cru­ce­ros de re­creo no se lo pien­san dos ve­ces a la ho­ra de es­co­ger es­ta vía de agua, aun­que para ello de­ban pa­gar unos pea­jes as­tro­nó­mi­cos, co­mo los 317.142 US$ que pa­gó el car­gue­ro MSX Fa­bienne en el 2008. La ta­ri­fa me­dia del pea­je es de al­re­de­dor de 54.000 US$ y ca­da año pa­san más de 14.000 bu­ques, lo cual su­po­ne unos im­por­tan­tes in­gre­sos para las ar­cas del es­ta­do pa­na­me­ño.

Des­de un mi­ra­dor abier­to al pú­bli­co es po­si­ble ver có­mo fun­cio­na el Canal. Tres es­clu­sas, de dos vías ca­da una, sir­ven de as­cen­so­res de agua que ele­van los bu­ques al ni­vel del la­go Ga­tún, a 26 me­tros so­bre el mar, para per­mi­tir el cru­ce por la Cor­di­lle­ra Cen­tral, y lue­go ba­jar­los al ni­vel del mar al otro la­do del Ist­mo, ha­cien­do jus­ta­men­te lo con­tra­rio.

La de­man­da de bu­ques que quie­ren pa­sar de un la­do a otro de Amé­ri­ca no ha de­ja­do de cre­cer en los

Bo­cas del To­ro es el hogar de 350 es­pe­cies di­ver­sas: aves, an­fi­bios de co­lo­res, osos pe­re­zo­sos, cai­ma­nes...

úl­ti­mos años, al igual que el ta­ma­ño de es­tos, por lo que en sep­tiem­bre del año 2007 co­men­za­ron las obras de am­plia­ción del Canal. Es­tas obras fue­ron ad­ju­di­ca­das a la em­pre­sa es­pa­ño­la Sacyr Va­ller­mo­so, que aun­que con di­ver­sos pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des si­gue ade­lan­te con el pro­yec­to de am­plia­ción.

CA­RI­BE EN ES­TA­DO PU­RO

No obs­tan­te, Pa­na­má es más que su Canal, y el ar­chi­pié­la­go de Bo­cas del To­ro es un buen ejemplo de ello. Con­for­ma­do por 9 is­las, 51 ca­yos y 200 is­le­tas, este es­pa­cio na­tu­ral aco­ge be­llos ejem­plos arre­ci­fes de co­ral, ex­tra­or­di­na­rios man­gla­res y bos­ques tro­pi­ca­les, be­llas pla­yas de aguas cris­ta­li­nas y mu­cha sel­va, lo que lo con­vier­te, ti­ran­do de tó­pi­co, en un mar­co in­com­pa­ra­ble para dis­fru­tar del mar Ca­ri­be, en es­ta­do pu­ro.

Cris­to­bal Co­lón fue el pri­mer eu­ro­peo que co­no­ció es­ta tie­rra del Ca­ri­be pa­na­me­ño. Fue en su cuarto y úl­ti­mo via­je, y en él re­co­rrió la la­gu­na de Chi­ri­quí y Bahía de Al­mi­ran­te (en aquel en­ton­ces, lla­ma­das Abu­re­ma y Ca­ri­baó, res­pec­ti­va­men­te). Afor­tu­na­da­men­te fa­vo­re­ció su con­ser­va­ción co­mo pa­raí­so na­tu­ral el he­cho que Bo- cas del To­ro desem­pe­ña­ra en el pe­rio­do co­lo­nial un pa­pel mar­gi­nal, por lo que no fue ocu­pa­do y po­bla­do has­ta el si­glo XVIII, cuan­do em­pe­zó a aco­ger a al­gu­nos emi­gran­tes eu­ro­peos, ade­más de ci­ma­rro­nes y es­cla­vos li­ber­tos, pi­ra­tas y cor­sa­rios atraí­dos por la be­lle­za y es­plen­dor. Bo­cas del To­ro es una ex­ce­len­te tie­rra de ol­vi­do.

Hoy, el ar­chi­pié­la­go cau­ti­va al vi­si­tan­te por su in­su­pe­ra­ble ve­ge­ta­ción com­pues­ta de di­ver­sos bos­ques hú­me­dos, una am­plia zo­na de man­gla­res y mu­chas áreas pan­ta­no­sas. Su bio­di­ver­si­dad lo con­vier­te en un lu­gar úni­co y pri­vi­le­gia­do para la ob­ser­va­ción de la fau­na y flo­ra tro­pi­cal. Por eso, el es­ta­do pa­na­me­ño lo con­vir­tió en el pri­mer par­que na­cio­nal marino del país y ac­tua­lem­te es el úni­co lu­gar en el mundo don­de el ins­ti­tu­to Smith­so­nian tie­ne un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción fue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos. Es el hogar de más de 350 es­pe­cies de aves, ra­nas ro­jas y an­fi­bios de co­lo­res bri­llan­tes, así co­mo osos pe­re­zo­sos y cai­ma­nes, en­tre otras mu­chas es­pe­cies.

Otro lu­gar de en­vi­dia del país es el Par­que Na­cio­nal Marino Is­la Bas­ti­men­tos que fue crea­do en el año de 1998. Es un con­jun­to de is­las e is­lo­tes de 13,226 hec­tá­reas, y una de las po­cas áreas pro­te­gi­das de Amé­ri­ca La­ti­na don­de se pre­ser­va eco­sis­te­mas de pla­yas, arre­ci­fes de co­ral y man­gla­res den­tro de un mis­mo es­pa­cio. En el par­que hay arre­ci­fes de co­ral, ex­ce­len­tes pla­yas de are­na blan­ca y unas aguas cris­ta­li­nas. Hogar de ma­na­tíes y más de 200 es­pe­cies de pe­ces tro­pi­ca­les y un lu­gar muy im­por­tan­te para el desove de tor­tu­gas ma­ri­nas.

En cam­bio, en la cos­ta sur de Is­la Bas­ti­men­tos se lo­ca­li­za la la­gu­na del Al­mi­ran­te, la úni­ca la­gu­na de agua dul­ce co­no­ci­da en un área in­su­lar de Pa­na­má, don­de se lo­ca­li­zan nu­me­ro­sas tor­tu­gas. Con mu­chos ca­na­les que ser­pen­tean en­tre los is­lo­tes de man­glar, ro­dea­dos de co­ra­les y de fon­dos are­no­sos cu­bier­tos por pra­de­ras de hier­bas ma­ri­nas. El par­que con­ser­va la ma­yor ex­ten­sión de man­gla­res ca­ri­be­ños del país, así co­mo los arre­ci­fes de co­ral me­jor con­ser­va­dos de di­cho li­to­ral, do­mi­na­dos por el man­gle ro­jo y el man­gle blan­co.

PLA­YAS DE ES­CÁN­DA­LO

Para los aman­tes de las pla­yas, las is­las de San Blas y Ca­yo Za­pa­ti­lla son de esos lu­ga­res que nun­ca de­be­rían per­der­se. El ar­chi­pié­la­go de San Blas lo com­po­nen

Tan­to Ca­yo Za­pa­ti­lla co­mo las is­las de San Blas es­tán ro­dea­das de es­pec­ta­cu­la­res pla­yas de are­na

más de 300 is­las e is­lo­tes de los cua­les so­lo 80 es­tán ha­bi­ta­dos. Mien­tras Ca­yo Za­pa­ti­lla es­tá si­tua­do en el ex­tre­mo nor­te del ci­ta­do par­que de Bas­ti­men­tos. Am­bos lu­ga­res es­tán ro­dea­dos de es­pec­ta­cu­la­res pla­yas de are­na blan­ca, con arre­ci­fes co­ra­li­nos bien pre­ser­va­dos y una pri­me­ra lí­nea de cos­ta en la que no pue­den fal­tar las pal­me­ras co­co­te­ras.

Otra ex­ce­len­te pla­ya es Red Frog en Bo­cas del To­ro. Su nom­bre pro­vie­ne de las ra­nas ve­ne­no­sas de co­lo­res ro­ji­zos (su nom­bre cien­tí­fi­co es Den­dro­ba­tes pu­mi­lio) que ha­bi­tan en los bos­ques tro­pi­ca­les que es­tán al­re­de­dor de la pla­ya. Ade­más de la ra­na ro­ja, es po­si­ble ob­ser­var osos pe­re­zo­sos en los ár­bo­les y dis­tin­tas aves exó­ti­cas. Por la geo­gra­fía de la pla­ya, Red Frog es ideal para ha­cer surf. Las olas de di­ciem­bre a mar­zo pue­den lle­gar has­ta los cua­tro me­tros de al­tu­ra.

Otro im­por­tan­te pun­to tu­rís­ti­co es la re­gión de Bo­ca­to­ri­to, en el sur de la is­la Cris­tó­bal, for­ma­da por in­nu­me­ra­bles is­le­tas de man­glar que con­for­man un la­be­rin­to y crean un es­ce­na­rio la­cus­tre de gran be­lle­za. En su in­te­rior al­ber­ga la co­no­ci­da Bahía de los Del­fi­nes, en la que es muy co­mún en­con­trar un gran nú­me­ro de es­tos ce­tá­ceos de na­riz de bo­te­lla, mu­chas ve­ces acom­pa­ña­dos por sus crías.

Por su par­te, Ca­yo Co­ral es el si­tio más fa­mo­so del ar­chi­pié­la­go para rea­li­zar el snor­ke­ling o bu­ceo. Sus

arre­ci­fes co­ra­li­nos po­co pro­fun­dos son im­pre­sio­nan­tes, con una gran va­rie­dad de pe­ces tro­pi­ca­les de arre­ci­fe de in­creí­bles co­lo­res y for­mas. So­bre una pla­ta­for­ma en­ci­ma del agua se ubi­ca un res­tau­ran­te que pre­pa­ra co­mo po­cos la lan­gos­ta y el pes­ca­do fri­to a pre­cios más que ase­qui­bles.

Por cier­to, en el Ar­chi­pié­la­go de Bo­cas del To­ro tam­bién exis­ten di­ver­sas co­mu­ni­da­des ha­bi­ta­das por in­dí­ge­nas ngo­be, co­mo la de Salt Creak. Es­ta co­mu­ni­dad cuen­ta con una po­bla­ción de más de 300 ha­bi­tan­tes, que ha­bi­tan vi­vien­das cons­trui­das so­bre pi­lo­tes, en su ma­yo­ría de pa­re­des y pi­so de madera con te­chos de pal­ma ( gua­ga­ra) o zinc. Salt Creek es­tá ubi­ca­da en el ex­tre­mo no­res­te de la Is­la Bas­ti­men­tos, fren­te a los Ca­yos Za­pa­ti­llas. En la vi­si­ta a la co­mu­ni­dad se sue­le ha­cer un pe­que­ño tour acom­pa­ña­do de uno de los lu­ga­re­ños para apre­ciar en to­do su con­tex­to la ri­que­za na­tu­ral de la zo­na. Es un buen lu­gar en el que com­prar ar­te­sa­nía, y ade­más re­sul­ta fá­cil to­par­se con las di­mi­nu­tas ra­nas ro­jas.

LOS EMBERA QUERA, UN PUE­BLO DE LA SEL­VA MUY CER­CANO

Pa­na­má City es una ciu­dad po­pu­lo­sa de más de un mi­llón de ha­bi­tan­tes re­ple­ta de al­tos ras­ca­cie­los y gran­des do­sis de mo­der­ni­dad. Pe­ro a tan so­lo 45 ki­ló­me­tros del mis­mo down­town se en­cuen­tran es­pa­cios na­tu­ra­les prác­ti­ca­men­te vír­ge­nes don­de vi­ven co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas co­mo loa Embera Quera, un pue­blo ame­rin­dio fun­da­do el 17 de enero del 2007. No es que no exis­tie­ran con an­te­rio­ri­dad, pues tie­nen cen­te­na­res

de años de his­to­ria, pe­ro a par­tir de esa fe­cha se agru­pa­ron en un mo­vi­mien­to que pre­ten­de sal­va­guar­dar y dar a co­no­cer su cul­tu­ra tra­di­cio­nal. Lle­ga­ron des­de la pro­vin­cia de Da­rién, cer­ca de la fron­te­ra de Co­lom­bia, y se es­ta­ble­cie­ron en este lu­gar con el fin de de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te al tu­ris­mo eco­ló­gi­co y vi­ven­cial.

Se ubi­ca­ron cer­ca del La­go Ga­tún, no muy le­jos del Canal de Pa­na­má, y el ac­ce­so al po­bla­do se ha­ce úni­ca­men­te a tra­vés de pi­ra­guas que re­co­gen al tu­ris­ta ba­jo un puen­te en la con­fluen­cia en­tre el río Ga­tún y la ca­rre­te­ra Tran­síst­mi­ca. Un an­gos­to em­bar­ca­de­ro da la bien­ve­ni­da al vi­si­tan­te. La al­dea cuen­ta con dos ca­ba­ñas al más pu­ro es­ti­lo Embera, un sen­de­ro in­ter­pre­ta­ti­vo, una pe­que­ña is­la, don­de se pue­den ver al­gu­nos ani­ma­les sil­ves­tres co­mo los mo­nos ara­ña, ar­ma­di­llos, osos hor­mi­gue­ros, tu­ca­nes y otros.

Los Embera Quera no so­lo ofre­cen un tour dia­rio, sino que tam­bién es po­si­ble per­noc­tar en su po­bla­do, don­de dis­fru­tar de una no­che ro­dea­dos de na­tu­ra­le­za.

Las mu­je­res Embera son co­no­ci­das por sus ha­bi­li­da­des ar­te­sa­na­les y por sus dan­zas ins­pi­ra­das en ani­ma­les.

La co­mu­ni­dad es­tá for­ma­da por 17 fa­mi­lias, con un to­tal de 45 personas: 18 hom­bres, 11 mu­je­res, 9 ni­ñas y 7 niños. El pue­blo ha si­do cons­trui­do por ellos mis­mos, con ca­ba­ñas to­tal­men­te in­te­gra­das en el pai­sa­je cir­cun­dan­te. Sus te­chos có­ni­cos pa­re­cen se­tas ma­rro­nes gi­gan­tes que bro­tan de la tie­rra, he­chas de pa­ja y ho­jas que han si­do re­co­gi­das en los al­re­de­do­res.

Las mu­je­res Embera son co­no­ci­das por sus ha­bi­li­da­des ar­te­sa­na­les, y por sus dan­zas ins­pi­ra­das en los mo­vi­mien­tos de los ani­ma­les. Los hom­bres deam­bu­lan des­nu­dos con unas lla­ma­ti­vas fal­das que ro­dean sus cin­tu­ras. En sus tor­sos, al igual que en los de las mu­je­res, lla­man la aten­ción cu­rio­sos ta­tua­jes ela­bo­ra­dos a par­tir de la tin­ta de­ri­va­da de una fru­ta lla­ma­da ja­gua, que se­gún ellos les pro­te­ge de en­fer­me­da­des y ma­los es­pí­ri­tus, ade­más del sol y de los in­sec­tos. El mis­mo pig­men­to ne­gro sir­ve para te­ñir el cabello de las mu­je­res de un ne­gro aza­ba­che.

Cuen­tan con un cha­mán que, ade­más de ha­cer las fun­cio­nes de mé­di­co, ex­pli­ca a los tu­ris­tas los be­ne­fi­cios de las hier­bas me­di­ci­na­les y las pro­pie­da­des de di­ver­sas plan­tas. Al­gu­nas de es­tas, afir­man, sir­ven in­clu­so para cu­rar el cán­cer. No se sa­be bien a cien­cia cier­ta a qué es de­bi­do, si al pro­pio cu­ran­de­ro, a los ali­men­tos na­tu­ra­les o a los ge­nes, pe­ro los Embera son co­no­ci­dos por su lon­ge­vi­dad, lle­gan fá­cil­men­te a los 90 años de edad.

DIA­BLOS RO­JOS, UN VIA­JE EN EL TIEM­PO

Los Embera no son los úni­cos que dan co­lor a Pa­na­má. Pin­ta­dos en vi­vos co­lo­res, con sus tu­bos de es­ca­pe rui­do­sos y la mú­si­ca a to­do tra­po, cien­tos de au­to­bu­ses es­co­la­res im­por­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos y mo­di­fi­ca­dos para el trans­por­te ur­bano ser­pen­tean en las ca­lles de Pa­na­má City. Son to­do un ar­te, pin­ta­dos por ar­tis­tas ur­ba­nos que igual plas­man la ima­gen del le­gen­da­rio

pa­na­me­ño ex cam­peón mun­dial de bo­xeo Ro­ber­to “Mano de Pie­dra” Du­rán o la Miss Uni­ver­so pa­na­me­ña Jus­tin Pa­sek, co­mo ale­go­rías fu­tu­ris­tas, re­li­gio­sas, de có­mics, sá­ti­ras po­lí­ti­cas... e in­clu­so es po­si­ble ver al Ge­ne­ral Bin La­den con la ca­mi­se­ta del Barça.

La ve­lo­ci­dad que im­pri­men a sus po­ten­tes mo­to­res Ca­ter­pi­lar es pa­ra­le­la­men­te pro­por­cio­nal a la in­se­gu­ri­dad que pro­vo­can en el trá­fi­co y a los ac­ci­den­tes mor­ta­les que los acom­pa­ñan. El go­bierno ya ha­ce tiem­po que plan­tea apar­tar­los de la cir­cu­la­ción y cam­biar­los por mo­der­nos au­to­bu­ses me­nos con­ta­mi­nan­tes, me­nos rui­do­sos y más sos­te­ni­bles, pe­ro la tra­di­ción de mu­chas dé­ca­das y el pe­so de mu­chas fa­mi­lias que vi­ven de este ne­go­cio ha­cen que el pro­ce­so se ra­len­ti­ce. La in­dem­ni­za­ción pre­vis­ta por el go­bierno es de 25.000 dó­la­res para los pro­pie­ta­rios de es­tos museos so­bre rue­das, y en muy po­co tiem­po ha­brán pa­sa­do a la his­to­ri­ta y ya no ha­brá nin­guno más cir­cu­lan­do. De­trac­to­res y de­fen­so­res de la me­di­da aún dis­cu­ten en las ca­lles so­bre pa­sa­do y fu­tu­ro, his­to­ria y mo­der­ni­dad. Pu­ra crónica de Pa­na­má.

DÓN­DE ES­TA­MOS: Cen­troa­mé­ri­ca En­tre Pa­cí­fi­co y Ca­ri­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.