FLAN­DES

En bus­ca de la hue­lla es­pa­ño­la

Rutas del Mundo - - PORTADA - Jo­sep A. Bo­rrell Historiador y periodista.

En mu­chas de las ciu­da­des de Flan­des se con­ser­van, con mu­cha es­ti­ma, ca­si dos si­glos de his­to­ria en co­mún con los pue­blos de España. En al­gu­nos ca­sos son tra­di­cio­nes com­par­ti­das o ce­le­bra­cio­nes na­ci­das en tiem­pos de la do­mi­na­ción his­pa­na. En otros son edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos y re­la­tos de per­so­na­jes tan im­por­tan­tes para la cul­tu­ra fla­men­ca, que és­ta no se­ría la que es sin ese re­cuer­do.

Hay mu­chas historias en co­mún en­tre fl amen­cos y es­pa­ño­les que van más allá de los más tris­tes epi­so­dios (que efec­ti­va­men­te ocu­rrie­ron) vin­cu­la­dos a la Gue­rra de Flan­des, co­mo el fa­mo­so sa­queo de Am­be­res de 1576. Hu­bo tam­bién in­tere­san­tes pro­yec­tos en co­mún y des­ta­ca­das historias de amor en­tre hom­bres y mu­je­res de am­bos pue­blos. Qui­zá por ello las ciu­da­des de Flan­des es­tán lle­nas to­da­vía de ho­me­na­jes que nos tras­la­dan a España. Sin ir más le­jos, en Am­be­res se en­cuen­tra la Ca­dixs­traat, en re­cuer­do a la ciu­dad co­mer­cial an­da­lu­za. Tam­bién la Pla­za del Cas­ti­llo; la ca­lle del Ba­luar­te; la Ale­xan­der Far­ne­sio­plein o pla­za Alejandro Far­ne­sio, un go­ber­na­dor que in­ten­tó re­con­du­cir la cri­sis de 1576 tras el sa­queo de la ciu­dad, y la Span­je­pands­teeg o el “callejón del pa­tio es­pa­ñol”.

Ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas re­cien­tes han per­mi­ti­do re­cu­pe­rar la an­ti­gua ciudadela de los Aus­tria que abar­ca­ba la su­per­fi­cie del ac­tual ba­rrio sur de Am­be­res. Asi­mis­mo, un enor­me escudo de Felipe II pre­si­de la pla­za del Ayun­ta­mien­to, la más cén­tri­ca

El lo­cal “Roi d’Es­pag­ne” de la Grand Pla­ce de Bru­se­las re­cuer­da la reha­bi­li­ta­ción de la pla­za por Car­los II, no la opre­sión es­pa­ño­la.

de la ciu­dad. To­do un homenaje a una épo­ca, me­dia­dos del si­glo XVI (an­tes de 1576), cuan­do Am­be­res vi­vió los mo­men­tos de su má­xi­mo es­plen­dor. De esa épo­ca pro­ce­de que los am­be­ri­nos se ha­gan lla­mar “sin­jo­ren”, que no de­ja de ser una de­ri­va­ción neer­lan­de­sa de la pa­la­bra cas­te­lla­na “se­ño­res”.

Pe­ro Am­be­res no es una ex­cep­ción. En la be­lla Bru­jas se re­cuer­da aún el pa­so del hu­ma­nis­ta va­len­ciano Juan Luis Vi­ves, mien­tras se en­cuen­tra to­da­vía en pie la ca­sa de un mer­ca­der lla­ma­do Pé­rez de Mal­ven­da. El Co­le­gio de Eu­ro­pa de Bru­jas -tan im­por­tan­te para la cons­truc­ción co­mu­ni­ta­ria- se eri­ge so­bre el an­ti­guo con­su­la­do me­die­val de Bil­bao.

En Bru­se­las, la pro­pia Grand Pla­ce (su prin­ci­pal cen­tro de atrac­ción tu­rí­si­ti­ca) po­dría con­si­de­rar­se el úl­ti­mo le­ga­do de la pre­sen­cia es­pa­ño­la en Flan­des, por­que és­ta fue re­cons­trui­da en su to­ta­li­dad du­ran­te el rei­na­do de Car­los II, a fi­nes del XVII, tras un ase­dio fran­cés que des­tru­yó por com­ple­to el con­jun­to me­die­val. Por cier­to, uno de los lo­ca­les más fa­mo­sos de esa pla­za atien­de al nom­bre de “Roi d’Es­pag­ne” en

re­cuer­do a ese he­cho, y no, co­mo cuen­tan al­gu­nas guías de via­je, a cau­sa de la opre­sión es­pa­ño­la.

En otra im­por­tan­te lo­ca­li­dad fla­men­ca, Gan­te (cu­na del em­pe­ra­dor Car­los V), la si­lle­ría del co­ro de la ca­te­dral es­tá he­cha con madera de los bos­ques de la pro­vin­cia de Cá­diz y el em­pe­dra­do de la ciu­dad fue rea­li­za­do por ini­cia­ti­va de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las en 1612, un gran avan­ce en la épo­ca. Años en los que, por cier­to, se le­van­ta­ron tam­bién en Flan­des nu­me­ro­sas cons­truc­cio­nes de la­dri­llo, uno de los sig­nos de iden­ti­dad de la ac­tual ar­qui­tec­tu­ra fla­men­ca an­te la au­sen­cia de pie­dra en la re­gión. Aun­que es cier­to que el la­dri­llo ha­bía em­pe­za­do a es­tar pre­sen­te en Flan­des a ini­cios del XVI, fue du­ran­te la pre­sen­cia es­pa­ño­la del XVII cuan­do se ge­ne­ra­li­zó su uso co­mo ma­te­rial de cons­truc­ción, sus­ti­tu­yen­do a los has­ta en­ton­ces tra­di­cio­na­les madera y ado­be. Ya lo ven, la fie­bre del la­dri­llo, un ma­te­rial siem­pre tan li­ga­do a la his­to­ria de España.

AM­BE­RES, LA PRI­ME­RA IM­PREN­TA DE ESPAÑA

Am­be­res, con más de me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes, es el ver­da­de­ro mo­tor cul­tu­ral y eco­nó­mi­co de Flan­des. Ciu­dad mo­der­na y de an­ti­gua tra­di­ción mer­can­til, se ha con­so­li­da­do co­mo uno de los cen­tros re­fe­ren­tes de la mo­da en Eu­ro­pa, ade­más de una de las ca­pi­ta­les mun­dia­les del dia­man­te.

Pe­ro las ca­lles de Am­be­res es­tán lle­nas de historias, al­gu­na de ellas re­la­cio­na­da con España.

Así lo ates­ti­gua la fa­cha­da del Ayun­ta­mien­to en la Pla­za Ma­yor (Gro­te Markt), eri­gi­do en el mo­men­to de má­xi­mo es­plen­dor co­mer­cial de la ciu­dad, cuan­do el vie­jo em­pe­ra­dor Car­los V ce­dió a su hi­jo las tie­rras de Flan­des y sus do­mi­nios ibé­ri­cos.

El pri­mer con­tac­to en­tre es­pa­ño­les y fla­men­cos ha­bía te­ni­do lu­gar mu­cho an­tes, en la Edad Me­dia gra­cias a las pe­re­gri­na­cio­nes a tum­ba del após­tol San­tia­go en Ga­li­cia. Mu­chos via­je­ros fla­men­cos rea­li­za­ron el ca­mino com­pos­te­lano, y la prue­ba de ello es una ca­sa en Am­be­res que aún es co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo “Sint-Ja­cob in Ga­li­cië” (San­tia­go de Ga­li­cia) y que se si­túa en la ca­lle Bra­de­rijs­traat. Tam­bién, en es­ta mis­ma lo­ca­li­dad, se ubi­ca un tem­plo de­di­ca­do a este san­to que aco­ge un mausoleo de már­mol del mar­qués del Pi­co de Ve­las­co, uno de los úl­ti­mos go­ber­na­do­res es­pa­ño­les de los Paí­ses Ba­jos, a fi­nes del si­glo XVII.

En la ve­ci­na Gan­te, por cier­to, hay otra gran prue­ba de es­ta tra­di­ción ja­co­bea. No por ca­sua­li­dad, en una de las obras cum­bre de la pintura fla­men­ca me­die­val, el re­ta­blo de “La adoración del cordero mís­ti­co”, apa­re­ce re­pre­sen­ta­do un peregrino com­pos­te­lano.

Otra de las cau­sas de las bue­nas re­la­cio­nes en­tre la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y el Flan­des me­die­val fue sin du­da el co­mer­cio. La ciu­dad de Bru­jas lle­gó a con­ver­tir­se en el si­glo XIII en al­go así co­mo la “Nue­va York de la Edad Me­dia eu­ro­pea” y, por tan­to, en un cen­tro co­mer­cial que atraía a mer­ca­de­res de to­do el con­ti­nen­te, en­tre ellos mer­ca­de­res cas­te­lla­nos,

En Am­be­res se en­cuen­tra una ca­sa lla­ma­da “San­tia­go de Ga­li­cia”, y no por ca­sua­li­dad en “La adoración del cordero mís­ti­co”, en Gan­te, hay un peregrino com­pos­te­lano.

vas­cos y ca­ta­la­nes que ven­dían la bue­na la­na de la Me­se­ta y los pro­duc­tos del Me­di­te­rrá­neo. Un es­plen­dor que con­du­jo a Flan­des a desa­rro­llar a fi­nes de la Edad Me­dia una po­ten­te in­dus­tria del lu­jo en torno a las obras de ar­te, los ta­pi­ces, la jo­ye­ría, los li­bros... Fue así co­mo na­ció una ex­tra­or­di­na­ria es­cue­la ar­tís­ti­ca, de­no­mi­na­da “los pri­mi­ti­vos fla­men­cos” que tan­to in­flu­yó en pin­to­res nues­tros de esa épo­ca, co­mo Bartolomé Ber­me­jo, Pe­dro Be­rru­gue­te, Lluís Dal­mau, Jau­me Huguet... al­gu­nos de los cua­les se des­pla­za­ron a Flan­des o acep­ta­ron la vi­si­ta de maes­tros fla­men­cos. La vi­si­ta al Mu­seo de Groe­nin­ge, en Bru­jas, es esen­cial por tan­to para en­ten­der la pintura gó­ti­ca cas­te­lla­na y ca­ta­la­na.

Más tar­de Am­be­res su­ce­dió a Bru­jas en es­ta cen­tra­li­dad, y se con­vir­tió du­ran­te el Re­na­ci­mien­to en la prin­ci­pal im­pren­ta de España. Du­ran­te unos años la lo­ca­li­dad fl amen­ca fue la prin­ci­pal edi­to­ra de li­bros en len­gua cas­te­lla­na. Aquí se im­pri­mió una de las pri­me­ras edi­cio­nes de “La Ce­les­ti­na” (1539), y

un bur­ga­lés edu­ca­do en Lo­vai­na lla­ma­do Fran­cis­co En­ci­nas reali­zó la pri­me­ra tra­duc­ción cas­te­lla­na del “Nue­vo Tes­ta­men­to” (1543).

Tam­bién gra­cias a España y sus mer­ca­de­res Flan­des des­cu­brió en es­ta épo­ca el azú­car de las Ca­na­rias (en Am­be­res, un mue­lle se de­no­mi­na así), las na­ran­jas y los li­mo­nes del Me­di­te­rrá­neo, los ca­ba­llos ára­bes de An­da­lu­cía, el vino y el acei­te de oli­va. Es­tá do­cu­men­ta­do que en el si­glo XVI el puerto de Am­be­res im­por­tó do­ce mi­llo­nes de li­tros de acei­te his­pano para los ri­tos de la Cua­res­ma y la Semana San­ta. Tam­bién vía España lle­ga­ron a Flan­des los pro­duc­tos ame­ri­ca­nos: el to­ma­te, el maíz y so­bre to­do dos pro­duc­tos bá­si­cos hoy para la cul­tu­ra fla­men­ca: la pa­ta­ta –ver­da­de­ro pla­to na­cio­nal en Bél­gi­ca– y el cho­co­la­te, el ar­tícu­lo más in­ter­na­cio­nal del país jun­to a la cer­ve­za.

GAN­TE Y MA­LI­NAS: EL RE­CUER­DO DEL EM­PE­RA­DOR

Gan­te siem­pre ha te­ni­do una co­ne­xión es­pe­cial con España. Ade­más de la pre­sen­cia del peregrino en el ci­ta­do po­líp­ti­co de “La adoración del cordero mís­ti­co”, obra cum­bre del ar­te eu­ro­peo del si­glo XV, aquí, Jua­na “la lo­ca” dio a luz a Car­los V en 1500. En el lu­gar don­de se si­tua­ba el pa­la­cio del em­pe­ra­dor se en­cuen­tra una es­ta­tua del mis­mo re­ga­la­da por el ayun­ta­mien­to de To­le­do para re­cor­dar tal epi­so­dio. La si­lle­ría del co­ro de la Ca­te­dral de Gan­te lle­gó di­rec­ta­men­te de los bos­ques de An­da­lu­cía y aquí se cria­ron y se que­da­ron a vi­vir al­gu­nos de los “niños de la gue­rra” re­pu­bli­ca­nos que hu­ye­ron de la úl­ti­ma con­tien­da ci­vil es­pa­ño­la.

¿Y por qué na­ció el em­pe­ra­dor en Gan­te? Los re­gen­tes que go­ber­na­ban los Paí­ses Ba­jos a fi­nes de la Edad Me­dia acor­da­ron con los Re­yes Ca­tó­li­cos un ma­tri-

En Ma­li­nas, Car­los V vi­vió su in­fan­cia jun­to a su tía Mar­ga­ri­ta. Que­dan re­cuer­dos de es­ta épo­ca.

mo­nio para afian­zar es­ta coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. La prin­ce­sa Jua­na de Cas­ti­lla (que aca­ba­ría sien­do rei­na y co­no­ci­da más tar­de co­mo “la lo­ca”) con el he­re­de­ro de los Paí­ses Ba­jos, Felipe, di­cho “el her­mo­so”. Su hi­jo Car­los pa­só a ser el re­gen­te de los Paí­ses Ba­jos y de las co­ro­nas de los reinos es­pa­ño­les en 1516, en Bru­se­las, y tres años más tar­de de­vino em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ger­má­ni­co. Un úni­co se­ñor do­mi­na­ba aho­ra me­dia Eu­ro­pa y los dos gran­des mo­to­res de sus do­mi­nios eran, sin du­da, Cas­ti­lla y Flan­des. Na­ció una edad de oro que dio ri­que­zas y es­plen­dor a am­bas tie­rras, pe­ro tam­bién esa épo­ca em­pe­zó a que­dar al­go en­som­bre­ci­da por la muer­te de dos pa­dres agus­ti­nos –la mis­ma or­den de Lu­te­ro– que fue­ron ajus­ti­cia­dos en Bru­se­las co­mo he­re­jes a cau­sa de una nue­va fe que em­pe­za­ba a pren­der en Eu­ro­pa: el pro­tes­tan­tis­mo. Aca­ba­ban de eje­cu­tar­se los dos pri­me­ros már­ti­res de la Re­for­ma, y eso ha­bía su­ce­di­do en Flan­des.

Otra lo­ca­li­dad don­de re­se­guir la hue­lla es­pa­ño­la de es­tos años es Ma­li­nas. Aquí el em­pe­ra­dor Car­los V vi­vió des­de los 7 a los 16 años, jun­to a su tía, an­te la le­ja­nía de

sus pa­dres, en Cas­ti­lla. Se con­ser­van nu­me­ro­sos edi­fi­cios de es­ta épo­ca, co­mo la Ca­sa del Pa­raí­so (1529), la del Dia­blo (1540) y el Pa­la­cio de Mar­ga­ri­ta. De Ma­li­nas era uno de los pin­to­res pre­fe­ri­dos del em­pe­ra­dor, Mi­chael Van Co­xie (1499-1592), del cual se con­ser­va obra tan­to en El Es­co­rial co­mo en el Mu­seo Na­val de la ciu­dad fla­men­ca (Mu­seum Sche­pen­huis).

BRU­SE­LAS, LA JO­YA DE LA CO­RO

Bru­se­las es otra de las lo­ca­li­da­des de raíz fla­men­ca don­de lo es­pa­ñol se pal­pa en nu­me­ro­sas ca­lles y edi­fi­cios. Así, por ejemplo, en el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Cou­den­berg se han en­con­tra­do en la úl­ti­ma dé­ca­da los res­tos del an­ti­guo pa­la­cio real don­de Car­los V ab­di­có a fa­vor de su hi­jo Felipe II, y cu­yos festejos im­pre­sio­na­ron tan­to a la ciu­dad que se re­cu­pe­ra­ron ha­ce unos años, y son aho­ra una de las gran­des atrac­ti­vos de la ciu­dad: el Om­me­gang. El Pa­la­cio Real fue el lu­gar de re­si­den­cia du­ran­te más de un si­glo de los go­ber­na­do­res es­pa­ño­les, aun­que des­gra­cia­da­men­te ar­dió en 1731 para ser lue­go aban­do­nan­do.

Pe­ro po­cos años des­pués de la ab­di­ca­ción de Car­los V y el as­cen­so de Felipe II em­pe­za­ron a ter­gi­ver­sar­se las co­sas para la Mo­na­quía His­pá­ni­ca en Flan­des. A cau­sa de unas ma­las co­se­chas, y de la ra­di­ca­li­dad de los pri­me­ros in­qui­si­do­res en­via­dos por el rey para de­te­ner el avan­ce de la Re­for­ma, cre­ció cier­ta ani­mo­si­dad en­tre la po­bla­ción. El des­con­ten­to fue to­man­do cuer­po en Flan­des cuan­do el rey de­ci­dió en­viar un po­de­ro­so ejér­ci­to di­ri­gi­do por el du­que de Al­ba para amansar los áni­mos. Fue un gran error. Las tro­pas del aris­tó­cra­ta es­pa­ñol en­tra­ron con ma­los mo­dos en Flan­des en 1567, al com­por­tar­se co­mo si es­tu­vie­ran en te­rri­to­rio enemi­go. Co­mo se que­jó el ar­zo­bis­po de Cam­brai, “lo con­fis­ca­ron to­do, con ra­zón o sin ella, di­cien­do que to­dos eran he­re­jes, que eran ri­cos y que de­bían de­jar de ser­lo”.

Es­ta­lló lo que los his­to­ria­do­res de­no­mi­nan la Gue­rra de los Ochen­ta Años o “Gue­rra de Flan­des”, que pro­vo­có un enor­me es­fuer­zo mi­li­tar por par­te de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca, lo que lle­vó a és­ta en di­ver­sas oca­sio­nes a la ban­ca­rro­ta del Es­ta­do. Nu­me­ro­sos es­pa­ño­les y eu­ro­peos apren­die­ron en Flan­des su pro­fe­sión de sol­da­dos, y esa tie­rra se con­vir­tió para mu­chos en si­nó­ni­mo de de­s­es­pe­ran­za, ham­bre y tra­ge­dia. Lo ex­pre­sa­ba muy bien el po­pu­lar di­cho: “Cas­ti­lla mi na­tu­ra, Ita­lia mi ven­tu­ra. Flan­des mi se­pul­tu­ra”.

En uno de los dra­mas más im­por­tan­tes del Ro­man­ti­cis­mo (es­cri­to ca­si tres si­glos des­pués de es­tos he­chos), el Eg­mont de Goet­he, la pa­la­bra Flan­des se con­ver­tía en si­nó­ni­mo de li­ber­tad, mien­tras la voz España, de ti­ra­nía. La “Gue­rra de Flan­des” fue lar­ga, pe­sa­da y sin gran­des ba­ta­llas épi­cas que tan­to gus­ta­ban a re­yes, po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res. Du­ró des­de 1567 a 1659 y se mez­cló con otros con­flic­tos eu­ro­peos co­mo la Gue­rra de los Trein­ta Años. El nor­te de los Paí­ses Ba­jos de­jó pron­to de per­te­ne­cer a los Habs­bur­go, a fi­na­les del si­glo XVI, mien­tras el sur, Flan­des y Va­lo­nia, de fe ma­yo­ri­ta­ria­men­te ca­tó­li­ca,å con­ti­nuó ba­jo la Co­ro­na.

No obs­tan­te, este pe­rio­do tam­bién cuen­ta con al­gu­nos epi­so­dios po­si­ti­vos en las re­la­cio­nes

his­pano-fla­men­cas. Una au­to­ri­dad co­mo el historiador Geof­frey Par­ker cuen­ta que a fi­nes del XVI y du­ran­te el si­glo XVII “mu­chos je­fes es­pa­ño­les se es­for­za­ban por apren­der fran­cés (...). La tro­pa del ejér­ci­to adop­tó las cos­tum­bres del país, pu­dién­do­se afir­mar que te­nían más amor mor a esa tie­rra que a sus pro­pias pa­trias”. Para aña­dir más tar­de: “Des­pués de la re­con­quis­ta ta de las pro­vin­cias me­ri­dio­na­les en los años 1580, hu­bo una com­pe­ne­tra­ción cre­cien­te en­tre e es­pa­ño­les y fla­men­cos: las tro­pas ex­pa­tria­das ad­qui­rie­ron tie­rras y va­lo­res en su nue­va pa­tria, y adop­ta­ron cos­tum­bres y tí­tu­los fla­men­cos. Los fla­men- cos, por su par­te, co­men­za­ron a apren­der es­pa­ñol y fue­ron mu­chas las pa­la­bras es­pa­ño­las que pa­sa­ron al fla­men­co y el va­lón. Hu­bo tam­bién al­gu­nos ca­sos de ma­tri­mo­nios en­tre las dos po­bla­cio­nes”.

Y tras va­rias dé­ca­das de gue­rra, a par­tir de me­dia­dos del si­glo XVII se im­pu­so una nue­va épo­ca de paz en las re­la­cio­nes en­tre España y Flan­des. Fue la épo­ca en que el al­cal­de de Am­be­res, Ni­co­lás Roc­kox, se ca­só co­mo Adria­na Pé­rez de Barrón, per­te­ne­cien­te a una sa­ga de mer­ca­de­res cas­te- lla­nos. Tam­bién es­tá do­cu­men­ta­da la pre­sen­cia de his­pa­no­fla­men­cos en las al­tas ma­gis­tra­tu­ras de las ciu­da­des de Flan­des. De ellos pro­ce­den los mu­chos Man­ri­que, Vi­lle­gas, Ayala, Se­rrano y Gon­sa­les (con la le­tra “s” y no “z”) que apa­re­cen enen los an­ti­guos an­ti­guo lis­ti­nes te­le­fó­ni­cos de Bél­gi­ca, con una pre­sen­cia pre en Flan­des y Va­lo­nia más a an­ti­gua de lo que a sim­ple vis­ta po­dría p ima­gi­nar­se.

EL ÚL­TI­MO RE­CUER­DO: LLA PLA­ZA MA­YO

Des­co­no­ci­do para la ma­yo­ría de vi­si­tan­tes i del país, e in­clu­so para ciu­da da­da­nos de la pro­pia Bru­se­las, es que la Grand Pla­ce -el gran icono de la ac­tual ca­pi­tal a de Eu­ro­pa- es de al­gu­na ma­ne­ra una he­ren­cia es­pa­ño­la en Flan­des, an­tes a de que el Tra­ta­do de Utrecht de 1713 1 ce­die­ra los Paí­ses Ba­jos ca­tó­li­cos a ma­nos del Im­pe­rio Aus­tría­co.

La “Pla­za Ma­yor” o Grand Pla­ce de dB Bru­se­las l tie­ne i un ori­gen me­die­val y en ella se asen­ta­ron las se­des de los prin­ci­pa­les gre­mios de la ciu­dad al ser la ca­pi­tal del Bra­ban­te his­tó­ri­co, un im­por­tan­te cen­tro co­mer­cial de re­fe­ren­cia du­ran­te es­ta épo­ca. Tam­bién, a par­tir del si­glo XV se con­so­li­dó co­mo prin­ci­pal cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de los Paí­ses Ba­jos, y por ello el em­pe­ra­dor Car­los V

No por ca­sua­li­dad, el ti­po de te­ja­do más po­pu­lar y tí­pi­co en Flan­des es co­no­ci­do co­mo “spaan­se dak”, o lo que es lo mis­mo, “te­ja­do es­pa­ñol”.

la es­co­gió para mos­trar a sus súb­di­tos la ab­di­ca­ción en fa­vor de su hi­jo Felipe II.

A fi nes del si­glo XVII, en tiem­pos del úl­ti­mo so­be­rano de los Aus­tria es­pa­ño­les, Car­los II, y en pleno en­fren­ta­mien­to en­tre la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca y el reino de Fran­cia, la ciu­dad fue bom­bar­dea­da por las tro­pas ga­las, tras un ase­dio. Cuan­do lle­gó la paz hu­bo que re­cons­truir­se por en­te­ro me­dia ciu­dad, en­tre ella la Pla­za Ma­yor, y los edi­fi­cios gre­mia­les que la ro­dea­ban. An­te la re­for­ma de la pla­za, los di­fe­ren­tes gre­mios de la ciu­dad op­ta­ron por que de­ci­die­ran las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las: o bien eri­gir nue­vas se­des acor­des a los nue­vos tiem­pos ( le­jos de la es­té­ti­ca me­die­val) o bien re­mo­de­lar com­ple­ta­men­te las vie­jas es­truc­tu­ras gó­ti­cas pe­ro re­for­zan­do las cons­truc­cio­nes con nue­vos ma­te­ria­les co­mo el la­dri­llo y la ce­rá­mi­ca. Se ex­ten­dió tam­bién el uso de un te­ja­do que ha­bía lle­ga­do a Flan­des en el si­glo XVI con el la­dri­llo y que ac­tual­men­te cons­ti­tu­ye el te­ja­do tí­pi­co de la re­gión, que no por ca­sua­li­dad to­da­vía se de­no­mi­na “spaan­se dak, “el te­ja­do es­pa­ñol”.

En cier­ta ma­ne­ra, fue la úl­ti­ma gran obra que la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca im­pul­só en es­ta tie­rra. En 1715 el úl­ti­mo go­ber­na­dor es­pa­ñol aban­do­na­ba Flan­des.

Bru­se­las, Am­be­res, Ma­li­nas, Gan­te... to­das las ciu­da­des fl amen­cas im­por­tan­tes con­ser­van nu­me­ro­sos re­cuer­dos de dos si­glos de pre­sen­cia es­pa­ño­la en la re­gión de los Paí­ses Ba­jos, el ac­tual Be­ne­lux.

La más pre­cia­da obra de ar­te con­ser­va­da en Gan­te (re­cu­pe­ra­da en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial co­mo bien re­cuer­da el fi lm “The Mo­nu­ments Men”) in­clu­ye a un peregrino con la clá­si­ca con­cha com­pos­te­la­na.

El Om­me­gang es una celebración que anual­men­te tie­ne lu­gar en Bru­se­las y re­cuer­da la ju­bi­la­ción del em­pe­ra­dor Car­los V, con no­ta­ble pre­sen­cia his­pa­na.

En Ma­li­nas se si­tuó el hos­pi­tal más im­por­tan­te de Flan­des du­ran­te la do­mi­na­ción es­pa­ño­la. En la ca­te­dral, en la igle­sia de San Juan o en el Mu­seo Na­val es­tán muy pre­sen­tes obras de ar­te del pe­rio­do es­pa­ñol. En Gan­te, la si­lle­ría de la ca­te­dral pro­ce­de de los bos­ques de An­da­lu­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.