“SLOW TRA­VEL” AI­GÜES­TOR­TES

Na­tu­ra­le­za, ar­te y spa en los Pi­ri­neos

Rutas del Mundo - - PORTADA - En­ri­que San­cho Periodista.

In­clu­so pi­dien­do ayu­da al dic­cio­na­rio, los ad­je­ti­vos se que­dan cor­tos cuan­do se tra­ta de de­fi­nir la be­lle­za de los dis­tin­tos ele­men­tos del Par­que Na­cio­nal de Ai­gües­tor­tes, en la ver­tien­te sur de los Pi­ri­neos: paisajes de en­sue­ño, mon­ta­ñas ex­tra­or­di­na­rias, lagos cris­ta­li­nos, flo­ra mul­ti­co­lor, fau­na in­só­li­ta… Aún así, las pa­la­bras no acier­tan a de­fi­nir el lu­gar… y tam­po­co lo lo­gran las imá­ge­nes, por­que se mi­re don­de se mi­re, la vis­ta, pe­ro tam­bién la men­te, se en­tu­sias­ma.

Hay aquí un au­tén­ti­co de­rro­che de re­cur­sos que ha pues­to en jue­go la na­tu­ra­le­za en el úni­co Par­que Na­cio­nal en Ca­ta­lu­ña y uno de los ca­tor­ce de to­da España, un pa­ra­je fas­ci­nan­te con más de dos­cien­tos lagos y nu­me­ro­sos ríos, ba­rran­cos y cas­ca­das, uno de los en­cla­ves na­tu­ra­les me­jor con­ser­va­dos de los Pi­ri­neos y uno de los paisajes al­pi­nos más her­mo­sos y ro­mán­ti­cos de to­da la Pe­nín­su­la.

Crea­do gra­cias a la acción de los gla­cia­res so­bre el du­ro gra­ni­to de las pro­fun­di­da­des de la Tie­rra, el re­sul­ta­do es un ma­ra­vi­llo­so caos de pie­dra en for­ma de cir­cos de pa­re­des es­car­pa­das y va­lles ta­lla­dos en for­ma de “U”. Ai­gües­tor­tes es úni­co por la ma­jes­tuo­si­dad de sus paisajes y por la ri­que­za de la flo­ra y fau­na que aco­ge, ya que el par­que es­tá sem­bra­do de abe­tos cen­te­na­rios y bos­ques de pino ne­gro. En él se re­fu­gian re­be­cos, uro­ga­llos, marmotas y el mí­ti­co y pro­te­gi­do que­bran­tahue­sos.

Pe­ro el Par­que Na­cio­nal de Ai­gües­tor­tes es mu­cho más que na­tu­ra­le­za. El pai­sa­je de al­ta mon­ta­ña se cons­tru­ye aquí tam­bién con la mano del hom­bre: pe­que­ñas po­bla­cio­nes de ca­rác­ter ru­ral; las ca­si­tas he­chas de

Pe­que­ñas igle­sias pro­te­gi­das por Unes­co, bo­ni­tos pue­blos y paisajes de en­sue­ño con­for­man el úni­co Par­que Na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña.

pi­za­rra, madera y pie­dra; pre­cio­sas ca­lles de cuen­to em­pe­dra­das y una de las es­ta­cio­nes de es­quí más co­no­ci­das del Pi­ri­neo iler­den­se: Boí Taüll Re­sort.

EN EL PAÍS DEL AGUA

El mis­mo nom­bre de Ai­gües­tor­tes (“aguas tor­tuo­sas”) ya in­di­ca que el agua tie­ne aquí un pa­pel pro­ta­go­nis­ta: man­sa y tran­qui­la en los lagos, ju­gue­to­na en los ba­rran­cos, ele­gan­te en las cas­ca­das... y tam­bién tro­na­do­ra y te­rri­ble cuan­do con las tor­men­tas se lle­nan has­ta los to­pes ríos, to­rren­tes y ri­be­ras.

Si­tua­dos en la ca­be­ce­ra de los va­lles, los cir­cos gla­cia­les son se­gu­ra­men­te una de las for­mas más vis­to­sas y es­pec­ta­cu­la­res que se pue­den ver en el Par­que. Tie­nen for­ma de an­fi­tea­tro y eran los prin­ci­pa­les lu­ga­res de acu­mu­la­ción de la nie­ve y el hie­lo de los an­ti­guos gla­cia­res. De pa­re­des ca­si verticales, se en­cuen­tran se­pa­ra­dos en­tre ellos por afi la­das cres­tas que cuen­tan con pi­cos pun­tia­gu­dos que al­gu­nas ve­ces pue­den ha­ber que­da­do ais­la­dos si la ero­sión gla­cial de sus ver­tien­tes fue muy in­ten­sa. Hay cien­tos de ellos, pe­ro por su im­por­tan­cia y

es­pec­ta­cu­la­ri­dad po­dría­mos des­ta­car los de Amit­ges con sus fa­mo­sas agu­jas; el de Co­lo­mers, uno de los ma­yo­res del Par­que; los de Pe­gue­ra, Ger­ber, De­llui y Mo­rrano; los de la Vall Fos­ca y los de la par­te al­ta de la ri­be­ra de Cal­des de Boí, don­de des­ta­ca la cres­ta de Tra­ves­sa­ni for­ma­da un con­jun­to de agu­jas de gran be­lle­za. Una gran ma­yo­ría de es­tos cir­cos con­tie­ne en­tre sus pa­re­des un gran nú­me­ro de lagos que ha­cen que es­tos lu­ga­res, tan in­hós­pi­tos de en­tra­da, cuen­ten con un atrac­ti­vo es­pe­cial.

Uno de los en­cla­ves más co­no­ci­dos y vi­si­ta­dos del Par­que es el pro­pio llano de Ai­gües­tor­tes, don­de el agua del río de Sant Ni­co­lau trans­cu­rre de for­ma man­sa ha­cien­do mean­dros, en­tre cié­na­gas, pra­dos y pi­nos ne­gros, que se pue­de re­co­rrer fá­cil­men­te gra­cias a las pa­sa­re­las de madera que fa­ci­li­tan in­clu­so el ac­ce­so a personas dis­ca­pa­ci­ta­das. Este pa­ra­je, si­tua­do en la con­fluen­cia en­tre los va­lles de Mo­rrano y de Sant Ni­co­lau, ha­bía si­do un an­ti­guo la­go, pe­ro la apor­ta­ción de se­di­men­tos por par­te de ríos y ba­rran­cos aca­bó re­lle­nan­do com­ple­ta­men­te es­ta an­ti­gua cu­be­ta que de ese mo­do se trans­for­mó en uno de los lu­ga­res más bo­ni­tos de este es­pa­cio pro­te­gi­do y que in­clu­so le dio nom­bre.

Un ele­men­to sin­gu­lar del par­que es el te­le­fé­ri­co de Sa­llen­te-Es­tany Gen­to, que per­mi­te de una ma­ne­ra có­mo­da ac­ce­der a más de 2.000 me­tros de al­tu­ra y po­der ini­ciar di­ver­sas ru­tas por el Par­que Na­cio­nal. El ori­gen del te­le­fé­ri­co se si­túa a prin­ci­pios de los años ochen­ta, cuan­do se cons­tru­yó la cen­tral re­ver­si­ble de Sa­llen­te, y has­ta en­ton­ces a Es­tany Gen­to só­lo se po­día ac­ce­der ca­mi­nan­do. Para cons­truir una ca­rre­te­ra ha­bía in­con­ve­nien­tes in­sal­va­bles, so­bre to­do la me­teo­ro­lo­gía. Por ello se op­tó por la ins­ta­la­ción de un te­le­fé­ri­co que sir­vió para trans­por­tar to­do el ma­te­rial de cons­truc­ción ne­ce­sa­rio para las obras de la cen­tral re­ver­si­ble. Una vez fi­na­li­za­das las obras en 1991, se op­tó en abrir el te­le­fé­ri­co para un ser­vi­cio de pa­sa­je­ros. Se tar­dan 13 mi­nu­tos en sal­var los 450 me­tros de des­ni­vel. Fun­cio­na del 1 de ju­lio al 30 de sep­tiem­bre.

EN CUAL­QUIER ÉPO­CA DEL AÑO

Ai­gües­tor­tes ofre­ce du­ran­te to­do el año un pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des que in­clu­yen tan­to iti­ne­ra­rios con el ser­vi­cio de guías in­ter­pre­ta­do­res, co­mo salidas con ra­que­tas de nie­ve en la épo­ca in­ver­nal, jor­na­das na­tu­ra­lis­tas, exposiciones, char­las y con­cur­sos que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo dar a co­no­cer los prin­ci­pa­les va­lo­res na­tu­ra­les del lu­gar con el fin de me­jo­rar la pro­tec­ción y la con­ser­va­ción de es­tos es­pa­cios pri­vi­le­gia­dos.

El Par­que, crea­do en el año 1955, ofre­ce ca­mi­na­tas de to­do ti­po, de duración y es­fuer­zo, en­tre mon­ta­ñas que ro­zan los 3.000 me­tros y de­ce­nas de lagos. Cuan­do se re­co­rre, uno tie­ne la im­pre­sión de es­tar so­lo an­te la na­tu­ra­le­za, sin em­bar­go ca­si 300.000 personas lo vi­si­tan ca­da año. Cu­rio­sa­men­te, en­tre los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros , los is­rae­líes son el se­gun­do ma­yor gru­po (32% del to­tal de los ex­tran­je­ros que lle­gan), y año tras año va en au­men­to. Su in­te­rés tie­ne que ver en par­te con las cua­tro ru­tas de hui­da que uti-

li­za­ban los ju­díos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial para atra­ve­sar los Pi­ri­neos, y que hoy se han or­ga­ni­za­do co­mo ru­tas tu­rís­ti­cas, al­gu­na de ellas a tra­vés de este pai­sa­je sor­pren­den­te.

Na­tu­ral­men­te, el Par­que y sus al­re­de­do­res son un ele­men­to vi­vo en el que se si­guen prac­ti­can­do ac­ti­vi­da­des co­mo an­ta­ño. En el sur de la co­mar­ca del Pa­llars So­bi­rà, cer­ca de su ca­pi­tal Sort, el va­lle de Às­sua man­tie­ne to­da­vía una im­por­tan­te actividad ga­na­de­ra. En el pue­blo de Lles­sui el cen­tro de in­for­ma­ción del Par­que aco­ge tam­bién el Eco­mu­seo Los Pas­to­res del va­lle de Às­sua, y a lo lar­go de to­do el ci­clo ga­na­de­ro anual or­ga­ni­za ac­ti­vi­da­des para co­no­cer el tra­ba­jo de los pas­to­res ac­tua­les.

Un ca­rác­ter bien dis­tin­to tie­ne el cer­cano Cen­tro del Ro­má­ni­co de la Vall de Boí, un es­pa­cio de in­ter­pre­ta­ción que pro­por­cio­na al vi­si­tan­te las cla­ves ini­cia­les para co­no­cer y en­ten­der el con­jun­to de igle­sias ro­má­ni­cas de la Vall de Boí, des­cla­ra­das pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por Unes­co. En él se pue­de des­cu­brir de for­ma ame­na de qué mo­do este ar­te lle­gó has­ta es­tos la­res, de dón­de pro­vie­ne su ico­no­gra­fía, có­mo era la so­cie­dad me­die­val, qué téc­ni­cas se uti­li­za­ban en la cons­truc­ción y la de­co­ra­ción de las igle­sias, el as­pec­to de es­tos tem­plos a prin­ci­pios del si­glo XX...

Aquí se apren­de que el Ro­má­ni­co de los Pi­ri­neos es el me­jor y más be­llo tes­ti­mo­nio de la trans­for­ma­ción cul­tu­ral que se ope­ró allá por el año 1000 en la so­cie­dad eu­ro­pea. Pe­ro es en el va­lle de Boí don­de apa­re­ce uno de los con­jun­tos de igle­sias Ro­má­ni­cas más

Ca­mi­na­tas de to­do ti­po y un Cen­tro del Ro­má­ni­co don­de des­cu­brir de for­ma ame­na có­mo este ar­te lle­gó a un lu­gar tan ais­la­do y po­co po­bla­do.

no­ta­bles del mundo. El con­jun­to me­die­val de la Vall de Boí es­tá for­ma­do por las igle­sias de Sant Cli­ment y San­ta Ma­ria de Taüll, Sant Joan de Boí, San­ta Eu­là­lia de Erill la Vall, Sant Fe­liu de Ba­rrue­ra, la Na­ti­vi­tat de Du­rro, San­ta Ma­ria de Car­det, la As­sump­ció de Cóll y la er­mi­ta de Sant Quirc de Du­rro.

EL ME­JOR RO­MÁ­NI­CO DEL MUNDO…

¿Qué im­pul­só a las gen­tes del va­lle de Boí a cons­truir igle­sias a unos cien­tos de me­tros unas de otras en es­ta tie­rra fría, ais­la­da, de di­fí­cil ac­ce­so y po­co po­bla­da? ¿Cuá­les fue­ron sus creen­cias para al­zar esos cam­pa­na­rios que apun­tan a Dios y que per­mi­tían con­vo­car a los fie­les y tam­bién ad­ver­tir­les de los pe­li­gros? ¿De dón­de sa­lie­ron aque­llos ar­tis­tas y obre­ros que con es­ca­sos me­dios su­pie­ron crear obras maes­tras para en­se­ñan­za de los fie­les y glo­ria del To­do­po­de­ro­so?

La his­to­ria cuen­ta que fue­ron los se­ño­res de la ba­ro­nía de Erill, que par­ti­ci­pa­ron en las campañas de con­quis­ta de los re­yes de Ara­gón, y que con los re­cur­sos ob­te­ni­dos de los bo­ti­nes de gue­rra qui­sie­ron pro­mo­cio­nar la cons­truc­ción de las igle­sias de la Vall de Boí, una ma­ne­ra de

mos­trar su po­der y de ad­qui­rir pres­ti­gio so­cial. Y tal vez tam­bién de ha­cer­se per­do­nar al­gu­nas de sus tro­pe­lías.

Pe­ro, co­mo ocu­rre mu­chas ve­ces, la ex­pli­ca­ción es más her­mo­sa si se atien­de a las le­yen­das, y una de ellas cuen­ta una con­mo­ve­do­ra his­to­ria de un trío amo­ro­so. Al pa­re­cer, una chi­ca ri­ca de Erill la Vall, lla­ma­da Eu­là­lia, se ena­mo­ró de Cli­ment, un chi­co de bue­na fa­mi­lia de Taüll. Se ama­ban tan­to que ca­da uno cons­tru­yó una torre de seis pi­sos jun­to a su ca­sa; así po­dían ver­se y ha­cer­se se­ña­les con fa­ci­li­dad. Pe­ro en su his­to­ria de amor apa­re­ció Joan de Boí, se­cre­ta­men­te enamo­ra­do de Eu­là­lia, que em­pe­zó a le­van­tar tam­bién una torre para co­mu­ni­car­se con la chi­ca y a la vez en­tor­pe­cer y ha­cer som­bra a su ri­val. Pe­ro cuan­do iba por el ter­cer pi­so, en una de esas cri­sis que ya en­ton­ces ha­bía, ago­tó to­do su di­ne­ro y de­jó la torre ina­ca­ba­da. El po­bre Joan no pu­do ha­cer otra co­sa que re­sig­nar­se a ver có­mo los aman­tes se en­via­ban men­sa­jes de amor. Pe­ro cuan­do la pa­re­ja ya es­ta­ba a pun­to de ca­sar­se, Cli­ment en­fer­mó y mu­rió. Al fi­nal de es­ta his­to­ria se re­en­con­tra­ron Eu­là­lia y Joan, no se sa­be si co­mie­ron per­di­ces, que no abun­dan en la zo­na, pe­ro sí que am­bos lle­va­ron una vi­da vir­tuo­sa y ejem­plar.

Tan vir­tuo­sa y tan ejem­plar que a su muer­te el Pa­pa los hi­zo santos, y los pue­blos don­de habían na­ci­do los adop­ta­ron co­mo pa­tro­nes. Sus ca­sas se trans­for­ma­ron en igle­sias y las to­rres de sus amo­res en cam­pa­na­rios. Es­ta his­to­ria ex­pli­ca por­qué los tres cam­pa­na­rios (Erill, Boí y Taüll) tra­zan una lí­nea rec­ta que ade­más apun­ta a Ro­ma, y por­qué el del me­dio es pe­que­ño y grue­so, mien­tras que los otros dos son más es­bel­tos.

Una es­pec­ta­cu­lar pro­yec­ción re­pro­du­ce fiel­men­te las pin­tu­ras ori­gi­na­les de Sant Cli­ment de Taüll, in­clui­do su fa­mo­so Pan­to­crá­tor.

… Y PA­TRI­MO­NIO DE LA HU­MA­NI­DAD

Se ha­ga ca­so a la his­to­ria o bien a la le­yen­da, lo cier­to es que es­tas tres igle­sias con sus mo­nu­men­ta­les cam­pa­na­rios, jun­to a otras cin­co más y una pe­que­ña er­mi­ta, fue­ron de­cla­ra­das por la Unes­co Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en el em­ble­má­ti­co año 2000. En­tre las jus­ti­fi­ca­cio­nes que uti­li­zó la Unes­co para su de­ci­sión se in­di­ca que “los acon­te­ci­mien­tos im­por­tan­tes en el ar­te y la ar­qui­tec­tu­ra de las igle­sias ro­má­ni­cas de la Vall de Boí re­fle­jan el pro­fun­do in­ter­cam­bio cul­tu­ral en la Eu­ro­pa me­die­val, es­pe­cial­men­te a tra­vés de la ba­rre­ra mon­ta­ño­sa de los Pi­ri­neos. Las igle­sias de la Vall de Boí son un ejemplo es­pe­cial­men­te pu­ro y con­sis­ten­te del ar­te ro­má­ni­co en un pai­sa­je ru­ral prác­ti­ca­men­te in­tac­to”.

Aun­que to­das son be­llas, sin du­da la jo­ya del va­lle es la igle­sia de Sant Cli­ment de Taüll, de una so­brie­dad aus­te­ra que ha­ce des­ta­car jus­ta­men­te lo me­jor del ar­te ro­má­ni­co y cu­ya si­lue­ta lu­ce im­po­nen­te des­de el si­glo XII den­tro de uno de los más be­llos paisajes de la na­tu­ra­le­za. La igle­sia es pe­que­ña y el cam­pa­na­rio ma­jes­tuo­so. El in­te­rior de­cep­cio­na un po­co, pe­ro es una sen­sa­ción pa­sa­je­ra. En efec­to, sus pa­re­des es­tán prác­ti­ca­men­te va­cías de pin­tu­ras aun­que bien reha­bi­li­ta­das. El im­pre­sio­nan­te Pan­to­crá­tor que lu­cía en el áb­si­de cen­tral, la me­jor pintura del ro­má­ni­co ca­ta­lán, se ex­hi­be ac­tual­men­te en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te de Ca­ta­lu­ña don­de es­tá a salvo de ex­po­lios y de­te­rio­ros, aun­que las gen­tes del va­lle de Boí no opi­nan igual, cla­ro, y cla­man (se­gu­ra­men­te co­mo si es­tas

al­tas mon­ta­ñas fue­ran un de­sier­to) por su de­vo­lu­ción. El dra­ma de to­dos los gran­des museos y su pa­tri­mo­nio: tam­bién la da­ma de El­che lu­ce ra­dian­te en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Ma­drid, mien­tras en la ciu­dad ali­can­ti­na no pa­ran de pe­dir su re­gre­so.

Pe­ro en este ca­so la tec­no­lo­gía ha cu­bier­to el hue­co, en cier­ta ma­ne­ra, con una es­pec­ta­cu­lar pro­yec­ción au­dio­vi­sual ani­ma­da que re­pro­du­ce vir­tual y fiel­men­te las pin­tu­ras ori­gi­na­les del áb­si­de ma­yor. La ins­ta­la­ción fue inau­gu­ra­da coin­ci­dien­do con el día de Sant Cli­ment en noviembre de 2013 y cons­ta de seis pro­yec­to­res de al­ta de­fi­ni­ción, con un sis­te­ma ‘map­ping’ –adap­ta­do a la su­per­fi­cie so­bre la que se ve– que re­pro­du­ce to­do el fres­co mien­tras si­gue los con­tor­nos de la es­truc­tu­ra y las fi­gu­ras, acom­pa­ña­da de mú­si­ca y so­ni­dos de cam­pa­nas. El efec­to es so­bre­co­ge­dor. Las pin­tu­ras del áb­si­de que ha­bía has­ta aho­ra –que eran una re­pro­duc­ción de las ori­gi­na­les he­cha en 1960 por Ra­mon Mi­llet– se han re­ti­ra­do, y en breve se de­ci­di­rá dón­de se con­ser­va­rán, pe­ro se que­da­rán en la zo­na.

Pe­se a es­tar si­tua­das en pue­blos dis­tin­tos, las igle­sias ro­má­ni­cas del va­lle po­seen una se­rie de ras­gos co­mu­nes: una es­truc­tu­ra sen­ci­lla, el de­li­ca­do tra­ba­jo de la pie­dra en el ex­te­rior, los es­bel­tos cam­pa­na­rios y las fa­bu­lo­sas de­co­ra­cio­nes mu­ra­les in­te­rio­res, aun­que la ma­yo­ría de las que pue­den ver­se son re­pro­duc­cio­nes. De en­tre ellas, des­ta­can es­pe­cial­men­te las com­po­si­cio­nes pic­tó­ri­cas de San Joan de Boí, San Cli­ment y San­ta Ma­ría de Taüll.

Tran­qui­la en los lagos, ju­gue­to­na en los ba­rran­cos, ele­gan­te en las cas­ca­das, te­rri­ble cuan­do hay tor­men­ta... el agua es­tá om­ni­pre­sen­te. Por al­go Ai­gües­tor­tes sig­ni­fi ca “aguas tor­tuo­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.