UN EXA­MEN A OX­FORD

La ma­gia de la ciu­dad de Harry Pot­ter

Rutas del Mundo - - PORTADA -

Amuy po­cos mi­nu­tos del co­ra­zón de la ciu­dad de Ox­ford es­tá Port Mea­dow, un área pan­ta­no­sa don­de pa­cen tran­qui­la­men­te las va­cas, se pue­de pes­car y es po­si­ble ol­vi­dar­se de to­do acom­pa­ña­do por una gran can­ti­dad de pá­ja­ros acuá­ti­cos. Ox­ford, aun­que sue­ne ex­tra­ño, siem­pre ha si­do pre­ci­sa­men­te eso, una tie­rra pan­ta­no­sa cu­ya pla­ci­dez ha ge­ne­ra­do la paz y la har­mo­nía ne­ce­sa­rias para en­ten­der el se­cre­to de las le­yes de la na­tu­ra­le­za y de los hom­bres.

Así es. El más in­ter­na­cio­nal y co­no­ci­do de los cen­tros uni­ver­si­ta­rios del mundo fue en su ori­gen un va­do des­de don­de se po­día cru­zar el Tá­me­sis. Lu­gar de pa­so obli­ga­do, por tan­to, del río más im­por­tan­te del sur de In­gla­te­rra, se eri­gió allí un cas­ti­llo que aún es vi­si­ta­ble. Se tra­ta­ba de una torre cir­cu­lar cons­trui­da so­bre un tú­mu­lo ar­ti­fi­cial, una ver­da­de­ra co­li­na que aún do­mi­na la par­te ba­ja de la ciu­dad, y que hoy se ha con­ver­ti­do en un ho­tel-mu­seo muy ori­gi­nal. Qui­zá la se­re­ni­dad de su pai­sa­je, y su cen­tra­li­dad co­mo lu­gar de pa­so, hi­zo que Ox­ford atra­je­ra tam­bién a sa­bios y es­tu­dio­sos de to­da In­gla­te­rra, por lo que se con­vir­tió en un cen­tro cul­tu­ral de re­fe­ren­cia, has­ta de­ve­nir la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria más an­ti­gua de las tie­rras de ha­bla in­gle­sa. La co­no­ci­da vo­ca­ción cos­mo­po­li­ta de su uni­ver­si­dad tie­ne asi­mis­mo muy an­ti­guos re­fe­ren­tes: en 1190, Emo de Fries­land, pro­ce­den­te de la ac­tual Di­na­mar­ca, fue el pri­mer es­tu­dian­te lle­ga­do de fue­ra de las is­las bri­tá­ni­cas.

Un da­nés de nom­bre Emo de Fries­land fue, en 1190, el pri­mer es­tu­dian­te de Ox­ford lle­ga­do de fue­ra de las is­las bri­tá­ni­cas.

LAS BI­CI­CLE­TAS NO SON SO­LO PARA EL VE­RANO

Uno de las ma­yo­res atrac­ti­vos de Ox­ford son las ru­tas en bi­ci­cle­ta por la ciu­dad, que per­mi­ten vi­si­tar los repu­tados co­lle­ges y, lo que es más in­tere­san­te, la den­sa red de ca­lle­jue­las que los se­pa­ran, con agra­da­bles rin­co­nes co­mo las mu­ra­llas me­die­va­les del New Co­lle­ge o las en­tra­das se­cun­da­rias del Mag­da­le­ne Co­lle­ge.

En reali­dad, Ox­ford es una ciu­dad para las bi­ci­cle­tas, no so­lo por su oro­gra­fía com­ple­ta­men­te lla­na, sino tam­bién por el res­pe­to que los vehícu­los a mo­tor tie­nen por los ci­clis­tas. No es ex­tra­ño, por ejemplo, que un au­to­bús ur­bano si­ga pa­cien­te­men­te a un ci­clis­ta sin pre­ten­der ade­lan­tar­lo, sim­ple­men­te para no po­ner­lo en ries­go. Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, a na­die se le ocu­rri­ría ha­cer lo con­tra­rio. El res­pe­to por las bi­ci­cle­tas tam­bién se re­fle­ja en la con­fian­za de mu­chos de sus usua­rios en de­jar­las es­ta­cio­na­das sin atar­las a nin­gún ele­men­to fi­jo (en reali­dad, ha­cer­lo a las re­jas de los co­lle­ges im­pli­ca la con­fis­ca-

ción del vehícu­lo). Sor­pren­den­te­men­te, y a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en las gran­des ciu­da­des es­pa­ño­las, ello no su­po­ne un gran in­cre­men­to de los ro­bos de bi­ci­cle­tas. Exis­te una le­yen­da ur­ba­na en Ox­ford que de­fien­de la exis­ten­cia de tra­mas or­ga­ni­za­das de la­dro­nes de bi­ci­cle­tas que las ro­ban para re­ven­der­las a los es­tu­dian­tes de la ri­val Cam­brid­ge ( y vi­ce­ver­sa). Ig­no­ra­mos has­ta qué pun­to es cier­ta, pe­ro en cual­quier ca­so el vo­lu­men de ro­bos es muy in­fe­rior al que co­no­ce­mos en otras la­ti­tu­des.

Otra de las gran­des ven­ta­jas de las bi­ci­cle­tas es que per­mi­ten acer­car­se sin di­fi­cul­ta­des a es­pa­cios de gran

Ox­ford so­pren­de por sus par­ques y jar­di­nes, con gran­des ex­pla­na­das de cés­ped que per­mi­ten la prác­ti­ca del fút­bol, el rugby y el crí­quet.

be­lle­za, co­mo los ca­na­les la­te­ra­les del Tá­me­sis y Cher­well o el área de Port Mea­dow. Para los que pro­ce­den de tie­rras de se­cano, las ru­tas en­tre ca­na­les (con la vi­si­ta a las di­ver­sas com­puer­tas, aún en pleno funcionamiento) son pu­ra en­vi­dia. Son to­da­vía muy nu­me­ro­sas las vi­vien­das flo­tan­tes, bar­ca­zas atra­ca­das en los la­te­ra­les de los ca­na­les prin­ci­pa­les, cu­yos ocu­pan­tes ha­cen una sor­pren­den­te vi­da a cie­lo abier­to: to­mar el té, ten­der la ro­pa, man­te­ner un no­ta­ble jar­dín de plan­tas, etc. Es­tas bar­ca­zas cam­bian fre­cuen­te­men­te de lu­gar, y se han con­ver­ti­do en una in­tere­san­te for­ma de vi­da iti­ne­ran­te, aún en bo­ga.

Ox­ford sor­pren­de por sus par­ques y jar­di­nes. El más fa­mo­so es el Uni­ver­sity Park, un ver­da­de­ro pul­món ver­de que en pri­ma­ve­ra y ve­rano se con­vier­te en gran­des ex­pla­na­das de cés­ped na­tu­ral que per­mi­ten la prác­ti­ca del fút­bol, rugby o crí­quet. Tam­bién me­re­ce una vi­si­ta el South Park, ubi­ca­do en Hea­ding­ton Hill, un pun­to don­de la an­ti­gua ca­rre­te­ra de Londres lle­ga a la ciu­dad. Este par­que, ubi­ca­do en una li­ge­ra ele­va­ción, per­mi­te una es­plén­di­da vis­ta del cen­tro ur­bano, don­de des­ta­ca la cú­pu­la de la Rad­cli­fe Ca­me­ra y los cam­pa­na­rios de St. Mary y la Car­fax To­wer. Es el co­no­ci­do sky­li­ne

de la ciu­dad, que no pue­de con­tem­plar­se des­de nin­gún otro lu­gar. Co­mo la ma­yor par­te de los par­ques de Ox­ford, el South Park con­sis­te bá­si­ca­men­te en una gran ex­ten­sión de cés­ped na­tu­ral y al­gu­nos con­jun­tos de ár­bo­les di­se­mi­na­dos es­tra­té­gi­ca­men­te.

AL SER­VI­CIO DEL IM­PE­RIO

No obs­tan­te, es­tos idí­li­cos paisajes tam­po­co de­ben ha­cer­nos ol­vi­dar que Ox­ford es tie­rra de es­tu­dio y exá­me­nes. Cen­tro de re­fe­ren­cia cul­tu­ral de la In­gla­te­rra du­ran­te si­glos, fue jun­to a Cam­brid­ge y Eton Co­lle­ge el prin­ci­pal cen­tro de for­ma­ción de las eli­tes del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. Por ejemplo, 26 pri­me­ros mi­nis­tros bri­tá­ni­cos han es­tu­dia­do en Ox­ford. Ello lo con­vir­tió en un cen­tro con un ma­tiz al­go con­ser­va­dor, y aun­que ya en 1878 se cons­tru­ye­ron al­gu­nos halls para mu­je­res ( por ejemplo el Lady Mar­ga­ret Hall), no se­ría has­ta 1920 que las fé­mi­nas pu­die­ron ser miem­bros aca­dé­mi­cos de pleno de­re­cho, y has­ta 1974 que los pri­me­ros co­lle­ges ad­mi­tie­ron mu­je­res en­tre sus es­tu­dian­tes. Ox­ford era co­no­ci­da por su tra­di­cio­na­lis­mo y su pa­pel co­mo re­fu­gio de los pri­vi­le­gios mas­cu­li­nos.

Es asi­mis­mo his­tó­ri­ca su ri­va­li­dad con Cam­brid­ge, la otra fa­mo­sa ciu­dad uni­ver­si­ta­ria in­gle­sa: en 1209 las dispu­tas en­tre es­tu­dian­tes de Ox­ford lle­va­ron a un gru­po de do­cen­tes de es­ta uni­ver­si­dad a fun­dar un nue­vo cen­tro en Cam­brid­ge, que de­be por lo tan­to con­si­de­rar­se en su ori­gen un cen­tro sa­té­li­te t e del oxo­nien­se ( lo que no gus­ta de­ma­sia­si ia­do a los aca­dé­mi­cos de Cam­brid­ge…). .

Men­ción apar­te me­re­ce tam­bién el l co­no­ci­do Ch­rist Church, fun­da­do en el año 1525 por el ar­zo­bis­po de York, pe­ro que de­be su es­plen­dor a la re­fun­da­ción en 1532 por En­ri­que VIII. És­te, tras rom­per con la igle­sia ca­tó­li­ca, de­ci­dió pro­mo­ver la nue­va igle­sia an­gli­ca­na y ubi­có en este co­lle­ge la Ca­te­dral de Ox­ford, cen­tro de la nue­va dió­ce­sis. Ello con­fi rió a la ciu­dad una pe­cu­liar re­la­ción con la uni­ver­si­dad: es la úni­ca ciu­dad del mundo don­de para asis­tir a las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas en la ca­te­dral los fe­li­gre­ses de­bían en­trar en uno de sus co­lle­ges.

En 2006, un re­fe­rén­dum en­tre los es­tu­dian­tes dio un 81% de los vo­tos a fa­vor de man­te­ner la obli­ga­to­rie­dad del uniforme.

EL AM­BIEN­TE ACA­DÉ­MI­CO

La vi­da en Ox­ford se ri­ge a ve­ces por cos­tum­bres no siem­pre iden­ti­fi­ca­bles por los vi­si­tan­tes aje­nos a la uni­ver­si­dad: du­ran­te los pe­rio­dos de exá­me­nes, los es­tu­dian­tes van ata­via­dos con las ca­pas y bi­rre­tes es­tu­dian­ti­les, y los pro­fe­so­res con el gown, la ca­pa do­cen­te, lo que con­fie­re a la ciu­dad un am­bien­te muy es­pe­cial. Para los fo­rá­neos, asis­tir a los ac­tos de ma­tri­cu­la­ción, exá­me­nes y al­gu­nos otros ac­tos aca­dé­mi­cos para ver a los es­tu­dian­tes ata­via­dos con las ca­pas y pren­das del si­glo XIX –co­mo mí­ni­mo– no de­ja de ser una atrac­ción más. Sin em­bar­go, el uniforme go­za de pres­ti­gio en­tre los mis­mos es­tu­dian­tes: en 2006, un re­fe­rén­dum con­clu­yó que el 81% de los alum­nos se opo­nía a que lle­var­lo pu­die­ra ser vo­lun­ta­rio, y por lo tan­to si­gue sien­do obli­ga­to­rio.

Ca­da es­tu­dian­te lleva un có­di­go de iden­ti­fi­ca­ción: en la so­la­pa. Un cla­vel de co­lor blan­co in­di­ca que aquel es­tu­dian­te se di­ri­ge a su pri­mer exa­men. Un cla­vel ro­sa­do in­di­ca los si­guien­tes exá­me­nes. Fi­nal­men­te, un cla­vel ro­jo se­ña­la el úl­ti­mo, en lo que pa­re­ce una cla­ra re­fe­ren­cia a la san­gre que cues­ta su­pe­rar los cur­sos… Cos­tum­bres pe­cu­lia­res, no siem­pre an­ti­guas, que a los nue­vos es­tu­dian­tes les gus­ta con­ser­var.

Tam­bién en­tre el pro­fe­so­ra­do se man­tie­nen al­gu­nas de las tra­di­cio­nes del pe­río­do vic­to­riano, que si­guen dan­do a Ox­ford un ai­re cla­sis­ta y de gentle­men’s club muy pe­cu­liar. Son co­no­ci­dos por su for­ma­li­dad los di­ners que ce­le­bran pe­rió­di­ca­men­te los co­lle­ges. Se tra­ta de ce­nas de eti­que­ta ce­le­bra­das en los halls, las gran­des sa­las-co­me­dor, don­de a ve­ces pue­den tam­bién asis­tir los alum­nos, con­ve­nien­te­men­te se­pa­ra­dos en su zo­na. Las ce­nas se ini­cian en la zo­na pri­va­da de los do­cen­tes ( com­mon room) nor­mal­men­te con be­bi­das de ti­po ape­ri­ti­vo, y don­de el cham­pán fran­cés es bien re­ci­bi­do. Pos­te­rior­men­te se asis­te al hall, en el que tie­ne lu­gar la ma­yor par­te del ága­pe.

La con­ver­sa­ción con el res­to de pro­fe­so­res e in­vi­ta­dos (ca­si siem­pre tam­bién aca­dé­mi­cos) es una nor­ma de cor­te­sía, y es re­co­men­da­ble de­di­car un es­fuer­zo pro­por­cio­nal de con­ver­sa­ción a los di­ver­sos ve­ci­nos de la me­sa. Los dos pri­me­ros pla­tos, muy ale­ja­dos de la po­bre vi­sión que te­ne­mos de la co­ci­na in­gle­sa, son acom­pa­ña­dos de vi­nos muy no­ta­bles, com­pen­san­do la tra­di­ción de la ma­yor par­te de co­lle­ges, don­de du­ran­te las co­mi­das a me­dio­día nun­ca se sir­ve al­cohol a los do­cen­tes.

Lo más no­ta­ble lle­ga jus­to an­tes de los pos­tres: es cos­tum­bre aban­do­nar el hall, (con la pro­pia ser­vi­lle­ta),

para pa­sar a una sa­la más re­du­ci­da –en este ca­so ya nun­ca con los alum­nos– a de­gus­tar una muy no­ta­ble me­sa de que­sos. Los que­sos, en­tre los que pre­do­mi­nan los fran­ce­ses pe­ro tam­bién los bri­tá­ni­cos, son la ex­cu­sa per­fec­ta para con­ti­nuar la con­ver­sa­ción, con una tra­di­ción aña­di­da: es con­ve­nien­te cam­biar los com­pa­ñe­ros de me­sa, y de es­ta ma­ne­ra se es­tá obli­ga­do a con­ver­sar nue­va­men­te con otros in­vi­ta­dos y com­pa­ñe­ros.

Pos­te­rior­men­te, en la mis­ma sa­la se to­ma el pos­tre –ca­si siem­pre fru­ta– y se pue­de vol­ver fi­nal­men­te al com­mon room a to­mar los ca­fés. En to­tal, un ver­da­de­ro ac­to so­cial de unas tres o cua­tro ho­ras, in­ten­so y de gran ori­gi­na­li­dad para los fo­rá­neos. Su­pon­go que para los fe­llows, los pro­fe­so­res que for­man par­te del claus­tro del co­lle­ge, este ti­po de ce­nas de­ben ser al­go mo­nó­to­nas y re­cu­rren­tes, sin em­bar­go para los ad­ve­ne­di­zos a la ciu­dad sin du­da es una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca para co­no­cer el in­te­rior de la uni­ver­si­dad.

El hall y el co­me­dor del co­lle­ge más fa­mo­sos de Ox­ford, Ch­rist Church, fue uti­li­za­do co­mo lo­ca­li­za­ción de “Harry Pot­ter”.

IR DE CO­LLE­GES Y TA­BER­NAS...

Des­cu­brir Ox­ford su­po­ne inevi­ta­ble­men­te vi­si­tar sus co­lle­ges, pe­ro no siem­pre es fá­cil re­co­men­dar cuá­les me­re­cen ma­yor aten­ción. En reali­dad, qui­zás ex­cep­to el Ch­rist Church, el co­lle­ge más fa­mo­so y cu­ya vo­ca­ción tu­rís­ti­ca re­sul­ta más evi­den­te, en mu­chos co­lle­ges los vi­si­tan­tes son vis­tos co­mo un mal me­nor, un efec­to co­la­te­ral del pres­ti­gio aca­dé­mi­co de la ciu­dad.

En cual­quier ca­so, la vi­si­ta a al­gu­nos de ellos me­re­ce mu­cho la pe­na. La ma­yor par­te de ellos pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes: gran­des pa­tios ajar­di­na­dos, edi­fi­cios de es­ti­lo me­die­val o re­na­cen­tis­ta –aun­que sean cons­truc­cio­nes re­la­ti­va­men­te re­cien­tes–, ca­pi­llas/ igle­sias de es­ti­lo gó­ti­co o neo­gó­ti­co, un hall o gran co­me­dor mo­nu­men­tal –siem­pre de­co­ra­do con los re­tra­tos pic­tó­ri­cos de los an­ti­guos de­ca­nos– y un mu­ro de cie­rre que pre­ser­va su in­ti­mi­dad. So­bre es­ta ba­se, ca­da co­lle­ge tie­ne sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas.

El Ch­rist Church cuen­ta con un equi­po de vi­gi­lan­tes/ con­ser­va­do­res –ata­via­dos con un ca­rac­te­rís­ti­co bom­bín– que les di­fe­ren­cia del res­to de co­lle­ges. Cuen­ta con dos gran­des atrac­ti­vos. Por un la­do, su mag­ní­fi­ca Igle­sia, a la vez ca­pi­lla y ca­te­dral de la ciu­dad, gra­cias a un pri­vi­le­gio

otor­ga­do por En­ri­que VIII. El edi­fi­cio, de es­ti­lo gó­ti­co, con­tie­ne al­gu­nas obras de ar­te de no­ta­ble in­te­rés, pe­ro des­ta­ca es­pe­cial­men­te –co­mo en el res­to de ca­pi­llas de los co­lle­ges– por el co­ro en madera y por las ins­crip­cio­nes ho­no­rí­fi­cas de los an­ti­guos miem­bros de la ins­ti­tu­ción. El otro gran atrac­ti­vo del Ch­rist Church es su hall. Sus es­ca­le­ras de ac­ce­so y el mis­mo co­me­dor fue­ron uti­li­za­dos para la fil­ma­ción de la pri­me­ra en­tre­ga de Harry Pot­ter, pe­ro la vi­si­ta es re­co­men­da­ble al mar­gen de ello.

Un se­gun­do co­lle­ge que me­re­ce una vi­si­ta es el Mag­da­le­ne. Son fa­mo­sos sus even­songs, mi­sas ves­per­ti­nas can­ta­das por la co­ral in­fan­til. La en­tra­da es li­bre, y re­sul­ta es­pe­cial­men­te in­tere­san­te los días en­tre semana, a las 18 ho­ras, cuan­do hay po­co pú­bli­co. Por otro la­do, el co­lle­ge tie­ne co­mo lí­mi­te el río Cher­well, po­co an­tes de su unión al Tá­me­sis, y los jar­di­nes que lo ro­dean. Fi­nal­men­te, este co­lle­ge al­ber­ga un área zoo­ló­gi­ca con sus co­no­ci­dos cier­vos, que pue­den ob­ser­var­se a po­ca dis­tan­cia. Para el que via­ja con niños, pue­de sal­var una vi­si­ta fa­mi­liar con de­ma­sia­do pe­so aca­dé­mi­co…

Hay otros co­lle­ges que ha­bría que des­ta­car: el All Souls con su mag­ní­fi­ca igle­sia; el New Co­lle­ge, que con­tie­ne los res­tos de la mu­ra­lla de la ciu­dad; el Bra­se­no­se o el Ba­lliol... pe­ro ca­be se­ña­lar uno me­nos vi­si­ta­do, el Cor­pus Ch­ris­ti. Se tra­ta de uno de los co­lle­ges más an­ti­guos, por lo que su pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co re­sul­ta no­ta­ble, aun­que so­bre to­do es co­no­ci­do por al­ber­gar en ma­yo una in­tere­san­te tra­di­ción: la ca­rre­ra de tor­tu­gas, don­de com­pi­ten tor­tu­gas pro­ve­nien­tes de di­ver­sos co­lle­ges en una hu­mo­rís­ti­ca com­pe­ti­ción.

No pue­de aban­do­nar­se Ox­ford sin en­trar en al­gu­na de sus mí­ti­cas ta­ber­nas: The Ea­gle and the Child es un co­no­ci­do pub fren­te al St. John’s Co­lle­ge, un lu­gar don­de C.S. Le­wis y J.R.R. Tol­kien ce­le­bra­ban co­no­ci­das ter­tu­lias li­te­ra­rias. Al­gu­nas de sus res­pec­ti­vas obras, co­mo Las Cró­ni­cas de Nar­nia o El Hob­bit, res­pec­ti­va­men­te, de­ben mu­cho a es­tos en­cuen­tros. Tam­bién el cén­tri­co Lamb&Flag es co­no­ci­do por al­ber­gar, en su épo­ca de es­tu­dian­te en el Ba­lliol Co­lle­ge, a Graham Gree­ne, que pa­sa­ba en él bue­na par­te del día le­yen­do y tam­bién be­bien­do. Es asi­mis­mo po­pu­lar The Mi­tre, que alo­jó a Os­car Wil­de du­ran­te su aje­trea­da vi­da de es­tu­dian­te y de jo­ven li­te­ra­to. To­do ello de­mues­tra que la ta­ber­na ha si­do tan útil a la cien­cia y a las le­tras co­mo los han si­do las gran­des bi­blio­te­cas, las ru­tas en bi­ci­le­ta y una na­tu­ra­le­za apa­ci­ble. Ox­ford es to­da una lec­ción de vi­da.

Oriol Olesti Vila Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na

Tie­rra lla­na y pan­ta­no­sa, los al­re­de­do­res de Ox­ford aún con­ser­van una red de ca­na­les y la­gu­nas que aco­gen vi­vien­das fl otan­tes.

Las bi­ci­cle­tas con­ti­núan sien­do el mo­do de trans­por­te más prác­ti­co para mo­ver­se por Ox­ford mien­tras se vi­si­tan los di­fe­ren­tes co­lle­ges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.