LEIP­ZIG

El re­na­cer de otra Ale­ma­nia

Rutas del Mundo - - PORTADA -

AJor­di Bas­tart Leip­zig, si­tua­da en una en­cru­ci­ja­da de ca­mi­nos en el no­roes­te del es­ta­do de Sa­jo­nia, se la con­si­de­ró des­de an­ti­guo co­mo una ciu­dad de mer­ca­dos. La Via Re­gia, que cru­za­ba la Eu­ro­pa me­die­val de Es­te a Oes­te, y la Via Im­pe­rii que co­nec­ta­ba Ita­lia con el Bál­ti­co, con­ver­gían exac­ta­men­te en es­te nú­cleo. Una cir­cuns­tan­cia que pro­pi­ció que aquí se ins­ta­la­ran ar­te­sa­nos, cur­ti­do­res de pie­les, he­rre­ros, fun­di­do­res de pla­ta, tra­tan­tes de co­mer­cio... lo que lle­vó a la apa­ri­ción de un mer­ca­do que aún hoy en día se con­ti­núa ce­le­bran­do ca­da vier­nes en la cén­tri­ca Markt-platz o Pla­za Ma­yor.

La pla­za ha cam­bia­do con los años. No es la mis­ma que an­ta­ño. Aquí se si­tua­ba el an­ti­guo ayun­ta­mien­to de la lo­ca­li­dad, un be­llo edi­fi­cio del Re­na­ci­mien­to cons­trui­do a mi­tad del si­glo XVI, por­ti­ca­do y con un cam­pa­na­rio que con­tras­ta con la es­pi­ga­da y mo­der­na to­rre que se le­van­ta unos me­tros más atrás. Qui­zá, los pro­duc­tos a la ven­ta tam­bién han cam­bia­do con los años pe­ro, sin du­da, el lu­gar con­ti­núa sien­do el mis­mo. Fru­tas y ver­du­ras, pro­duc­tos bio, car­nes, em­bu­ti­dos y que­sos, ri­quí­si­mos pas­te­les ela­bo­ra­dos con to­da cla­se de in­gre­dien­tes a los que tan afi­cio­na­dos son los ale­ma­nes. Pe­ro el mer­ca­do de Leip­zig, co­mo en la Edad Me­dia, si­gue sien­do to­do un es­pec­tácu­lo.

Leip­zig es una ciu­dad de con­tras­tes. Lla­na co­mo la pal­ma de la mano y ro­dea­da de es­pa­cios ver­des, ha sa­bi­do con­ser­var sus tra­di­cio­nes a la vez que ha crea­do edi­fi­cios de mo­der­na ar­qui­tec­tu­ra que alo­jan los más di­ver­sos mu­seos. Y to­do a ti­ro de pie­dra, en un pa­seo: la co­mer­cial Grim­mais­che Stras­se; la ci­ta­da Markt-platz; la Au­gus­tus-platz o lo que es lo mis­mo: el cen­tro del nú­cleo an­ti­guo de cor­te me­die­val. O la más rompe­dora de las ar­qui­tec­tu­ras con­tem­po­rá­neas de Ale­ma­nia, co­mo por ejem­plo el acris­ta­la­do e irre­gu­lar edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad, una to­rre de 120 me­tros de al­tu­ra lla­ma­da Pa­no­ra­ma To­wer. Por su­pues­to, con per­mi­so de la sa­la de con­cier­tos Ge­wand­haus y el tea­tro de la Ópe­ra que fren­te por fren­te nos re­cuer­dan que es­ta­mos en la ciu­dad de la mú­si­ca.

EN LA CIU­DAD DE LA MÚ­SI­CA

Efec­ti­va­men­te, en Leip­zig to­do sue­na a mú­si­ca. Al­gu­nos de los más gran­des com­po­si­to­res de la his­to­ria co­mo Johann Sebastian Bach, Felix Men­dels­sohn, Ri­chard Wag­ner, Ro­bert Schu­mann… es­tán muy vin­cu­la­dos a es­ta ciu­dad sa­jo­na. ¿La ra­zón? Leip­zig aco­ge des­de 1409 una re­co­no­ci­da uni­ver­si­dad que atra­jo a nu­me­ro­sos hom­bres de cien­cia, de le­tras y de la mú­si­ca ger­ma­na, ya fue­ran co­mo es­tu­dian­tes o co­mo pro­fe­so­res. Ahí es­tá la fi­gu­ra de Goet­he,

Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.