EL MIS­TE­RIO DE LOS DO­GÓN LA SA­BI­DU­RÍA DEL CIE­LO

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR -

El pue­blo Do­gón ha si­do tan es­tu­dia­do por los an­tro­pó­lo­gos (es­pe­cial­men­te fran­ce­ses), que has­ta se cuen­tan chis­tes so­bre ello: ¿Cuán­ta gen­te vi­ve en una ca­sa Do­gón? La res­pues­ta es cin­co per­so­nas: el pa­dre, la ma­dre, los dos hi­jos y el an­tro­pó­lo­go fran­cés (ri­sas en­la­ta­das).

El pri­me­ro de ellos, y el que mar­có en ma­yor me­di­da el in­te­rés por los Do­gón, fue Mar­cel Griau­le, que en la dé­ca­da de 1930 pa­só lar­gas tem­po­ra­das es­tu­dian­do su cul­tu­ra. Es­cri­bió dos li­bros que ex­pli­ca­ban la cos­mo­lo­gía de es­te pue­blo: Dios de Agua y El Zo­rro Pá­li­do. Griau­le re­la­ta­ba en ellos el co­no­ci­mien­to ex­tra­or­di­na­rio que los Do­gón tie­nen del Sis­te­ma So­lar y de la na­tu­ra­le­za do­ble de Si­rio (for­ma­da por dos estrellas, Si­rio A y Si­rio B, es­ta úl­ti­ma en ór­bi­ta al­re­de­dor de la pri­me­ra e in­vi­si­ble des­de la Tie­rra sin ins­tru­men­tal téc­ni­co ade­cua­do). Lo sor­pren­den­te es que el pe­rio­do de se­sen­ta años que tar­da Si­rio B en dar la vuel­ta a Si­rio A es el mis­mo tiem­po que pa­sa en­tre dos ce­le­bra­cio­nes de la fies­ta más im­por­tan­te de la cul­tu­ra Do­gón: el Si­gui. La úl­ti­ma vez que se ce­le­bró la fies­ta fue en 1967, y la pró­xi­ma oca­sión se­rá en 2027. Pa­ra ca­da Si­gui se crea la Gran Más­ca­ra, rea­li­za­da a par­tir de un so­lo tron­co y que pue­de lle­gar a los diez me­tros de al­tu­ra.

Con el tiem­po se ha vis­to que la com­ple­ja cos­mo­lo­gía trans­mi­ti­da a Griau­le por los Do­gón res­pon­día más al ex­ce­si­vo en­tu­sias­mo del an­tro­pó­lo­go y a las ga­nas de és­tos de col­mar el an­sia de co­no­ci­mien­tos del fran­cés que a otra co­sa. Es de­cir, se in­ven­ta­ron sím­bo­los, im­pro­vi­sa­ron mi­tos y crea­ron re­la­tos a cam­bio de pres­ti­gio y di­ne­ro. To­do ello no fue im­pe­di­men­to pa­ra que al­gu­nos otros au­to­res, en es­pe­cial el nor­te­ame­ri­cano Ro­bert Tem­ple ( El Mis­te­rio de Si­rio, 1978), rea­li­za­ran nue­vas hi­pó­te­sis de tra­ba­jo so­bre el im­por­tan­te gra­do de co­no­ci­mien­to as­tro­nó­mi­co que te­nían los Do­gón, a pe­sar de su ru­di­men­ta­ria tec­no­lo­gía. Pa­ra Ro­bert Tem­ple, una ci­vi­li­za­ción de ex­tra­te­rres­tres pro­ve­nien­te de Si­rio ha­bía des­cen­di­do en sus na­ves espaciales ha­cía más de 5.000 años pa­ra trans­fe­rir a los Do­gón una sa­bi­du­ría es­te­lar que nin­gu­na otra tri­bu de Áfri­ca co­no­cía.

Por su­pues­to, mu­chos an­tro­pó­lo­gos y mu­chos di­vul­ga­do­res cien­tí­fi­cos en­se­gui­da ta­cha­ron la idea co­mo in­sos­te­ni­ble y sin fun­da­men­to, pe­ro aún hoy en día hay quien via­ja al País Do­gón bus­can­do una cier­ta co­ne­xión cós­mi­ca to­tal­men­te inexis­ten­te, o qui­zá lla­mé­mos­le es­te­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.