SPIN­NE­REI,

Rutas del Mundo - - LA BRÚJULA DE ULISES -

Cuan­do Leip­zig per­te­ne­cía a la exi­gua RDA la in­dus­tria era una de sus ba­ses eco­nó­mi­cas. Un cin­tu­rón de fá­bri­cas y chi­me­neas he­re­de­ras de la in­dus­tria­li­za­ción ger­ma­na del XIX y de los pla­nes quin­que­na­les co­mu­nis­tas di­se­ña­dos en Mos­cú ro­dea­ban la ciu­dad con sus co­rres­pon­dien­tes ba­rrios de tra­ba­ja­do­res. Leip­zig se acer­ca­ba al mi­llón de ha­bi­tan­tes y na­die de­di­ca­ba el más mí­ni­mo es­fuer­zo en pro­te­ger el me­dio am­bien­te.

Con la reuni­fi­ca­ción, a par­tir de 1991, vi­nie­ron las ale­grías pe­ro tam­bién em­pe­za­ron otros pro­ble­mas. Fá­bri­cas ob­so­le­tas -se­gún los cá­no­nes del nue­vo ca­pi­ta­lis­mo- se ce­rra­ron pa­ra tras­la­dar la pro­duc­ción a otras más avan­za­das. Se cen­tra­li­za­ron es­fuer­zos, y tu­vo pre­emi­nen­cia la mano de obra cua­li­fi­ca­da so­bre la fuer­za pro­duc­ti­va del tra­ba­jo. Y así fue co­mo em­pe­za­ron a ce­rrar nu­me­ro­sas­fa­bri­cas que a la vez va­cia­ron enor­mes blo­ques de vi­vien­das y ba­rrios en­te­ros.

Los mu­ros de las vie­jas fá­bri­cas se lle­na­ron de ol­vi­do... y de gra­fi tis. Pro­ba­ble­men­te es­to es lo que su­ce­dió con Spin­ne­rei, una gran in­dus­tria de hi­la­tu­ras que se ha­bía pues­to en mar­cha en 1884 gra­cias a los enor­mes cam­pos de al­go­dón de la is­la de Zan­zí­bar, en Tan­za­nia, en­ton­ces una co­lo­nia ale­ma­na en Áfri­ca. Era la fá­bri­ca más gran­de de­di­ca­da al al­go­dón de la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal. Y con más o me­nos pro­ble­mas sus chi­me­neas si­guie­ron echan­do hu­mo has­ta el 1992, fe­cha de su cie­rre de­fi­ni­ti­vo.

En el año 2005 al­gu­nos ar­tis­tas de Leip­zig em­pe­za­ron a ins­ta­lar aquí sus es­tu­dios y ta­lle­res de tra­ba­jo, apro­ve­chan­do la am­pli­tud de las na­ves in­dus­tria­les y los ba­jos pre­cios del me­tro cua­dra­do, has­ta con­ver­tir Spin­ne­rei en un au­tén­ti­co vi­ve­ro de crea­do­res y em­pre­sas de ser­vi­cios. La ex­pe­rien­cia ha si­do alen­ta­do­ra y en es­tos mo­men­tos con­vi­ven allí más de un cen­te­nar de ar­tis­tas y ofre­cen sus ser­vi­cios al­re­de­dor de vein­ti­cin­co em­pre­sas, así co­mo va­rias ga­le­rías de ar­te. So­lo se han acon­di­cio­na­do las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas, sa­ni­ta­rias y de se­gu­ri­dad bá­si­cas por­que la fá­bri­ca si­gue man­te­nien­do su as­pec­to de­ca­den­te. Pe­ro no im­por­ta, el ver­da­de­ro va­lor de Spin­ne­rei se en­cuen­tra en el in­te­rior de los mu­ros don­de ca­daa cual ha acon­di­cio­na­do su es­pa­cio co­mo lu­gar de tra­ba­jo agra­da­ble. Hay pro­duc­to­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, di­se­ña­do­res de mo­da, dis­tri­bui­do­res de be­bi­das y, có­mo no, ar­tis­tas de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas que tie­nen aquí el es­pa­cio ne­ce­sa­rio pa­ra com­po­ner y ex­po­ner su obra.

Ade­más, un par de pen­sio­nes ofre­cen alo­ja­mien­to en la mis­ma fá­bri­ca, eso sí, con ca­mas y mue­bles rea­li­za­dos con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra. A la en­tra­da de la ins­ta­la­ción in­dus­trial, un bar-res­tau­ran­te po­ne el con­tra­pun­to gas­tro­nó­mi­co a la apues­ta tdS­de Spin­ne­rei.i iY Y es que en es­tat vi­da, no hay na­da co­mo po­ner­le ima­gi­na­ción al desa­so­sie­go.

Pa­ra lle­gar has­ta Spin­ne­rei lo me­jor es to­mar el TRAM 14 en Haupt­bahn­hof –la Es­ta­ción cen­tral– has­ta Plag­witz, el fi­nal de lí­nea. Y des­de allí se­guir las in­di­ca­cio­nes, ya que la fá­bri­ca se en­cuen­tra a unos 500 me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.