PI­SA… ¿Tos­ca­na des­co­no­ci­da?

UN LU­GAR POR DES­CU­BRIR MÁS ALLÁ DE LA TO­RRE

Rutas del Mundo - - PORTADA -

LAl­fon­so No­gue­ra a lla­ma­da pla­za de los mi­la­gros, que real­men­te es una gran ex­pla­na­da en un ex­tre­mo del cen­tro his­tó­ri­co de Pi­sa y que fue el gran sím­bo­lo de la re­pú­bli­ca pi­sa­na, es­tá pre­si­di­da por una mag­ní­fi­ca ba­sí­li­ca de es­ti­lo Ro­má­ni­co a la que se fue­ron aña­dien­do pro­gre­si­va­men­te otros edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos co­mo un cam­pa­na­rio -la mí­ti­ca “To­rre”-; un bap­tis­te­rio; un claus­tro, de­no­mi­na­do Cam­po­san­to, y di­ver­sos pa­la­ce­tes que ac­tual­men­te aco­gen el Mu­seo de las Obras de la Ca­te­dral y el Mu­seo de la Si­no­pe.

Las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas rea­li­za­das du­ran­te los úl­ti­mos años han con­fi rma­do que en los ci­mien­tos de la ca­te­dral hay sus­tra­tos de cons­truc­cio­nes de épo­ca etrus­ca y ro­ma­na, y que el ac­tual edi­fi­cio se le­van­tó so­bre un tem­plo pa­leo­cris­tiano an­te­rior, pro­ba­ble­men­te del si­glo V. A me­di­da que avan­zó la Edad Me­dia y Pi­sa fue ha­cién­do­se la re­pú­bli­ca ma­ri­ne­ra más ri­ca de Ita­lia, se eri­gió un nue­vo tem­plo que fue en­ga­la­nán­do­se con los fru­tos de los bo­ti­nes de la flo­ta y de los pin­gües be­ne­fi­cios del co­mer­cio con Orien­te. So­lo hay que com­pa­rar el es­plen­dor del Ro­má­ni­co pi­sano y el de los Pi­ri­neos o el nor­te de Cas­ti­lla. Son de la mis­ma épo­ca, pe­ro pa­re­ce que les se­pa­ren si­glos.

No obs­tan­te, pe­se a con­tar con es­te pre­cio­so Ro­má­ni­co y dis­fru­tar del mo­nu­men­to más fa­mo­so de Ita­lia, Pi­sa re­sul­ta ser la gran des­co­no­ci­da en los via­jes al país tras­al­pino. Tal vez no ha­ya nin­gún lu­gar del mun­do tan men­cio­na­do a la vez que ig­no­ra­do co­mo es­ta lo­ca­li­dad del nor­te de la Tos­ca­na. Y es que to­do via­je de ini­cia­ción a Ita­lia tie­ne, sin du­da, pa­ra­da obli­ga­da en la Piaz­za dei Mi­ra­co­li de Pi­sa, don­de se pue­de con­tem­plar la fa­mo­sa to­rre in­cli­na­da y el con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co, que sin du­da de­jan sin alien­to. Sin em­bar­go, una vez dis­fru­ta­do el “mi­la­gro”, el vi­si­tan­te sue­le ig­no­rar el res­to de la ciu­dad, sube a su au­to y aban­do­na Pi­sa ve­loz en bus­ca de una nue­va eta­pa. ¿Por qué la to­rre in­cli­na­da no in­ci­ta al via­je­ro a des­cu­brir Pi­sa? ¿Cuán­ta gen­te ha pa­sea­do real­men­te por ella? ¿ Aca­so la ciu­dad no po­see nin­gún otro atrac­ti­vo? ¿Có­mo es po­si­ble que los prin­ci­pa­les tou­ro­pe­ra­do­res in­ter­na­cio­na­les no su­gie­ran una vi­si­ta con más de­ta­lle a una de las lo­ca­li­da­des ita­lia­nas más fa­mo­sas del mun­do en­te­ro? En de­fi­ni­ti­va, ¿qué su­ce­de en Pi­sa pa­ra que el vi­si­tan­te no la desee - co­mo a Pa­rís, Lon­dres o Bar­ce­lo­na- y va­ya más allá de su prin­ci­pal mo­nu­men­to - co­mo con la to­rre Eif­fel, el Big Ben o la Sa­gra­da Fa­mi­lia?

His­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.