MA­CHU PIC­CHU

Sin la mu­che­dum­bre- el otro Ca­mino del In­ca

Rutas del Mundo - - PORTADA - TEX­TO LYN HUGHES FO­TO­GRA­FÍA SI­MON CHUBB

‘No se acer­que al bor­de!” gri­tó Guido. Y con ra­zón. Un des­li­za­mien­to se ha­bía lle­va­do par­te del sen­de­ro. A mi de­re­cha que­da­ba una caí­da de cen­te­na­res de me­tros. No me atre­vía a mi­rar ha­cia abajo y re­za­ba pa­ra no en­con­trar­nos con una ca­ra­va­na de mu­las en di­rec­ción opues­ta. Me cen­tré en el pai­sa­je que se veía en­tre las ore­jas de Gua­pa. Ella no se ha­bía asus­ta­do y ca­mi­na­ba tran­qui­la­men­te. Era el cuar­to día del Ca­mino del Sal­can­tay a ca­ba­llo, ¡y yo que creía que iba a ser fá­cil! El día an­te­rior, en que su­pe­ra­mos el fa­mo­so pa­so a 4.600 me­tros, te­nía que ha­ber si­do el com­pli­ca­do. Pe­ro era evi­den­te que me iba a lle­var al­gu­nos sus­tos más an­tes de po­der re­la­jar­me con un pis­co sour en mi có­mo­do alo­ja­mien­to.

To­dos los caballos be­llos El Ca­mino del Sal­can­tay se ha con­ver­ti­do en la al­ter­na­ti­va al Ca­mino del In­ca. A ma­yor al­ti­tud, más lar­go y sin las rui­nas in­cas del fa­mo­so ca­mino “clá­si­co” ofre­ce pai­sa­jes so­bre­co­ge­do­res, cru­za 15 eco­sis­te­mas y no es­tá con­cu­rri­do, ni si­quie­ra en tem­po­ra­da al­ta. Una em­pre­sa pio­ne­ra, Moun­tain Lod­ges of Pe­ru, ha cons­trui­do 4 ca­ba­ñas ex­clu­si­vas a lo lar­go de la ru­ta pa­ra sus clien­tes y una vez al mes ofre­ce la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer el ca­mino a ca­ba­llo.

Éra­mos un gru­po mez­cla­do de bri­tá­ni­cos, bra­si­le­ños y ame­ri­ca­nos. Los dos bra­si­le­ños “ha­bían apren­di­do a mon­tar an­tes que a an­dar”; en cam­bio, una de las ame­ri­ca­nas se ha­bía ini­cia­do ha­cía me­nos de un año, vien­do ví­deos en Youtu­be. Nues­tro guía era Guido, acom­pa­ña­do por Ri­car­do –que cui­da­ba de los caballos-, un par de ayu­dan­tes y un mé­di­co.

Nos pre­sen­ta­ron a los equi­nos en la al­dea de Mo­lle­pa­ta, al ini­cio del ca­mino. Eran unos her­mo­sos quar­ters de Uru­guay y un par de ellos pa­re­cían ner­vio­sos. “Quie­ro uno dó­cil”, di­je rá­pi­da­men­te. Me die­ron una apa­ci­ble ye­gua cas­ta­ña lla­ma­da Gua­pa.

Lle­na­mos las al­for­jas con chu­bas­que­ros, cre­ma so­lar y cá­ma­ras, las ata­mos y mon­ta­mos so­bre nues­tras có­mo­das si­llas uru­gua­yas pa­ra par­tir por un sen­de­ro en zi­gzag, los caballos an­sio­sos por avan­zar.

El río Apu­ri­mac bor­bo­tea­ba a nues­tra de­re­cha y po­día­mos di­vi­sar al­gu­na cas­ca­da en el va­lle. Al­tra­mu­ces y otras vis­to­sas flo­res ador­na­ban el bor­de de la sen­da al son del par­lo­teo de una es­tri­den­te ban­da­da de lo­ros. La ma­yor par­te del ca­mino dis­fru­ta­mos del sol, aun­que un chu­bas­co pro­pi­ció un mo­men­to có­mi­co cuan­do in­ten­ta­mos po­ner­nos los im­permea­bles sin ba­jar del ca­ba­llo.

Se­gui­mos a lo lar­go de un an­ti­guo acue­duc­to in­ca que to­da­vía lle­va agua a las co­mu­ni­da­des que vi­ven más abajo. La llu­via aflo­jó cuan­do ya nos acer­cá­ba­mos al Sal­can­tay Lod­ge, en el al­ti­plano de So­ray­pam­pa, ba­jo la mi­ra­da de los gran­des pi­cos del Sal­can­tay y el Hu­man­tay.

Si­tua­do al sur de Ma­chu Pic­chu, el Sal­can­tay era el se­gun­do pi­co más sa­gra­do pa­ra los in­cas. Las mon­ta­ñas eran su co­ne­xión con los dio­ses, te­nían su pro­pio es­pí­ri­tu po­de­ro­so y re­ci­bían ofren­das y se ha­cían sa­cri­fi­cios en su nom­bre.

Bue­na suer­te Te­nía­mos que pa­sar dos no­ches en So­ray­pam­pa pa­ra acli­ma­tar­nos. Yo me des­per­té con el can­to de un pá­ja­ro y el pa­so de las lla­mas jun­to a mi ventana. Tras el desa­yuno, nos mon­ta­mos en los caballos y re­co­rri­mos un tra­mo de ca­mino an­tes de as­cen­der por una la­de­ra, pa­san­do jun­to a cam­pos de cul­ti­vo y fru­ta­les, como la cu­ru­ba, que se usa tra­di­cio­nal­men­te pa­ra el ce­vi­che. La es­tre­cha sen­da al bor­de del pre­ci­pi­cio se en­ca­ra­ma­ba a una mon­ta­ña de­jan­do atrás la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción pa­ra dar pa­so a cac­tus gi­gan­tes. Lue­go, el sen­de­ro des­cen­día has­ta un va­lle don­de ga­na­do, caballos y mu­las com­par­tían pas­to con pa­re­jas de ocas an­di­nas mien­tras un cón­dor nos so­bre­vo­la­ba.

Ata­mos los caballos y subimos an­dan­do por la mon­ta­ña has­ta un her­mo­so la­go de aguas ver­des, a ori­llas del cual al­gu­nos ca­ra­ca­ras re­bus­ca­ban co­mi­da. An­te no­so­tros se al­za­ba el Hu­man­tay, a la som­bra de una nu­be. “Cuan­do el pi­co es­tá des­pe­ja­do como hoy pe­ro las nu­bes que­dan por de­ba­jo nues­tro, los lu­ga­re­ños di­cen que la mon­ta­ña se ha pues­to el pon­cho”, nos con­tó Guido.

Era un lu­gar tan re­mo­to que nos sor­pren­dió ver acer­car­se a un hom­bre ves­ti­do con el tra­je tra­di­cio­nal. Era un cha­mán que ve­nía a ce­le­brar una ce­re­mo­nia de bue­na suer­te pa­ra nues­tro via­je. Sa­có un pa­que­te con va­rios ob­je­tos en­vuel­tos en pa­pel de pe­rió­di­co: ho­jas de co­ca y dul­ces. Los dis­pu­so so­bre un man­tel en un or­den con­cre­to – un la­do del man­tel re­pre­sen­ta­ba a Pa­cha­ma­ma, la Ma­dre Tie­rra; allí po­so los dul­ces, di­cien­do: “le gus­tan las co­sas dul­ces”· Tras en­vol­ver el man­tel re­ci­tó el en­can­ta­mien­to pa­ra ca­da uno de no­so­tros an­tes de ben­de­cir­nos.

Vol­vi­mos a ca­ba­llo por el mis­mo ca­mino. “Es buen en­tre­na­mien­to pa­ra ma­ña­na”, co­men­tó Guido. “De­jad que el ca­ba­llo eli­ja la me­jor ru­ta pa­ra des­cen­der. Sen­taos ha­cia atrás. Si es muy em­pi­na­do, os po­déis aga­rrar a la par­te pos­te­rior de la si­lla con una mano”.

Ini­cian­do la ru­ta

Te­nía­mos gran­des ex­pec­ta­ti­vas cuan­do par­ti­mos a la ma­ña­na si­guien­te. Sa­li­mos de So­ray­pam­pa por una “ca­rre­te­ra” sin ter­mi­nar y nos des­via­mos por una cres­ta con una caí­da im­pre­sio­nan­te ha­cia un pro­fun­do va­lle por un la­do y otra caí­da me­nor por el otro.

‘La es­tre­cha sen­da al bor­de del pre­ci­pi­cio se en­ca­ra­ma­ba a una mon­ta­ña de­jan­do atrás la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción pa­ra dar pa­so a cac­tus gi­gan­tes’

Fue una de esas oca­sio­nes en que te sien­tes fe­liz de es­tar vi­vo y se te po­ne la piel de ga­lli­na mien­tras con­tem­plas la gran­de­za del pai­sa­je.

Lue­go lle­gó una cues­ta em­pi­na­da con tra­mos en zi­gzag co­no­ci­dos como las Sie­te Ser­pien­tes, en la que de­ja­mos re­po­sar a los caballos siem­pre que que­rían. Dos ayu­dan­tes nos acom­pa­ña­ban a pie, siem­pre al­go ade­lan­ta­dos a no­so­tros, pre­pa­ra­dos pa­ra co­ger a un ca­ba­llo o ani­mar­nos cuan­do hi­cie­ra fal­ta.

En lo al­to nos en­con­tra­mos con un al­ti­plano cu­bier­to de hier­ba co­no­ci­do como Sal­can­tay­pam­pa, don­de los caballos dis­fru­ta­ron de un me­re­ci­do des­can­so. Ha­bía gran­des ro­cas re­par­ti­das por el pai­sa­je, como si unos gi­gan­tes hu­bie­ran es­ta­do ju­gan­do a ca­ni­cas, y las vis­ca­chas, unos roe­do­res si­mi­la­res a los conejos, to­ma­ban el sol en las la­de­ras cu­bier­tas de pe­drus­cos que bor­dea­ban las pam­pas.

De nue­vo en la si­lla nos cos­tó 30 mi­nu­tos más lle­gar al pa­so, a 4.600m, azo­ta­do por el viento gé­li­do y cu­bier­to de apa­che­tas – mo­jo­nes co­lo­ca­dos por los via­je­ros des­de la épo­ca de los in­cas. De aquí, la ru­ta des­cen­día a un mun­do dis­tin­to de nu­bes den­sas y so­ni­dos aho­ga­dos. No cos­ta­ba mu­cho ima­gi­nar allí los gue­rre­ros in­cas ca­mi­nan­do o a los con­quis­ta­do­res ca­bal­gan­do.

Emer­gien­do de en­tre la nie­bla, ba­jo la llo­viz­na, lle­ga­mos a un pra­do ocu­pa­do por va­cas pas­tan­do y en­tre­cor­ta­do por arro­yos. Fue al­go su­rrea­lis­ta en­con­trar una tien­da de co­ci­na y una de ba­ños ya ins­ta­la­das. El co­ci­ne­ro, que nos acom­pa­ña­ría las si­guien­tes tres no­ches, ya es­ta­ba pre­pa­ran­do un al­muer­zo ca­lien­te de tres pla­tos.

Des­cen­di­mos por una sen­da cor­ta pe­ro em­pi­na­da a otra gran pam­pa, don­de nos aguar­da­ba el Way­ra Lod­ge. Pe­que­ño, con só­lo 6 ha­bi­ta­cio­nes, la idea ini­cial ha­bía si­do cons­truir­lo con la­dri­llos de ado­be pe­ro una tor­men­ta aca­bó con ese plan y aho­ra es de pie­dra –es un mi­la­gro, da­da su ubi­ca­ción asi­la­da, a ki­ló­me­tros de cual­quier ca­rre­te­ra.

Way­ra sig­ni­fi­ca viento, nom­bre muy apro­pia­do ya que el viento sil­ba­ba fu­rio­so afue­ra al atar­de­cer y las ve­las ti­ti­la­ban – el en­torno per­fec­to pa­ra una his­to­ria de fan­tas­mas. Nos acu­rru­ca­mos al­re­de­dor de la es­tu­fa de le­ña mien­tras Guido nos con­ta­ba que en el pa­sa­do, los es­pí­ri­tus de la zo­na asal­ta­ban a los españoles en el ca­mino pe­ro no les ma­ta­ban in­me­dia­ta­men­te – eso hu­bie­ra si­do de­ma­sia­do mi­se­ri­cor­dio­so. Lo que ha­cían era atar­les a una ro­ca y abrir­les las en­tra­ñas pa­ra que los cón­do­res les de­vo­ra­ran.

Los lu­ga­re­ños no sa­lían por la no­che por mie­do a es­tos es­pí­ri­tus. “Si veis a uno, no de­béis con­tar­lo”, nos ad­vir­tió Guido. “Si apa­re­ce un ros­tro en la ventana, po­dría ser una es­pí­ri­tu o un sen­de­ris­ta que se ha per­di­do”.

Afue­ra, el cie­lo se ha­bía des­pe­ja­do. Las es­tre­llas tem­bla­ban fu­rio­sa­men­te y la Vía Lác­tea se veía con cla­ri­dad. Guido nos se­ña­ló “Los ojos de la lla­ma”, que los in­cas co­no­cían como “El río ce­les­tial”. Ellos re­la­cio­na­ban a ca­da una de sus es­tre­llas con un ani­mal.

Adiós a Gua­pa

El cie­lo ma­tu­tino es­ta­ba des­pe­ja­do y, tras una úl­ti­ma mi­ra­da al Sal­can­tay y al Hu­man­tay, par­ti­mos ba­jo un sol bri­llan­te. Em­pe­za­mos a des­cen­der por un ca­ñón y a los 30 mi­nu­tos es­tá­ba­mos ca­bal­gan­do en­tre ve­ge­ta­ción, ca­da vez más exu­be­ran­te has­ta con­ver­tir­se en un bos­que es­pe­so.

Mien­tras nos qui­tá­ba­mos los abri­gos nos re­sul­ta­ba di­fí­cil creer que ha­bía­mos dor­mi­do con bol­sas de agua ca­lien­te unas ho­ras an­tes. Aho­ra con­tem­plá­ba­mos vis­to­sas or­quí­deas y bro­me­lias, mien­tras que ma­ri­po­sas y co­li­bríes re­vo­lo­tea­ban a nues­tro al­re­de­dor. Tras la aus­te­ri­dad de las mon­ta­ñas, es­to era un Edén aro­má­ti­co y verde.

Pa­sa­mos jun­to a un pe­que­ño asen­ta­mien­to don­de al­gu­nas fa­mi­lias rea­li­za­ban ta­reas co­ti­dia­nas. El tu­ris­mo ha traí­do di­ne­ro y tra­ba­jo a es­ta re­gión y los jó­ve­nes han re­gre­sa­do. No hay ac­ce­sos por ca­rre­te­ra, só­lo el ca­mino, así que las fa­mi­lias de­pen­den de las ca­ra­va­nas de mu­las pa­ra lle­var el equi­pa­je de los sen­de­ris­tas y traer su­mi­nis­tros como cer­ve­za y agua em­bo­te­lla­da. Al­gu­nas fa­mi­lias han abier­to cam­pa­men­tos, otras han cons­trui­do ba­ños y co­bran por su uso. Gra­cias a los in­gre­sos ex­tra y a las mu­las, los lu­ga­re­ños pue­den ac­ce­der más fá­cil­men­te a mu­chos pro­duc­tos, aun­que hay un cla­ro fa­vo­ri­to. “Las ho­jas de co­ca son muy bue­nas, es una pe­na que no las pue­da dis­fru­tar to­do el mun­do”, se reía Guido.

Tras cru­zar un puen­te que a un par de caballos no les hi­zo de­ma­sia­da gra­cia, lle­ga­mos al Col­pa Lod­ge, si­tua­do en la la­de­ra de una co­li­na ar­bo­la­da que al­ber­ga una gran va­rie­dad de fau­na, como el oso de an­te­ojos, y con vis­tas a la con­fluen­cia de tres ríos. Ha­bía bu­rros pas­tan­do en la hier­ba así que a los caballos los lle­va­ron a un huer­to de fru­ta­les mien­tras, en el jar­dín, co­ci­na­ban el tra­di­cio­nal pa­cha­man­ca, un tí­pi­co co­ci­do an­dino de ver­du­ra, tu­bércu­los y car­ne, pre­pa­ra­do so­bre pie­dras ca­lien­tes en un horno en la tie­rra.

La ma­ña­na si­guien­te fue al­go me­lan­có­li­ca, ya que era nues­tro úl­ti­mo día con los caballos. Par­ti­mos por una pis­ta re­la­ti­va­men­te nue­va pe­ro só­lo vi­mos una do­ce­na de co­ches du­ran­te las 5 ho­ras de re­co­rri­do. Se­guía­mos el cur­so de un río que cru­za el Va­lle de

‘El tu­ris­mo ha vuel­to a traer di­ne­ro, tra­ba­jo y a los jó­ve­nes a la re­gión’

San­ta Teresa y el so­ni­do del agua co­rrien­te pu­so la ban­da so­no­ra mien­tras cru­zá­ba­mos ca­fe­ta­les, ma­ra­ñas de flo­res sil­ves­tres y nu­bes de ma­ri­po­sas –ne­gras, azu­les e iri­dis­cen­tes que cam­bia­ban de co­lor de ama­ri­llo li­món a li­la y a za­fi­ro mien­tras re­vo­lo­tea­ban a nues­tro al­re­de­dor.

A la 1 del me­dio­día aban­do­na­mos la pis­ta y to­ma­mos una úl­ti­ma cues­ta fi­nal has­ta el cam­po de de­por­tes de una es­cue­la, don­de des­mon­ta­mos. No tu­vi­mos de­ma­sia­do tiem­po pa­ra des­pe­di­das; los caballos, sa­bien­do que vol­vían a ca­sa, par­tie­ron so­los cam­po a tra­vés, perseguidos por los asis­ten­tes. Eso evi­tó lo que hu­bie­ra si­do una des­pe­di­da tris­te.

Des­de aquí, el res­tau­ra­do Ca­mino del In­ca de Llac­ta­pa­ta lle­va ha­cia Ma­chu Pic­chu, pe­ro no es­tán per­mi­ti­dos los caballos. A la ma­ña­na si­guien­te po­día­mos co­ger un mi­ni­bús has­ta la es­ta­ción de tren… o re­co­rrer el Ca­mino del In­ca, an­dan­do pri­me­ro tres ho­ras por el Ca­mino de Llac­ta­pa­ta, unas rui­nas in­cas al otro la­do de Ma­chu Pic­chu.

Es­tas rui­nas fue­ron des­cu­bier­tas por Hi­ram Bing­ham en una ex­pe­di­ción pos­te­rior a Ma­chu Pic­chu, aun­que no las ex­plo­ró de­ma­sia­do. El ya­ci­mien­to de Llac­ta­pa­ta es más ex­ten­so e im­por­tan­te de lo que se pen­só ori­gi­nal­men­te. Du­ran­te el sols­ti­cio de ve­rano el sol bri­lla di­rec­ta­men­te por un es­tre­cho pa­si­llo. Una de las teo­rías afir­ma que los in­cas col­ga­ban una lá­mi­na de oro pa­ra que el sol se re­fle­ja­ra so­bre Ma­chu Pic­chu.

Un des­cen­so em­pi­na­do y lar­go nos lle­vó a la es­ta­ción de tren de Aguas Ca­lien­tes, el pue­blo de Ma­chu Pic­chu. Su­fri­mos un shock cul­tu­ral al en­con­trar­nos con otros via­je­ros y co­mer en un res­tau­ran­te aba­rro­ta­do des­pués de tan­tos días so­los.

Fin del ca­mino

Nos des­per­ta­mos pron­to, aun­que no tan­to como otros. Guido nos ha­bía ad­ver­ti­do de que no era ne­ce­sa­rio su­bir a ver ama­ne­cer en Ma­chu Pic­chu por­que es­ta­ría nu­bla­do. Te­nía ra­zón; cuan­do lle­ga­mos, el cie­lo es­ta­ba to­tal­men­te en­ca­po­ta­do y nos ocul­ta­ba sus mis­te­rios. Pe­ro po­co a po­co la nie­bla se fue di­si­pan­do y nos per­mi­tió vis­lum­brar­lo. Fi­nal­men­te, pu­di­mos con­tem­plar la ciu­da­de­la en to­do su es­plen­dor y ma­ra­vi­llar­nos con la des­tre­za, el in­ge­nio, el ar­te y los mis­te­rios de sus crea­do­res.

Ex­ta­sia­da por la vis­ta, no pu­de evi­tar re­cor­dar la ad­ver­ten­cia de Guido de no con­si­de­rar a Ma­chu Pic­chu como al­go ais­la­do. For­ma­ba par­te de una red de ya­ci­mien­tos, tan­to na­tu­ra­les como he­chos por el hom­bre. En el mun­do in­ca to­do es­ta­ba in­ter­co­nec­ta­do y ali­nea­do. Ha­bía que leer el pai­sa­je como hi­cie­ron los in­cas.

Mi­ré las mon­ta­ñas de al­re­de­dor. “¿En qué di­rec­ción es­tá el mon­te Sal­can­tay?”, le pre­gun­té a Guido. Me se­ña­ló al sur, pe­ro un nu­ba­rrón ta­pa­ba la vis­ta. Se me ocu­rrió que Gua­pa es­ta­ría aho­ra mis­mo en el pa­so de Sal­can­tay, vol­vien­do a ca­sa, si­guien­do los an­ti­guos pa­sos de los in­cas.

‘Cuan­do lle­ga­mos a Ma­chu Pic­chu, el cie­lo es­ta­ba en­ca­po­ta­do y nos ocul­ta­ba sus mis­te­rios. Pe­ro po­co a po­co la nie­bla se fue di­si­pan­do y nos per­mi­tió vis­lum­brar­lo’

Me­jor a ca­ba­llo El pai­sa­je es im­pre­sio­nan­te y uno no se en­cuen­tra con otros via­je­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.