Un road trip al más pu­ro es­ti­lo ame­ri­cano

Ani­ma­mos siem­pre a los via­je­ros a to­mar las ru­tas me­nos tran­si­ta­das. Y qué me­jor for­ma de ha­cer­lo que dan­do ejem­plo con un «road trip» úni­co por Es­ta­dos Uni­dos

Rutas del Mundo - - SUMARIO - TEX­TO PHOE­BE SMITH FO­TO­GRA­FÍA NEIL S PRI­CE

Ol­vi­daos de la Ru­ta 66 – os ex­pli­ca­mos un tra­yec­to úni­co por EEUU, el via­je en co­che de­fi­ni­ti­vo de Seattle a Den­ver

No hay na­da más ex­ci­tan­te pa­ra el via­je­ro de ca­rre­te­ra que un cru­ce de ca­mi­nos. A mi iz­quier­da que­da­ba la ru­ta rá­pi­da a Den­ver; era la elec­ción ob­via y res­pon­sa­ble si que­ría cum­plir con el ca­len­da­rio pre­vis­to. Pe­ro a mi de­re­cha… un ro­deo si­nuo­so y ten­ta­dor a tra­vés del Rocky Moun­tains Na­tio­nal Park. Do­bla­ría, como mí­ni­mo, los días de via­je. To­mar­lo era tre­men­da­men­te in­sen­sato. Tras una pe­que­ña de­li­be­ra­ción, gi­ré a la de­re­cha. No por pri­me­ra vez en es­te via­je, sen­tí la emo­ción de la re­bel­día. De he­cho, to­do es­te via­je era al­go así como una revolución con­tra el clá­si­co road trip ame­ri­cano. Ya ha­bía re­co­rri­do en co­che la Ru­ta 66 y la Ru­ta 1, así que es­ta vez to­mé la de­ci­sión cons­cien­te de no to­mar nin­gu­na au­to­pis­ta ni nin­gu­na ca­rre­te­ra pre­de­ter­mi­na­da y en su lu­gar crear al­go más úni­co.

Ar­ma­da con un ma­pa, un plan im­pre­ci­so de lle­gar a Den­ver en unas se­ma­nas y las lla­ves de un Mus­tang ro­jo (que­ría afron­tar es­ta ha­za­ña con un vehícu­lo po­ten­te), par­tí de Seattle, ca­pi­tal ofi­cio­sa del No­roes­te del Pa­cí­fi­co, en­ca­ja­da en­tre el Es­tre­cho de Pu­get y el La­go Was­hing­ton. A me­di­da que me ale­ja­ba de la ciu­dad, cam­bié los ras­ca­cie­los por la si­lue­ta se­rra­da de la cor­di­lle­ra de las Cas­ca­de. So­bre­sa­lía, cu­bier­to por gla­cia­res, el Mon­te Rai­nier, el es­tra­to­vol­cán que do­mi­na el par­que na­cio­nal ho­mó­ni­mo. Su ci­ma es un re­to pa­ra los mon­ta­ñe­ros más ex­pe­ri­men­ta­dos pe­ro por suer­te, exis­ten mu­chas otras op­cio­nes “si quie­res es­ca­par de las ma­sas del Ca­mino de Mo­rai­ne”, me su­gi­rió la guar­da­bos­ques Mau­reen McLean en el cen­tro de vi­si­tan­tes cuan­do lle­gué a Pa­ra­di­se. “En cuan­to ter­mi­na el as­fal­to, ter­mi­na la gen­te y po­drás ver el co­ra­zón de la mon­ta­ña”.

Con­ven­ci­da, me­dia ho­ra más tar­de me ba­ja­ba de mi Mus­tang y me echa­ba a an­dar, de­jan­do una dé­bil tra­za en­tre las flo­res sil­ves­tres. De vez en cuan­do po­día oír a las ar­di­llas ra­ya­das, oler el dul­ce néc­tar de los arán­da­nos aplas­ta­dos o atis­bar a un hal­cón pe­re­grino pla­nean­do.

Al­can­cé una la­de­ra, as­cen­dí por una cues­ta de ro­cas suel­tas y al­can­cé un acan­ti­la­do don­de la tie­rra se pre­ci­pi­ta­ba ba­jo mis pies allá don­de el gla­ciar ha­bía ex­ca­va­do su ca­mino. An­tes de par­tir, Mau­reen me ha­bía di­cho: “En Pa­ra­di­se no hay nin­gún ca­mino ma­lo, só­lo tú lo ha­ces ma­lo. Aquí so­le­mos de­cir que el pa­raí­so de un hom­bre es el in­fierno de otro”. Des­de mi mirador ob­ser­vé la gen­te a lo le­jos en el con­cu­rri­do Pa­no­ra­ma Trail, an­dan­do en fi­la mon­ta­ña arri­ba, y son­reí. Sa­bía qué ca­mino ha­bía en­con­tra­do.

De al­cohol y pros­tí­bu­los Era ten­ta­dor per­ma­ne­cer a la som­bra del Rai­nier pe­ro yo de­bía se­guir ha­cia el Es­te. Sa­lí a la luz ro­sa­da del ama­ne­cer por una au­to­vía prin­ci­pal y em­pe­cé a bus­car se­ña­les que in­di­ca­ran pun­tos de in­te­rés. El pri­me­ro apa­re­ció en un des­vío ha­cia Ya­ki­ma. Des­de la ca­rre­te­ra no pa­re­cía gran co­sa –con los tí­pi­cos anun­cios de Wal­mart y Mc­Do­nalds- pe­ro pron­to me en­con­tré en me­dio de vi­ñe­dos.

“Ya­ki­ma es el Na­pa del Nor­te”, me ex­pli­có el enó­lo­go Tad Fe­wel mien­tras me ser­vía un va­so. Tad es el pro­pie­ta­rio de la bodega Cul­tu­ra, que pro­du­ce 1500 ca­jas de tin­to anua­les. To­da­vía tra­ba­ja en los fru­ta­les de su fa­mi­lia, don­de di­ri­ge una plan­ta de bio­die­sel que uti­li­za pa­ra su­mi­nis­trar ener­gía a sus bo­de­gas. Su ma­dre, Pep­per, di­ri­ge el Cherry Wood B&B y ofre­ce tours agrí­co­las edu­ca­ti­vos so­bre el ori­gen de los ali­men­tos. Ca­si to­dos los caballos de su gran­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.