La cla­se ma­gis­tral

Des­de re­uti­li­zar las toa­llas a de­vol­ver a la co­mu­ni­dad, te ayu­da­mos a via­jar de for­ma res­pon­sa­ble. Los pre­mios Thai Green.

Rutas del Mundo - - SUMARIO -

L a ex­pre­sión “tu­ris­mo sos­te­ni­ble” se oye mu­cho úl­ti­ma­men­te, pe­ro, ¿qué sig­ni­fi­ca real­men­te? Y, ¿có­mo po­de­mos adop­tar esa fi­lo­so­fía? Si quie­res de­jar de ser un tu­ris­ta in­sen­si­ble y con­ver­tir­te en un via­je­ro res­pon­sa­ble, aquí te ofre­ce­mos al­gu­nos con­se­jos…

¿Qué sig­ni­fi­ca ser un via­je­ro res­pon­sa­ble?

Sea­mos cla­ros: no se tra­ta de evi­tar las me­te­du­ras de pa­ta cul­tu­ra­les; ol­ví­da­te de en­trar mal ves­ti­do a Ma­chu Pic­chu o de ofen­der a un bu­dis­ta. Ya te em­bar­ques en un cru­ce­ro de lu­jo o va­yas de mo­chi­le­ro por Eu­ro­pa, de­bes ser res­pon­sa­ble con el pla­ne­ta: pien­sa en las emi­sio­nes de CO2, re­uti­li­za las toa­llas, aho­rra agua y ener­gía, apo­ya a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les y re­ci­cla tu ba­su­ra, por nom­brar al­gu­nos ejem­plos.

Ser res­pon­sa­ble sig­ni­fi­ca cau­sar un im­pac­to po­si­ti­vo en tu des­tino, apor­tar be­ne­fi­cios a los lu­ga­re­ños y no aca­bar con sus re­cur­sos na­tu­ra­les. “Es, esen­cial­men­te, dar más de lo que re­ci­bes”, nos cuen­ta Ben Ly­nam de Tra­vel Foun­da­tion, una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca que lu­cha por ani­mar a las in­dus­trias a adop­tar prác­ti­cas sos­te­ni­bles.

Pe­ro, ¿por dón­de em­pe­zar? Em­pie­za por pen­sar un po­co en tu via­je –an­tes de ir, du­ran­te e in­clu­so a tu re­gre­so.

An­tes del via­je

“Es im­pe­ra­ti­vo in­da­gar so­bre tu agen­cia de via­jes”, nos ad­vier­te Si­mon Pic­kup, Di­rec­tor de Tu­ris­mo Sos­te­ni­ble de ABTA (www.abta. com). “Cual­quier em­pre­sa que se to­me en se­rio la sos­te­ni­bi­li­dad lo re­fle­ja­rá en su pá­gi­na web. Ha­bla con ellos y pre­gún­ta­les cuál es su po­lí­ti­ca so­bre el te­ma y có­mo eva­lúan sus pro­duc­tos”.

El la­va­do verde es­tá de mo­da en el sec­tor de los via­jes, con mu­chas em­pre­sas que

‘Co­sas sencillas como via­jar en trans­por­te pú­bli­co,

do­nar a pro­yec­tos de con­ser­va­ción y com­prar

pro­duc­tos lo­ca­les pue­den ayu­dar a la co­mu­ni­dad’

afir­man ser eco­ló­gi­cas só­lo por­que sus ho­te­les ani­man a re­uti­li­zar las toa­llas. Sin em­bar­go, exis­ten pla­nes, lo­gos e ini­cia­ti­vas que te ayu­da­rán a to­mar una de­ci­sión. Por ejem­plo, la Rain­fo­rest Alliance ges­tio­na TOPS (Tour-Ope­ra­do­res Pro­mo­vien­do la Sos­te­ni­bi­li­dad), una pla­ta­for­ma glo­bal de agen­cias de via­jes com­pro­me­ti­das con las prác­ti­cas res­pon­sa­bles. Cuan­do se unen a TOPS, las em­pre­sas se com­pro­me­ten a me­jo­rar sus es­tán­da­res y los es­tán­da­res de la gen­te que tra­ba­ja con ellos. Hay otras ini­cia­ti­vas como el Glo­bal Sus­tai­na­ble Tou­rism Coun­cil (gst­coun­cil.org), el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal que re­gu­la el es­ta­ble­ci­mien­to y la ges­tión de es­tán­da­res de tu­ris­mo sos­te­ni­ble.

Si bus­cas por tu cuen­ta, con­si­de­ra to­dos los as­pec­tos de tu via­je. Bus­ca com­pa­ñías aé­reas que in­cor­po­ren bio­com­bus­ti­bles o que com­pen­sen sus emi­sio­nes de car­bono, como el pro­gra­ma “El cam­bio es­tá en el ai­re” de Vir­gin Atlan­tic, que fi­nan­cia va­rios pro­yec­tos, des­de es­tu­fas de bio­ma­sa a cen­tra­les eó­li­cas. El alo­ja­mien­to que eli­jas tam­bién tie­ne un im­pac­to en tu hue­lla me­dioam­bien­tal. Dor­mir en alo­ja­mien­tos de pro­pie­dad y ges­tión lo­cal ase­gu­ra que el di­ne­ro se que­da en la co­mu­ni­dad. Di­cho es­to, al­gu­nas ca­de­nas si­guen po­lí­ti­cas sos­te­ni­bles só­li­das. Bus­ca alo­ja­mien­tos que for­men par­te de un pro­gra­ma, como el tool­kit de Ho­tel Energy So­lu­tions, un pro­yec­to de la UNWTO pa­ra ayu­dar a los ho­te­les a re­du­cir su con­su­mo ener­gé­ti­co.

Igual de im­por­tan­te es in­ves­ti­gar so­bre tu des­tino. Con­sul­ta guías, la red y re­vis­tas de via­jes pa­ra en­ten­der a qué pre­sio­nes es­tá so­me­ti­da la tie­rra a la que vas – como se­quías o po­bre­za in­fan­til.

Du­ran­te el via­je

“Pien­sa lo­cal”, di­ce Ben. “Ha­bla con lu­ga­re­ños, co­me co­mi­da de allí, con­tra­ta a guías lo­ca­les y uti­li­za el trans­por­te lo­cal”. Bus­ca opor­tu­ni­da­des pa­ra apor­tar al­go a la co­mu­ni­dad, como alo­jar­te en una ca­sa par­ti­cu­lar en lu­gar de un ho­tel, apun­tar­te a una cla­se de co­ci­na o ha­cer de vo­lun­ta­rio en una es­cue­la ru­ral. Cuan­do vi­si­tes pun­tos de in­te­rés, eli­ge vi­si­tas que rein­vier­tan par­te del im­por­te de la en­tra­da en el fu­tu­ro de la re­gión”.

“Res­pe­ta la cul­tu­ra lo­cal”, se­ña­la Si­mon. “Una ves­ti­men­ta ade­cua­da es lo más ob­vio, pe­ro ten en cuen­ta otros ele­men­tos, como sa­car fo­to­gra­fías”. Es muy fá­cil ser un via­je­ro te­rri­ble.

De vuel­ta a ca­sa

El ac­tuar de for­ma res­pon­sa­ble no ter­mi­na al des­ha­cer la ma­le­ta. Si has pro­me­ti­do re­ga­los a la gen­te que co­no­cis­te en tu des­tino, cum­ple las pro­me­sas. Pue­des do­nar a un pro­gra­ma de ayu­da a la co­mu­ni­dad que vi­si­tas­te.

Lo más im­por­tan­te es en­viar tu va­lo­ra­ción a la agen­cia –si me­re­cen la pe­na, de­be­rían acep­tar en­can­ta­dos tus ideas pa­ra me­jo­rar su sos­te­ni­bi­li­dad pa­ra que su pró­xi­mo clien­te pue­da dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia más ecológica. Como di­ce Ta­leb Ri­fai, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la UNWTO (Or­ga­ni­za­ción de Tu­ris­mo de las Na­cio­nes Uni­das; unwto.org): “La sos­te­ni­bi­li­dad no es un jue­go de su­ma ce­ro; es un desafío con­ti­nuo y un pa­ra­dig­ma in­con­di­cio­nal pa­ra

el desa­rro­llo del tu­ris­mo”.

¿Por qué mo­les­tar­se en cam­biar los há­bi­tos de via­je?

“Los tu­ris­tas tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da de pro­te­ger al pla­ne­ta y a sus ha­bi­tan­tes”, ex­pli­ca Ta­leb. “En un mun­do de re­cur­sos fi­ni­tos, el uso del trans­por­te lo­cal, las do­na­cio­nes a pro­yec­tos re­gio­na­les y la com­pra de pro­duc­tos lo­ca­les ayu­dan a otros paí­ses y los pre­ser­van pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Sin es­to, un día qui­zás des­cu­bras que no pue­des re­gre­sar a uno de tus des­ti­nos fa­vo­ri­tos.

Aun­que desee­mos unas va­ca­cio­nes jun­to a la pis­ci­na, hay ho­te­les que no com­par­ten los be­ne­fi­cios del tu­ris­mo con la co­mu­ni­dad lo­cal”, aña­de Ben. “Via­jar de for­ma res­pon­sa­ble es me­jor pa­ra los lu­ga­re­ños, pa­ra ti y pa­ra tus des­cen­dien­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.