Pio­ne­ros de los via­jes

Rutas del Mundo - - SUMARIO -

Echa­mos un vis­ta­zo a 21 pio­ne­ros que cam­bia­ron nues­tra for­ma de via­jar – des­de Mi­cha­le Pa­lin al in­ven­tor de las pos­ta­les

És­te es un ho­me­na­je a al­gu­nos via­je­ros pio­ne­ros

que ayu­da­ron a abrir nues­tras men­tes y nues­tros ho­ri­zon­tes, des­de los te­me­ra­rios has­ta los em­pren­de­do­res, pa­san­do por el cha­la­do de turno…

1

AN­TÍ­PA­TRO DE SI­DÓN (C150 A.C.)

El in­ven­tor de las lis­tas

“He pues­to la mi­ra­da en la mu­ra­lla de Ba­bi­lo­nia… y en la es­ta­tua de Zeus en Al­feo y en los jar­di­nes col­gan­tes y el Co­lo­so del Sol y he vis­to la tre­men­da la­bor de las gran­des pi­rá­mi­des…”. Es­ta can­ti­ne­la de An­tí­pa­tro de Si­dón es el do­cu­men­to más an­ti­guo que so­bre­vi­ve so­bre las Sie­te Ma­ra­vi­llas del Mun­do. Es de­cir, que el poe­ta grie­go es bá­si­ca­men­te el cul­pa­ble de to­das las lis­tas del es­ti­lo “Los me­jo­res…/… an­tes de mo­rir/Nue­vas ma­ra­vi­llas…” que exis­ten hoy.

2 EN­RI­QUE V (C13861422) El me­ce­nas de los pa­sa­por­tes

La re­fe­ren­cia más an­ti­gua co­no­ci­da a un “sal­vo­con­duc­to” es una Ley del Par­la­men­to Bri­tá­ni­co de 1414, du­ran­te el rei­na­do de En­ri­que V. Fir­ma­do por el rey, de­mos­tra­ba la iden­ti­dad del por­ta­dor y le fa­ci­li­ta­ba la en­tra­da a ciu­da­des ex­tran­je­ras. El En­ri­que V de Shakespeare in­clu­so acer­tó el vo­ca­blo: “Aquél que no ten­ga es­tó­ma­go pa­ra es­ta lu­cha que se mar­che; le da­re­mos pa­sa­por­te”. Los do­cu­men­tos más si­mi­la­res a los que co­no­ce­mos hoy apa­re­cie­ron a prin­ci­pios del si­glo XX. ¿Los pa­sa­por­tes del fu­tu­ro? Quién sa­be: El re­co­no­ci­mien­to de los la­ti­dos del co­ra­zón o in­clu­so del olor cor­po­ral.

3 WI­LLIAM CAX­TON (1415-1492)

El re­dac­tor de ma­nua­les de con­ver­sa­ción

Es di­fí­cil se­ña­lar al au­tor del primer ma­nual de con­ver­sa­ción, aun­que los pe­re­gri­nos me­die­va­les ya usa­ban guías mul­ti­lin­güe de di­ver­sa ín­do­le. Pe­ro el vo­lu­men de Cax­ton, de 1483, Diá­lo­gos en fran­cés e in­glés, es uno de los pri­me­ros ejem­plos re­co­no­ci­bles. El con­te­ni­do es si­mi­lar al de los ma­nua­les de hoy, con tra­duc­cio­nes de ex­pre­sio­nes cru­cia­les como “¿Le que­da al­gu­na ca­ma li­bre?”. Ade­más, fue Cax­ton quién fun­dó la pri­me­ra im­pren­ta en In­gla­te­rra en 1476, per­mi­tien­do así la pro­duc­ción en ma­sa de sus Diá­lo­gos, y alla­nan­do el ca­mino a to­dos los de­más li­bros.

4 GEOR­GE STEP­HEN­SON (1781-1848)

El pa­dre del fe­rro­ca­rril

Step­hen­son era in­ge­nie­ro je­fe del Fe­rro­ca­rril en­tre Stock­ton y Dar­ling­ton. Inau­gu­ra­da en 1825, fue la pri­me­ra lí­nea pú­bli­ca de fe­rro­ca­rril de va­por que trans­por­tó bie­nes y pa­sa­je­ros. En 1829, su lo­co­mo­to­ra de va­por pio­ne­ra, Roc­ket, ya sil­ba­ba por las nue­vas vías en­tre Li­ver­pool y Man­ches­ter a unos ver­ti­gi­no­sos 36km/h. Su éxi­to im­pul­só la cons­truc­ción de vías fe­rro­via­rias por to­do el país y el na­ci­mien­to de los via­jes en tren tal como los co­no­ce­mos hoy.

5 THO­MAS COOK (1808-1892)

El prín­ci­pe de los via­jes or­ga­ni­za­dos En 1841, es­te mi­nis­tro bap­tis­ta de Derbys­hi­re or­ga­ni­zó un via­je a me­di­da en tren en­tre Lei­ces­ter y Lough­bo­rough pa­ra un gru­po de fe­li­gre­ses. Fue el primer tour or­ga­ni­za­do de la his­to­ria. Cook mon­ta­ría mu­chos más (y más exó­ti­cos), al gus­to de un pú­bli­co ca­da vez más apa­sio­na­do por los via­jes. Y en 1874 creó la “no­ta cir­cu­lar”, un pre­cur­sor de los che­ques de via­je. Aun­que via­jar de for­ma in­de­pen­dien­te es más fá­cil hoy en día, la fór­mu­la de Cook to­da­vía fun­cio­na, mu­cha gen­te si­gue op­tan­do por los pa­que­tes de las agen­cias pa­ra via­jar.

6 SACA­GAWEA (1788-1812)

La gran guía

Des­de que hay ex­plo­ra­do­res que ha ha­bi­do guías lo­ca­les pa­ra mos­trar­les el ca­mino – lo que pa­sa es que los pri­me­ros ex­plo­ra­do­res no se mo­les­ta­ban en ano­tar los nom­bres de los na­ti­vos de los que de­pen­dían. Así que, aun­que Saca­gawea no fue el primer guía de la his­to­ria, re­pre­sen­ta a to­dos los es­col­tas anó­ni­mos. Es­ta mu­jer, miem­bro de la tri­bu Lem­hi-Shos­hón, acom­pa­ñó en­tre 1804 y 1806 a la ex­pe­di­ción de Le­wis y Clark por el oes­te ame­ri­cano, ha­cien­do de in­tér­pre­te y de pa­ci­fi­ca­do­ra. Si hu­bie­ra vi­vi­do 250 años más tar­de, hu­bie­ra si­do una bue­na can­di­da­ta a Guía del año.

7 EMA­NUEL HERRMANN (1839-1902)

El pio­ne­ro de las pos­ta­les

En 1869, es­te eco­no­mis­ta aus­tría­co pro­pu­so uti­li­zar tar­je­tas de ta­ma­ño so­bre pa­ra en­viar men­sa­jes cor­tos de for­ma rá­pi­da y ba­ra­ta. La pos­tal re­sul­tó ser el for­ma­to ideal, so­bre to­do des­pués de la in­tro­duc­ción de la “di­vi­sión” en 1902, que de­ja­ba el dor­so li­bre pa­ra la fo­to. Aho­ra la pos­tal va de baja: en una en­cues­ta rea­li­za­da en 2013, só­lo un 6% de via­je­ros afir­ma­ron man­dar­las.

8 BERT­HA BENZ (1849-1944)

La pri­me­ra au­to­mo­vi­lis­ta

Qui­zás no pa­rez­ca tan épi­ca como la Ru­ta 66, pe­ro la ex­cur­sión de Bert­ha Benz en­tre Man­heim y Pforz­heim, de 100km, fue el primer via­je por ca­rre­te­ra). Era la pri­me­ra vez que se con­du­cía un au­to­mó­vil a cier­ta dis­tan­cia. Su ma­ri­do es­ta­ba a pun­to de pa­ten­tar el primer au­to­wa­gen y Bert­ha –que ha­bía in­ver­ti­do en el pro­yec­to- le dio pu­bli­ci­dad con su osa­do pa­seo…

9 DR RO­NALD ROSS (1857-1932)

El maes­tro de la ma­la­ria Los pan­ta­nos se han aso­cia­do a la ma­la­ria des­de siem­pre. Sir Pa­trick Man­son sos­pe­cha­ba que los mos­qui­tos po­dían in­yec­tar al­gún pa­rá­si­to a la san­gre y re­clu­tó al mé­di­co mi­li­tar y poe­ta Ro­nald Ross pa­ra de­mos­trar­lo. Ross pa­só años en la In­dia ana­li­zan­do san­gre y di­sec­cio­nan­do mos­qui­tos has­ta de­mos­trar que un ti­po de­ter­mi­na­do de mos­qui­to trans­mi­tía la ma­la­ria. Ga­nó el No­bel en 1902.

10 PHI­LEAS FOGG (1873)

La ins­pi­ra­ción al­re­de­dor del mun­do

El hé­roe cir­cun­na­ve­gan­te de Ju­lio Ver­ne es el via­je­ro más ins­pi­ra­dor de la li­te­ra­tu­ra. Y aun­que Fogg no exis­tió, fue el pro­duc­to de una épo­ca. Cuan­do Ver­ne es­cri­bió La vuel­ta al mun­do en 80 días en 1873, los via­jes es­ta­ban cam­bian­do: los tu­ris­tas es­ta­ban sus­ti­tu­yen­do a los ex­plo­ra­do­res; el primer fe­rro­ca­rril trans­con­ti­nen­tal de EEUU se ha­bía com­ple­ta­do (1869), al igual que el Ca­nal de Suez (1870) y aho­ra era po­si­ble cru­zar la In­dia en tren. La idea de que un ti­po co­rrien­te pu­die­ra dar la vuel­ta al mun­do a tal ve­lo­ci­dad de for­ma re­la­ti­va­men­te có­mo­da no era só­lo una fan­ta­sía, era una po­si­bi­li­dad real.

11 RI­CHARD SCHIRRMANN (1874-1961) EL VI­SIO­NA­RIO DE LOS AL­BER­GUES

El na­ci­mien­to de los al­ber­gues ju­ve­ni­les tie­ne una fe­cha: 26 de agos­to de 1909. El pro­fe­sor Schirrman ha­bía lle­va­do a unos alum­nos de ex­cur­sión por el Va­lle de Bröl. Les pi­lló una tor­men­ta y se re­fu­gia­ron en un au­la a pa­sar la no­che. Fue allí don­de tu­vo la idea de que las es­cue­las ofre­cie­ran alo­ja­mien­to du­ran­te las va­ca­cio­nes. El primer al­ber­gue se abrió en Al­te­na en 1912; en 1913 ha­bía 80; en 1931 ya eran 2.600. Hoy, hay más de 4000 al­ber­gues de la red ofi­cial, mi­les de in­de­pen­dien­tes y has­ta al­ber­gues de lu­jo pa­ra los que bus­can al­go más que una li­te­ra.

12 HI­LARY BRADT (1941-)

La edi­to­ra pio­ne­ra Ha­ce 40 años, Hi­lary Bradt se au­to­pu­bli­có la pri­me­ra guía de via­jes tras una tra­ve­sía por Su­da­mé­ri­ca. Si­guió con des­ti­nos que la ma­yo­ría de edi­to­res no se atre­ven ni a to­car, como So­ma­lia, Af­ga­nis­tán y Hai­tí. De he­cho, en 2003, tu­vie­ron que re­edi­tar la guía de Irak es­cri­ta por Bradt, por el in­te­rés de mu­chos por co­no­cer el país que es­ta­ban a pun­to de in­va­dir y la fal­ta de bue­na in­for­ma­ción.

13 RO­NALD BIS­HOP (1903-1989)

El avia­dor afi­cio­na­do

Cuan­do le nom­bra­ron In­ge­nie­ro Je­fe de la com­pa­ñía aeronáutica Ha­vi­lland en 1936, Bis­hop tra­ba­ja­ba en avio­nes mi­li­ta­res. Pe­ro fue su Co­met, el primer avión co­mer­cial del mun­do, el que cam­bia­ría la his­to­ria de los via­jes. En su via­je inau­gu­ral, el 2 de ma­yo de 1952, lle­vó a 36 pa­sa­je­ros de Lon­dres a Johan­nes­bur­go, cu­brien­do 11.000km en me­nos de 24 ho­ras, con cin­co pa­ra­das (Roma, Beirut, Khar­toum, En­teb­be y Li­vings­to­ne). Al­gu­nos des­afor­tu­na­dos ac­ci­den­tes afec­ta­ron a la repu­tación del Co­met, pe­ro el apa­ra­to de Bis­hop pre­sa­gia­ba una era de via­jes aé­reos pa­ra to­dos.

14 ISA­BE­LLA BIRD (1831-1904)

Una mu­jer de mun­do Isa­be­lla Bird no sa­bía que­dar­se quie­ta. To­do em­pe­zó cuan­do su mé­di­co le pres­cri­bió un via­je te­ra­péu­ti­co por mar y es­ta da­ma en­fer­mi­za de Yorks­hi­re se cu­ró de sus do­len­cias. Desafian­do a la so­cie­dad pa­triar­cal do­mi­nan­te si­guió via­jan­do so­la, aun­que eso no fue­ra lo ha­bi­tual. Es­cri­bió más de 12 li­bros, cru­zó las Ro­co­sas a ca­ba­llo y fue la pri­me­ra mu­jer acep­ta­da por la Ro­yal Geo­grap­hic So­ciety. Al mo­rir, ha­bía da­do la vuel­ta al mun­do tres ve­ces – y su ma­le­ta es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra la si­guien­te aven­tu­ra.

15 NOR­MAN CARR (1912-1997)

El in­ven­tor del eco­tu­ris­mo

Carr ha­bía aba­ti­do a nu­me­ro­sos ani­ma­les como ofi­cial de con­trol de ele­fan­tes en Ro­de­sia. Pe­ro en 1950 se pre­gun­tó si los al­dea­nos que con­vi­vían con la vida sal­va­je no se ga­na­rían me­jor el pan pro­te­gién­do­la en lu­gar de ca­zán­do­la. Cons­tru­yó unas po­cas ca­ba­ñas y tra­jo a unos cuan­tos tu­ris­tas; así es como na­ció el eco­tu­ris­mo en Áfri­ca. Carr lle­ga­ría a fun­dar par­ques na­cio­na­les en Zam­bia, y a for­mar a guías y a guar­da­bos­ques. Fue el pio­ne­ro de los sa­fa­ris a pie en el Va­lle de Luang­wa, sa­can­do a los via­je­ros de los vehícu­los pa­ra que pu­die­ran sen­tir la na­tu­ra­le­za de ver­dad.

16 BER­NARD SA­DOW (1925-2011)

El se­ñor de los equi­pa­jes

El hom­bre in­ven­tó la rue­da en­torno al 3.500 a.C. pe­ro tar­dó va­rios mi­le­nios en co­lo­car­la en una ma­le­ta. En los años 60, el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te de US Lug­ga­ge, Sa­dow, vio al­gu­nos pa­ti­ne­tes en un ae­ro­puer­to y se le en­cen­dió la bom­bi­lla. En 1970 se ha­bía di­se­ña­do un pro­to­ti­po; 18 me­ses más tar­de, las ma­le­tas con rue­das vo­la­ban de las tien­das. Adiós a las agu­je­tas en los bra­zos de los via­je­ros (y ho­la a los to­bi­llos ma­gu­lla­dos).

17 SIR DAVID AT­TEN­BO­ROUGH (1926-)

EL PA­DRINO DE LOS VIA­JES DE NA­TU­RA­LE­ZA Es fá­cil ol­vi­dar el im­pac­to de Sir David en la for­ma en que ve­mos hoy a los ani­ma­les. Des­de que creó el pro­gra­ma Zoo Quest en 1954, que lle­vó a los es­pec­ta­do­res por to­do el pla­ne­ta du­ran­te 10 años, ha se­gui­do me­jo­ran­do los do­cu­men­ta­les te­le­vi­si­vos de his­to­ria na­tu­ral, gra­ban­do com­por­ta­mien­tos ex­tra­ños y ha­blan­do so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. Fue el pri­me­ro en traer la na­tu­ra­le­za a nues­tros sa­lo­nes y nos ins­pi­ró a sa­lir a ver­la con nues­tros pro­pios ojos.

18

SIR RI­CHARD BRAN­SON (1950-)

El de­mo­cra­ti­za­dor de los via­jes es­pa­cia­les

It’s tra­vel’s fi­nal fron­tier. And des­pi­te re­cent tra­gic set­backs, the Vir­gin boss Es la úl­ti­ma fron­te­ra de los via­jes. Y a pe­sar de al­gu­nos drás­ti­cos con­tra­tiem­pos re­cien­tes, el je­fe de Vir­gin es­tá de­ci­di­do a ser el hom­bre que nos lle­vé allí. Vir­gin Ga­lac­tic pre­ten­de ser la pri­me­ra em­pre­sa pri­va­da de tu­ris­mo es­pa­cial que en­víe gen­te co­rrien­te en vue­lo subor­bi­tal re­gu­lar­men­te. Só­lo ha­cen fal­ta tres días de en­tre­na­mien­to (y te­ner 250.000 dó­la­res de so­bras).

19 MI­CHAEL PA­LIN (1943-)

El re­no­va­dor de los pro­gra­mas de via­jes Es­te in­glés afa­ble cam­bió la for­ma de ha­cer te­le­vi­sión. Con La vuel­ta al mun­do en 80 días re­nun­ció a gra­bar un do­cu­men­tal con­ven­cio­nal de via­jes. “Era”, di­ce, “só­lo yo, con to­dos mis de­fec­tos… un hom­bre co­rrien­te y no un pre­sen­ta­dor sa­be­lo­to­do”. Fun­cio­nó bas­tan­te bien; no só­lo hi­zo que el mun­do pa­re­cie­ra mu­cho más ac­ce­si­ble, tam­bién nos ani­mó a sa­lir ahí afue­ra: el in­cre­men­to en las re­ser­vas que si­guió a sus via­jes te­le­vi­sa­dos se co­no­ce como “el efec­to Pa­lin”.

20 TONY (1946-) Y MAU­REEN WHEE­LER (1950-)

Los re­vo­lu­cio­na­rios de las guías En 1973, una pa­re­ja que via­ja­ba por tie­rra de Lon­dres a Syd­ney re­co­pi­ló una lis­ta de sus ho­te­les y ca­fe­te­rías fa­vo­ri­tos du­ran­te la ru­ta; la con­vir­tie­ron en un cua­der­ni­llo de 90 pá­gi­nas (Across Asia on the Cheap), con un pre­cio de 1,80$. Ven­dió 1500 co­pias en una se­ma­na. Ha­bía na­ci­do un im­pe­rio edi­to­rial: Lo­nely Pla­net es aho­ra la guía más po­pu­lar en­tre los via­je­ros. Ha abier­to el mun­do a mo­chi­le­ros, an­sio­sos de con­se­jos so­bre có­mo via­jar con po­cos gas­tos. Y ha de­ci­di­do la suer­te de mi­les de ne­go­cios – mu­chos se han hun­di­do o han pros­pe­ra­do de­pen­dien­do de si han apa­re­ci­do en la guía o no.

21 LYN HUGHES (1957) & PAUL MO­RRI­SON (1958-2004)

Los va­lien­tes fun­da­do­res de una re­vis­ta En 1993, en me­dio de una cri­sis eco­nó­mi­ca, Lyn y Paul pla­nea­ron su re­vis­ta de via­jes ideal en una bol­sa pa­ra vo­mi­tar – y tu­vie­ron la au­da­cia y la de­ci­sión de con­ver­tir­la en reali­dad. Wan­der­lust, la re­vis­ta en la que nos ins­pi­ra­mos en Ru­tas del Mun­do, na­ció ha­ce 21 años en un dor­mi­to­rio, y to­da­vía cre­ce hoy. Han cam­bia­do mu­chas co­sas des­de en­ton­ces: el di­se­ño, los ga­tos de la ofi­ci­na, la lle­ga­da de In­ter­net o la tris­te muer­te de Paul, que no pu­do lle­gar a ver flo­re­cer su sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.